En Ambato seis zonas son más propensas a incendios forestales

SITUACIÓN. Aunque no es comprobable la mayoría de los incendios son provocados.

Jesús Morera vive en Quillán La Playa por más de 63 años, y como premonición asegura que en época de sequía por lo menos se producirá un incendio forestal en el sector.

Esto, debido a que siempre hay quema de vidrios, madera y hierbas.

Cuando estos hechos se dan, los vecinos usan todos los medios posibles para aplacar el fuego, aunque siempre hacen el llamado de auxilio, pues saben que no pueden controlarlo en su totalidad.

 

Zonas más vulnerables

El Cuerpo de Bomberos ha detectado seis zonas, donde los incendios forestales son reincidentes en esta época.

Entre ellos están Quillán La Playa, Quindialó, Pasa, Casigana, Aguaján y Pilisurco.

A decir de Jaime Morales, director de Operaciones de los Bomberos de Ambato, estas zonas son vulnerables por el tipo de vegetación.

Ante esto, los bomberos hicieron un llamado a las personas para evitar estos incidentes debido que, al no ser suelos planos, el acceso a estos espacios es difícil y aunque se logra extinguir o controlar el fuego, la flora y fauna se pierden por estos hechos.

Además, trabajan en la prevención, explicando a las comunidades del peligro de encender basura, dejar residuos como vidrios o hacer todo tipo de prácticas que pongan en peligro a estas zonas forestales.

 

Recomendaciones para evitar incendios

  • Nunca juegues con fósforos.
  • Si observas que alguien está jugando con fuego y tira una colilla de cigarrillos en el bosque, informa a las autoridades inmediatamente.
  • Nunca hagas una fogata sin los elementos necesarios para mitigarla.
  • Si el clima es seco y está ventoso, no enciendas una fogata.
  • Si las condiciones son propicias y decides encenderla, escoge un lugar abierto, lejos de los árboles, las hojas y las ramas secas.
  • Limpia la tierra de basura o desperdicios tres metros a la redonda del lugar donde planeas hacer la fogata.
  • Antes de dejar el área, apaga el fuego cuidadosamente, con agua y tierra.
  • Mantén limpio el entorno forestal.
  • No dejes o tires botellas o cristales en el bosque; éstos podrían hacer las veces de vidrio refractor e iniciar un incendio.
  • Evite fumar en el interior del bosque.
  • Si no puede evitar fumar, preste atención a dónde caen las cenizas, a dónde y cómo apaga el cigarrillo, y llévese con usted la colilla.

 

Plan de contingencia anual

Héctor Cobo, jefe de la Unidad de Riesgos en conjunto con el Cuerpo de Bomberos trabajan sobre un plan de contingencia para evitar que estos incendios se propaguen.

En cuanto a las causas, Cobo asegura que se puede inclusive hablar de comportamientos pirómanos, pues las personas reinciden en prender fuego a pesar de la intervención técnica.

Inclusive se habla de la falsa creencia que asumen que con la quema de la vegetación se genera lluvia, lo que técnicos en gestión de riesgos, como Andrés Cagua, desmienten.

Cagua dice que esto no solo pone en peligro las áreas verdes, sino a las personas que puedan llegar por el lugar.

 

Estadísticas

El último episodio se dio el 19 de febrero de este año en Quillán Alto, que duró tres días, debido a los vientos que volvieron a encender el área, perdiéndose siete hectáreas.

Según los datos estadísticos emitidos por la Unidad Municipal de Riesgos entre 2017 y 2018 se quemaron 112 hectáreas.

Para 2019 se perdieron 232 hectáreas, siendo en 2020 donde más casos se registraron con un total de 1.800 y en 2021 solo se detectaron 36 de estas quemadas, haciendo un total de 2 mil 187 hectáreas afectadas por incendios forestales desde 2017 hasta la actualidad. (CNS)

 

