Ecuador tiene un nuevo caso sospechosos de viruela del mono

La viruela del mono no cuenta con un tratamiento específico para combatirla, pero los que existen son eficaces.

La ministra de Salud, Ximena Garzón, confirmó este caso durante un conversatorio.

Este 14 de junio de 2022, la ministra de Salud, Ximena Garzón, detalló qué hay un nuevo caso sospechoso de viruela del mono.

Se trata de un hombre en Cayambe que presentó síntoma domingo. Entre miércoles y jueves se determinará si el caso es positivo. Por ahora, él y sus contactos cercanos están en cerco epidemiológico.

Qué síntomas puedo sentir?
Los síntomas iniciales de la viruela del mono incluyen «fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de espalda, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos y agotamiento», pero también «se puede desarrollar una erupción, que a menudo comienza en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo, incluidos los genitales», aclaró la fuente.
La viruela del mono, de acuerdo con un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se transmite principalmente por contacto directo o indirecto con sangre, fluidos corporales, lesiones de piel o mucosas de animales infectados.
Además, la transmisión secundaria de esta enfermedad, de persona a persona, puede producirse por contacto cercano con secreciones infectadas de las vías respiratorias, lesiones cutáneas o con objetos contaminados recientemente con los fluidos del paciente o materiales de la lesión.
En ese sentido, el MSP solicitó a la ciudadanía mantener la higiene de manos y reportar síntomas sospechosos, además de obtener información a través de los canales oficiales.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este domingo que se espera la aparición de nuevos casos de la viruela del mono, una enfermedad que se ha detectado en los últimos 10 días en 12 países, pero cuyo foco y ruta de contagio todavía no ha podido establecerse. (AVV)

Ministerio de Salud actualiza información sobre supuesto primer caso de viruela del mono

La viruela del mono no cuenta con un tratamiento específico para combatirla, pero los que existen son eficaces.

Se trata de un hombre que volvió de África y que vive en Quito.

El primer caso sospechoso de viruela del mono en Ecuador está en Quito. Así lo informó la ministra de Salud (MSP), Ximena Garzón, este 27 de mayo de 2022. El sospechoso es un hombre que volvió de África y que presenta un cuadro febril y cutáneo. Sin embargo, la evolución del paciente mostraría que no tiene tan enfermedad.

Este 30 de mayo de 2022, el MSP informó que: «tras la investigación epidemiológica realizada al primer caso en análisis de la viruela del mono»:

  • La evolución clínica del paciente no es compatible con los signos y síntomas de la enfermedad.
  • El nexo epidemiológico se ha investigado a profundidad y se ha generado los aislamientos respectivos.
  • Con estos antecedentes se podrá descartar el caso en análisis en las próximas horas.

«Instamos a la ciudadanía a mantener las medidas de bioseguridad, como la higiene de manos con agua y jabón o con alcohol gel. Si tiene síntomas, use mascarilla y acuda al médico o centro de salud más cercano», señaló el MSP.

 

Ecuador registra caso sospechoso de viruela del mono

La viruela del mono avanza en 13 países

La viruela del mono es una infección viral rara que se transmite por contacto y gotitas en el aire. Según Andrey Pozdnyakov, especialista en enfermedades infecciosas, médico jefe del laboratorio de diagnóstico clínico de Invitro-Siberia LLC, la viruela del simio pertenece a la misma familia de virus que la viruela.

“La viruela era una enfermedad bastante grave. Esto es lo que se llamó la” muerte negra “y de la que fueron vacunados indiscriminadamente hasta el año 80 del siglo XX. Y este es el único virus en la lucha contra el cual la humanidad ha ganado la parte superior. mano”, dijo Pozdnyakov a REN TV .

Los síntomas iniciales de la viruela del simio incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de espalda, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos y agotamiento. También se puede desarrollar una erupción. El período de incubación dura de 6 a 16 días, pero puede durar hasta 21 días. Como regla general, la enfermedad procede de forma leve, pero a veces las complicaciones resultantes conducen a la muerte. Los brotes de viruela del mono tienen una tasa de mortalidad del 1 al 10%, dicen los expertos.

Ya se han registrado más de cien casos en el planeta, sospechosamente parecidos a la viruela del simio, un pariente de la viruela. Hasta 2022, los pacientes con viruela del simio se infectaron principalmente de animales, y entre las personas se desvaneció rápidamente y se transmitió mal por gotitas en el aire. Pero en mayo de 2022, la situación podría cambiar.

