El 21 de septiembre habrá movilización pacífica, no paro nacional ni huelga

Las exigencias de la UNE también fueron parte de la reciente marcha del 1 de mayo.

La movilización convocada por el FUT, UNE y el Frente Popular no contará con el apoyo de la Conaie en las calles.

El 21 de septiembre de 2022, a las 16:00 saldrá la movilización convocada por las organizaciones sociales conformadas por Frente Unitario de Trabajadores, Frente Popular, la Unión Nacional de Educadores, trabajadores de Seguro Social Campesino y otros aliados.

El objetivo de las protestas, que serán, dicen los organizadores en las 24 provincias, es que el Gobierno diseñe un plan de pagos de la millonaria deuda con el IESS, que según las cuentas de los sindicatos bordea los 24.500 millones de dólares. Es más, mañana presentarán un documento con una propuesta a las autoridades del Instituto.

En Chimborazo y Guayas se espera que la protesta pacífica se realice durante la mañana, aunque no se precisó la hora. La Conaie ha señalado su apoyo, pero no saldrá a las calles.

Fuentes del Frente Popular aseguran que en las marchas se evitarán desmanes.

En Quito, la movilización saldrá desde la Caja del IESS (centro-norte de Quito), para exigir, aseguran, la agilidad del servicio médico del IESS y el abastecimiento de medicinas. La movilización avanzará por la avenida 10 de agosto y llegará a la Plaza de Santo Domingo.

Esta es una protesta previa al encuentro nacional de afiliados y pensionistas para el 29 de octubre en Guayaquil. Allí se analizarán nuevas propuestas para mejoras del IESS. (AVV)

Sectores productivos y de la construcción aún evalúan pérdidas luego del paro

REUNIÓN. El Comité Empresarial Ecuatoriano se reunió en junio. (foto archivo)

Sectores productivos y de la construcción no creen que se produzca una alta recuperación en los meses que faltan para que termine el año.

A más de dos meses del paro nacional protagonizado por la dirigencia y las bases de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) entre el 13 y 30 de junio de 2022, los sectores productivo,  empresarial y de la construcción todavía evalúan las pérdidas.

La Cámara de Comercio de Quito (CCQ), y la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG) no creen que se produzca una alta recuperación en los meses que faltan para que termine el año.

Miguel Ángel González, presidente de la Cámara de Guayaquil, y del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), puso de relieve que las ventas a escala nacional crecieron en alrededor del 1,5% en el mes de junio, y que, si la movilización indígena no hubiese ocurrido, las ventas se habrían incrementado en el 4% interanual en ese mes. Ahora, las pérdidas en ventas bordean los $826 millones para el sector productivo.

El paro de actividades también representó una disminución de la velocidad de crecimiento de las ventas.  En medio de este complejo escenario, el sector pone su confianza en los próximos feriados nacionales (del Dia de los Difuntos, Independencia de Cuenca, en noviembre; y las festividades de Navidad y Fin de Año,  en diciembre).

González augura que esto permitiría un crecimiento de dos dígitos durante este año.   Bajo estas consideraciones estiman que las ventas podrían crecer en el 9%.

‘Falsa estabilidad’

Miguel Rossignoli, empresario en el área de intercambio de bienes, importación y comercialización de productos nacionales,  alertó que no solo se siguen contando las pérdidas producto del paro, sino que están en frente de una “falsa estabilidad”, que de una u otra manera se ha logrado después del paro.

En los últimos días, representantes de varias compañías se reunieron para analizar la reactivación de esas pérdidas como un riesgo hacia el futuro lo que genera una pausa o un freno a la inversión proyectada, señaló.   “Si por ejemplo se perdió 100 mil dólares en el paro, eso ocasiona que  yo tenga que volver a invertir dinero para reactivar la producción, pero con el riesgo de que después de 90 días (que terminen los diálogos) pueda pasar algo similar.  La falta de inversión ocasiona que el mercado tampoco se expanda  y no se genera empleo ideal”,  agregó  Rossignoli.

El 80% del conglomerado empresarial está constituido por las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES), y nuevos emprendimientos que no cuentan todavía con un gran patrimonio, y que tampoco tienen  cómo presupuestar las pérdidas porque carecen de capitales de inversión.

