Reabren planteles educativos en Ventanas y Quinsaloma

El Ministerio reapertura unidades de la ruralidad que fueron repotenciadas.

Más de 150 mil dólares habría sido la inversión para el mejoramiento de dichas instituciones.

QUEVEDO • Tres nuevas instituciones educativas rurales fueron reabiertas en la provincia de Los Ríos. En el cantón Quinsaloma las dos escuelas aperturadas de manera simultánea fueron: Carlos Turbay y Cultura Chorrera, donde se invirtió más de 103 mil dólares en su mantenimiento.

Otra inauguración que se dio fue en la parroquia San Jacinto del cantón Ventanas, donde la inversión fue superior a los 53 mil dólares. Las instituciones educativas contarán con un cronograma establecido para la asistencia de los estudiantes. Los horarios serán alternados, no asistirán todos los días, ni tampoco en horarios completo.

Detalles

La docente de la escuela de educación básica Cultura Chorrera, del cantón Quinsaloma, Shirley Vera, mencionó que junto a la reapertura de la institución, los representantes se encuentran comprometidos para cuidar y proteger
las instalaciones.

“Es para mí muy gratificante ser parte del personal docente encargado de guiar, educar, impartir y dirigir a nuestros niños por el camino del conocimiento. Tomando en cuenta, y nunca olvidar que siempre debemos de trabajar en trilogía, para sacar a nuestros estudiantes y a la institución adelante.” dijo Vera.

“Antes nuestros hijos caminaban por más de una hora para llegar a la escuela, pero ahora eso será diferente, con la reapertura, porque los tendremos más cerca, ya no habrá riesgos y eso nos brinda tranquilidad y seguridad”, manifestó Lissette Millán, madre de familia de la escuela Ernesto Noboa y Caamaño de Ventanas.

En el acto, también participó el coordinador Zonal 5, Gary Pulla, quien hizo la entrega de la obra a la comunidad.

“Es un momento histórico para toda la comunidad educativa, ya que estamos recuperando espacios que fueron abandonados. Devolvemos la alegría a todo un sector que confiaron en el Gobierno Nacional y en el Ministerio de Educación quienes hicieron esto posible. Ahora esta obra esperada por muchos años hoy, es una gran realidad”, sostuvo el funcionario.(LRU)

Norcorea vende el ‘El juego del Calamar’ como la realidad surcoreana

La serie 'El juego del calamar' camina a ser la más exitosa de Netflix.

Una web propagandística les dice a los norcoreanos que el éxito de la serie se debe a que escarba la realidad de su vecino, donde la gente vive un infierno.

SEÚL. La web de propaganda norcoreana Arirang Meari publicó hoy (12 de octubre de 2021) un artículo en el que se asegura que la serie surcoreana de Netflix ‘El juego del calamar‘ (‘Squid Game’), que se ha convertido en un éxito global, «revela la realidad de la sociedad» del país vecino.

«Se cree que la razón de que la serie de televisión ‘El juego del calamar‘ esté teniendo éxito entre los espectadores se debe a que escarba en la realidad de la sociedad capitalista y de Corea del Sur«, asegura el artículo.

Según Arirang Meari, la serie, que va camino de ser la más vista hasta ahora en la plataforma Netflix, «muestra gráficamente la situación de cientos de personas forzadas a vivir una vida infernal en la que cargan con deudas inasumibles».

El artículo considera que esa ficción enseña una «sociedad desigual en la que a las personas se las trata como piezas de ajedrez», y afirma que en el país vecino «la corrupción y los sinvergüenzas inmorales son algo común».

El juego del calamar‘, escrita y dirigida por Hwang Dong-hyeok, cuenta la historia de Seong Gi-hun, un hombre de Seúl de mediana edad que carga con deudas y que decide participar en una macabra y misteriosa competición en la que un único ganador puede llevarse un premio millonario.

Arirang Meari es conocida por criticar diversos aspectos de la sociedad sureña surcoreana y, por ejemplo, ha acusado a su industria musical de «esclavizar» a los artistas para crear estrellas del llamado K-Pop. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Armar a los ciudadanos muestra fracaso estatal en el tema seguridad

Las cárceles no operan en el país

Ecuador invierte poco en energía fotovoltaica

Medicamentos y atención en hospitales siguen siendo un problema

SITUACIÓN. Usuarios del IESS piden atención inmediata para especialidades y otras urgencias.

La ciudadanía no puede acceder a medicina en hospitales públicos.
Autoridades hablan de abastecimiento.

