Francia quiere que se reconozca a la baguete como Patrimonio Inmaterial

    HISTORIA. La baguete se popularizó en París a comienzos del siglo
    HISTORIA. La baguete se popularizó en París a comienzos del siglo

    El resultado se conocerá antes del otoño de 2022. Pero, ¿cuáles son las razones para que se acepte el pedido?

    Francia decidió someter a la Unesco su característica barra de pan larga y estrecha, la baguete, para que se incluya en la lista del Patrimonio Inmaterial, una forma de reconocer toda la tradición y la experiencia profesional que hay detrás de uno de los signos distintivos de la gastronomía del país.

    En declaraciones publicadas por el diario Le Parisien, la ministra de Cultura, Roselyne Bachelot, anunció que su Gobierno defenderá la candidatura de la baguete ante la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que no se pronunciará antes del otoño de 2022.

    “La baguete es un elemento vivo de nuestro patrimonio. Vivo pero frágil porque se basa en la experiencia excepcional de los panaderos”, destacó Bachelot.

    La ministra hizo hincapié en que “es un producto noble y falsamente simple”, ya que, aunque se hace con unos pocos ingredientes, hacen falta “años” para conseguir un buen resultado.

    El jefe del Estado francés, Emmanuel Macron, ya había avanzado en enero su intención de defender la baguete ante la Unesco: “La propondremos con todas sus características y sus 250 gramos de perfección y de magia”.

    El presidente de la Confederación Nacional de Panadería y Repostería, Dominique Anract, se mostró muy contento por lo que llamó “una supervictoria”, pero reconoció que, tras los cuatro años de trabajo, todavía hay mucho camino por recorrer.

    La baguete se popularizó en París a comienzos del siglo XX y se extendió al resto de Francia tras la Segunda Guerra Mundial. Los ingredientes son siempre los mismos -harina, agua, levadura y sal- pero cada panadero pone su propio toque para lograr su característica corteza crujiente.