El emprendedor ecuatoriano prefiere mantenerse pequeño, contratar lo mínimo y tiene miedo a internacionalizarse

REALIDAD. Se busca emprender, pero no existen todas las facilidades.

El ecosistema de emprendimiento en Ecuador sigue creciendo, pero hace falta cultura, financiamiento, leyes efectivas y más innovación.

“Desde 2017, cada vez hay un grupo de emprendedores más grande, con ideas más innovadoras y mucho potencial”. Natassja Ruybal, programs lead y senior entrepreneur de Endeavor Ecuador, explica que existe un ADN emprendedor y un ecosistema de emprendimiento en expansión con buenas ideas en casi todas las industrias.

Andrés Zurita, director ejecutivo de la Alianza para el Emprendimiento y la Innovación del Ecuador (AEI), concuerda con esta visión, pero puntualiza que la cultura y la educación son dos de los principales factores que frenan el desarrollo.

Cada vez existen más emprendedores innovadores, pero todavía la mayoría tienen una alta tasa de aversión al riesgo y busca algo seguro y fácil.

“A la mayoría de los emprendedores ecuatorianos no les gusta arriesgarse. Les gusta quedarse pequeños, no contratar mucha gente ni internacionalizarse. Todos quieren hacer algo, pero algo seguro. Quieren poner una tienda, quieren vender algo que sepan hacer, algo de comida básico”, dice.

La razón de este escenario es que, si bien hay avances en el sector, el saldo es rojo en la mayoría de los temas claves.

El desafío de exportar

El mercado local cada vez está más abierto para los emprendedores agroindustriales, pero el gran desafío es la exportación. Ahora se puede ver que los supermercados, grandes empresas y multinacionales cada vez hacen más compras y tienen una amplia variedad de productos de negocios nacionales.

Sin embargo, en la internacionalización, se ha alcanzado menos del 50% del potencial.

En otros sectores como el de los emprendimientos tecnológicos, la apertura del mercado local llega al 10%.

“Tenemos un gran desafío como país para abrirnos a que nuestros emprendedores tecnológicos nos ayuden a innovar. Eso incluye que los bancos abran sus APIs para mejorar las tecnologías y generar nuevos modelos de negocios. Lo mismo deben hacer las aseguradoras, retail y los agroindustriales”, puntualiza Zurita.

Normativa a medias

En el marco regulatorio, se registró un gran salto con la Ley de emprendimiento, a través de la facilitación en la apertura de empresas y la automatización por parte del SRI. En este punto se destaca la figura de empresas SAS

Pero en los otros temas, la implementación se quedó estancada. Está pendiente casi todo desde la legislación para facilitar el cierre de empresa, hasta la inclusión del emprendimiento en los pensum educativos.

La Ley determina que se debe enseñar habilidades para ser emprendedor en todos los niveles de instrucción. Sin embargo, lo poco que se ha implementado, especialmente en los tres últimos niveles de la instrucción básica, tiene críticas de todos los sectores del ecosistema emprendedor.

Financiamiento e innovación

En innovación, el país está con saldos en rojo. Los indicadores globales no solo no avanzan, sino que retroceden. Esto se debe a que no se ha podido articular tres acciones fundamentales: vinculación entre universidades y empresas; inversión de las empresas para impulsar la innovación en las universidades y los emprendimientos; y un marco regulatorio que genere incentivos para todas esas acciones.

“Esta falta de innovación hace que la mayoría de los emprendedores ecuatorianos tengan poca agregación de valor en sus productos, y dure poco en el mercado”, puntualiza Zurita

Por su parte, aunque ha crecido el mercado de financiamiento todavía está lejos con respecto a los países vecinos. Actualmente, ese mercado mueve 40 millones al año en capital de riesgo y capital semilla, pero el potencial es de al menos $200 millones.

“Los emprendedores sufren más por encontrar capital,  inversionistas y fondos que estén interesados. Eso es clave porque sin capital no puedes acelerar tu negocio, crecer y peor abrir nuevos mercados. Por eso, desde Endeavor, nuestro enfoque es conectar a los emprendedores con inversionistas ángeles y fondos”, asevera Ruybal.