 “Los paros de actividades terminan por colocar a estos sectores una lápida encima”, expresó Rossignoli . Una empresa es considerada PYME cuando posee entre uno y 250 empleados, aunque esto puede variar también según su nivel de facturación.

 Últimos meses del año

Juan Rivadeneira, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Quito, recordó que la paralización de 18 días produjo una caída importante de las ventas interanuales respecto de junio de 2021.

“De alguna forma se ha recuperado en julio, pero esos días, a la comunidad empresarial y productiva en general le significó enormes pérdidas, y lo más probable es que no se sabe si se podrán recuperar en los meses que quedan para que finalice este año”. (SC)

 “Que no afecte la dinámica”

Aunque el sector empresarial continúa evaluando las pérdidas, tiene la expectativa de que en las mesas de diálogo en las que participa el Gobierno con los representantes de la Conaie, Feine y Fenocin se llegue a buen término para evitar más afectaciones en la dinámica del sector productivo.

Miguel Ángel González puso de ejemplo que en las mesas no deberían establecerse mecánicas de fijación de precios que, en lugar de ayudar, perjudican el desarrollo empresarial.

Por el contrario, subrayó que el enfoque de las mesas debería enfocarse en establecer una hoja de ruta que permita potenciar el crecimiento, bajar costos y mejorar la competitividad de manera que se logren cumplir los objetivos comunes. “Desde el Comité Empresarial Ecuatoriano estamos prestos a brindar apoyo, soporte técnico e incluso participar de las mesas de diálogo con el objetivo de llegar a un consenso donde todos ganemos”, señaló.

Más de 770 millones de dólares en pérdidas calculó el Comité Empresarial por el paro de 18 días, y el comercio fue el más afectado a escala nacional con egresos en ventas por cerca de 400 millones de dólares.  “Los empresarios somos resilientes  e intentaremos cubrir las pérdidas económicas”, aseguró González.

‘No hay obra pública’

Leopoldo Ocampo, presidente de la Cámara de Industria de la Construcción, ve con preocupación el futuro del sector porque aún no se evidencia una propuesta de reactivación de la construcción, considerando que se trata de un sector que dinamiza la economía y que históricamente a aportado al Producto Interno Bruto (PIB) con el 10%, pero tras los sucesos de junio el porcentaje ha bajado al 6%.

Advirtió que la única reactivación se ha dado por un esfuerzo del sector privado en el área inmobiliaria.  Sin embargo, puntualizó que del 100% del sector de la construcción, el aporte privado solo se estima en un 20%. El restante 80% (constructores medianos, pequeños) tiene relación con la obra pública. “Pero esto ha sido bajísimo y casi nulo por parte del Estado”.

Atuntaqui le apuesta a las ferias para recuperarse tras el paro

Exposición. Los comerciantes de Antonio Ante ven en las ferias una oportunidad de mostrar sus productos y dinamizar sus ventas.

Redacción IMBABURA

La feria de agosto de 2022 tuvo un solo objetivo: recuperar las pérdidas que dejó los 16 días de paro en Ecuador, en junio pasado.

El cantón Antonio Ante, en la provincia de Imbabura, reconocido por su producción textil, fue uno de los más afectados por las paralizaciones, donde ningún día pudieron abrir sus locales ni distribuir su producción, por el cierre de carreteras y las movilizaciones permanentes en esta zona.

“Llevamos 15 días sin trabajar, sin vender, sin ingresos para nuestros hogares, sin gas, todo está caro, al doble de precio, sin gasolina para movilizarnos. Llegó fin de mes y las obligaciones y deudas no esperan”, dijo uno de los emprendedores de Antonio Ante, en ese momento.

Ferias

Ante esto, una de las alternativas que encontraron es organizarse para exponer sus productos en ferias y captar la atención de personas de la localidad y de otras provincias.

Precisamente, hasta el 14 de agosto de 2022 se llevó a cabo la Expo Moda Verano Atuntaqui 2022, que según la Alcaldía recibió a unas 90.000 personas, durante tres días.

Los comerciantes calificaron como positiva la afluencia de personas y las posteriores ventas que tuvieron, esperando repetir estas iniciativas al menos trimestralmente.