Una decena de países de distintos continentes mostró un brote simultáneo de contagios.

Muchos tratan de tranquilizar a la población destacando que la vacunación contra la viruela también protege contra la nueva.

Pero la realidad dista mucho de ser simple, y la OMS ya celebró este viernes una reunión de emergencia de expertos para hablar sobre la enfermedad. Naked Science habla sobre si la viruela podría convertirse en un “reemplazo” del coronavirus.

Ahora, la viruela del simio ha entrado en Australia, Gran Bretaña, Alemania, Holanda, España, Portugal, Estados Unidos, Suecia, Italia, Israel, Francia, Bélgica y Canadá. Resulta que ya son 13 países, y no podemos estar seguros de que para cuando se publique este texto no habrá más de ellos. Información de este tipo llega casi cada hora, incluso más rápido que con la propagación del coronavirus hace un par de años.

Al contrario del nombre, los monos no son los únicos que padecen esta enfermedad (aunque fue en ellos donde se identificó por primera vez allá por 1958). Pero aún no está muy claro quién exactamente, porque la biología de campo en África no está tan desarrollada como nos gustaría.

En África, dejaron de vacunar contra la viruela en la década de 1980: si la viruela del mono realmente tuviera una R más alta que la influenza, entonces se habría convertido en una enfermedad masiva del Continente Africano

¿Qué deben hacer los positivos y contactos de contagiados de viruela de mono?

Aquellas personas contagiadas con el virus de la viruela del mono, o que presenten síntomas y estén bajo investigación deberán aislarse en su casa y sólo podrán salir para visitar a los servicios sanitarios.

Los contactos directos, en cambio, no deberán permanecer en cuarentena, pero sí reducir al máximo el contacto social para evitar más contagios, y a la vez usar la mascarilla de manera constante.

Este es el protocolo de pautas que han elaborado los técnicos de la ponencia de alertas del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que establece una serie de medidas de control para cortar la transmisión del virus.

Fanatismo antivacunas

Shakespeare Abarca Córdova

Creo una necesidad referirme al tema, porque callar es implícitamente darles la razón, una razón de la cual están diametralmente alejados, más aún porque esa irracional posición nos pone en riesgo a todos. Inundan las redes con sus perniciosas publicaciones, disfrazando con matices científicos y legales sus erróneos conceptos. Al inicio de la pandemia enfatizaron en lo religioso, repitiendo que la vacuna era la marca del anticristo, que sólo los inoculados, serían los que podrían comprar, vender y hacer vida pública.

Más adelante dijeron que la pandemia y los masivos fallecimientos eran una monumental farsa, lo que obviamente resulta descabellado, señalando que el afán era aterrorizarnos para manipularnos originando un astronómico negocio a la industria farmacéutica. Otros escalofriantes disparates hablan de un genocidio global, diseñado por las élites económicas mundiales, para establecer un nuevo orden planetario, justificando así su negativa a vacunarse. En el clímax de sus alucinaciones afirmaban que la vacuna se vuelve un magneto y pedían probarlo con una moneda que sobre el sitio de inoculación quedaba adherida; totalmente falso.

En su paranoia repiten que la vacuna alterará nuestro ADN,  y contiene grafeno, que con las redes de telefonía 5G y nuestro electromagnetismo nos convertirían en “antenas humanas” pues la  vacuna tiene un chip, mediante el cual las elites nos dominarán. Una publicación de las más atemorizantes e infundada es que los vacunados tenemos sólo dos años como esperanza de vida. Descalifican las vacunas por su corto tiempo de producción, sin querer ver los sorprendentes avances médicos, científicos y tecnológicos actuales que simplifican su fabricación; circulan una “información” indicando que en algunas ciudades de USA ha disminuido la pandemia  por dejar de usar cubrebocas; falsedades sin ninguna razón ni lógica. Indigna ver una entrevistada antivacunas, que admite que prefiere comprar su certificado y no vacunarse; tuvo suerte de que cuando infante sus padres la vacunaron, sin poder esgrimir sus medioevales argumentos.

Desde la vacuna de Jener para la viruela en 1796 vemos que estas han salvado a la humanidad de terribles enfermedades; que vacunarse es un deber moral, no solo personal sino de supervivencia colectiva, que si los fanáticos antivacunas esgrimen su derecho a no vacunarse, por sobre aquel prevalece el derecho de todos a preservar la salud y la vida.

shak63@hotmail.es