¿Por qué la situación actual no se parece al boom petrolero de la época correísta?

Actualmente, el precio del crudo sube, pero existen más gastos y deudas que hace 14 años.

El boom petrolero le llegó a Correa con excedentes de más de $4.600 millones. Lasso heredó déficit de más de $250 millones al mes y deuda del 60% del PIB.

Este 7 de marzo de 2022, el precio del barril de crudo WIT, que es el de referencia para Ecuador, se está cotizando por encima de los $116.

La principal razón de esta nueva escalada es que la Unión Europea ha anunciado que emitirá un nuevo paquete de sanciones contra Rusia. Esas sanciones incluirían medidas concretas para comenzar a reducir la dependencia europea del gas ruso.

Muchas voces se han levantado en el país, sobre todo desde el 28 de febrero de 2022 cuando el petróleo se comenzó a cotizar a más de $100, exigiendo al Gobierno de Guillermo Lasso que gaste como en el segundo boom petrolero durante el Gobierno de Rafael Correa.

Freddy García, director de Estudios Económicos y Estadísticos de la firma Inteligencia Empresarial, aseguró que esos reclamos «no solo están alimentados por una especie de psicosis petrolera sino también por una amnesia fiscal».

A continuación se detalla por qué la situación actual es completamente diferente entre la realidad de Ecuador en 2022 y en 2008:

1.- Correa, antes de que los precios del petróleo se dispararan, heredó una situación fiscal con superávit de más de 2% del PIB (más ingresos que gastos) y una deuda pública que no superaba el 30%.

2.- Lasso heredó un déficit fiscal de casi -8% del PIB en 2020; y de -3% en 2021. Además, se necesitan pagos de más de $6.000 millones anuales para pagar una deuda que sobrepasa el 60% del PIB.

3.- El Gobierno actual al Gobierno le faltan entre $250 millones y $400 millones mensuales para cubrir todos los gastos y obligaciones, por lo que tiene que seguir endeudándose. Correa tenía bajos pagos de deuda e incluso recibió millonarios ahorros. El expresidente de la República, Alfredo Palacios, en una entrevista a El Universo, aseguró que heredó a Correa, en primer lugar, más de $2.000 millones por excedentes petroleros. Además, $2.600 millones en ahorros adicionales en dos fideicomisos para destinar gastos en obras públicas, salud, educación, entre otros.

Esa cantidad de recursos, según Palacios, permitió que Correa gobernara al inicio de su mandato mediante decretos de emergencia y gastara sin ningún tipo de control ni contrapeso.

A todo ese escenario favorable de base que tuvo Correa, se suma que desde 2009, y apalancado en los buenos precios del petróleo, se comenzó a endeudar en forma masiva con China. Esa deuda le permitió gastar sin consecuencias durante algunos años, pero cuando comenzaron a vencerse los plazos de pago estalló la crisis fiscal.

4.- El gobierno actual lleva menos de un mes con un precio internacional del barril de petróleo superior a $90. El gobierno de Correa vivió una bonanza de más de 996 días con un precio promedio superior a los $94 por barril. Según estimaciones, actualmente se necesitaría un precio de entre $108 y $118 durante por lo menos dos años para que se replique la realidad de la segunda bonanza petrolera.

5.- Si se promedia el precio del petróleo desde el 1 de enero de 2022 hasta la fecha, el valor llega a $90,5. A diferencia de la bonanza pasada, hoy la industria del fracking permite que, al llegar a un precio lo suficientemente alto, un montón de reservas petroleras en Estados Unidos puedan ser explotadas rápidamente, presionando a la baja el precio internacional del crudo. Eso quiere decir que las altas cotizaciones no pueden durar tanto tiempo como antes.

6.- En las actuales circunstancias, el Gobierno de Lasso debe utilizar con inteligencia las buenas cotizaciones del crudo. Por un lado, reducir las necesidades de endeudamiento que para este año se presupuestaron en $7.000 millones. Por otro lado, apartar una parte de los excedentes para ayudar a tres sectores: exportadores (golpeados por la guerra), salud y educación.

7.- Los altos precios de petróleo tiene una cara B donde se disparan los costos por subsidios e importación de combustibles. El gasto adicional podría llegar a $2.000 millones en 2022. Además, gasolinas liberalizadas desde diciembre de 2018 como la súper ya se cotizan a más de $5 por galón en Estados Unidos, y en Ecuador podrían superar los $4 durante el próximo 12 de marzo de 2022. (JS)

TE PUEDE INTERESAR:

La desnutrición infantil crónica en Quito supera el promedio nacional

Solo el 25% de las ecuatorianas tiene acceso a plan de jubilación

El consumo de tabaco agrava los cuadros de covid