Recomendaciones en caso de incendio forestal

  • Aléjate del fuego en dirección opuesta al humo.
  • Respira por la nariz cubriéndose con un trapo mojado.
  • No busques refugio en cuevas, bordas o casetas agrícolas, vaguadas profundas, cotas altas del terreno o en el sentido del viento.
  • Recuerda que el fuego sube ladera arriba como en una chimenea y siempre más rápido de lo que a primera vista pueda parecer.
  • Si avanza por una ladera en la que te encuentras, aléjate caminando por los flancos, sin correr, pisando firme y seguro, y siempre cuesta abajo o en dirección perpendicular al avance del fuego.
  • Si el fuego te acorrala, intenta huir por los flancos, buscando una zona desprovista de vegetación.
  • No intentes cruzar las llamas sin saber lo que hay detrás: puedes quedar atrapado. Si no hay otra salida, mójate la ropa, protégete la cara y cruza donde el frente sea estrecho o de poca intensidad.
  • Si el fuego te alcanza, sitúate en arroyos o en zonas ya quemadas echado sobre el suelo detrás de alguna roca o cubierto de tierra, próximo al suelo porque es donde el aire será más puro.
  • Si se prende la ropa, no corras. Échate a rodar sobre el suelo o cúbrete con una manta: el fuego se extinguirá por falta de aire.

 

La Amazonía perdió una extensión similar a Chile en 36 años

Los expertos calculan que al llegar al 25% de la pérdida del hábitat amazónico se entrará en un punto de afectación del clima mundial.

Entre 1985 y 2000, la minería creció un 656%, el agronegocio un 151% y la infraestructura urbana un 130% en detrimento de la selva.

Redacción RÍO DE JANEIRO

La Amazonía en toda su extensión -que incluye áreas selváticas de nueve países- perdió 74,6 millones de hectáreas de vegetación nativa entre 1985 y 2020. Esto supone un 15% de su superficie total, equivalente al área de un país como Chile, según un estudio divulgado ayer.

En estos 36 años, la mayor selva tropical del planeta también vio desaparecer el 52% de sus glaciares ubicados en la región andina amazónica. Mientras tanto, la minería creció un 656%, el agronegocio un 151% y la infraestructura urbana un 130%.

Los datos son de MapBiomas Amazonía, una iniciativa que a partir de imágenes satelitales mapeó los cambios del uso del suelo en la que es conocida como la PanAmazonía entre 1985 y 2020.
El análisis mostró que mientras en 1985 el 6% de la Amazonía se había convertido en áreas antropogénicas (pastizales, zonas para la agricultura o la minería, o superficies urbanas), para 2020 ese porcentaje había saltado hasta el 15% de toda la región, con variaciones considerables en cada país. EFE

194 hectáreas de vegetación nativa consumida en incendios en Loja

INCENDIOS. Según el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos, desde el 2019 hasta julio de 2021, Ecuador perdió 51.600 hectáreas de bosques.

Desde el sábado 18 hasta el martes 21 de septiembre se han reportado varios incendios forestales en la provincia de Loja, algunos de grandes proporciones, se destacan los siguientes:

  • Quilanga, sector Santa Bárbara – afectación 60 hectáreas de vegetación nativa (liquidado).
  • Espíndola, parroquia 27 de Abril / Las Lajas – afectación 70 hectáreas de pajonal (liquidado).
  • Quilanga, sector La Soledad / vía a Amaluza – afectación 40 hectáreas de vegetación nativa (liquidado).
  • Chaguarpamba, sector Río Pindo – afectación 20 hectáreas de vegetación nativa (liquidado).
  • Loja, sector Carigán / vía a Cuenca – afectación 4 hectáreas de vegetación nativa (liquidado).

El Centro Operativo Local ECU 911 Loja y las entidades articuladas como Cuerpo de Bomberos (CB), Fuerzas Armadas (FFAA) y el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGRE) se mantienen alerta ante incendios forestales que han afectado en los últimos días zonas montañosas de varios cantones de la provincia de Loja.

Debido a la coordinación del ECU 911 con los diferentes Cuerpo de Bomberos y gracias al apoyo de los comuneros de los diferentes cantones, se ha logrado controlar todos los incendios forestales, que hasta el momento dejan un aproximado de 194 hectáreas de vegetación nativa consumida.

Los incendios forestales pueden producirse por causas naturales y antrópicas; siendo estas últimas, responsabilidad de las personas. Ante la alerta de un incendio la ciudadanía debe llamar al 9-1-1, línea única para emergencias.