Europa financia la invasión a Ucrania

Vladímir Putin usa la fuerte dependencia energética europea con su país, especialmente de gas, para suavizar las sanciones en su contra.

Europa pagó alrededor de $44 mil millones por gas, carbón y petróleo rusos desde el inicio de la guerra. En total, Putin recibió $63 mil millones.

Redacción MADRID

Las exportaciones de carbón, gas y petróleo han reportado a Rusia ingresos de 69.000 millones de dólares en los dos meses transcurridos desde la invasión a Ucrania el 24 de febrero, según el Centro de Investigación de Energía y Aire Limpio (CREA), que atribuye un 70% de estas compras a los países de la Unión Europea (UE), con una factura de alrededor de 46.263 millones de dólares.

«Las sanciones se han visto socavadas por las continuas importaciones de combustibles fósiles de Rusia, en particular a la Unión Europea (UE), cuyos miembros dependen en gran medida de las fuentes energéticas rusas. Y esta situación ha impedido sanciones más amplias sobre los bancos, las instituciones financieras y el comercio rusos», afirman los autores del informe, para los que el ingreso de cientos de millones de dólares a diario ha respaldado el tipo de cambio del rublo y debilitado el efecto de las sanciones.

En su análisis, el ‘think tank’ señala que los Veintisiete asumieron desde finales de febrero un 30% de las compras de carbón ruso y alrededor del 50% del petróleo, mientras que recibieron aproximadamente el 80% de las exportaciones de gas natural licuado (GNL) de Rusia.

De hecho, el presidente ucraniano, Volodímir Zelensky, acusó el 15 de abril pasado a los países europeos que todavía compran petróleo ruso de «hacer dinero de la sangre» de otras personas.

Un sólido cordón umbilical

La revelación de las cifras ocurre cuando Rusia cortó el suministro de gas a Polonia y Bulgaria por negarse esos países a pagar el hidrocarburo en rublos como exige Moscú.

La decisión rusa vuelve realidad un temor no confesado por los gobiernos europeos de que Rusia corte o restrinja el suministro de hidrocarburos en represalia por el apoyo occidental a Ucrania en la guerra.

De hecho, algunos de las mayores grupos europeos de suministro y distribución energético se estarían preparando, según la publicación británica ‘Finantial Times’, para cumplir con la exigencia del Kremlin de realizar las compras de gas ruso a través del nuevo sistema de pagos en rublos ideado por Moscú, que supone la apertura de cuentas en la moneda rusa con la filial del banco Gazprombank en Suiza. (DLH)

Rusia empieza a ‘cerrar la llave’ de su gas a Europa

La empresa rusa Gazprom provee gran parte del gas que consume Europa.

Polonia y Bulgaria, países que se negaron a pagar el servicio en rublos, fueron los primeros afectados. La medida incidió en el precio del combustible en el continente europeo.

MOSCÚ. Rusia empezó este 27 de abril de 2022 a cortar el gas a Europa al suspender los suministros a Bulgaria y Polonia por negarse a pagar en rublos por el combustible ruso, una medida que ha sido calificada de «chantaje» por Bruselas y que puede afectar a mediados de mayo a otros compradores europeos, según ha advertido el Kremlin.

«Gazprom ha suspendido por completo el suministro de gas a Bulgaraz (Bulgaria) y PGNiG (Polonia) por no haber pagado en rublos los suministros en abril», señaló el gigante gasístico ruso.

Tanto Bulgaria como Polonia son además estados de tránsito y por ello Gazprom ya advirtió de consecuencias para el resto de países en caso de una retirada no autorizada de gas ruso.

El presidente ruso, Vladímir Putin, decretó el 31 de marzo que los países considerados «inamistosos» por las sanciones occidentales a la campaña militar de Rusia en Ucrania, entre ellos todos los países miembros de la Unión Europea (UE), deben pagar el gas en rublos.

Europa depende del gas ruso

Moscú anunció que de no cumplir con la exigencia, cortaría el gas a la UE, donde el combustible ruso supone el 40% del consumo y la dependencia de Rusia supera el 50% en 14 países europeos.

Fue su reacción más dura hasta el momento a las medidas impuestas por Occidente a la congelación de las reservas del Banco Central de Rusia y la desconexión de varios bancos rusos del sistema interbancario internacional SWIFT.

Putin ideó un mecanismo, que entró en vigor el 1 de abril, que establece que los países inamistosos -48 en total- deben abrir una cuenta especial en rublos y otra en divisa en Gazprombank.

Su idea es que ese banco reciba el pago en la divisa especificada en el contrato de suministro de gas -el euro o el dólar en el 97% de los casos-, lo convierta luego en rublos y lo deposite en la cuenta de rublos del comprador.

Eso le permite sostener el rublo, pero también que en Gazprombank, controlado por el Estado a través de Gazprom, entren divisas.

Subida del precio del gas

El anuncio de Gazprom, que sigue suministrando al resto de países europeos, incluso a través de Ucrania, provocó una subida del 11% del precio del gas para entrega en mayo en el mercado ‘holandés’, que se situaba en 114 dólares por megavatio hora (MWH) a las 15:00 GMT con respecto al cierre del martes.