Sin embargo, resaltaron en que a pesar de que las ferias dinamizan su economía, las pérdidas que tuvieron en junio de 2022, por el paro, son irrecuperables, pues esos días dejaron de recibir totalmente ingresos, pero los gastos se mantuvieron en las fábricas y microempresas.

Otros problemas

Otro de los golpes que los emprendedores anteños han recibido en los últimos meses tiene que ver con la devaluación de monedas como el peso colombiano y la sobrevaluación del dólar.

Esto, según los empresarios, suma pérdidas de compradores en países como Colombia o Perú, donde las confecciones de Atuntaqui tenían uno de sus principales mercados internacionales.

“Los precios en Atuntaqui se mantienen, pero si antes la prenda que ofrecemos en 5 dólares al comprador mayorista colombiano le costaba 18.000 pesos, ahora la misma prenda, en los mismos 10 dólares, le sale sobre los 22.500 pesos”, explicó, en su momento, Nataly Hidalgo, comerciante de la localidad. (FV)

Impulsan denuncias a dirigentes indígenas por el paro

Movilizaciones. En Otavalo, durante 18 días se bloquearon vías y se tomaron zonas urbanas y rurales.

En Otavalo se promueven acciones legales por las acciones que atentaron contra los derechos ciudadanos.

Redacción IMBABURA

El cantón Otavalo, en la provincia de Imbabura, en el norte de Ecuador, fue uno de los fortines de las movilizaciones convocadas por grupos indígenas, en junio de 2022. Durante 18 días, zonas urbanas y rurales de esta zona reportaron una paralización total en vías y actividades de todo tipo.

Con rondas diarias por los sectores comerciales, se obligaba a que supermercados, farmacias, tiendas, bancos, locales de servicios y otros establecimientos no funcionen ni abran sus puertas, bajo amenazas de saqueos.

 Se sienten vulnerados

Estas situaciones motivaron a que un grupo de abogados de Otavalo impulse acciones legales contra los dirigentes indígenas, que lideraron el paro en la ciudad y la provincia.

Más de un mes después de terminado el paro, en agosto de 2022, Raúl Chávez expuso que la denuncia se extenderá a la Fiscalía una vez que se decida si se presenta individualmente o en conjunto con todas las personas que se sienten afectadas por las protestas.

Puntualmente, señalan como responsables del paro y sus consecuencias a los directivos de la Federación de los Pueblos Kichwa de la Sierra Norte del Ecuador (FICI), que preside Manuel Catucuago. La demanda, sin embargo, será contra Manuel Díaz, quien estuvo a cargo de este organismo tras la movilización de Catucuago a Quito, con grupos de manifestantes.

“La Constitución es muy clara. Todos somos iguales frente a la Ley. Nadie está por encima de un derecho”, dijo Chávez.

“Hemos escuchado el lenguaje utilizado por el señor Manuel Díaz Cajas, alto dirigente de la FICI, quien fue el portavoz y quien estuvo al mando de todo esto. Hay videos y audios donde dice que a él hay que pedirle toda la autorización para poder mover cualquier cosa, sobre las autoridades locales (…). Desconoció a los tenientes políticos, comisarios nacionales, diciendo en un video que esto es de por vida.  Utilizó un lenguaje bélico, donde solamente ya en caso de conflicto, como es una guerra, se usan los corredores humanitarios y los salvoconductos”, expuso.

Presuntos delitos

Según el abogado, la denuncia será por diferentes delitos, que deberá investigar la Fiscalía, entre ellos contra la estructura del Estado constitucional. “Hay terrorismo, sabotaje, paralización de servicios públicos, incitación a la discordia entre ciudadanos, quienes fueron atropellados en sus derechos constitucionales, amenazados, los locales comerciales obligados a cerrar”.

Enfatizó que estos “son presuntos delitos, porque todos tienen derecho a la presunción de inocencia y no podemos afirmar que estos se hayan cometido, por lo que es Fiscalía la que debe investigar tras poner la denuncia, que está apoyada por los ciudadanos afectados directa e indirectamente”.

