Venta de Banco del Pacífico abrirá la puerta a la competencia extranjera y cerrará paso al gasto público improductivo

HECHO. Banco del Pacífico es el segundo en activos, pero está en el puesto siete en utilidades.

En los últimos 13 años, la institución financiera elevó sus gastos operativos en más de 484%,  pero bajó del primero al sexto puesto en niveles de eficiencia, cobertura y rentabilidad.

La venta del Banco del Pacífico ha estado dentro del debate público durante al menos los últimos siete años. A partir de 2015, luego de que se agotara el modelo de creciente gasto público y endeudamiento, se comenzó a hablar de vender y concesionar activos del Estado.

En 2016, el expresidente Rafael Correa aseguró, por ejemplo, que vendería el Banco del Pacífico para “generar liquidez” y cubrir el costo de la reconstrucción de las zonas destruidas por el terremoto de 2016.

Sin embargo, esa era solo una excusa circunstancial. El problema de fondo tenía que ver con que el mal manejo, más relacionado con la política que con la técnica, había convertido a esa institución en un negocio aparentemente rentable, pero lleno de problemas.

Roberto González Müller, actual presidente ejecutivo de la entidad financiera, ha explicado que, en los últimos 13 años bajo administración estatal (CFN es la accionista mayoritaria), se deterioraron tres aspectos.

En primer lugar, los gastos operativos se dispararon sin justificación de $45 millones a más de $230 millones. La nómina, en su pico más alto, pasó de 1.500 a 3.700 personas; pero la calidad del servicio y la agilidad y eficiencia de los procesos no mejoró sustancialmente.

También se gastaron alrededor de $20 millones anuales en auspicios y campañas publicitarias sin ninguna utilidad y beneficio para el banco. Todo como consecuencia de decisiones políticas

Asimismo, aunque la cartera crediticia creció, los ingresos no lo hicieron en el mismo nivel, debido a que la institución se vio obligada a asumir cartera de mala calidad de otras entidades (Banco Ecuatoriano de la Vivienda y Banco Capital).

Además, se emprendieron campañas crediticias que excedían sus capacidades y estructura como vivienda social, vivienda de interés público, vendedores, educativo, entre otros.

Entre $600 y $800 millones por la venta

El pasado 3 de diciembre de 2021, durante un encuentro con la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), el presidente de la República, Guillermo Lasso confirmó que se prevé vender el Banco del Pacífico durante el próximo año.

Esa venta podría generar ingresos de entre $600 y $800 millones que, según el Primer Mandatario, servirán para financiar un fondo de sostenibilidad para la lucha contra la desnutrición infantil.

Alberto Vinueza, economista  con experiencia de más de 15 años en el sector bancario, comentó que esa venta, más allá de los ingresos extras, sería la mejor oportunidad para abrir el mercado a la competencia extranjera.

“El Gobierno se debe concentrar en concretar la fusión entre BanEcuador y la Corporación Financiera Nacional (CFN); y no abarcar más instituciones de las que puede manejar de manera eficiente. El enfoque debe estar en el microcrédito y el crédito agrícola donde no ha podido tener incidencia el Banco del Pacífico”, dijo.

Tasas de interés no bajan por presión estatal

Sectores políticos como UNES y Pachakutik, e incluso desde plataformas ciudadanas como Piensa Ecuador, se ha repetido que vender Banco del Pacífico es una mala decisión porque esa institución cumple la función de regular las tasas de interés en el país.

En otras palabras, se asegura que gracias al manejo estatal se pueden establecer tasas más bajas que el resto de los bancos privados y así equilibrar las condiciones de acceso al crédito.

Sin embargo, con corte a octubre de 2021, por ejemplo, el crédito educativo tiene un costo promedio del 8,81%, según la Asociación de Bancos Privados (Asobanca); pero el Banco del Pacífico ofrece un 9,5%.

Incluso en los préstamos del consumo, la diferencia es de 16,53% frente al 16,36% del resto de instituciones.

En el caso del microcrédito, a pesar de ofrecer un costo menor (18,64% versus 20,43%), el monto entregado no supera los $10 millones frente una cartera total de más de $4.000 millones. (JS)

En 2007, Banco del Pacífico era el primero en eficiencia, rentabilidad y cobertura; pero ahora ocupa el sexto lugar en todos esos indicadores.
Banco del Pacífico tiene activos por $7.030 millones, solo por debajo de Banco Pichincha con más de 12.500 millones en activos.

Dos grupos peruanos han mostrado interés

Con alrededor de 2,5 millones de clientes y depósitos por más de $5.000 millones, el Banco del Pacífico está en la mira de dos grupos económicos peruanos.

Uno de  ellos es el Intergroup Financial Services (IFS), el cual es manejado por el empresario Carlos Rodríguez-Pastor. Dentro de ese grupo está el Interbank, que es el cuarto banco más grande de Perú.

El otro interesado es el Grupo Romero, que es un conglomerado de empresas en los sectores de alimentos, industria, logística, infraestructura y comercio.

Entre sus marcas más conocidas está la red de estaciones de servicio Primax, que tiene presencia en Ecuador, además de la empresa de alimentos Alicorp, cuya marca estrella en Ecuador es fideos Don Vittorio.

El interés se da en un contexto en el que capitales peruanos están considerando a Ecuador como un destino seguro de inversión, debido a la incertidumbre política y económica que vive en Perú tras la llegada de Pedro Castillo a la Presidencia.