Guillermo Lasso deberá gestionar aumentos especulativos de precios desde su primer día

COSTO. Los panificadores anunciaron un aumento en el pan popular a partir del 24 de mayo.

Factores políticos y económicos están en juego para aprovechar la coyuntura del cambio de mando. Una escalda especulativa podría aumentar la estructura de costos hasta un 10%.

Un Gobierno que llega con el viento en contra y una crisis socio-económica que aún está lejos de ser superada; parece el momento propicio para exigir o imponer un incremento en los precios, como compensación ante los estragos de la pandemia.

La lógica detrás es que las nuevas autoridades no querrán conflicto, al menos al inicio, con ningún sector de la economía. Así, por ejemplo, los panificadores anunciaron que, desde el 24 de mayo de 2021, día del cambio de mando, subirán el precio del pan popular de $0,12 a $0,20.

Diego Olmedo, economista y socio fundador de Olmedo Inversiones y Finanzas, explicó que ese tipo de aumentos no son técnicos ni producto de ningún estudio, sino meramente especulativos.

“El ministro de Economía y de Producción del nuevo Gobierno debe sentarse de inmediato a conversar con los distintos gremios, con las cámaras y sectores. Hay que revisar la estructura de costos y mano de obra. Definir acuerdos y consensos”, explicó Olmedo. “Si no hace eso, le van a subir el precio de los inmuebles, el precio del acero, de la madera, transporte público y privado, de alimentos”.

Cuatro puntos calientes

La pandemia y el desplome de la economía empujaron hacia abajo a más de 1,2 millones de ecuatorianos antes considerados de clase media. Como consecuencia, la demanda y el consumo de los hogares se ha desplomado y ha puesto contra las cuerdas a sectores como transporte, producción media y pequeña de alimentos, construcción y servicios (incluyendo turismo).

Desde esos sectores llegarán las principales presiones por aumentos de precios en temas tan sensibles como canasta básica, pasajes y fletes de transporte.

Según Olmedo, si no se articula rápidamente una agenda de competitividad y productividad, donde los sectores más afectados por la crisis vean una hoja de ruta clara y realizable, en corto plazo se podría enfrentar un panorama de subidas de precios que encarecería, en promedio, entre el 5% y 10% la estructura de costos del sector productivo.

En ese escenario, que incluye aspiraciones de aumento salarial entre sindicatos y gremios, se puede configurar una bola de nieve de bienes más caros, menos capacidad de compra, menos producción, menos crecimiento y menos empleo adecuado. (JS)

 Transporte, producción media y pequeña de alimentos, construcción y servicios son los sectores con más riesgo de alzas especulativas de precios
Más del 50% de presupuesto mensual de los sectores más pobres, incluyendo la clase media precarizada, se va en alimentos básicos y transporte.

Alimentos más caros afectan a sectores de menos ingresos

 De acuerdo con un análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI), los tres segmentos con menores ingresos, incluyendo clase media precaria, destinan el 42,2% de su presupuesto mensual a alimentos y un 8% al transporte.

En otras palabras, más del 50% de su capacidad adquisitiva se va en bienes básicos y movilización, que son dos de los sectores con más riesgo de especulación y presiones al alza durante el inicio del nuevo Gobierno.

Luciana Rivera, economista y ex analista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), comentó que el presidente Lasso tendrá que hacer equilibrismo, casi como caminar en la cuerda floja, para mediar política y económicamente los requerimientos de los sectores productivos.

“Ya hay un alto descontento social por el alto costo de la crisis atada a la pandemia. Cualquier subida de precios, como los anunciados $0,08 en el pan popular, representa un gasto adicional de más de $11 al mes para un subempleado promedio que apenas llega a los $200 de ingresos”, acotó.

 Economía poco rentable

 La ineficiencia no solo es patrimonio de la gestión pública, desde el sector privado hay contados sectores y actividades que pueden generar buenos márgenes y utilidades consistentes, entre ellos están petróleo, minería, servicios financieros.

En la mayoría, la actual productividad permite apenas una ganancia de centavos y poco más, según Diego Olmedo, economista y socio fundador de Olmedo Inversiones y Finanzas.

Por eso, la tarea para evitar un colapso productivo y social depende de acordar un plan de desarrollo no sólo para 4 años, sino con miras a los próximos 20 años. “Necesitamos crecer más de 4% anual, sin descuidar lo social”, acotó.

