Alimentos para disminuir el colesterol y los triglicéridos

Salud. Tener altos niveles de colesterol y triglicéridos puede causar problemas en el corazón.

El aumento del colesterol y los triglicéridos suele estar muy ligado al exceso de peso, al abuso de ciertas comidas y al sedentarismo.

Una mala combinación de determinados alimentos o hábitos de vida perjudiciales son la principal razón por la que aparece la hipercolesterolemia y la hipertrigliceridemia. (RMC)

 

Alimentos para bajar el colesterol y los triglicéridos

Fruta para bajar el colesterol

Algunas de las mejores frutas para bajar el colesterol y los triglicéridos son las uvas, fresas, peras, manzanas, naranja y las mandarinas.

La mayoría de frutas reducen notablemente los niveles de colesterol malo, ya que promueven su eliminación para ayudar a mantener un corazón fuerte y sano.

 

Proteína animal para disminuir el colesterol

Cierta proteína animal resulta indispensable para mantener una dieta equilibrada y controlar, a su vez, los niveles de colesterol y triglicéridos.

Consumir clara de huevo, carnes blancas como el pollo o el pavo y pescado blanco o azul. El atún o el salmón son ejemplos de los alimentos que se deberían consumir.

 

Cereales para bajar el colesterol

Los cereales como la avena, la quinoa o la cebada también son muy beneficiosos para la salud debido a sus altos componentes en fibra.

No hay cereales naturales que sean perjudiciales para los niveles de colesterol y triglicéridos, así que no dudes en ingerir estos alimentos.

 

Proteína vegetal, legumbres y frutos secos para el colesterol

Para disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos deberías consumir, también, proteína vegetal proveniente de la soya y legumbres como los garbanzos y las lentejas, muy favorables para el control de estas grasas.

 

Aceites vegetales

Los aceites vegetales de olvida, aguacate, ajonjolí, etc. también son muy beneficiosos para la salud cardiovascular, ya que al ser alimentos extraídos de plantas no contienen sustancias perjudiciales para los niveles de colesterol y triglicéridos.

Proyecto deportivo contra el sedentarismo

Las actividades deportivas serán digiridas por instructores y se desarrollarán durante 10 meses.
Esmeraldas está en las 18 provincias del País donde se implementará el proyecto ‘Encuentro activo’ y que se ejecutará durante 10 meses con la guía de instructores profesionales.

El ministro del Deporte, Sebastián Palacios, realizó la presentación de los instructores que forman parte del proyecto “Encuentro Activo”, el cual tiene como objetivo, erradicar el sedentarismo en niños, niñas, jóvenes, adultos y personas privadas de la libertad.
Este proyecto, que contará con 33 profesionales, se impartirá en 18 provincias del país activando a más de 8.000 personas en este año, casi el doble de lo logrado en el 2021.

Variedad

“Nuestro principal objetivo es activar a la población luego de la pandemia. El poder que tienen ustedes en sus manos como instructores, nos ayudarán a que niños, niñas, adultos practiquen actividad deportiva y se sientan bien. Esperamos que más instructores se unan al proyecto y lleguen a más personas”, manifestó el ministro Palacios.
Los instructores estarán en 132 puntos, donde impartirán fútbol, baloncesto, defensa personal, bailoterapia, aeróbicos y body combat, que es un programa de ejercicios cardiovasculares con movimientos de diferentes artes marciales, a través de coreografías.
Esmeraldas, Pichincha, Manabí, Santo Domingo, Azuay, Bolívar, Cañar, El Oro, Loja, Carchi, Imbabura, Guayas, Chimborazo, Napo, Orellana, Tungurahua, Pastaza y Zamora Chinchipe, son las provincias que se beneficiarán durante diez meses con este proyecto.

Cuatro de cada diez ecuatorianos son sedentarios

SOLUCIÓN. La actividad física es medicina. Previene enfermedades a corto y largo plazo.

Las mujeres son las que menos actividad física realizan en el país. Las consecuencias van desde la obesidad hasta la muerte.

Una persona es considerada sedentaria si realiza menos de 22 minutos al día, o dos horas y media a la semana, de actividad física. En Ecuador, el 38% de los hombres está en este grupo; mientras que el porcentaje llega al 42% en las mujeres.

Así, tres de cada diez personas tienen escaso movimiento en su día a día, con lo que ponen en riesgo su salud, incrementan sus posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, demencia, entre otros problemas.

A nivel regional, el 53,7 % de las latinoamericanas no realiza la actividad física necesaria para ser saludables y lo mismo le sucede al 44,3 % de los latinoamericanos.

En otras palabras, la media de sedentarismo llega a casi cinco de cada diez habitantes en América Latina. La sociedad ecuatoriana está por debajo de esa media, pero los niveles de obesidad han crecido de manera significativa en los últimos 31 años.

 

Los casos se triplicaron

En el caso de las ecuatorianas, el porcentaje de obesidad pasó de 22% a 66%; mientras en los ecuatorianos, los problemas de peso pasaron del 16% al 50%.

Marina Cabrera, médico y nutricionista, comentó que la situación se agravó con la pandemia y los cambios en el estilo de vida, con más teletrabajo y menos movilización en el día a día.

