Cuatro personas fueron asesinadas en zona rosa

Las muertes violentas se dieron en la denominada zona rosa en la parroquia San Camilo.

En la denominada zona rosa ubicada en la calle Juan Montalvo y José Joaquín de Olmedo, en la parroquia San Camilo, se dio un hecho violento, donde cuatro personas fueron asesinadas.

A eso de las 03:00 de la madrugada de hoy domingo, las víctimas identificadas como: Freddy Fernando Quiñones Bone, Rosaly Mahily Rodríguez Redón, Miguel Alejandro, Braulio Vázquez y Guerrero Jácome Ana Estefanía, al parecer se encontraban al interior de un vehículo cuando recibieron varios impactos de bala.

Algunos de los ciudadanos que se encontraban en el lugar y que no se quisieron identificar por temor a represalias, manifestaron a la Policía que, los hoy fallecidos estaban circulando de la zona Rosa, cuando fueron interceptados por dos ciudadanos, los cuales se encontraban a pie. Tras realizar varias detonaciones huyeron con rumbo desconocido. (DLH)

Hecho violento en Quevedo
Cuatro personas fueron asesinadas en Quevedo.

Zona rosa en ‘terapia intensiva’

Reclamo. Propietarios de locales en la zona rosa piden que se les permita reactivarse.

Los propietarios de estos negocios solicitan autorización para trabajar, bajo el plan de bioseguridad.

La humedad y el polvo cada vez gana más espacio en las pistas de baile. Este tipo de negocios permanecen cerrados alrededor de 10 meses en Santo Domingo, causando una fuerte afectación económica a sus propietarios y trabajadores.

Las personas que ejercían la actividad en la zona rosa, en la avenida Abraham Calazacón, han declarado en duelo al turismo nocturno. Sus deudas cada día incrementan más, ya que no han cancelado los arriendos ni los productos que ofertaban.

Reclamo

Integrantes de la Asociación de Discotecas, Karaokes y Bares (Asodiskab), se concentraron en el lugar para elaborar carteles con textos referentes a la problemática que atraviesan. Los mismos que fueron pegados en las puertas de estos negocios, esto como un llamado de atención a los representantes del COE cantonal para que les permitan atender.

María Fernando Gallo, presidenta de este gremio, dijo que han buscado acercamientos con las autoridades locales, pero no han tenido resultados positivos. «Nos sentimos abandonados», expresó.

La dirigente cree que el cierre de los centros de diversión no ha significado la reducción en las cifras de los contagios de Covid-19. En este sentido, criticó que los controles no sean equitativos, pues aumentaron las fiestas clandestinas en la ciudad.

Pérdidas

Los muebles y las pinturas de las paredes empiezan a deteriorarse. A esto se suma que muchos productos ya caducaron, ocasionando un déficit económico.

Aseguran que invirtieron en la adecuación de los accesorios para respetar las medidas de bioseguridad, pero el nuevo estado de excepción provocó el cierre de los locales. Ahora piden que se les permita trabajar, aunque sea con el 30% del aforo.

Edith Fierro, vocal de la Asodiskab, hizo un llamado de atención para que se impulse un plan de reactivación a favor de este sector. Además, reiteró que el cierre de estos negocios no ha servido para que se frenen los contagios en Santo Domingo.

Robo

Los delincuentes aprovechan que los locales pasan solos para hacer de las suyas. A Gabriela Quinotoa se llevaron el motor del aire acondicionado, problema que se suma a las facturas pendientes de pago que tiene por concepto de luz y arriendos. (JD)

Nada está dicho
El jueves 20 de mayo finaliza el estado de excepción y algunos creen que volverán la atención. Sin embargo, Wilson Rumiguano, intendente de Policía, manifestó que hasta el momento no han recibido directrices y que están a la espera de las nuevas disposiciones que se harán públicas en el transcurso de esta semana.
El dato
Dj, meseros, personal de seguridad y los bartender también son perjudicados con estos cierres.

Zona rosa en ‘terapia intensiva’

Reclamo. Propietarios de locales en la zona rosa piden que se les permita reactivarse.

Los propietarios de estos negocios solicitan autorización para trabajar, bajo el plan de bioseguridad.