Ecuador necesita, entre otras cosas,  un Fondo Nacional de capital semilla y capital de riesgo. (JS)

AEI impulsa emprendedores vulnerables e innovadores

La Alianza para el Emprendimiento y la Innovación del Ecuador (AEI) tiene varias iniciativas en marcha, pero dos de ellas se destacan. Por un lado, el apoyo a los emprendedores vulnerables con un fondo de $10 millones. En este programa, pueden aplicar proyectos gastronómicos de Manabí y Esmeraldas. Entre las ventajas están capacitaciones a través de los aliados de la AEI, reembolso de intereses, conexiones comerciales, entre otros

Para los emprendedores amazónicos, dentro del mismo programa, hay disponible un fondo de $2 millones.

En el caso de emprendedores innovadores, en la página web de AEI hay convocatorias abiertas cada mes para acceder a asesoría, conexiones comerciales, conexiones a fuentes de financiamiento, abogados, diseñadores, entre otros.

Endeavor busca emprendimientos en expansión

Natassja Ruybal, programs lead y senior entrepreneur de Endeavor Ecuador, explica que su trabajo consiste en acelerar el crecimiento y desarrollo de emprendimientos que ya están vendiendo, han tenido experiencia en levantar capital, y ya tienen un aumento sostenido de ventas.

Actualmente, se ofrecen dos programas principales. Endeavor Global donde se seleccionan empresas grandes con proyección internacional.  Por ejemplo, Pacari y Ecopacific.

El otro programa es para empresas más pequeñas, en etapas más tempranas, pero ya están vendiendo y creciendo rápidamente. El punto es que logren ser emprendedores globales. Es decir, el enfoque siempre es hacia afuera, hacia la exportación

“Tenemos una red enorme de mentores, conexiones con fondos e inversionistas. Si tienen problemas en sus ventas, le encontramos un emprendedor experto en su industria que ha pasado por los mismos problemas. Además, hay asesorías desde el equipo propio de Endeavor”, puntualiza Ruybal.

El contacto con los emprendedores se da por dos vías. El equipo de Endeavor los rastrea y propicia una reunión inicial; o se puede aplicar a las convocatorias publicadas en sus redes sociales y su web oficial.

El exitoso ecosistema Fintech se ve trabado por las leyes burocráticas, la falta de crédito y de más graduados en tecnología

Las empresas del sector buscan facilitar las transacciones digitales

En tres años, el número de emprendimientos tecnológicos para servicios financieros ha crecido de 16 a 64.

En los últimos años, el sector FinTech o de emprendimientos tecnológicos para servicios financieros ha generado historias de éxito fascinantes alrededor del mundo y Ecuador no ha sido la excepción.

El 7 de junio de 2022, se anunció que Kushki, una plataforma de pagos ecuatoriana, entró en el exclusivo grupo de las empresas innovadoras que tienen una valoración de más de $1.000 millones.

En poco más de tres años, según el radar realizado por Buen Trip, el número de FinTech ecuatorianas pasó de 16 a 64. Esto representa un crecimiento de 300%.

Ricardo Bonifaz, consultor en tecnología e innovación, explicó que el principal enfoque de este tipo de emprendimientos tecnológicos en el país es atender a las necesidades de pequeñas y medianas empresas (Pymes) y al segmento no bancarizado, con una oferta de servicios financieros más ágil que la banca tradicional.

En este sentido, una de las principales trabas para el desarrollo del sector es que las leyes y normas existentes están pensadas para esa banca tradicional y no para productos digitales de nueva generación.

Según un estudio de la consultora internacional EY, el ente encargado de desarrollar las leyes y regulaciones que permitan el desarrollo y la prestación de servicios de las empresas FinTech es el Banco Central del Ecuador (BCE). Se han realizado algunos proyectos de ley y normativas relacionadas a este tema, así como la Resolución No. 382-2017-F, pero todos se enfocan en ver a las FinTech como servicios auxiliares o complementarios de los bancos y no como un sector aparte.