Anunció que también se pedirá la comparecencia del alcalde de Otavalo, Mario Conejo, aduciendo que, como autoridad, tenía que haber estado presente para evitar los disturbios y actos vandálicos. “Durante los 18 días de paro el Alcalde desapareció y también tendrá que acercarse a la Fiscalía a dar su versión, como autoridad, porque es Alcalde de todos los otavaleños y tiene el deber jurídico de haber intervenido en esto”.

Denunciado. Tras la movilización de dirigentes y grupos de indígenas de Otavalo a Quito, la vocería de la FICI quedó a cargo de Manuel Díaz Cajas.
Denunciado. Tras la movilización de dirigentes y grupos de indígenas de Otavalo a Quito, la vocería de la FICI quedó a cargo de Manuel Díaz Cajas.

En todo el país

Chávez dijo que a escala nacional ya se han abierto procesos de investigación referentes a las paralizaciones de junio de 2022, afirmando que hay más de 300 investigaciones, precisamente por presuntos casos de terrorismo, por ataque o resistencia y por paralización de servicios públicos.

“Se desconoció la Constitución, los derechos de los demás ciudadanos. Lo grave es que esto se hizo con conocimiento de lo que estaban haciendo, porque no estaban improvisando, sabían exactamente lo que tenían que decir y hacer, siguiendo una programación, que como ya han dicho en la Asamblea Nacional, se puede tomar como un golpe de Estado fallido”, resaltó Chávez.

Manuel Díaz se defiende

Como parte de la respuesta a la denuncia que se impondrá en su contra, Manuel Díaz aseguró que están esperando que se formalice y notifique cualquier situación, para defenderse junto a un equipo jurídico de las organizaciones kichwa.

El dirigente calificó a la situación como “lamentable”, agregando que actuó como dirigente de la FICI, por encargo del Presidente de la misma. Dijo que siempre se han tomado decisiones colectivas, no a título personal, que espera comprendan quienes pretenden denunciarlo.

“Tenemos compañeros que forman parte de un equipo jurídico. Una vez que se concrete la denuncia en la Fiscalía sabremos defendernos (…). En ningún momento nosotros hemos incitado a la violencia, en ningún momento hemos resuelto para que se hagan saqueos o se exija a la brava participar de la movilización. Lo que hemos hecho es una marcha pacífica, una movilización pacífica”, expuso.

Agregó que si de alguna manera se sienten perjudicados los ciudadanos, “tal vez esas personas deberían identificar a quienes estaban actuando de mala forma, pero a nivel colectivo en ningún momento se ha incitado a actuar en contra de personas que no estaban de acuerdo con la movilización. Tal vez hubo personas que actuaron de forma violenta a nombre de las comunidades, pero eso tienen que identificarlos ellos mismo”.

Además, refirió que quienes cometieron actos vandálicos o de intimidación fueron infiltrados en las marchas y no integrantes de movimientos indígenas.

“No podemos decir que la situación se nos salió de las manos. Estamos conscientes de la realidad que se vivió durante la paralización, pero hubo gente infiltrada, de parte del mismo Gobierno y gente extranjera que estaban actuando para hacer quedar mal a la movilización, a los dirigentes, por lo tanto quienes se sienten perjudicados deben identificar y no generalizar”, argumentó.

En Imbabura se calculan pérdidas que superaron los $5 millones por el paro de junio de 2022.

Exportadores en crisis por el paro de junio y el alza del dólar

Entre los sectores no petroleros más afectados está el florícola.

Afirman que están pasando momentos que no se habían visto en los últimos 20 años.

La Federación Ecuatoriana de Exportaciones (Fedexpor) calcula en 100 millones de dólares las pérdidas en el sector exportador no petrolero del país como consecuencia de las protestas indígenas de junio pasado, que duraron 18 días.

En las tres semanas de movilizaciones, en las que se registraron seis fallecidos, y que se caracterizaron por el corte de carreteras y el bloqueo de vías, también se dañaron bienes públicos y privados.

El presidente de Fedexpor, Felipe Ribadeneira, señaló a Efe que en el marco de las protestas «se dañaron los ciclos de las cosechas, hubo ataques directos a la cadena productiva, a la propiedad privada y se entorpeció todo el proceso productivo».

