Armas para Ucrania

Las poderosas industrias bélicas de Estados Unidos y sus aliados de Europa son las que han ganado miles de millones de dólares, en cada aparente donación de todo tipo de armas a Ucrania, “para que se defienda de Rusia y la derrote”, según aspiraciones y órdenes de Biden y sus aliados de Occidente. Estos padecen sueños de grandeza militar frente a Rusia y China, a quienes odian con celos patológicos; no permiten que ningún país o potencia haga sombra a sus objetivos de dominación mundial.

A más de armas, Estados Unidos y sus gobiernos aliados o amigos de la Unión Europea han ‘donado’ o prestado algunos miles de millones de dólares a Kiev que, quedará en deuda por muchas generaciones, y esa será su verdadera tragedia desde que la paz sea una nueva realidad, en tanto el gasto militar se eleva en todo el mundo. En Estados Unidos, por ejemplo, el presidente Joe Biden propuso para el año 2023 un aumento del 4% en gasto militar, que equivale a 773.000 millones de dólares para el Pentágono.

Un informe emitido en este mes de abril por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz, con sede en Estocolmo, sostiene que el gasto militar tendrá en este año, un incremento de un 0,7%, mientras millones de niños y adultos están condenados a morir de hambre en África, Asia y América Latina. En cambio, los guerreristas y fabricantes de armas elevan sus ganancias hasta límites insospechados.

Con la ayuda o entrega de armas desde aviones, buses, tanques de guerra, hasta misiles a Ucrania no se conseguirá la paz; solo se alargará la guerra. El presidente ruso, Vladímir Putin, afirmó que no hay duda de que Rusia conseguirá sus objetivos y aseguró que todos los planes se cumplen en Ucrania, pero el regreso a la paz es el urgente e inaplazable anhelo de toda la humanidad.

Doble rasero

“Estados Unidos no tiene amigos, tiene intereses”, afirmaba John Foster Dulles, quien fuera secretario de estado de Estados Unidos, en la presidencia de Dwight Eisenhower. Esta es una gran verdad del imperio estadounidense en sus relaciones con los demás pueblos y países de la Tierra, porque practica un doble rasero o doble moral. Así puede mostrarse amigable hasta alcanzar sus objetivos económico-políticos, o feroz y agresivo para imponerse a gobiernos o Estados. También recurre a guerras de agresión para derrocar gobiernos, masacrar a los pueblos e imponer crueles dictaduras, para “defender los derechos humanos, las libertades y la democracia”.

Ferozmente ataca a Cuba, pero la isla de la dignidad mantiene y profundiza su revolución. Agrede de manera prepotente a Nicaragua, pero el pueblo defiende su Revolución Sandinista. En estos tiempos, Venezuela es el blanco de feroces y repugnantes ataques, incluidos amenazas de agresión militar para liquidar la Revolución Bolivariana iniciada por el Comandante Hugo Chávez, pero Gobierno y pueblo no se han dejado intimidar y cada día luchan por su patria libre y soberana.

Es absolutamente inmoral agredir a los pueblos sobre presuntas violaciones a los derechos humanos sin reconocer que en el interior de Estados Unidos, cada día y en cada instante, se violan los derechos humanos de los pobres, afroamericanos, indígenas, latinos e inmigrantes.

Agrede a Venezuela, pero visita a Maduro en busca del petróleo venezolano. Este es un típico ejemplo del doble rasero de los políticos y gobiernos de Estados Unidos en sus intentos de someter a los pueblos del mundo, para satisfacer sus inagotables apetitos de poder y riqueza acumulada con saqueos de recursos naturales, según sistemas de las transnacionales “made in USA”.

Armas biológicas

Uno de los objetivos fundamentales de Estados Unidos es ser dueño del mundo, con países dominados y obedientes a sus dictados, razón para no permitir que ningún otro país o potencia se interponga en su camino y, si lo hace, que viva bajo constante amenaza, presión económica o política, y al fin sea declarado aliado o enemigo.

