Trabajadores de Petroecuador mueren al hundirse barco

Imagen referencial. Ecuador produce alrededor de 530 mil barriles diarios de crudo.

En la nave viajaban 13 miembros del personal del Bloque 43 y dos tripulantes. Se desconocen aún las causas del percance ocurrido en la provincia Orellana.

Seis personas murieron tras el hundimiento de un barco de transporte de pasajeros en un río de la provincia amazónica de Orellana, informaron este miércoles fuentes oficiales.

El percance del barco, cuyas causas aún se desconocen, se produjo la mañana de este 4 de agosto de 2021 en el sector de Añangu, cerca de Puerto Itaya, que se ubica sobre el caudaloso río Napo y sirve como una ruta que conecta con varias instalaciones petroleras.

La estatal Petroecuador informó en un comunicado de que en el bote viajaban dos tripulantes y 13 miembros del personal del Bloque 43, de extracción de crudo y de propiedad de la empresa pública.

«Una vez reportado el incidente se activó el plan de emergencia respectivo para el desplazamiento al sitio con equipos de rescate de la empresa pública Petroecuador y otras entidades», señaló en el comunicado.

Asimismo, dijo que la petrolera estatal «apoyará las investigaciones respectivas para determinar las causas» del incidente.

El grueso de la industria petrolera de Ecuador se ubica en las provincias de Sucumbíos, Orellana y Napo, en la zona septentrional de la Amazonía ecuatoriana.

Ecuador produce unos 530.000 barriles diarios de crudo, la mayor parte de los cuales se destina a la exportación, un rubro que es una de las principales fuentes de ingresos de divisas al país.

Los ingresos petroleros son, además, una de las principales fuentes de financiación del presupuesto del Estado ecuatoriano. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Conoce el horario de competición de nuestros deportistas en ‘Salto alto a Tokio’

Gobierno busca reducir el monto de indemnización a Perenco

La petrolera francesa manejó un campo en la Amazonía hasta los primeros años del correísmo.

Se pidió una prorroga para hacer el pago. El fin es negociar descuentos al valor de la indemnización. La petrolera francesa adeuda impuestos y otros pasivos al país.

Este 27 de julio de 2021, el Estado ecuatoriano, a través de la Procuraduría General, solicitó una prórroga hasta el próximo 9 de agosto para cumplir con el pago de la indemnización a la petrolera francesa Perenco.

La solicitud se la hizo ante el tribunal federal de los Estados Unidos en Washington. El objetivo es que, antes de desembolsar los $412 millones, se pueda negociar descuentos debido a las obligaciones tributarias y otros pasivos que adeuda Perenco a Ecuador.

El monto total de esos descuentos se mantiene en reserva mientras no concluyan las negociaciones.

«Esta compensación de obligaciones pecuniarias es importante y está reconocida en la jurisprudencia internacional; sobre todo cuando la capacidad de cobro está limitada por tratarse de empresas que están en liquidación y que no tienen activos en el país. Sin perjuicio de las acciones pendientes ante el tribunal de los Estados Unidos de Norteamérica, el Estado ecuatoriano de buena fe continuará abierto a llegar a un acuerdo con Perenco«, puntualiza un comunicado oficial del Ministerio de Economía.

A inicios de junio de 2021, el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones del Banco Mundial (Comité CIAD) emitió un fallo definitivo a favor de la petrolera francesa. La razón es que se consideró confiscatorio y perjudicial el cambio de las condiciones del contrato perolero que, en 2007, mantenía esa empresa con el Estado ecuatoriano.

Ecuador mantiene su compromiso de cumplir con sus obligaciones

Ecuador ha cumplido de forma sistemática y voluntaria todos y cada uno de los laudos internacionales en los casos en que ha sido parte. No existe a la fecha ningún laudo internacional pendiente de pago por el Estado.

De acuerdo con el ministerio de Economía, el Estado quiere, y así se lo ha hecho saber a Perenco, honrar el pago del laudo en este caso; pero también espera que la petrolera honre sus deudas con el país.

«Lamentablemente, Perenco pretende que habiéndose declarado “empresa en liquidación” el Estado le pague la totalidad del laudo sin ninguna garantía de que esa misma empresa en liquidación honre sus deudas en el Ecuador antes de desaparecer. Sería irresponsable para el Estado no exigir garantías», asegura el comunicado oficial.

El ministerio de Economía puntualizó que es lamentable que Perenco haya puesto en marcha  una estrategia de comunicación «parcial e incompleta», con el único propósito de presionar el pago, sin reconocer las deudas que tiene con Ecuador. (JS)

DATO.- El fallo a favor de Perenco establecía un plazo de 60 días, es decir, hasta el 31 de julio 2021, para el pago de la indemnización.