Cada vez la situación en los hospitales públicos se torna más complejo en
la provincia de Loja por la falta de medicamentos y la obtención de turnos
para atención de especialidades médicas. Uno de los más cuestionados es
el Hospital Manuel Ygnacio Monteros del Instituto Ecuatoriano de
Seguridad Social (IESS), según usuarios no existe medicamento para
enfermedades comunes.

Gladis Pintado, usuaria del IESS, manifestó que la situación en esta casa de
salud cada vez más va en decadencia, no hay turnos para especialistas,
nos piden que se llame, pero no contestan, pese a ser temas emergentes
de salud. “Uno pese a tener dolor, nos piden que esperemos, que siga
llamando, no hay turnos o ya están agendados y un montón de pretextos
más. Si se madruga tampoco se encuentran turnos para especialistas, solo
para medicina general, pero eso demora hasta lograr ser atendidos con un
especialista”, dijo.

En su caso, tanto su persona como su esposo e hija requieren de los
servicios médicos del IESS. Por ejemplo, ayer llegó por un turno para su
esposo ya que padece de diabetes y no podía caminar por dolencias en
una de sus piernas, pero no lograron ser atendidos. “No me atendieron,
me dijeron que regrese y ojalá en estos días haya un turno, pero la
pregunta es: ¿el dolor puede esperar?”, exclamó.

Al servicio de medicina tampoco ha podido acceder, en esta casa de salud
no le dieron la Omeprazol, pastilla básica similar al paracetamol, pero no
le entregaron, y le ha tocado comprar fuera en 7 dólares la caja, denunció.
En el caso de su hija tampoco ha podido ser atendida, ella necesita la
Micofenolato debido a su enfermedad degenerativa. En la mayoría de casos han optado por comprar en las farmacias, pese a que no tienen recursos, solo la medicina de su hija está valorada en cerca de 140 dólares la caja de 30 unidades.

Carlos Jiménez, usuario, también llegó al IESS en busca de un especialista,
en su caso, requiere la atención al problema de la tiroides ya que es
hipertenso. “Me sugirieron que busque un Endocrinólogo, pero la
sorpresa es que no hay, pese a haber pagado un seguro mensual no existe
atención. Ahora mis hijos me están ayudando, porque toca ver por la
parte privada ya que con la presión no se juega, debido a que afecta
directo al corazón”, reveló.

Este medio de comunicación intentó comunicarse con las autoridades de
salud del hospital, sin embargo, no fue posible una respuesta de los
directivos para conocer la realidad desde la institución. H. Isidro Ayora
Oswaldo Aguirre, gerente del Hospital Isidro Ayora, agregó que a nivel
nacional cerca de 150 hospitales entraron en emergencia por falta de
medicamentos, pero el Isidro Ayora de Loja no constan dentro de este
grupo, debido a que sí están abastecidos. Lo que si escaseó un tiempo
fueron los guantes, la heparina, entre otros productos, durante la
pandemia, pero ahora se cuenta con estas medicinas en stock al menos
hasta diciembre de 2021, reveló.

Refutó que al menos ahora no tiene ese problema de la falta de
medicamento, pero tampoco están exentos, sin embargo, este mes existe
una liberación de los recursos económicos del último semestre, para de
inmediato hacer los procesos de compras. “Aún no tenemos el
presupuesto, pero Farmacia está en el procedimiento para abastecer de
un buen stock no solo hasta diciembre de 2021, sino hasta los tres
primeros meses de 2022. En esta casa de salud, al año se invierte
alrededor de 5 millones de dólares para medicina”, finalizó.

TE PUEDE INTERESAR

45 % de ocupación en camas UCI de hospitales

EL DATO
Usuarios del hospital del IESS piden atención a un sinnúmero de pedidos.

Terminal Sur solo genera deudas a los comerciantes

SITUACIÓN. La escasa presencia de usuarios en la Terminal Sur genera desesperación en los comerciantes y trabajadores del lugar.

Los cuatro vendedores de comida que abren los locales al interior de la Terminal Terrestre Sur de Ambato, con lo que venden al día, no cubren las deudas que arrastran por funcionar en el lugar.

Ellos tenían esperanzas de que su trabajo sea bueno, pues desde el Municipio de Ambato se planteaba la idea de que estaba todo planificado para que este espacio sea funcional.

Sin embargo, desde su apertura, el 4 de febrero de 2021, las cosas no han sido óptimas y la afluencia de usuarios es escasa y casi nula en la Terminal.

“La actividad comercial aquí está muerta”, dijo una de las vendedoras que prefirió no dar su nombre para evitar represalias.

Esta realidad no es nueva, pues el 7 de mayo, cuando la Terminal llevaba tres meses de funcionamiento, los comerciantes cerraron sus locales en forma de protesta ante la difícil situación que viven.