Para ejercer la intimidación dispone del mayor Ejército del mundo, equipado con todo tipo de armas modernas elaboradas con tecnología de punta, en las que se incluyen armas nucleares, sin descartar las armas biológicas y químicas. Para producirlas, tiene unos 336 laboratorios diseminados en 30 países bajo su control, incluidos 26 solo en Ucrania. Al fin, producir armas biológicas o químicas y usarlas es menos costoso que gastar una arma nuclear.

Nadie puede dudar del belicismo estadounidense y sus ansias de extensión territorial que comenzaron a demostrarse desde muy temprano, al apoderarse de Florida mediante compra a España, lo mismo que de Alaska a Rusia, o al arrebatarle, mediante guerra desigual y absurda, la mitad del territorio a México.

La vocación bélica de Estados Unidos no tiene límites, por lo que a diario genera nuevas estrategias para el control territorial. La Casa Blanca es consciente de que la utilización de armas nucleares sería un acontecimiento apocalíptico que podría desencadenar un conflicto sin precedentes. Por tal motivo, “Washington ha buscado alternativas para ejercer el mismo dominio a las poblaciones, sin levantar demasiadas sospechas”.  Sumada a la presencia militar que, según algunas estimaciones, es del 70% en la totalidad del globo, su poder es inmenso. Hay tropas norteamericanas en al menos 134 países. Y, además, posee “centros de investigación biológica” para la inhumana guerra química-biológica.

Bucha

Toda guerra es cruel, por más justa y necesaria que sea. La primera víctima es la verdad porque los hechos pueden ser manipulados, falseados, pervertidos, para satisfacer los intereses de los contendientes y para, con mentiras técnica y científicamente elaboradas, crear odios o solidaridades, simpatías o enemistades. Un caso reciente ocurrió en Ucrania, en la ciudad de Bucha, donde a lo largo de una calle aparecieron hombres y mujeres muertos que fueron objeto de millares de fotos y videos para señalar a un culpable: Rusia.

Lógicamente, el Ministerio de Defensa de Rusia negó cualquier responsabilidad en esos crímenes e insinuó que los cuerpos habían sido colocados en las calles luego de que “todas las unidades rusas se retiraron por completo de Bucha” el 30 de marzo. Afirmó que las imágenes eran “otro engaño” y convocaron a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para discutir lo que calificó de “provocaciones de radicales ucranianos”.

Según el Ministerio de Defensa de Rusia, fue una «escenificación» creada «para los medios de comunicación occidentales». Afirmó que, mientras Bucha estaba bajo el control de los militares rusos, los residentes locales no sufrieron ningún tipo de violencia. Se conoce que los nazis ucranianos crearon el Batallón Azov que se dedicó a matar a hombres, mujeres y niños en la región de Donbás. Igualmente habrían cometido atrocidades en otras ciudades y suelen grabar en video las destrucciones y muertos para entregarlos a medios de comunicación occidentales.

¿En dónde está la verdad? ¿A quiénes les importa y favorecen las falsedades y la propaganda? La guerra debe detenerse porque, inclusive, la verdad podría ser una obra de la paz que tanto ansía la humanidad, para evitar la muerte y alcanzar el desarrollo.

Muerte cruzada

El artículo 148 de la Constitución concede al Presidente de la República la capacidad de disolver la Asamblea Nacional cuando a su juicio se arrogue funciones, si obstruye el Plan Nacional de Desarrollo o por grave crisis política o conmoción interna.

El presidente Guillermo Lasso dijo que aplicaría la muerte cruzada cuando la Asamblea decidió archivar el Proyecto de Ley de Atracción de Inversiones que habría facultado al Gobierno a privatizar, concesionar o “monetizar” las empresas públicas que constituyen el patrimonio nacional.

Existe una grave crisis política y económica. La política ha devenido en una cloaca en la que abundan los intereses particulares, mezquindades, ignorancias y absurdos, hasta denigrar ideologías que enaltecen partidos y movimientos políticos. La Asamblea Nacional, salvo poquísimas excepciones, es un muestrario de inutilidades ávidas de satisfacciones personales y corruptelas.