El primer ministro búlgaro, Kiril Petkov, calificó de «chantaje inaceptable» el corte de suministro por parte de Gazprom, y su Gobierno consideró ello demuestra que la gasística es «un socio imprevisible que utiliza un recurso energético como instrumento de presión durante la guerra de Rusia contra Ucrania.

Bulgaria tiene una gran dependencia energética de Rusia: hasta un 90% del gas que consume procede de ese país y sus reservas se encuentran al 17,7%, el segundo nivel más bajo de los Veintisiete.

Eso sí, sus contratos con Gazprom concluyen este año y ya había anunciado que no tenía intención de renovarlos.

Sofía pretende ahora seguir un plan desarrollado con anterioridad para asegurar suministros alternativos, que incluyen gas desde Grecia y Turquía, además de gas natural licuado (GNL) cuando sea necesario, si bien solo están garantizados para mayo.

El presidente de Polonia, Andrzej Duda, aseguró a su vez que los compradores de gas ruso adoptarán «medidas legales» contra Rusia, y aseguró que el problema del corte de suministro se resolverá «en el marco de la cooperación en Europa, donde funcionan interconectores».

Además reiteró la intención de su país de acabar con la dependencia de los combustibles fósiles rusos.

Polonia cubre aproximadamente el 45% de sus necesidades con el combustible ruso y sus reservas están en el 75% de su capacidad.

Chantaje y violación de contratos

«Es otro intento de Rusia de utilizar el gas como instrumento de chantaje«, recalcó por su parte la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen.

Tanto Polonia como Bulgaria denunciaron una «violación de los contratos» denominados en divisa, en tanto que Bruselas afirmó que pagar en rublos si no está previsto en los acuerdos «es un incumplimiento de nuestras sanciones».

Von der Leyen aseguró que la UE seguirá trabajando para garantizar el suministro y almacenamiento de gas suficiente en el medio plazo y para reducir la dependencia de combustibles fósiles rusos ya este año y diversificar los proveedores de gas.

Las reservas de gas en la UE se encuentran de media al 31,78%.

El Kremlin negó categóricamente que se trate de un chantaje, mientras que el presidente de la Cámara Baja de Rusia, Viacheslav Volodin, instó a extender la medida a «otros países inamistosos».

El portavoz, Dmitri Peskov, aseguró que el pago en rublos no implica «ninguna dificultad» ni hace subir el precio de los suministros.

«Si los consumidores rechazan el nuevo sistema de pago, el decreto presidencial será implementado» y se cortará el gas, tal y como advirtió Putin, recalcó.

¿Nuevos cortes en mayo?

En principio no están previstos más cortes de gas hasta la segunda mitad de mayo, que es cuando deben entrar otros pagos en rublos.

Diez compradores europeos de gas ruso han abierto cuentas especiales en rublos en Gazprombank y cuatro ya han efectuado los pagos en la moneda rusa, según la agencia Bloomberg.

Uno de los países que ha aceptado la fórmula de Rusia es Hungría, según señaló hoy el ministro de Exteriores, Péter Szijjártó.

Por contra, países como Eslovaquia, Austria y Alemania han asegurado que mantienen los pagos del gas ruso en euros. EFE

Rusia entra en cese de pago de su deuda externa

Se prevé que las sanciones contra el gobierno de Vladímir Putin se endurezcan próximamente.

Las dificultades para convertir los rublos en dólares a causa de las sanciones impuestas por Occidente a Moscú es la causa principal del hecho.

NUEVA YORK. Rusia declaró la suspensión de pagos de su deuda externa al no aceptar sus acreedores el pago en rublos, aseguró este lunes (11 de abril de 2022) la empresa de notación Standard and Poor’s en un comunicado.

Rusia, que tiene sus cuentas en dólares bloqueadas en Estados Unidos por orden de su Gobierno, y también en otros países -aunque en cuantía menor- ha tratado de pagar con rublos sus bonos con vencimiento del 4 de abril, pero los inversores se han negado a aceptarlo ante la práctica imposibilidad de convertir los rublos en divisa.

Según S&P, esto equivale a un «impago selectivo» (selective default), que se declara cuando un país, institución o empresa incurre en impago de alguna de sus obligaciones pero no de su deuda global.

En teoría, Rusia tiene aún un llamado «periodo de gracia» de 30 días desde el 4 de abril para efectuar sus pagos de capital e intereses, pero S&P considera muy improbable que le pueda servir.

«No esperamos en este momento que los inversores consigan convertir los pagos en rublos a dólares por un monto equivalente a las cantidades debidas, ni que el gobierno pueda convertir esos pagos en ese periodo de 30 días», afirma la empresa.

Standard and Poor’s razona que esto se debe a que las sanciones contra Rusia probablemente van a endurecerse en las próximas semanas, «obstaculizando la voluntad rusa y su capacidad técnica de cumplir los términos y condiciones para honrar sus obligaciones». EFE