La elección de Guillermo Lasso reduce el riesgo país en 450 puntos

Lasso tendrá que ser prudente y llamar al diálogo. Foto API

Con el triunfo de Guillermo Lasso, el riesgo país pasó de 1.169 a 719 puntos, el nivel más bajo desde mediados de 2019.

Un día después de que Guillermo Lasso triunfara en la segunda vuelta presidencial con el 52% de los votos, los mercados internacionales reaccionaron de inmediato. Dieron un espaldarazo de confianza a ese resultado electoral.

Así, el riesgo país, que mide la posibilidad de que un país incumpla sus pagos y obligaciones, se redujo en 450 puntos, pasando de 1.169 a 719 puntos. Ese nivel es el más bajo registrado desde mediados de 2019, cuando Ecuador firmó un primer acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Cambio positivo

Diego Olmedo, analista económico y empresario, comentó que el presidente electo debe apuntalar este respaldo con prudencia y un llamado al diálogo. “El riesgo país tiene un alto componente de voluntad política, es decir, mide que la predisposición a un manejo responsable y a impulsar las reformas que se necesitan”, acotó.

A la par, los precios de los bonos soberanos de Ecuador en el mercado internacional subieron de precio este 12 de abril de 2021. Según reportes de la plataforma Bloomberg, especializada en información financiera, cerca de las 08:00, los papeles que vencen en cinco años presentaban un repunte cercano a los 15 centavos.

Una de las causas es que los inversionistas consideran que el gobierno de Lasso será más cauto y estará más dispuesto a pagar la deuda según los términos acordados, y a implementar políticas que fomente el crecimiento económico.

Nuevo acuerdo con el FMI

No obstante, Lasso no tendrá un camino fácil. La gobernabilidad será complicada y la renegociación del programa con FMI está en la primera línea de la agenda, aseguró esta mañana la firma Barclays a sus clientes, en su último reporte.

La composición de la Asamblea se determinó en la primera vuelta. La próxima legislatura estará fragmentada, con la mayoría de los escaños en manos del bloque correísmo y los grupos indígenas. Estos son los grupos políticos que han montado la resistencia más fuerte a las reformas y podrían ser un factor desestabilizador para Lasso, dice el banco de inversión británico.

Por lo tanto, incluso si Lasso apoya las reformas, le resultará difícil seguir adelante con esa agenda. Sin embargo, considerando su voluntad de implementar cambios y abordar los desequilibrios estructurales de la economía ecuatoriana, podría ser más fácil para él llegar a un nuevo acuerdo con el FMI.

La implementación de un ajuste más gradual podría ser una posibilidad y esto ayudaría a hacer que algunas de las reformas sean más viables políticamente o al menos darle al nuevo gobierno algo de tiempo para tratar de construir un consenso, que sigue siendo esencial para salir de los viciosos: ciclo de intentos fallidos de reforma en el que Ecuador ha quedado atrapado, concluye Barclays. (JS)

Te puede interesar:

18 provincias le dieron la presidencia a Guillermo Lasso

Los precios de los combustibles se incrementaron. Revisa sus valores

Guillermo Lasso gobernará con el 52% de aprobación

Electo. Guillermo Lasso será posesionado en la presidencia el 24 de mayo. Tras las elecciones, a las 21:00 dio su primer discurso. (Foto: API)

Ahora debe construir su mandato sobre soluciones para salud, empleo y seguridad. Todas las decisiones necesitarán consensos y diálogos amplios.

No hay soluciones mágicas y salida rápida a los problemas del Ecuador. El presidente electo con el 52% de los votos, Guillermo Lasso, deberá establecer una hoja de ruta clara desde el primer día de su Gobierno.

Rosalía Arteaga, expresidenta de la república, explicó que las prioridades deben ser la salud, el empleo y la seguridad.

Ecuador vive una crisis económica profundizada por la pandemia de la Covid-19, por lo que se necesita una vacunación efectiva, de la mano de medidas tributarias y laborales.

“El nuevo mandatario no va a tener mucho tiempo. Tendrá que tomar decisiones inmediatas, generar tranquilidad, garantizar el sistema de dolarización, el manejo responsable de las cuentas públicas y oportunidades laborales”, acotó.

Jorge León, consultor político, puntualizó que de la mano de la generación de empleo no se debe perder de vista cómo se pueden mejorar las condiciones para emprender y abrirse al mundo. “Sin cambios sustanciales, el sistema fiscal, de deuda, económico y educativo es insostenible”.