Aunque se ha realizado una propuesta de ley FinTech, su tratamiento y debate está recién en pañales en la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea. Sin embargo, el borrador que los actores del sector han podido revisar despierta preocupaciones.

David Paredes, CEO y fundador de ContApp, dijo que se ponen más trabas a las startups o emprendimientos digitales enfocados a los servicios financieros. No existe una visión de fomentar la innovación y el desarrollo tecnológico, sino solo de burocratizar y poner tramitología a todo.

Acceso a financiamiento

Uno de los principales desafíos es la construcción de un sistema fuerte de fondos de capital de riesgo y más ángeles inversionistas.

En el caso de los ángeles, que no solo ponen dinero, sino también mentoría y contactos, lo indispensable es que inyecten capital en condiciones adecuadas para el equipo fundador del emprendimiento. Eso quiere decir que no tengan exigencias que maten tempranamente la iniciativa, como tener más de la mitad de las acciones o un control absoluto sobre la empresa.

A diferencia de otras economías de la región como México, Perú y Colombia, el volumen de financiamiento a disposición de los emprendimientos ecuatorianos es hasta 20 veces más bajo. De esa realidad se salvan casos particulares como el de Kushki.

Dentro del estudio de EY, Daniela Espinosa, Co- fundadora de Kushki, afirmó que la falta de banca internacional y la poca inversión de fondos ángeles hace que el nacimiento y las etapas iniciales de las FinTech en Ecuador sea complejo.

Personal especializado

Muchas de las universidades e instituciones de tercer nivel del país ofrecen opciones de carreras en áreas de tecnología.

Sin embargo, según la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), solo 95 de los 163 Institutos Superiores Técnicos y Tecnológicos y Conservatorios Superiores públicos y privados, ofrecen carreras que pueden aportar al desarrollo de las habilidades necesarias para trabajar en la industria FinTech.

Además de que el número de carreras es bajo (alrededor de 13 en total) y de que no todos los Institutos las ofrecen, esas opciones profesionales tampoco son muy populares entre los estudiantes.

Según el Ministerio de Educación, las carreras de los Institutos con más demanda son: mecánica automotriz, diseño de modas y electricidad.

Por otro lado, de las 57 universidades y escuelas a escala nacional, solo 32 ofrecen programas universitarios de tercer nivel relacionados con lo que se necesita en la industria Fintech. En total, se ofertan 14 carreras, pero la demanda de los estudiantes es decreciente.

Todo este escenario provoca una escasez de profesionales nacionales con perfil tecnológico. Por eso, casi el 70% de los emprendimientos del sector de los servicios financieros ha tenido que contratar colaboradores del exterior. (JS)

Antes de que se acuñara el término FInTech, Ecuador ya tuvo casos de éxito en los noventa e inicios del año 2000. La tecnología de los cajeros automáticos del Banco del Pacífico, Cobiscorp o EFT.com abrieron el camino para los actuales desarrollos.
Para 2023, se estima que más de la mitad del crecimiento del PIB en Latinoamérica será generado de manera digital.

Casos de éxitos en las Fintech ecuatorianas

Kushki

Plataforma para cobros y pagos digitales de empresas.

Primer unicornio ecuatoriano con una valoración de más de $1.000 millones.

Capital levantado de $194 millones.

Operaciones en 5 países.

Más de 500 empresas grandes en su cartera de clientes.

Contífico

Software de administración de negocio para Pymes.

Operaciones en 6 países.

Facturación anual de $6 millones.

Alrededor de 20.000 clientes Pymes.

Capitalika

Comprar y monetizar criptomonedas.

Facturación anual de $20 millones.

Operaciones en 2 países.

Cartera de 30.000 clientes.

Payphone

Plataforma de pagos digitales.

Facturación anual de 2 millones.

Operaciones en 5 países.

Cartera de 212.000 usuarios como persona y 23.000 usuarios como empresa.

ContApp

Plataforma de servicios de contabilidad para emprendedores.

Facturación anual de $500.000.

Operaciones en 5 países.

Cartera de 876 clientes.