La Asamblea Nacional tiene poquísima aceptación. El Presidente de la República no goza de apoyo popular, por lo que su gobernabilidad ha sido puesta en entredicho por sus opositores y detractores. Naturalmente que el ejercicio del poder desgasta imágenes políticas —mucho más si se lo ejerce en medio de dramas desatados por politiquerías, deslaves, destrucción de carreteras y hasta un terremoto que dejan a sectores pobres en el desamparo—.

En estas circunstancias, la muerte cruzada ahondaría la crisis porque el país se quedaría sin Asamblea y sin Presidente de la República hasta cuando el Consejo Nacional Electoral convoque a nuevas elecciones para elegir presidente y Asamblea Nacional. Lasso ha desistido de la muerte cruzada, pero el fantasma seguirá en la crisis de la política, a la que no le importan los problemas del pueblo que vive entre pobrezas, desesperanzas y frustraciones.

China

La República Popular de China se ha convertido en una gran potencia mundial económica, política, socio-cultural y militar; inclusive, es una potencia nuclear. El sorprendente desarrollo de China comenzó cuando Mao proclamó la República Popular de China el 1 de octubre de 1949, hace 73 años. Nadie puede poner en duda que Mao Zedong se convirtió en el ‘Gran timonel’ de la Revolución Comunista que no solo cambió el destino de la nación, sino que la gobernó para el pueblo y con el pueblo. Mao fue el hombre que puso a su país en el mapa, que lideró una revolución y unos cambios que trascendieron China. Han pasado 73 años desde el triunfo de la Revolución que se ha convertido en un gran ejemplo para el mundo.

En China comenzó el Covid-19, pero fue también el primer país que se liberó de la pandemia, aunque aún existen rebrotes de importancia. Allí surgieron las primeras vacunas que, junto a las rusas y luego europeas y estadounidenses, han dado un gran respiro de alivio a la humanidad que, además de sufrir de la pandemia, vio como la economía se derrumbaba. Hoy, China está liderando la recuperación mundial de la economía con un crecimiento superior al 5%.

Pese a que esto es menor al 6,2% esperado por los economistas, la cifra pone a la primera  economía más grande del mundo “al frente de la recuperación en términos del Producto Interno Bruto (PIB).”  Según analistas especializados, a comienzos de 2020, cuando inició la pandemia, el crecimiento cayó notablemente y finalizó el primer trimestre con una contracción de 6,8%. Los cierres de fábricas y plantas industriales en todo el país fueron un gran golpe para el gigante asiático que tuvo números trimestrales negativos desde 1992.

Ecuador debe a China, más de cinco mil millones de dólares.

Amnistía

El pueblo ecuatoriano es tranquilo, silencioso, parece indiferente, cansado, engañado, frustrado, pero las apariencias desaparecen, se levanta y se convierte en un volcán con lava desparramada por los cuatro puntos cardinales. Entonces tiemblan los gobiernos inoperantes y demagogos que usan y abusan del poder otorgado por los ciudadanos, pero para beneficio de los grupos empresariales o políticos, olvidándose de sus ofertas de campaña, mintiendo para burlarse de las aspiraciones legítimas de las masas.

La clase política ecuatoriana, mayoritariamente, es corrupta y es causante de la crisis integral, y de la lógica rebeldía de los pueblos para responder a los ataques que sufre y soporta. Así ha ocurrido a lo largo de la historia y un hecho notable fue octubre de 2019, cuando las manifestaciones fueron en contra de uno de los peores presidentes de los últimos 43 años, Lenin Moreno, que huyó a Guayaquil luego de decretar el fin de los subsidios.

Las fuerzas represivas actuaron con extremada dureza contra los manifestantes, para felicidad de la ministra María Paula Romo. Gases lacrimógenos caducados dejaron sin ojos a hombres y mujeres. De las 11 personas que fallecieron en el contexto de las protestas, al menos 4 habrían muerto por la acción de integrantes de las fuerzas represivas del Estado. ¿En dónde los responsables? ¿Qué sanción merecieron?