“Desde mediados del año pasado, más del 60% de los pacientes que he atendido subieron de peso, aumentaron el tejido adiposo, la grasa visceral, el colesterol y los triglicéridos. Se registra un marcado retroceso porque antes de la pandemia muchos de ellos habían aumentado su actividad y reducido su talla”, dijo.

Actualmente, casi 5,4 millones de personas en el país están inmersas en el círculo vicioso de poca actividad física, obesidad y problemas de salud.

Riesgos crecientes para los más jóvenes

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sedentarismo es una epidemia creciente entre los más jóvenes. En América Latina, el 85% de los que tiene entre 13 y 19 años no hace ni siquiera el nivel mínimo de actividad física diaria. Eso es casi el doble de lo que sucede con los adultos.

En el caso de Ecuador, la inactividad afecta a más del 75% de los menores de edad, lo que significa una verdadera ‘bomba de tiempo’ en la salud pública.

Cabrera recalcó que las nuevas generaciones están construyendo un futuro lleno de problemas de salud y mala calidad de vida. “El costo para el país es alto, tanto en cuidados médicos como en pérdida de productividad”, puntualizó.

En promedio, los costos directos suman más de $200,49 millones al año y los costos indirectos superan los $40 millones. (JS)

La inactividad física causa cinco millones de muertes anuales

Situación. Los adolescentes prefieren quedarse en casa y no realizar ejercicio.

EFE SALUD · Los autores de una serie de estudios que publica The Lancet piden “una acción inmediata y urgente” para priorizar la investigación y medidas de salud pública que mejoren la actividad física, en coincidencia con los Juegos Olímpicos de Tokio.

Los adolescentes y las personas con discapacidad son los colectivos con menos probabilidades de contar con el apoyo necesario para cumplir las directrices de actividad física de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Realidad

La falta de actividad física está relacionada con un mayor riesgo de enfermedades no transmisibles, como las cardiopatías, la diabetes y algunos cánceres, y supone un coste de, al menos, 54.000 millones de dólares al año en gastos sanitarios directos, de los que 31.000 millones de dólares los paga el sector público, indica la publicación.

El sedentarismo también tiene efectos sobre la Covid-19, pues las personas inactivas y las que sufren enfermedades no transmisibles “tienen muchas más posibilidades de ser hospitalizadas o morir” si se infectan.

Según estas investigaciones, el 80% de los adolescentes escolarizados no cumple las directrices recomendadas por la OMS de 60 minutos de actividad física al día y “apenas se ha avanzado desde 2012”.

El 40% no va nunca caminando a la escuela y el 25% está sentado más de tres horas al día, fuera del tiempo dedicado al colegio y los deberes.

Sedentarismo

La autora principal del trabajo, Esther van Sluijs, destaca que es fundamental explorar las consecuencias a corto y largo plazo del sedentarismo en adolescentes e identificar formas eficaces de promover el aumento de la actividad física, especialmente a la luz de la pandemia.

La escolarización virtual y el distanciamiento social han “reducido drásticamente la actividad física y han aumentado el uso de las pantallas, y las consecuencias de estos cambios podrían durar toda la vida”, indicó.

El estudio centrado en las personas con discapacidad incide en que hay que hacer más para potenciar sus derechos a participar en la actividad física, que puede aportar beneficios a su salud física, mental, sensorial o intelectual.

Sin embargo, este colectivo tiene entre un 16% y un 62% menos de probabilidades de cumplir las directrices sobre actividad física y corren un mayor riesgo de sufrir graves problemas de salud relacionados con el sedentarismo.

Tiempo en pantallas

El equipo liderado por la Universidad de Cambridge (Reino Unido) analizó el tiempo que pasan delante de una pantalla en 38 países europeos.

El 60% de los chicos y el 56% de las chicas están dos horas diarias viendo la televisión. Esa misma cantidad de tiempo la dedican a los videojuegos, 51% y 33% respectivamente; sin embargo, “se sabe poco” sobre cómo afecta a su salud cardiovascular y mental.

Influencia Juegos Olímpicos

Los investigadores, dirigidos por la Universidad de Columbia Británica (Canadá), vieron que cualquier actividad, aunque sea menos de los 150 minutos semanales recomendados por la OMS, tiene beneficio para la salud cardiovascular, la fuerza muscular, las habilidades funcionales y la salud mental de estas personas.

Los Juegos Olímpicos es el tema del tercer estudio y los autores señalan que estos han tenido “un impacto mínimo en la actividad física en las ciudades anfitrionas”.

Los eventos deportivos de masas “son una oportunidad perdida para cambiar la salud y la actividad física a nivel de la población” en el mundo, dijo el autor principal del estudio, Adrian Bauman, de la Universidad de Sydney.

El reto es traducir el entusiasmo que despiertan los Juegos en programas “sostenidos de salud pública que sean realizables y agradables para el público”.

Beneficios de ejercitarse

El ejercicio físico es bueno para todas las partes del cuerpo, incluida la mente, hace que el cuerpo genere sustancias químicas que pueden ayudar a una persona a sentirse bien.

El ejercicio físico puede ayudar a las personas a dormir mejor. También puede ayudar a algunas personas que padecen una depresión leve o que tienen baja autoestima.

Además, el ejercicio puede dar a la gente una verdadera sensación de logro y orgullo por alcanzar determinadas metas, como batir un récord personal en 100 metros llanos.