La humedad y el polvo cada vez gana más espacio en las pistas de baile. Este tipo de negocios permanecen cerrados alrededor de 10 meses en Santo Domingo, causando una fuerte afectación económica a sus propietarios y trabajadores.

Las personas que ejercían la actividad en la zona rosa, en la avenida Abraham Calazacón, han declarado en duelo al turismo nocturno. Sus deudas cada día incrementan más, ya que no han cancelado los arriendos ni los productos que ofertaban.

Reclamo

Integrantes de la Asociación de Discotecas, Karaokes y Bares (Asodiskab), se concentraron en el lugar para elaborar carteles con textos referentes a la problemática que atraviesan. Los mismos que fueron pegados en las puertas de estos negocios, esto como un llamado de atención a los representantes del COE cantonal para que les permitan atender.

María Fernando Gallo, presidenta de este gremio, dijo que han buscado acercamientos con las autoridades locales, pero no han tenido resultados positivos. «Nos sentimos abandonados», expresó.

La dirigente cree que el cierre de los centros de diversión no ha significado la reducción en las cifras de los contagios de Covid-19. En este sentido, criticó que los controles no sean equitativos, pues aumentaron las fiestas clandestinas en la ciudad.

Pérdidas

Los muebles y las pinturas de las paredes empiezan a deteriorarse. A esto se suma que muchos productos ya caducaron, ocasionando un déficit económico.
Aseguran que invirtieron en la adecuación de los accesorios para respetar las medidas de bioseguridad, pero el nuevo estado de excepción provocó el cierre de los locales. Ahora piden que se les permita trabajar, aunque sea con el 30% del aforo.

Edith Fierro, vocal de la Asodiskab, hizo un llamado de atención para que se impulse un plan de reactivación a favor de este sector. Además, reiteró que el cierre de estos negocios no ha servido para que se frenen los contagios en Santo Domingo.

Robo

Los delincuentes aprovechan que los locales pasan solos para hacer de las suyas. A Gabriela Quinotoa se llevaron el motor del aire acondicionado, problema que se suma a las facturas pendientes de pago que tiene por concepto de luz y arriendos. (JD)

Nada está dicho
El jueves 20 de mayo finaliza el estado de excepción y algunos creen que volverán la atención. Sin embargo, Wilson Rumiguano, intendente de Policía, manifestó que hasta el momento no han recibido directrices y que están a la espera de las nuevas disposiciones que se harán públicas en el transcurso de esta semana.
El dato:
Dj, meseros, personal de seguridad y los bartender también son perjudicados con estos cierres.

Huachi Grande se opone a recibir las zonas roja y rosa

Situación. En la zona ya se ubican varios moteles y centros de diversión nocturna.

Aunque esta alternativa no es definitiva, los moradores de la parroquia ya expresaron su rechazo.

Con el desarrollo del Plan de Ordenamiento Territorial (PDOT) y el Plan de Uso y Gestión del Suelo (PUGS), en Ambato se busca determinar la ubicación de las zonas roja, rosa y naranja con el fin de regular y gestionar el uso, la ocupación y transformación del suelo en el cantón.

Diana Orellana, jefa de Desarrollo y Ordenamiento Territorial del Municipio de Ambato, explicó que en los documentos entregados por la consultoría la zona roja, que reúne a negocios como moteles, casas de cita y prostíbulos; se ubicaría en la parroquia Huachi Grande, aunque no aclaró el lugar especificó que será en un sector rural.

Así mismo aseguró que la zona rosa, que conglomera a bares, discotecas y karaokes; se ubicaría cerca de la zona roja en la misma parroquia.

 

Quejas

Irene Morales, presidenta de la Junta Parroquial de Huachi Grande, dijo que existe preocupación e indignación por esta propuesta, razón por la cual la rechaza totalmente.

“Ya con los prostíbulos en la parroquia hemos tenido muchísimos conflictos y problemas”, dijo la autoridad, quien aseguró que la inseguridad es uno de los principales inconvenientes.

Morales dijo estar sorprendida del planteamiento municipal, pues llevan años solicitando la reubicación de moteles y centros de tolerancia que existen en la zona.