La Asamblea Nacional, en uno de sus poquísimos aciertos, dictó una amnistía general para 268 personas, procesadas por diversos motivos. Hubo encausados por las manifestaciones del 2019. Claro que se cometieron excesos durante las protestas y que hubo violencia innecesaria, pero es exagerado que unos cuantos ciudadanos piensen que mayor valor tiene un adoquín o una pared pintarrajeada que la rebeldía de los pueblos.

La OTAN

Estados Unidos es el líder absoluto de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), la fuerza militar más poderosa ubicada en la Unión Europea en tanto, inclusive, está equipada con armas nucleares. Su objetivo es Rusia, a la que la han rodeado con bases instaladas en “países amigos” subordinados al dictado imperial. Rusia plantea la desmilitarización y desnazificación de Ucrania, donde el régimen instaurado en 2014, luego de derrocar a Víktor Yanukóvich, elevó a los nazis a formar parte del gobierno dictatorial y corrupto de Petró Poroshenko. Luego asumió el poder Volodímir Zeleski, que se había destacado como actor-comediante en la televisión ucraniana.

Se afirma que lo que hace Rusia es proteger su seguridad, amenazada por las fuerzas de la OTAN, que pretendía instalar bases equipadas con misiles, aeropuertos y puertos en Ucrania. Estadounidenses como George F. Kennan, diplomático, politólogo, en 1998 decía que “la decisión de la expansión de la OTAN es el inicio de una nueva guerra fría. Los rusos gradualmente reaccionarán de una manera muy negativa. Creo que es un error táctico”. John Mearsheimer, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Chicago, en 2015 expresaba: “Sería óptimo crear una Ucrania neutral, pero nosotros la empujamos a ser dura con Rusia y los ucranianos siguen este juego. Al final, acabará siendo destrozada”. William Joseph Burns, secretario ejecutivo del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Embajador de Estados Unidos en Jordania, Subsecretario de Estado para asuntos del Cercano Oriente sostenía que: “Rusia ve una mayor expansión de la OTAN como una amenaza militar. La entrada de la OTAN podría dividir a Ucrania y Rusia tendría que considerar una intervención”.

La prepotencia imperial ha terminado en una guerra que la dirigencia neofascista de Ucrania jamás se imaginó.

El Pacífico

Se dijo que el Banco del Pacífico era el segundo más grande del país y que dejaba enormes réditos al Estado, cifra que anualmente oscilaba entre los 130 y 150 millones de dólares. De pronto se afirmó que el Banco debía venderse (privatizarse) y que su precio estaría en algunos miles de millones de dólares, pero ahora se sabe que apenas se vendería en unos setecientos u ochocientos millones de dólares. Esto resulta inexplicable, sobre todo porque la Corporación Financiera Nacional, entidad estatal, dueña de las acciones del Pacífico, ha callado sobre su valor real y ha guardado silencio “porque mantiene el proceso en reserva, a pesar de no poseer base legal alguna, para ello.”

El país necesita al Banco del Pacífico porque, según los expertos, ha sido útil para la ejecución de la política económica y porque la Constitución señala que “el Estado no solo tiene la posibilidad de incidir en la política crediticia, sino que tiene el deber de hacerlo mediante la promoción del ahorro interno y su canalización hacia la inversión productiva en el país”. Entre otras finalidades, se sostenía que el Banco del Pacífico, mediante el ahorro de las personas, en especial de migrantes, debe ser una especie de motor que incentive a las diferentes unidades económicas para que orienten la inversión a las actividades productivas que permitan el desarrollo nacional.

Los expertos señalan que el Banco tiene una cartera de crédito de 4.068 millones de dólares, una cifra extraordinaria dada la realidad económica del país. Sin embargo, a pesar de los buenos resultados económicos, el Banco del Pacífico se privatizará porque son tiempos de “monetización”, para obedecer las condicionalidades del Fondo Monetario Internacional. Igual suerte podría correr todo el patrimonio nacional.