Falta de atención estatal pone en riesgo la vida de los Awá

Ayuda. Si no se solicita un helicóptero para sacar a los heridos pueden morir en las comunidades.

Si uno de los moradores es mordido por una serpiente la única manera de que se atienda en un hospital es siendo trasladado en helicóptero.

Redacción CARCHI

La nacionalidad Awá está conformada por alrededor de 8.000 personas, repartidas en 25 comunidades en Ecuador, en las provincias fronterizas de Imbabura, Carchi, Esmeraldas y Sucumbíos.

Históricamente olvidados por las autoridades gubernamentales de turno, han logrado sobrevivir a la pandemia con cero fallecimientos por Covid-19, pero sí con contagios, según Jairo Cantincus, presidente de la Federación de Centros Awá del Ecuador (FCAE), quien denuncia que la falta de infraestructura pública y vialidad puede causar que una persona muera en las comunidades por la picadura de una serpiente o por casos que con el tratamiento adecuado se pueden sobrellevar sin problemas.

A pesar de que la FCAE no maneja una estadística de cuántas personas han fallecido o han requerido de atención en algún hospital por la picadura de una serpiente, menciona que al menos se reporta un caso al mes.

“Desde el año pasado hemos tenido casos bastante graves, incluso con niñas que han estado a punto de morir. Esto es riesgoso porque al no tener una vía de acceso a veces se nos muere en el camino, pero hemos tenido la ventaja también de la gestión entre todos, tanto con el Ministerio de Salud y otras entidades, para que nos ayude un helicóptero”, dijo Cantincus, recordando el último caso, en julio de 2021.

Normalmente, en la mayoría de situaciones, los familiares de las personas mordidas optan por la medicina ancestral, pero al ver que no hay mejoría la trasladan hasta el centro de salud de San Marcos, donde le someten a un diagnóstico y de ser necesario gestionan las salida, vía aérea, a un hospital.

“Siempre hay la voluntad de la Policía Nacional de ayudarnos con el helicóptero en estos casos, pero el día que alguna vez no tengamos se nos mueren la gente, entonces por eso creemos que la vía de acceso es importante y que las autoridades tomen cartas en el asunto de salubridad y atención médica”, agregó.

Según uno de los médicos de San Marcos, que normalmente están ahí cumpliendo su año de rural, en las comunidades Awá se practica la medicina ancestral, por lo que su trabajo suele ser encaminado en buscar un encuentro entre esa forma de tratamiento y la medicina occidental, para no irrumpir de forma brusca. “Esto es una base para que la comunidad vaya entendiendo que hay patologías que necesitan de nuestra intervención y nosotros entender lo necesario que es la intervención de ellos también”.

Camino. La única vía de comunicación entre poblados está totalmente deteriorada, sin opción para que pase algún tipo de vehículo motorizado.
Camino. La única vía de comunicación entre poblados está totalmente deteriorada, sin opción para que pase algún tipo de vehículo motorizado.

Una vía en promesas

“Para acceder a ciertos sectores toca caminar más de cuatro horas por las montañas, porque no tenemos carreteras. Estamos pidiendo desde hace años la vía a San Marcos, donde existe un compromiso, un acuerdo firmado con el Gobierno Nacional, pero han pasado más de cuatro presidentes y la verdad es que no se está agilizando”, declaró Cantincus.

El dirigente comunitario considera que lo que falta es el apoyo del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, porque la creación de la vía a San Marcos avanzó por tres comunidades, pero se quedó estancada. “Hace falta otro equipo caminero, más las volquetas para que vayan lastrando la vía. Eso es lo que la comunidad exige. No es posible que habiendo una nacionalidad en la zona, no tengamos vías de acceso”.

Según Cantincus, la falta de vialidad también impide el desarrollo económico de los comuneros, en su mayoría agricultores, quienes por un sendero entre las montañas y la espesa selva, diariamente transportan sus mercancías, con dificultades para su desplazamiento y siendo necesario el trasbordo de sus productos.

“La situación económica en el territorio Awá es bastante compleja, agravándose con la pandemia. Quienes consiguen sacar su mercadería, durante estos tiempos han visto limitadas sus ventas, pero la mayoría no tiene un ingreso fijo, sobreviviendo con lo que se cosecha”, mencionó.