TE PUEDE INTERESAR:

Infórmate de lo más importante de las Olimpiadas en ‘Salto alto a Tokio

Ambientalistas critican política petrolera del Gobierno

La explotación petrolera de Guillermo Lasso tiene grandes cuestionamientos internos

El sector naturalista cuestiona que no exista un plan de transición ecológica y, contrario a lo expresado previamente, se busque aumentar la frontera petrolera.

A través de un comunicado, el colectivo Yasunidos expresó su frustración con respecto a la nueva política petrolera emitida por el presidente Guillermo Lasso, a través del decreto No 95 del 7 de julio 2021.

«El Gobierno de Lasso se enuncia como el de la transición ecológica, pero en el momento de la verdad, se pliega a los intereses petroleros«, dice el colectivo.

Una de las principales críticas es que, a pesar de lo dicho en campaña, hasta ahora no hay ningún plan, ni siquiera una mención en el decreto, sobre la transición progresiva a energías más limpias. Por el contrario, todos los esfuerzos se encaminan a la meta de  duplicar la explotación hidrocarburífera, sin cambiar, en lo sustancial, el enfoque de los Gobiernos de los últimos 20 años.

«Esta política va dirigida contra los pueblos y nacionalidades indígenas que se verán afectadas por la ampliación de la frontera petrolera en el suroriente de la Amazonía y en el Yasuní; el evidente irrespeto de sus derechos como el de la consulta previa libre e informada, así como a los de la naturaleza y todos sus animales», aseguran los Yasunidos.

¿Buen negocio para el Estado?

Otro cuestionamiento está dirigido al cambio en la modalidad de contratación petrolera, pasando de la prestación de servicios al de participación. Verónica Aguirre, economista con especialización en manejo ambiental, explicó que está construyendo un esquema en donde cada vez más porcentaje se quedará con las empresas privadas, y menos pasará al Estado.

Todo esto en nombre de hacer «más atractivas y llamativas» las inversiones petroleras. De acuerdo con Yasunidos, el porcentaje que quedará no será ni siquiera suficiente para cubrir los costos sociales y ambientales de ampliar la explotación hacia zonas con gran presencia de comunidades indígenas.

Fernando Reyes, vicepresidente del Colegio de Ingenieros Petroleros, afirma que las inversiones en petróleo se vuelven cada vez más riesgosas y caras, debido, entre otras cosas, a las crecientes presiones a nivel mundial para reducir las emisiones de C02.

Esto hace que cualquier compañía que decida poner su capital en proyectos en Ecuador pida más rentabilidad en comparación a los niveles anteriores.

Sin embargo, según norma constitucional, el Estado debe recibir, al menos, el 50% de las utilidades de cualquier explotación petrolera.

Más dudas que certezas sobre concesiones y ventas

En el decreto No 95 se dispone que se hagan todos las modificaciones legales necesarias para viabilizar y facilitar que activos del Estado pasen a manos privadas para mejorar la eficiencia y eliminar gastos improductivos para el país.

Sin embargo, no hay claridad de bajo qué criterios se escogerá que se concesiona o no. El Gobierno anterior dejó a medias los procesos de entregar la administración de la Refinería de Esmeraldas y de campos petroleros como Sacha.

En ninguno de esos casos se han hecho públicos informes técnicos u otro tipo de sustentos sobre qué resulta mejor para el país.

Por parte de los Yasunidos, los cuestionamientos se extienden al anuncio de la venta de las 48 gasolineras de propiedad de Petroecuador.

Al respecto, Oswaldo Erazo, secretario ejecutivo de la Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados del Petróleo del Ecuador (Camddepe), ha puntualizado que esas gasolineras no cumplieron sus objetivos de controlar el contrabando en zonas de frontera; y tampoco han sido rentables para el Estado.

Menos bancos para financiar la explotación petrolera

A inicios de 2021, los bancos europeos Credit Suisse Group, ING Groep NV de Holanda y BNP Paribas SA de Francia anunciaron que dejarán de financiar proyectos de explotación y comercialización de crudo procedente de la Amazonía ecuatoriana.

Esa decisión fue consecuencia de un informe de las organizaciones ambientalistas norteamericanas Stand.earth y Amazon Watch, donde se cuestionaba el financiamiento sin controles sobre los daños a la naturaleza y la vida de las comunidades aledañas a los proyectos.

Este 8 de julio 2021, un nuevo informe pone la alerta sobre instituciones financieras importantes como Natixis, Citigroup, JP Morgan Chase, Goldman Sachs, Deutsche Bank, y HSBC.

En este contexto, la industria petrolera está bajo presión para mejorar sustancialmente sus estándares socio ambientales, con el fin de evitar que la explotación se vuelva cada vez más un negocio caro y de alto riesgo. (JS)

TE PUEDE INTERESAR:

Entérate de lo más importantes de las Olimpiadas en nuestro especial Salto alto a Tokio