SIP lanza herramienta digital para monitorear la Libertad de Prensa

Foto de archivo de una protesta de periodistas mexicanos por la muerte de dos de sus colegas.

La herramienta, denominada SIP Bot, permite presentar denuncias de trabas al trabajo periodístico, además de rastrear información sobre este tema.

PUNTA DEL ESTE. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) presentó este 3 de mayo de 2022 en la Cumbre Mundial de la Libertad de Prensa su herramienta de inteligencia artificial para monitorear trabas o ataques al ejercicio del periodismo y a la libre expresión en las Américas, «con el objetivo de resguardar y garantizar la labor del periodismo independiente«.

Desde esta ciudad uruguaya, donde la Unesco celebra este año el Día Mundial de la Libertad de Prensa, el presidente de la SIP, Jorge Canahuati, anunció que el SIP Bot o el IAPA Bot, su nombre en inglés, es una flamante herramienta que «permitirá escudriñar en forma más eficiente y en tiempo real las violaciones a la libertad de prensa«.

Canahuati, CEO del Grupo Opsa, de Honduras, añadió: «Estamos muy entusiasmados, después de luchar por más de 80 años, por contar con una herramienta que nos permitirá ser más eficaces en nuestra misión de resguardar y garantizar la labor del periodismo libre e independiente«.

El SIP Bot presenta seis menús principales, entre ellos un botón de denuncias y un mapa de calor que permite ver en tiempo real los hechos que están afectando el clima de libertad de prensa. La herramienta rastrea información publicada en Google News, Twitter y una selección de notas, comunicados y denuncias de la SIP. Cuenta con un resumen diario de los eventos más importantes contra los periodistas y medios de comunicación.

Carlos Jornet, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, dijo que el SIP Bot ayudará a la institución a reforzar los informes semestrales de libertad de prensa y el Índice Chapultepec, un barómetro anual que mide, principalmente, aspectos legales y jurídicos que afectan la labor de los periodistas y medios de comunicación. Añadió que la herramienta también ofrece a periodistas y usuarios «una forma rápida y eficiente para presentar denuncias».

Canahuati y Jornet indicaron que el SIP Bot estará en un estado de «permanente construcción» como permite la evolución de la inteligencia artificial. Se mostraron entusiasmados de que «el uso posibilitará que la herramienta vaya aprendiendo y se haga cada vez más potente y útil para los medios, los periodistas y los usuarios».

Bajo idea y liderazgo de la SIP, Whale & Jaguar, una startup de Colombia, tuvo a su cargo el desarrollo arquitectónico y tecnológico de la herramienta. Whale & Jaguar fue una de las 10 finalistas de una competencia organizada por la SIP, aceptando el desafío de crear un sistema de monitoreo en tiempo real de la libertad de prensa. (DLH)

Próximo Gobierno deberá aplicarse en cinco temas para atraer Inversión Extranjera Directa

REALIDAD. Más del 40% de las inversiones provienen de la minería.

En los últimos 10 años, Ecuador ha recibido 12 veces menos inversión que Colombia y Perú. No hay seguridad jurídica y sacar un RUC puede tomar más de un mes

Si queremos una economía que crezca a tasas que permitan reducir la pobreza y mejorar la calidad de vida (4% – 5% anual), Ecuador necesita atraer la inversión de más empresas serias, generadoras de empleo, innovadoras y con tecnología.

Sin embargo, hemos reprobado, consistentemente, en los principales temas que hacen a un país atractivo para la llegada de capitales privados.

Agustín Acosta Cárdenas, socio de Paz Horowitz Abogados y experto en asesoramiento para inversiones, dice que nos ahogamos en inestabilidad normativa. “Desde (Rafael) Correa ha habido decenas de cambios en leyes tributarias, reglamentos, entre otros. Esa inestabilidad crea incertidumbre sobre si se van a respetar los acuerdos y contratos firmados”, acotó.

En promedio, hemos tenido dos reformas anuales en los impuestos; y constantes actualizaciones de requisitos para importar, crear empresas y hacer negocios de cualquier tipo.