“Quisiéramos tener una reunión con todas las autoridades, para armar una mesa técnica y solucionar varios problemas, porque el tema no solamente es salud y vialidad, sino todo, entonces en conjunto queremos armar una hoja de ruta”, finalizó.

Vialidad. Por puentes improvisados llegan hasta San Marcos, una de las comunidades más pobladas de los Awá en Ecuador.
Vialidad. Por puentes improvisados llegan hasta San Marcos, una de las comunidades más pobladas de los Awá en Ecuador.

Planteamientos a las autoridades

Los comuneros Awá piden la atención, presencia y apoyo del Estado. Entre las solicitudes principales están: créditos, incentivos para proyectos agrícolas, pero consideran que todo deberá ir de la mano, principalmente, de una adecuada vialidad.

Para concretar su anhelado camino, esperan que haya la posibilidad de que el Ministerio de Obras Públicas se reúna con el Gobierno Provincial de Carchi, para plantear acuerdos y puedan conjuntamente invertir en la obra.

“Sabemos que el Estado vive en una situación compleja, pero lo importante es que se debe hacer una alianza entre todos los gobiernos seccionales para que se agilice. He tenido la posibilidad de reunirme con la Prefectura, donde me han indicado que ellos están dispuestos a poner una contraparte si es que existe el apoyo del Gobierno Nacional”, declaró Jairo Cantincus, presidente de la Federación de Centros Awá del Ecuador (FCAE).

Nacionalidad Awá resiste la pandemia con cero fallecimientos

Vacunas. En julio de 2021 llegaron las primeras dosis, para adultos mayores y personas con discapacidad de nacionalidad Awá.

Las comunidades se reparten en cuatro provincias del Ecuador, donde sí se han reportado contagios, pero todos se han recuperado.

Redacción CARCHI

Una de las nacionalidades históricamente olvidadas por las autoridades de turno, ubicada en la zona fronteriza del Ecuador, ha tenido que afrontar la pandemia con limitaciones de todo tipo, pero hasta julio de 2021 no reporta un solo fallecimiento por Covid-19.

Los Awá se extienden por las provincias de Esmeraldas, Carchi, Imbabura y Sucumbíos, repartidos en 25 centros legalmente constituidos, pero además están en territorio fronterizo en el departamento de Nariño, Colombia.

Jairo Cantincus, presidente de la Federación de Centros Awá del Ecuador (FCAE), en diálogo con LA HORA, explicó que durante la pandemia han tenido que pasar momentos difíciles, considerando que la población Awá es más vulnerable por estar en un territorio donde no cuentan con todos los servicios básicos necesarios, en cuanto a salud e higiene, pero además por estar relegados sin medios de comunicación para estar informados de lo que sucede en otros sectores o en el país en general.

“Una gran mayoría de la población Awá en las cuatro provincias ha sido contagiada por Covid-19, pero desde luego hemos tenido la posibilidad de resistir y no reportar hasta el momento ninguna persona fallecida”, dijo.

Según Cantincus, el poder recuperarse de la Covid-19 se lo deben a los adultos mayores de las diferentes comunidades, quienes con medicina tradicional han buscado la manera de que los remedios caseros controlen los síntomas, así como también las medidas tomadas por los dirigentes comunitarios.

“Nosotros hemos logrado controlar las aglomeraciones masivas en territorio, suspendiendo todas las reuniones comunitarias, eventos culturales y todo tipo de acciones que puedan generar o poner en riesgo a la gente. También hemos puesto puntos de control al ingreso de la mayoría de centros, para que no ingresen personas extrañas”, agregó.

Sobre el último punto, aclaró que no está prohibido el ingreso a territorio Awá, sino que exigen certificados médicos que constatan que la persona no tenga síntomas o esté contagiada de Covid-19.

“Ya vamos casi medio año con este tipo de controles, pero también la gente ha entendido la gravedad de la situación y ellos también han puesto de su parte. Me refiero a la gente de base de nuestras comunidades”, expuso.