En esa época José Vallejos, dueño de un restaurante, dijo que hay un incumplimiento en la ordenanza de la Terminal Terrestre, que establece que el 60% de las frecuencias de transporte deben estar en este lugar y el 40% en la Terminal de Ingahurco, lo que provoca que no haya afluencia de usuarios y por ende su trabajo no sea rentable.

Se estima que quienes tienen puestos en el lugar, acumulan deudas que superan los tres mil dólares.

 

EL DATO
El Municipio de Ambato invirtió 12,5 millones en la construcción, 
equipamiento y automatización de la Terminal Terrestre Sur.

 

Otros afectados

El mismo problema lo viven en las ventanillas de las cooperativas de transporte.

Ahí dicen que al día venden tres y hasta 10 boletos, esto cuando el día es bueno, pues los viajeros no llegan al lugar.

“La gente prefiere ir a otras paradas de la ciudad o quedarse en la Terminal de Ingahurco”, manifestó uno de los trabajadores de las operadoras de transporte interprovincial.

Además, tanto usuarios como transportistas mencionan que en Ambato siguen funcionando las miniterminales, aunque se preveía que estas iban a eliminarse para que los usuarios se vean en la obligación de llegar hasta la Terminal Sur.

Según un estudio realizado desde el Municipio de Ambato son alrededor de 5 mil pasajeros al día, los que dejan de ir hasta las dos terminales habilitadas en Ambato y prefieren ir hasta las miniterminales.

 

EL DATO
El edificio principal denominado Pasajeros cuenta con 20 locales 
comerciales, 44 boleterías, una capilla de oración, cinco islas 
y un patio de comidas para 300 personas.

 

Estrategia de reactivación

Desde la secretaría de la Terminal Sur se dio a conocer que además de las cuatro frecuencias de servicio urbano que llegan hasta la zona, se prevé la llegada de una quinta que llegue directo, desde el oriente, para que los usuarios tengan más facilidades.

En cuanto a los pagos de arriendo, se plantea que se haga en dos pagos, mientras se reactiva la economía.

Adicionalmente se han habilitado oficinas de recaudación de servicios municipales, de la Empresa Eléctrica y de Empapa. Cuenta con cajeros automáticos y parqueadero.

Desde Diario La Hora se solicitó una versión oficial por parte del Municipio, para conocer pormenores de lo que ocurre en el lugar, sin embargo, hasta el cierre de la edición no se obtuvo una respuesta.

 

Usuarios

Mery Brito regresaba a su casa en Napo y dijo que a pesar de que la Terminal Sur es de las mejores en el país, queda muy lejos y no hay facilidades para llegar a esta.

Algo similar comenta Juan Carlos Maldonado, comerciante que llega desde la Costa Ecuatoriana, y añade que es indispensable que las autoridades tomen acciones efectivas para que el lugar se reactive y no quede en el abandono y la subutilización.

“Es muy bonita, pero para una ciudad tan pequeña tener dos terminales es poco rentable, eso es lo primero que deben ver las autoridades si no quieren que este lugar se vaya a la quiebra”, finalizó Maldonado. (CNS)

Adolescentes obligados a un cambio drástico

Necesidad. La necesidad de interacción hace que busquen alternativas.

Le mata no poder salir al menos los fines de semana con sus amigas. Para ella apenas si estaba descubriendo el mundo, pero la pandemia lo echó todo a perder.

Cristina de 15 años siente que el Covid-19 le quitó lo poco que tenía fuera de la familia. Asegura que si bien sus hermanos menores de 10 años reciben mucha atención y cuidan que no se vulneren sus derechos, siente que a ella nadie le prestaba atención y con la pandemia esta realidad fue más notoria.

Cristina comenta que antes le encantaba reír, abrazarse con sus amigas en el colegio e incluso se reunían con más adolescentes en una especie de grupo juvenil. “Eran los sábados, ahí discutíamos, compartíamos anécdotas, pero con la pandemia ya no se pudo”, dijo al tiempo de asegurar que ahora pocas son las opciones que brindan esta experiencia.

Es por ello que de la mano de sus padres ha buscado organizar su tiempo como una forma de adaptación a la nueva realidad que se vive, así en la mañana ingresa a clases virtuales, mientras que cerca del medio día acompaña a sus padres a las labores de venta de artículos de limpieza.

En la tarde desarrolla sus tareas y cerca de las 16:00 es una buena hora para chatear con sus amigas, “me gustaría salir y reunirme con mis amigos, pero sé que aún no se puede y que sería muy riesgoso. Lo hacemos a través de mensajes con emoticones, stickers e incluso en los juegos en línea”, comenta. (FCT)