Las ventajas y desventajas de tener tarjeta de crédito

Este producto financiero puede ser una fuente de crédito inmediato si se lo usa bien.

Alrededor de dos de cada cien ecuatorianos tienen una o más. Los niveles de sobreendeudamiento son altos; se debe saber cómo usar el ‘dinero plástico’.

Actualmente, en Ecuador hay 2,6 millones de personas con tarjeta de crédito. Eso representa el 21% de la población en edad de trabajar. Es decir, solo una pequeña parte de la población accede a este producto financiero.

Según un estudio de Equifax, el tarjetahabiente promedio es de sexo masculino, en una edad comprendida entre los 35 a 49 años, soltero y  habitante de Pichincha, Guayas o Manabí.

Alrededor de la mitad de los ecuatorianos con tarjeta de crédito la utiliza mal, y en algún momento, se han endeudado en exceso.

En este contexto, se vuelve importante puntualizar cuáles son los riesgos y potencialidades de tener el llamado dinero plástico:

● Una tarjeta de crédito se convierte en un insumo de gran utilidad, sobre todo en los canales digitales y en las aplicaciones, pero no hay que confundirlas con dinero en efectivo; siempre se debe recordar que el compromiso adquirido debe pagarse en un plazo establecido.

● Tener una tarjeta de crédito puede ser muy útil en el caso de ocurrir una emergencia. Puede ser que se necesite cubrir un gasto médico o se tenga que pagar gastos de inscripciones escolares. Cualquiera que sea el caso que deba responder a la brevedad, tener una línea de financiamiento inmediato es muy valioso

También, puede ser que tenga que solventar un gasto inesperado. Puede que se rompa un electrodoméstico en su casa o se rompa alguna tubería ¿Puede adquirir el producto sin pagarlo en cuotas mensuales?

Tener a mano una tarjeta de crédito puede salvar muchas veces de tener que esperar hasta ahorrar el dinero completo para comprarlo.

● Tener una tarjeta de crédito es acceder a un crédito inmediato. Por esto, le servirá a la hora de solicitar un préstamo para comprarse una vivienda o un vehículo, por ejemplo.

Los bancos analizan su comportamiento financiero al momento de solicitar un préstamo y, por lo tanto, analizarán la forma en que haya utilizado su plástico a lo largo del tiempo.

● Antes de utilizar una tarjeta nueva es importante calcular la capacidad de pago; es decir, endeudarse en un monto inferior al que se puede pagar y para ello la mejor herramienta es el presupuesto personal.

● Para evitar el endeudamiento excesivo, y utilizar bien el dinero plástico, se debe aprender a leer su estado de cuenta. Hay tres datos clave en ese documento:

El monto de deuda le permite saber cuánto debe depositar mensualmente y también hacer una proyección del endeudamiento para no excederse de la capacidad de pago.

En tanto, la fecha de corte le permite saber el día en que el banco emisor cierra el registro de consumos y la pasa al estado de cuenta.

Finalmente, la fecha de pago es aquella en la que se debe cancelar la deuda antes de generar un interés adicional. Además, su estado de cuenta le ofrece también un mínimo a pagar que por lo general es el 10% del total de la deuda mensual. Si opta por esta opción, recuerde que de todos modos se sigue generando una deuda que se debe cubrir.

● Mientras más tarjetas se posea, los datos que se deben recordar se multiplican por tres. Así, si una persona maneja 3 tarjetas, existen 9 datos básicos que se deben recordar; si se tiene 4 tarjetas de crédito, los datos a tener en cuenta son 12, y así sucesivamente.

● Cree un cronograma tanto del corte como de la fecha de pago, téngalo visible o programe alarmas de recordatorio que le permitan cumplir con sus obligaciones de pago a tiempo.

● Revise su reporte de crédito cada tres meses. Este es un documento que le permite saber cuánto adeuda y a qué entidades; también contiene la información de todas sus tarjetas de crédito y le ayuda a ordenar sus finanzas para calcular si existe la capacidad para un nuevo endeudamiento. El historial crediticio manejado por la Superintendencia de Bancos se puede consultar en este link.

¿Cuántas tarjetas tienen los ecuatorianos?

De acuerdo con Verónica Rodríguez, gerente de Operaciones de Equifax, del total de tarjetahabientes registrados, 1,3 millones poseen una tarjeta; cerca de 608.000 son propietarios de dos tarjetas; 330.000 cuentan con 3 de estos medios de pago; unos 189.000 manejan 4 tarjetas; y, 235.000 tienen 5 o más.

Si se realiza un ranking de las provincias en las que se concentra la mayor cantidad de personas con tarjetas de crédito, la lista es liderada por Pichincha con unos 758.000 tarjetahabientes; le sigue Guayas con unos 722.000; Manabí con más de 194.000 personas: Azuay con cerca de 158.000: y, El Oro con un poco más de 113.000.