Diálogos en temas coyunturales

Además, el Presidente electo también debe incluir, realmente, en su plan de Gobierno todas las preocupaciones sobre derechos sexuales, derechos de las mujeres y cuidado del ambiente.

Santiago García, docente de la Universidad Central y presidente del Colegio de Economistas de Pichincha, recalcó que es el momento de gobernar con pragmatismo, sin dogmas ni extremos, porque las soluciones no están ni solo en el Estado ni solo en el mercado.

“Se debe llamar a todos las cámaras productivas, a la academia, a las organizaciones y asociaciones para encontrar puntos mínimos para el desarrollo”, puntualizó García.

Por su parte, Vicente Albornoz, decano de Economía de la Universidad de las Américas (UDLA), dijo que la única vía de revertir la proyección que pone al Ecuador como el país latinoamericano con menos crecimiento de 2021, es con una mezcla de flexibilidad, realismo y confianza.

La hora de los acuerdos

El principal reto va a ser gobernar para los 17 millones de ecuatorianos, y conseguir reformas con una Asamblea fragmentada con cuatro o cinco bloques definidos.

De acuerdo con Rosalía Arteaga, expresidenta de la república, más que una luna de miel, el mandatario tendrá un compás de espera, siempre y cuando consiga, desde el inicio, sentar a todos los sectores en la mesa para llegar a acuerdos éticos.

“En un país democrático, los líderes se pueden juntar por causas comunes. Eso pasó, por ejemplo, durante la guerra del Cenepa. Ahora estamos enfrentando situaciones peores que una guerra, como la descomposición social, la pobreza, la falta de acceso a bienes elementales. Se necesitan pactos claros, nada bajo la mesa”, añadió.

Desireé Yépez, periodista, puntualizó que el Presidente debe concretar el país del encuentro y reducir la persistente polarización social. Asimismo, todavía queda pendiente cómo incluirá, de manera efectiva, temas como la lucha contra la violencia de género, la despenalización del aborto, la educación sexual integral, entre otros.

“La sociedad civil debe seguir liderando esos debates y mantener abiertas las posibilidades de discusión con el Gobierno. La pelea de nuestras luchas también debe mantenerse en las calles para evitar que no se dé marcha atrás y todo quede en promesas de campaña”, aseveró.

El diálogo es posible en la Asamblea

Wilma Andrade, asambleísta electa de la Izquierda Democrática, explicó que junto con el bloque de Pachakutik han adelantado acercamientos para establecer un bloque fuerte. Sin embargo, aseguró que no se ha conversado con ninguno de los finalistas a la Presidencia.

“Estábamos esperando los resultados finales y estamos con toda la predisposición para hablar con el nuevo Gobierno para impulsar acciones contra la crisis económica y social. Nuestro apoyo está delimitado por líneas rojas como la no privatización del IESS, pero sí una reforma integral para que sea eficiente y transparente, entre otros temas”, acotó

Según la legisladora, si todos los bloques democráticos se unen, a excepción del correísmo, se podría sumar 86 votos para impulsar una agenda de cambios legales y en la fiscalización.

Voto nulo histórico

Yaku Pérez, excandidato presidencial de Pachakutik, dijo que el 16% de voto nulo a nivel nacional es un hecho histórico y debe llamar la atención de Guillermo Lasso. “Se tendrá que valorar el porcentaje de gente que no está de acuerdo con el sistema imperante y demanda soluciones a la crisis social, económica y ética”.

Según Pérez, el resultado, que excede al 12% que normalmente alcanza el nulo, es más importante porque no se hizo campaña, sino solo una invitación y convocatoria. Además, aseguró que no es mérito solo del movimiento indígena, sino también de otros sectores sociales inconformes, como los obreros, maestros, estudiantes, jóvenes, ambientalistas.

“No vamos a entrar en una oposición desde el día siguiente a la elección. Estamos abiertos a apoyar al Presidente electo si se toman decisiones como bajar las tasas de interés, declarar libre de minería metálica al Ecuador, se hace leyes para evitar la impunidad, se establece el libre ingreso a las universidades, se reactivan el aparato productivo y se deja la sumisión al FMI y el imperio chino”, concluyó.

Una de las provincias con un alto porcentaje de voto nulo es Azuay, donde se alcanzó cerca del 31% de los votos válidos. En esa región Yaku mantiene un respaldo importante, luego de haber renunciado a la prefectura para lanzar su candidatura presidencial.