¿Qué pasó con la sociedad civil?

Gabriel Adrián Quiñónez Díaz

¿Ha notado usted señor lector, que, de un tiempo a esta parte, aquello de la “sociedad civil”, que fue comodín de todo foro, razón del debate y nota dominante en tantos libros y entrevistas, está ausente del vocabulario de académicos y de gente que presume de culta, como del habla hombre común, que apelaba también a ese argumento?

Parece ser que la sociedad civil se ha transformado en esa gran ausente. Y lo curioso es que muchos de los que proporcionaron la opinión y la discusión a partir de su romántico concepto, ahora ni la recuerdan. ¿Qué paso?

Pasó lo que era probable: que a esa sociedad civil se le atendió como argumento político para construir un Estado grande. Y nunca se le miro, honestamente, desde la perspectiva del “otro yo de la política”, del espacio del individuo para evolucionar, de la familia para vivir y de la cultura para crear. No se la vio como la generadora legítima de costumbre; de opinión, de valores. Me temo que nunca se asoció con suficiente fuerza su completo con lo fundamental: las libertades.

El problema va más allá de la curiosidad intelectual en torno al destino del concepto de la “sociedad civil”. El tema alude a una realidad innegable: hay países con estructuras débiles e instituciones precarias con muy poco de memoria historia, en los que la política invade todo, copa espacios desde el recurrente asunto de las elecciones y de la acción de los gobiernos. Y en esto la propaganda es un agente poderoso que construye un nuevo imaginario, una distinta visión, ya no desde los ciudadanos, ya no desde la escuela, o la universidad, sino desde la perspectiva gubernamental. Lo grave es que lo hace en forma excluyente con visos de verdad absoluta, de tesis indiscutible. Y la sociedad civil se transforma en lo que ahora es: un pasivo receptor.

El tema es significativo-al menos para mí- porque la cultura de costumbres, tradiciones, procesos sociales y modos de vivir; religión, moral y diversión, son tareas que, con notables excepciones-los socialismos de todos los colores-, han nacido, prosperado, decaído y renacido, desde la familia, la escuela, la universidad, de la cátedra, el libro o la película. Son patrimonio de los individuos, espacio de las personas. De allí la virtud de la creatividad y el secreto de la diversidad porque los actores, los creadores, hasta los destructores, son muchos y son libres.

El tema es importante, porque cuando hay “sociedad civil” las libertades transcienden del concepto de concesiones del Estado, y se las entiende entonces como potestades personales, atributos íntimos, sin los cuales las sociedades se vuelven uniformes y domésticas, y los ciudadanos buenos y satisfechos consumistas.

Entonces, ¿será necesario volver a aquello de la “sociedad civil”?

CONSTITUCIÓN DE LA SOCIEDAD CIVIL Y COMERCIAL “D’ TODO Y MAS SCC”

EXTRACTO

CONSTITUCIÓN DE LA SOCIEDAD CIVIL Y COMERCIAL “D’ TODO Y MAS SCC”

NOTARIA SEXTA DEL CANTÓN QUITO: Cúmpleme poner en conocimiento del público que, mediante escritura pública celebrada ante la Notaria Sexta del cantón Quito, Tamara Garcés Almeida, el 24 de febrero de 2021, se constituyó LA SOCIEAD CIVIL Y COMERCIAL DENOMINADA “D’ TODO Y MAS SCC”, otorgada por: DEBORAH GRAZIA MARIA CESI RIZZO Y MIRZA LORENA GONZALEZ MONROY.

  1. – NACIONAL Y DOMICILIO: La sociedad que se constituyó es de nacionalidad ecuatoriana y su domicilio principal estará en el cantón Quito, Provincia de Pichincha.
  2. – OBJETO SOCIAL: La sociedad tendrá por objeto: a) Importación y comercialización, al por mayor y por menor, de todo tipo de producto, especialmente de flores, bebidas y alimentos a través de diferentes canales de distribución, incluyendo ventas directas o por catálogo, ventas online y a través directas o por catálogo, ventas online y a través de máquinas expendedoras. B) La importación, exportación, comercialización, diseño, producción y ensamblaje en todas sus fases de todo tipo de productos, bienes, artefactos y diseños de toda índole; c) Importación y comercialización de productos relacionados con la floricultura, y de plantas ornamentales, vegetales y comestibles, alimentos, bebidas frescos o procesados, e insumos de los mismos, a través de diferentes canales de distribución, incluyendo ventas directas o por catálogos, ventas online y a través de máquinas expendedoras.; d) Constituirse en consejera, promotora, agente o representante de otras compañías, a las que además podrá prestar servicios especializados que ellas requieran para el normal desenvolvimiento de sus actividades.; f) Realizar inversiones en instrumentos de renta fija y/o variable, emitidos por el sistema financiero y/o colocados en el mercado de capitales, conforme lo permiten las leyes ecuatorianas vigentes, incluyendo la posibilidad de participar en el capital de otras compañías, nacionales y/o extranjeras, constituidas o que se constituyan en el futuro como medio para cumplir con el objeto social. Para el cumplimiento de su objeto la sociedad podrá realizar toda clase de actos o actividad civil o comercial y operaciones mercantiles lícitas y legales relacionadas con el objeto social de la compañía, contratos u operaciones permitidos por las leyes ecuatorianas o terceros países, para el cumplimiento de su objeto social.
  3. – CAPITAL: US$400,00
  4. – NUMERO DE PARTICIPACIONES: 400 participaciones, con un valor de un dólar de los Estados Unidos de América, cada una.

Particular que pongo en conocimiento para los fines legales consiguientes.

Quito, a 24 de febrero de 2021.

TAMARA GARCES ALMEIDA

NOTARIA SEXTA DEL CANTÓN QUITO

Hay firma y sello

001-003-081/ms