Las protestas en las calles terminaron con la firma de un «acta por la paz» en la que el Gobierno y el movimiento indígena y campesino acordaron tratar las demandas de los manifestantes en mesas temáticas durante 90 días.

Y aunque los diálogos están encaminados y ya se han alcanzado los primeros acuerdos, Ribadeneira apuntó que los problemas para el sector productivo continúan latentes, pues se disminuyó la capacidad productiva de las empresas.

Florícolas, entre las más afectadas

«Necesitamos buscar mecanismos de acceso a créditos baratos», comentó al anotar que se deben buscar también otras formas para ayudar a los sectores exportadores que más sufrieron en el paro, como el floricultor, el bananero, de frutícola y de hortalizas congeladas.

Esos sectores generan empleo en el sector rural, por lo que si las empresas no exportan y no tienen ingresos, deben reducir costos, lo que podría provocar desempleo. El sector exportador emplea en Ecuador a más de 1,5 millones de personas de forma directa y unos 500.000 más en forma indirecta.

Ribadeneira agregó que se debe tratar de recuperar la masa productiva perdida y «para eso hay que ayudar a los sectores que fueron atacados salvajemente durante» las protestas.

Si el Gobierno «no pudo defender» el derecho de propiedad privada -dijo- «de alguna manera tiene que haber una compensación».

El presidente de Fedexpor explicó que las protestas de junio fueron las más largas en el país, y dejaron pérdidas por «100 millones de dólares solamente en el sector exportador no petrolero, pero a nivel de la economía global del país, se habla de más de 1.000 millones de dólares en pérdidas».

Sin embargo, las pérdidas en el sector exportador pueden subir, ya que están a la expectativa de conocer las pérdidas futuras por las cosechas y ciclos que se interrumpieron. Y de saber qué empresas podrán recuperar su capacidad productiva y exportar como antes.

El alza del dólar preocupa

A los efectos de las movilizaciones de junio, los exportadores suman ahora problemas por la apreciación de dólar, que es el patrón de intercambio en Ecuador desde hace más de dos décadas.

«Estamos muy preocupados porque estamos viviendo momentos que no se habían visto en las últimas dos décadas», con una apreciación del dólar «tan fuerte como la que está sucediendo», dijo Ribadeneira, al recordar que Estados Unidos y Europa están entre los principales mercados de Ecuador.

El fortalecimiento del dólar implica que las ventas de Ecuador pierdan competitividad en el destino cuya moneda se deprecia.

Pero no sólo el producto ecuatoriano se vuelve más caro en el destino final sino que se vuelve más caro con respecto a los productos de sus competidores, dado que estas economías también se encuentran con monedas depreciadas frente al dólar en el último mes, sostiene Fedexpor.

Y aunque un dólar fuerte implica que las importaciones de insumos, materias primas y bienes de capital se vuelven menos costosas, esta bajada de costos no compensa la pérdida de competitividad que tienen los productos ecuatorianos en destino.

Pese a todo, Ribadeneria valora como «muy competitivos» a los exportadores locales, que ahora enfrentan un momento de reinversión para tratar de mantener los niveles de crecimiento de 2020, cuando cerraron con 16.000 millones de dólares, en tanto que en 2021,  fueron de 18.000 millones, cifra que esperan mantener este año. EFE

La exportaciones no petroleras y no mineras están en riesgo de estancamiento en Ecuador

CRISIS. Actividades como la florícola caerán hasta 7% al final de 2022.

A la pandemia y la Guerra de Ucrania se sumó un devastador paro de 18 días. Las ventas se desaceleran y se prevé, en el mejor de los casos, mantener con esfuerzo los niveles de 2021.

En un país dolarizado como Ecuador, los ingresos de divisas o liquidez en la economía solo se pueden dar por tres vías: exportaciones, remesas y endeudamiento.

En el caso de las remesas,, los envíos están en franca caída por la recesión mundial. Por su parte, las fuentes de endeudamiento son escasas y caras.

Por eso, actualmente es vital para la economía ecuatoriana que las exportaciones se mantengan dinámicas y en expansión.

