Amenaza de impuesto a no vacunados surte efecto en Quebec

El número de vacunados en Quebec aumentó de modo exponencial en los últimos días.

Largas filas se forman desde el martes en los centros de vacunación provinciales. El gobierno nacional duda en adoptar una medida similar para todo Canadá.

MONTREAL. Miles de personas han solicitado la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19 en Quebec (Canadá), luego de que las autoridades de la provincia anunciaran que estudian imponer un impuesto especial a aquellos que no estén inmunizados.

El ministro de Sanidad de Quebec, Christian Dubé, tuiteó la noche del miércoles (12 de enero de 2021) que las citas para recibir primeras dosis siguen en aumento y que tras sumar unas 5.000 el lunes, la cifra subió a 7.000 el martes, la más alta en los últimos días.

Tan solo el martes, Quebec administró 107.000 dosis de las vacunas.

El martes (11 de enero), el primer ministro provincial, Francois Legault, anunció que está considerando imponer un impuesto «significativo» especial a aquellas personas que no estén vacunadas, debido al coste que su tratamiento supone para el sistema sanitario si se contagian de COVID-19.

Según Legault, el 50% de las personas ingresadas en hospitales de la provincia por la COVID-19 son pacientes que no están vacunados y no es justo que toda la sociedad pague el costo que supone su decisión de no inmunizarse.

La propuesta llega en un momento en el que el sistema sanitario de Canadá está saturado por el fuerte incremento de los casos de COVID-19 a causa de la variante ómicron, y los hospitales del país experimentan dificultades para tratar a todos los pacientes.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, se mostró este miércoles (12 de enero) reacio a apoyar la medida de Quebec, aunque tampoco la criticó.

Durante una rueda de prensa en Ottawa, Trudeau declaró que había recibido «con interés» la propuesta quebequesa, pero que necesitaba tener más detalles para dar su opinión.

El primer ministro canadiense añadió que las autoridades federales ya ha implementado «duras medidas» para incentivar la vacunación de los canadienses, como prohibir que los no inmunizados viajen en avión o tren, o forzar a todos los funcionarios federales a recibir las vacunas.

Organizaciones que trabajan con minorías han advertido que la propuesta de Quebec puede aumentar las desigualdades ante la pandemia y afectar de forma desproporcionada a las personas de color o los indígenas.

Por su parte, la Asociación de Libertades Civiles de Canadá calificó la medida como «divisoria» y apuntó que puede ser anticonstitucional. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Déficit de vivienda crece cada año con la creación de 87 mil nuevas familias

Liberación de 740 presos no soluciona la crisis carcelaria

Luces y sombras en la terna de aspirantes a presidir la Corte de Pichincha

Quebec anuncia impuesto para las personas no vacunadas

A pesar de que el 90% de canadienses está vacunado, el covid presiona al sistema sanitario del país.

El 50% de los hospitalizados con covid en la provincia canadiense son personas no vacunadas. El Gobierno regional cree que deben cubrir los gastos que generan.

TORONTO.  La provincia canadiense de Quebec está considerando imponer un impuesto especial a las personas que no se hayan aplicado la vacuna contra la COVID-19, por «las consecuencias» que supone para el sistema sanitario provincial el coste de la atención a pacientes que se han negado a recibir las vacunas.

La propuesta de Quebec, dada a conocer este martes (11 de enero de 2022) por el primer ministro provincial, Francois Legault, se produce pocos días después de que el ministro de Sanidad de Canadá, Jean-Yves Duclos, declarase que las provincias canadienses tienen que plantearse hacer obligatoria la vacunación contra la COVID-19.

Legault afirmó hoy (12 de enero) en una rueda de prensa que la actitud de los antivacunas tiene «consecuencias» para el sistema sanitario y no es justo que el resto de quebequeses tengan que pagar por su negativa.

El primer ministro quebequés añadió que los negacionistas «ponen una carga muy importante» en el sistema sanitario y que es «normal» que la mayoría de la población exija una respuesta a su actitud.

En las últimas semanas, el rápido aumento del número de casos de covid por la variante ómicron ha provocado la saturación de los sistemas sanitarios del país. En los últimos 40 días, desde que ómicron se detectó en Canadá, el país ha contabilizado más casos confirmados de COVID-19 que en todo 2020.

La presión sobre el sistema sanitario forzó este martes a la provincia de Ontario, la más poblada de Canadá, a permitir que 300 profesionales sanitarios con titulaciones extranjeras puedan trabajar en hospitales.

Este personal se sumará otros 5.700 trabajadores extra, entre ellos estudiantes de enfermería, estudiantes de medicina y otros estudiantes de programas sanitarios, que serán contratados en las próximas semanas para intentar aliviar la presión.

En Quebec, hoy 2.742 personas estaban hospitalizadas por el COVID-19, 188 más que el lunes. Según la autoridades provinciales, aunque solo un 10% de la población de Quebec no está vacunada contra la pandemia, estas personas representan un 50% de los pacientes ingresados en hospitales.

La atención necesaria para tratar a estos pacientes ha provocado que algunos hospitales de Montreal hayan empezado a posponer cirugías para personas que sufren cáncer o problemas cardíacos.

Pero la idea de imponer un impuesto a los no vacunados que no tengan una exención médica ya ha empezado a ser disputada por algunos sectores.

En Facebook, un grupo de quebequeses opuestos a las vacunas calificó el anuncio de Legault como una estrategia de «guerra psicológica» y advirtieron que recurrirán a los tribunales si el Gobierno de Quebec finalmente impone el impuesto. EFE

TE PUEDE INTERESAR

El plazo para realizarse un aborto no es el mismo en todo el mundo

Las remesas impiden escalada de la pobreza, pero no evitan su origen

Las fracturas de la Conaie dan un respiro al Gobierno