Mientras que, Galápagos y las provincias de la Amazonía (Napo, Zamora Chinchipe, Pastaza, Orellana. Morona y Sucumbíos) son las que concentran menos personas con acceso a este medio de pago; juntas estas siete provincias suman cerca de 74.000 sujetos; lo que equivale a casi la cantidad de tarjetahabientes que se ubican en la provincia de Loja (68.000).

Finalmente, si se considera también el estado civil, el 47,7% de los tarjetahabientes son solteros; el 39,5% son casados; y, el 12,6% se distribuye entre otros estados civiles. (JS)

DATO. En total, en Ecuador están emitidas y en uso activo 5,7 millones de tarjetas de crédito.

TE PUEDE INTERESAR:

Menos del 50% de niños con cáncer se cura en Ecuador

Menos del 20% de ecuatorianos tiene acceso a créditos en el país

Actores de la violencia de octubre de 2019 se camuflan en el pedido de amnistía

El uso de las tarjetas de crédito se redujo 21% en 2021

Se convierte una opción cara con una tasa de interés del 17%

El uso de las tarjetas de crédito se redujo 21% en 2021. La crisis ha provocado que exista menos capacidad para endeudamiento de corto plazo. 

En un escenario de incertidumbre, menos ingresos, inestabilidad laboral y recrudecimiento de la pandemia, los ecuatorianos están menos dispuestos a endeudarse a corto y mediano plazo. Por eso, durante el inicio de 2021, se ha registrado una caída del 21% en el uso de las tarjetas de crédito.

Según la Asociación de Banco Privados (Asobanca), ese comportamiento es el resultado de una economía que no recupera los niveles pre pandemia y donde los consumidores y las empresas no ven condiciones para planificar más allá de lo inmediato, ni gastar por encima de su flujo mensual.

Menos uso

Antonio Domínguez, economista y experto en finanzas personales, explicó que las tarjetas de crédito tienen una tasa de interés de alrededor del 17%, lo que las convierte en una opción cara de financiamiento.

“Micro y pequeños negocios utilizaban esas tarjetas para obtener liquidez para sus operaciones. Pero, la actual crisis hizo que esa opción se vuelva impagable. Si se quiere impulsar la reactivación, se deben tomar medidas para reducir esos costos”, acotó.

Antes de la pandemia, alrededor de 400.000 personas tenían más de tres tarjetas de crédito, pero con la actual crisis esa cifra se redujo a la mitad.

Los crecientes problemas de pago se suman a esta situación. Aunque todavía no es un problema que haga tambalear a los bancos, la cartera morosa subió de $771 millones a $825,7 millones, entre diciembre 2020 y marzo 2021.

Más pagos en línea

En la línea de gastar solo lo que ingresa cada mes y evitar el uso del efectivo, las transacciones con tarjetas de débito crecieron $18 millones este año, lo que representa 11,7 % más. Un informe de la Asobanca revela que se registran 8,7 millones de esas tarjetas de débito a nivel nacional.

En 2020, en medio de los meses con más restricciones por la pandemia, también ocurrió un aumento del 11%. En promedio, actualmente se están realizando 5 millones de transacciones con tarjetas de débito cada mes.

Según Asobanca, esta tendencia muestra que los usuarios del sistema financiero prefieren ese modo de pago, porque reconocen que es un mecanismo más rápido y seguro; además, representa menos riesgo para las personas y familias que tratan de evitar incidencias relacionadas con la inseguridad, como robos y estafas con billetes falsos.

Este comportamiento es positivo, ya que la alta demanda y uso del efectivo es costosa para el país, por todo lo que implica la importación y administración de billetes y monedas en el sistema financiero. (AVV)

Revisa nuestro Newsletter

Mujer compraba artículos con tarjetas de crédito ajenas

Evidencia. Las tarjetas de crédito y débito eran utilizadas para el delito.

Una mujer fue aprehendida por la Policía Nacional la tarde del jueves 15 de abril luego de comprar varios artículos utilizando tarjetas de crédito que no le pertenecían.

La mujer identificada como Laura O., de 35 años, fue puesta a órdenes de la justicia por el presunto delito de apropiación fraudulenta por medios electrónicos.

A través de la Jefatura de la Policía Judicial ya se desarrollaba la investigación de este delito, el mismo que consiste en la utilización fraudulenta de un sistema informático o redes electrónicas y de telecomunicaciones para facilitar la apropiación de un bien ajeno.

Así como también la transferencia no consentida de bienes, valores o derechos, en beneficio suyo o de otra persona alterando, manipulando o modificando el funcionamiento de redes electrónicas.

En poder de la ciudadana se encontraron varias tarjetas de crédito y débito que al parecer utilizaba para el delito, así como también celulares y chips de diferentes operadoras.

La aprehendida y los indicios recabados fueron puestos a órdenes de las autoridades competentes, Policía Nacional solicita a la ciudadanía denunciar este tipo de delitos y tener precaución. (FCT)