Xavier Rosero, vicepresidente ejecutivo de la Federación de Exportadores del Ecuador (Fedexpor), sin embargo, explicó que el sector está más cerca del estancamiento que del aumento en sus ventas.

“Las cifras al primer quimestre de 2022, antes del paro, reflejaban que las exportaciones no petroleras y no mineras del país habían crecido a un ritmo superior al 26%. Sin embargo, ya se visualizaba un serio problema en el sector agrícola y agroindustrial. Ahora, estas exportaciones están mucho más cerca del estancamiento que del crecimiento”, puntualizó.

En otras palabras, el buen desempeño durante 2020 y 2021 ya se estaba desacelerando, pero la crisis se profundizó con las paralizaciones violentas.

Crecimiento y costos

“Veníamos creciendo en dos dígitos, pero la realidad ahora es que vamos a crecer, en el mejor de los casos, en un solo dígito. No me atrevería a dar una proyección en este momento, pero si logramos sostener los niveles de exportación de 2021 sería un buen escenario”, puntualizó Felipe Ribadeneira, presidente de Fedexpor.

A la crisis logística, la inflación mundial y la pérdida de mercados debido a la guerra de Ucrania, se ha sumado una apreciación del dólar (o una depreciación de otras monedas con respecto al dólar). El encarecimiento de la moneda que se usa en Ecuador ha llegado a más del 25% si se compara por ejemplo con las monedas como el peso colombiano.

Además, también se ha registrado una paridad inédita, que no se había dado en los últimos 20 años, entre el dólar y el euro. Todo esto se traduce en productos ecuatorianos más caros en los mercados internacionales.

Alejandro Martínez, representante de Expoflores, aseveró que hay una altísima demanda de productos a escala mundial, pero la oferta es limitada.

“La apreciación del dólar, o la depreciación del resto de monedas frente al dólar, tiene un efecto de limitar la capacidad financiera de las empresas exportadoras ecuatorianas para cubrir esa demanda. Es decir, cada vez tenemos menos margen para comprar insumos caros y participar en la guerra mundial de precios donde todos buscan las opciones más económicas”, afirmó.

Lo importante

En este escenario de crisis, Ribadeneira recalcó que el Gobierno no debe olvidar que cualquier política pública equivocada, cualquier sobrecosto e ineficiencia, puede generar que simplemente las empresas no subsistan.

“Que lo urgente no haga olvidar lo importante. Se debe persistir en la política de acuerdos comerciales. Los aranceles golpean más a los pequeños productores. No podemos ingresar con una pitahaya, por más excelente que sea, si se debe pagar un arancel de hasta 25% en los mercados. Eso no es sostenible”, acotó

Asimismo, de la mano entre el sector público y el privado se debe trabajar en soluciones de competitividad para el agro: mejores sistemas de riego, desarrollo de industria agroquímica nacional, caminos y vías adecuadas en el sector rural, acceso a financiamiento barato, entre otros.

Rosero recordó que otra tarea pendiente es diversificar productos y mercados, con énfasis en el valor agregado. De lo contrario, se desperdicia el potencial agroexportador del Ecuador. (JS)

Actualmente, apenas $4 de cada $10 de exportaciones ecuatorianas están protegidos por acuerdos comerciales.

Recuperación de contratos y negocios perdidos por las protestas

Se perdieron contratos, clientes y volúmenes de exportación durante los 18 días de paro. Lamentablemente, Ecuador se convirtió en un proveedor no fiable. Esto ha hecho que compradores internacionales busquen alternativas y se produzcan desvíos de comercio a países competidores.

Alejandro Martínez, representante de Expoflores, puntualizó que recuperar los contratos perdidos podría tomar al menos 4 años.

“La estimación real del sector es que, entre lo de Ucrania y el paro, vamos a cerrar con un 6% a 7% en negativo. Además, se debe recuperar rutas aéreas por la falta de exportación y eso también demora meses”, dijo.

Luego del paro de 2019, a sectores como el florícola le tomó prácticamente ocho meses recuperar el nivel de productividad. Actualmente esa productividad no supera el 60%.

Las pérdidas de ventas directas superan los $100 millones en todas las cadenas exportadoras ecuatorianas, con un impacto en más de 800 empresas en más de una docena de actividades.