Los incentivos, impulsados por el actual Gobierno, se diluyen en la inestabilidad política, la cual se traduce en que cada nuevo ministro, en áreas tan importantes como Energía, Producción, Trabajo, establece objetivos y  enfoques diferentes.

Diego Olmedo, economista y empresario, explicó que los horizontes de acciones se atan a la duración del periodo de cada funcionario y no se logra establecer planes de Estado a mediano y largo plazo.

 La eterna promesa de reducir la tramitología

Todos los Gobiernos aseguran que quieren reducir la tramitología, pero en los hechos persiste la ineficiencia y las demoras. Por ejemplo, Acosta Cárdenas comentó que la aprobación del proceso de importación de materias primas para una cadena de hoteles, que se está construyendo actualmente en el país, demoró más de cuatro meses en el Comité de Comercio Exterior (Comex). Ese mismo proceso toma, en países vecinos, un par de semanas o máximo un mes.

 Asimismo, requisitos básicos como la obtención del Registro Único de Contribuyentes (RUC) tarda más de un mes, cuando debería ser automático en máximo en un par de horas.

En los últimos 10 años, Ecuador atrajo, en promedio, 12 veces menos inversiones que los vecinos de Colombia y Perú. Además, aunque se ha avanzado en la digitalización de un catastro de casi 5.000 trámites en el Gobierno Central, la mayoría siguen burocratizados y no optimizados.

Rigidez laboral y sin protección al inversionista

Acosta Cárdenas recalcó que el próximo Gobierno debe concretar una reforma integral del Código de Trabajo. Esa normativa, que data de 1930, ya está obsoleta y no permite ajustarse a la nueva realidad. “Se pueden establecer mecanismos de contratación por proyecto y por horas que, sin vulnerar derechos, permitan generar más oportunidades, sobre todo para los jóvenes”, aseveró.

Por otra parte, el actual Gobierno no hizo nada para restituir los convenios bilaterales de inversiones, los cuales fueron derogados por Rafael Correa durante los últimos días de su década en el poder.

Sin esos convenios, los potenciales inversionistas no ven mecanismos claros de solución de conflictos, y, en caso de algún reclamo, no saben si pueden acudir a los Centros de arbitraje más prestigiosos a nivel mundial como los chilenos, franceses o los de Naciones Unidas.(JS)

Seis sectores con potencial para las inversiones

El próximo presidente, desde el 24 de mayo de 2021, deberá tener bien claro que hay seis sectores con un potencial inmediato. En primer lugar, la minería y el petróleo, con base en buenas prácticas ambientales y sociales, podría duplicar o triplicar los $400 millones que representa anualmente. En segundo lugar, el turismo, a pesar de su estrepitosa caída durante la pandemia, también puede apalancarse en nuestra ubicación geográfica y las islas Galápagos.

Asimismo, la agricultura y la pesca, que atrae apenas $68 millones al año, podría producir cinco veces más porque tenemos terrenos cultivables en cualquier época y condiciones climáticas especiales. Por otra parte, el potencial es grande en temas de logística e infraestructura, a través de Alianzas Público- Privadas (APP), pero se necesitan cambios legales.

Finalmente, un sector de gran crecimiento es el desarrollo de Software. En el último año y medio, al menos dos grandes empresas internacionales han mostrado interés en operar desde Ecuador, debido a que hay profesionales de calidad y el uso horario se ajusta a las necesidades de países como Estados Unidos.

 

 Resumen de las cinco trabas a la inversión

  • Inestabilidad normativa: Desde 2007, en promedio, se ha reformado dos veces al año el régimen tributario
  • Inestabilidad política: Cada ministro establece nuevas prioridades y políticas en carteras claves como Energía, Producción y trabajo
  • Tramitología: Procesos esenciales demoran demasiado como apertura de RUC (más de 1 mes); aprobación de importación de materias primas (más de 4 meses)
  • Normas laborales desfasadas: El Código del Trabajo data de 1930 y no hay flexibilidad para la contratación
  • Falta de mecanismos de solución de conflictos: Desde 2017 se eliminaron los convenios bilaterales de arbitraje