Barreras. De 8.000 personas que forman parte de la nacionalidad Awá, un promedio de 100 están vacunados. Llegar a la totalidad parece una tarea difícil.
Barreras. De 8.000 personas que forman parte de la nacionalidad Awá, un promedio de 100 están vacunados. Llegar a la totalidad parece una tarea difícil.

¿Cuántos contagios hay?

Desde la FCAE mencionaron que no se tiene una cifra exacta de cuántas personas Awá se contagiaron, pero se estima que serían entre 60 y 80, de una población que bordea los 8.000 comuneros.

“Lo que pasa es que no se han hecho las pruebas necesarias, a todos los que han tenido síntomas. El número de contagios en realidad ha sido mínimo, pero es un riesgo para todos que un compañero Awá esté contagiado. La mayoría, al perder el gusto o el olfato, ya se ha dado cuenta de que es Covid-19”, detalló Jairo Cantincus.

Uno de los puntos donde se logró hacer  pruebas para Covid-19 fue en el sector conocido como San Marcos, en la provincia del Carchi, donde existe un puesto de salud permanente, con personal médico. Sin embargo, la atención no se puede extender a otros puntos Awá, donde para llegar toca caminar de cuatro horas en adelante, loma arriba, por senderos de difícil acceso.

Están dispuesto a vacunarse

La Coordinación Zonal 1 del Ministerio de Salud Pública cumplió, durante la primera semana de julio de 2021, el proceso de vacunación contra la Covid-19 a los primeros comuneros Awá.

Personal médico llegó hasta el sector Palermo, donde se ubica el puesto de salud Río Verde, de la provincia del Carchi, donde colocó las primeras dosis a personas adultas mayores y con discapacidad de la población Awá.

Según Jairo Cantincus, presidente de la Federación de Centros Awá del Ecuador (FCAE), las diferentes comunidades están dispuestas a vacunarse en su totalidad, pues han emprendido una campaña en cada territorio, con la ayuda de los adultos y consejeros, pero la decisión final se deja a la voluntad de cada uno, por si desean vacunarse o no.

“Una gran mayoría decide vacunarse, entonces en ese sentido hemos pedido al Ministerio de Salud que disponga de las dosis, sobre todo a los grupos más vulnerables, a la amas de casa, a quienes salen a cobrar bonos cada mes, porque son los que más riesgo tienen de contagio, al salir del territorio y estar en las filas para cobrar su bono”, explicó.

Uno de los problemas para cumplir el proceso, según Cantincus, es la falta de vías de acceso a todas las zonas Awá. “Estamos armando un plan, ya que es difícil el acceso a las comunidades y los médicos nos han pedido que la gente se acerque más a ciertos lugares, pero eso también es complicado. Imagínese vacunarse y de ahí tener que retornar caminando cuatro, cinco o seis horas por la montaña”.

Uno de los preparados caseros de los Awá lleva trago puro, mezclado con hierbas y plantas medicinales, como el “tres dedos”, “saragoza”, ajo, entre otras.

Particularidades de los Awá

Una reseña de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador detalla que la nacionalidad Awá está limitada al norte por Colombia; al sur por la parroquia de Lita, cantón Ibarra, provincia de Imbabura; al este por la parroquia Chical, del cantón Tulcán, provincia del Carchi; y, al oeste, por la parroquia Tululbi, cantón San Lorenzo, provincia de Esmeraldas.

“Según cuentan sus antepasados, la nacionalidad Awá es descendientes de las Mayas de México. Cuentan los ancianos de esta nacionalidad que hace 300 años salieron de los territorios mexicanos, con rumbo a Centroamérica y América del Sur, llegando a Colombia, donde esperaron asentarse; pero se produjo un conflicto conocido como la guerra de los 1.000 días, por esta razón muchos Awá tuvieron que viajar al Ecuador. Así llegaron al país y se quedaron a vivir en Esmeraldas. Tuvo que pasar 80 años para que este pueblo sea cedulado como parte del territorio ecuatoriano. Años más tarde se organizaron como Federación de Centros Awá del Ecuador, que tiene como objetivos la recuperación, el fortalecimiento de su cultura y el cuidado y defensa de su territorio”, explica la reseña.