Exportadores exigen estar en las mesas de diálogo

Felipe Ribadeneira, presidente de la Federación de Exportadores del Ecuador (Fedexpor), lamentó que todas las gestiones hechas para ser parte de las mesas de diálogo entre el Gobierno y el movimiento indígena hayan sido infructuosas.

“Las decisiones buenas o malas que se tomen nos van a afectar. Quien sostiene el empleo en la mayor cantidad de áreas rurales en el país es justamente el sector agroexportador. Es muy importante que se nos incluya. Se debe tener mucho cuidado de que por intentar solucionar cuestiones coyunturales se establezcan mecanismos y estructuras que impidan la posibilidad de que Ecuador negocie acuerdos comerciales”, dijo.

En concreto, a los exportadores les preocupa que se determinen medidas populistas para frenar la apertura comercial o incluso mecanismos poco flexibles y alejados de la realidad en temas como controles de precios.

Solo, casa adentro

El Gobierno recibió duros golpes durante el paro: la movilización que inició la Conaie,  la falta de equipamiento y personal de la fuerza pública, el intento de destitución de la Asamblea, una violenta y eficiente maquinaria de desinformación y propaganda. Enfrentó incluso el silencio, traducido en la falta de apoyo político de varios sectores, que hizo que luciera solitario.

Ante esto, el Gobierno adopta una posición de defensa. Fortalecerá a la Policía y a las Fuerzas Armadas, intentará resistir ante una Asamblea que irá a por los organismos de control y buscará aliados fuera del país. Frente a otros posibles paros, el Gobierno busca desde ya herramientas en Estados Unidos, Israel y el Reino Unido.

Sin embargo, casa adentro el Presidente yace solo. No escucha —dicen quienes creen gozar de su confianza— o, más bien, escucha pero reacciona con la convicción de un líder autosuficiente.

La desatinada acusación reciente sobre el financiamiento del paro proveniente del narcotráfico —quizá fundada, pero sin evidencias que la respalden— demuestra la línea de defensa que ha asumido el Estado: se cree en guerra con el narcotráfico. Quizá lo esté, pero la realidad lo supera. Caen bandas, pero no hablan de quienes protegen a “las otras”; mientras tanto, en la calle, el ciudadano de a pie declara que, mientras no tenga que palpar y saborear la sangre en su propia cuadra, no le importa. “Mientras se mueva la plata…”, dice. Lo que le importa en verdad es aquello que el Gobierno insiste en minimizar:  la obra pública, la liquidez y el trabajo; y cuando sus nietos crezcan será la educación y ese progreso que no llegó porque, en el fondo, nunca fue prioridad para nadie.

SRI da hasta 60 días más de plazo para pagar impuestos en las provincias más afectadas por el paro

Los sectores agrícolas y comerciales fueron de los más golpeados por los bloqueos

El Gobierno considera que es necesario un alivio para los empresarios y agricultores afectados por las paralizaciones en Chimborazo, Tungurahua, Cotopaxi, Pichincha, Pastaza, Azuay, Imbabura, Sucumbíos y Orellana.

«Sabemos que las paralizaciones afectaron a todos. En particular a las provincias de la Sierra Centro y la Amazonía. Por eso, hemos decidido darle un respiro a nuestros contribuyentes: 60 días más para las declaraciones y sus correspondientes pagos que vencen en el mes de julio. Con esta medida esperamos que los agricultores y empresarios en estas provincias muy afectadas pueden retomar sus actividades con normalidad». Así, a través de un corto video, Francisco Briones, director del Servicio de Rentas Internas (SRI), explicó el alivio tributario establecido para los  contribuyentes de Chimborazo, Tungurahua, Cotopaxi, Pichincha, Pastaza, Azuay, Imbabura, Sucumbíos y Orellana

Los contribuyentes especiales que deban declarar y pagar el impuesto al valor agregado (IVA), impuesto a consumos especiales (ICE) y retenciones en la fuente de impuesto a la renta correspondientes a junio tendrán hasta el 28 de julio de 2022 para hacerlo sin intereses ni multas. Cuando esta fecha coincida con días de descanso obligatorio o feriados nacionales o locales, se trasladará al día hábil anterior.