La autoridad no descartó algún tipo de movilización o plantón para evitar que las zonas roja y rosa se ubiquen en la parroquia.

Este no es el primer inconveniente que se origina durante el proceso de socialización del PDOT y PUGS, pues los moradores de Ficoa también rechazaron la idea de crear una denominada zona naranja, la misma que albergaría a restaurantes, espacios culturales y turísticos.

Ante esto los vecinos expusieron su desacuerdo organizando plantones y solicitando reuniones con las autoridades para evitar el desarrollo de esta propuesta.

Santiago García, morador de Huachi, dijo que es necesario analizar los beneficios y desventajas de las zonas roja y rosa, pues se podría mejorar la economía del sector, pero también empeorar el consumo de drogas y la delincuencia.

“Ya estando acá el terminal lo primero que verán las personas al entrar a la ciudad serían prostíbulos y moteles”, agregó.

 

EL DATO
El PUGS estará vigente hasta 2033 y el PDOT hasta 2050.

 

Propuesta

La Jefa de Desarrollo y Ordenamiento Territorial del Municipio reiteró que las propuestas planteadas no son definitivas y que podrían variar conforme avancen las socializaciones y revisiones de los documentos con la ciudadanía y representantes de la sociedad civil.

“En el proceso en el que estamos se trata de explicar, de mostrar las zonas y de llegar a consensos con la población, queremos mediar entre los aspectos técnicos y los criterios de la población”, aseguró. (RMC)

Zonas roja y rosa se ubicarían en Huachi Grande

Negocios. Actualmente moteles y centros de tolerancia se ubican en el Paso Lateral Sur.

Esto dependerá de la aprobación del PUGS y PDOT documentos que son analizados por la municipalidad y la ciudadanía.

La asignación de las zonas roja, rosa y naranja, en Ambato, forman parte de la implementación del Plan de Ordenamiento Territorial (PDOT), así como también del Plan de Uso y Gestión del Suelo (PUGS).

Estos documentos, que permitirán regular y gestionar el uso, la ocupación y transformación del suelo, conforme a la visión de desarrollo y el modelo territorial deseado, deberán ser aprobados por el Concejo Municipal del cantón hasta septiembre de este año.

 

EL DATO
El PUGS estará vigente hasta 2033 y el PDOT hasta 2050.

 

Zona naranja

Moradores de Ficoa fueron parte del proceso de socialización realizado por la municipalidad en donde se planteó la implementación de una zona naranja en el sector, la misma que albergaría restaurantes, espacios culturales y turísticos.

Ante esto los vecinos expusieron su desacuerdo organizando plantones y solicitando reuniones con las autoridades para evitar el desarrollo de esta propuesta.

Diana Orellana, jefa de Desarrollo y Ordenamiento Territorial del Municipio de Ambato, explicó que en los documentos entregados por la consultoría la zona roja, que reúne a negocios como moteles, casas de cita y prostíbulos; se ubicaría en la parroquia Huachi Grande, aunque no aclaró el lugar especificó que será en un sector rural.

Así mismo aseguró que la zona rosa, que conglomera a bares, discotecas y karaokes; se ubicaría cerca de la zona roja en la misma parroquia.

Orellana reiteró que las propuestas planteadas no son definitivas y que podrían variar conforme avancen las socializaciones y revisiones de los documentos con la ciudadanía y representantes de la sociedad civil. 

“En el proceso en el que estamos se trata de explicar, de mostrar las zonas y de llegar a consensos con la población, queremos mediar entre los aspectos técnicos y los criterios de la población”, aseguró.

 

TOME NOTA
La consultoría para la elaboración de los 
documentos costó alrededores de 160 mil dólares.

 

Criterios

Agustín Sánchez, especialista en gestión pública y desarrollo social dijo que es fundamental que el plan obedezca a un proceso de socialización y discusión de las propuestas que arroja el estudio.

Se refirió también a las medidas compensatorias que el Municipio podría ofrecer a los moradores del sector para aceptar las zonas roja y rosa.

Otros aspectos a tener en cuenta para la ubicación de estos espacios, según Sánchez, son las condiciones técnicas como accesibilidad, seguridad, servicios básicos, entre otros que determinado sector debe cumplir para albergar algún tipo de actividad. (RMC)