Los demás contribuyentes podrán efectuar, sin riesgos de intereses ni multas, las declaraciones y pagos de sus obligaciones que correspondan a junio y al primer semestre del 2022 de acuerdo con un cronograma establecido entre el 15 y 29 de septiembre de 2022.

Si el noveno dígito del RUC es 1 o 2 el plazo vence el 15 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 3 o 4 el plazo vence el 21 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 5 o 6 el plazo vence el 23 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 7 u 8 el plazo vence el 27 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 0 o 9 el plazo vence el 29 de septiembre de 2022.

Cuando una fecha de vencimiento coincida con días de descanso obligatorio o feriados nacionales o locales, esta se trasladará al siguiente día hábil, a menos que por efectos del traslado, la fecha de vencimiento corresponda al siguiente mes, en cuyo caso no aplicará esta regla, y la fecha de vencimiento deberá adelantarse al último día hábil del mes de vencimiento.

Mientras que los contribuyentes obligados a presentar el Informe de Cumpliemiento Tributario (ICT) del ejercicio fiscal 2021 y sus anexos podrán hacerlo entre el 10 y 28 de septiembre.

Si el noveno dígito del RUC es 1 el plazo vence el 10 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 2 el plazo vence el 12 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 3 el plazo vence el 14 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 4 el plazo vence el 16 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 5 el plazo vence el 18 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 6 el plazo vence el 20 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 7 el plazo vence el 22 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 8 el plazo vence el 24 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 9 el plazo vence el 26 de septiembre de 2022.
Si el noveno dígito del RUC es 0 el plazo vence el 28 de septiembre de 2022.

Cuando una fecha de vencimiento coincida con días de descanso obligatorio o feriados nacionales o locales, aquella se trasladará al siguiente día hábil, a menos que por efectos del traslado, la fecha de vencimiento corresponda al siguiente mes, entonces la fecha tope deberá adelantarse al último día hábil del mes de vencimiento.

Estos nuevos plazos no se aplicarán a las instituciones del Estado y empresas públicas reguladas por la Ley Orgánica de Empresas Públicas, las cuales deberán cumplir con sus obligaciones, de conformidad con la normativa tributaria aplicable, según lo establece la resolución emitida por el SRI el 7 de julio pasado.

¿Estamos enriqueciendo el conocimiento?

Actualmente, la tecnología permite el veloz acceso al universo del conocimiento, suceso que evoca la materialización de la ilimitada imaginación del ser humano, y el vuelo irrefrenable de su intelecto. ¡Cuán fácil y placentero resulta viajar por las redes y llegar a la información siempre disponible, y que se acrecienta vertiginosamente!

Pero, la inmediatez que nos permite el teléfono móvil (por ejemplo), para comunicarnos y/o llegar a la información, ha trastocado el contacto que normalmente existía entre dos o más interlocutores al momento de una conversación -porque nos dábamos tiempo- haciendo uso de un léxico generosamente explícito y por qué no con ademanes  y una que otra sonrisa, que ha sido reemplazada por la sensación de cercanía a través de la imagen, y tratándose de la expresión oral o escrita -con inusitada premura- de un lacónico texto conformado por monosílabos, códigos o términos ajenos al castellano, que han hecho suyo especialmente los jóvenes, y que ahonda más aún la brecha generacional y su intercomunicación.

Además, los medios de comunicación -con excepciones- no están aportando de manera adecuada en las diferentes formas de expresión, de tal manera que los radioescuchas, televidentes y lectores confíen plenamente en el fondo y forma (sintaxis, ortografía, redacción) del contenido de sus “entregas”, y se nutran en un marco de veracidad, respeto y honestidad; para lo cual, los entes de control que regulan su vigencia, deberían intervenir.

Surge entonces la preocupante incógnita: ¿Estamos enriqueciendo nuestro conocimiento o será solo una ilusión? Más fácil nos está resultando recurrir al dispositivo electrónico (con todas sus opciones, corrector ortográfico incluido), cuantas veces fuere necesario, para “tomar prestado” por un corto instante el conocimiento o para resolver temporalmente nuestras dudas.

Leonardo Cueva Piedra