Inseguridad y acoso a mujeres en el parque 12 de Noviembre

LUGAR. Las mujeres suelen pasar por este parque para llegar a las paradas de buses.

Era un día cualquiera Gisel, caminaba por el parque 12 de Noviembre, cuando por la espalda, un hombre que iba cabizbajo y con una chaqueta, enorme para su baja talla, pasó junto a ella, apegándose tanto, que para cuando la mujer lo notó, el tipo ya le había pasado la mano por uno de sus glúteos.

Ella se quedó impávida, no supo como reaccionar, su amiga insistió en que debió insultar al acosador, pero todo pasó tan rápido que la dejó sorprendida.

 

Más casos

Ella no es la única. Marcia, transita atemorizada por las paradas de buses de la Juan Benigno Vela y la Martínez, justo al frente del parque.

“Yo camino y siento que me respiran cerca”, Marcia no puede con los nervios, es que ya fue víctima de acoso cuando un sujeto, de la nada, intentó besarla.

Y así, los casos son casi que incontables, porque a más de una le han manoseado, silbado o lanzado algún ‘piropo’ lleno de obscenidad.

“Mijita rica”, “uy mami que buena”, “lo que yo haría con vos”, son parte de decenas de vulgaridades que las mujeres escuchan a diario en la calle.

“Yo cruzo a diario por aquí, tengo que hacerlo porque me facilita llegar a mi trabajo, pero siempre escucho morbosidades, trato de caminar lo más rápido posible, pero es inevitable escuchar lo que me pasan diciendo”, dijo Angélica.

Aunque hay más personas alrededor, a los acosadores no les importa y vulneran a las mujeres.

¿Qué es el acoso o abuso callejero?
El acoso o abuso callejero es una de las formas de violencia de 
género más extendidas. Es intolerable que las chicas no puedan 
moverse libremente en los espacios públicos.

 

Acoso callejero no es delito

“No existe un artículo que sancione el que a una mujer le silben, manoseen o emitan algún comentario obsceno. En realidad, es un vacío en la ley que debería tomarse en cuenta, pues eso, en la práctica es acoso, pero no hay una normativa penal que lo castigue como tal”, dijo Mauricio Bonilla, abogado.

Desde la Policía Nacional, Marco Antonio Muñoz, comandante de la Subzona Tungurahua, aseguró que, el procedimiento que pudiera seguirse al respecto, es proceder a la retención del presunto agresor.

Esto solo y hasta poner el hecho en consideración de la autoridad competente, quien sería la indicada en avalizar la aprehensión por un delito o contravención, de no haberla, el ciudadano no puede ser legalmente privado de su libertad.

 

Lucha feminista

Tabita Jiménez, integrante del colectivo ‘Guambras Verdes’, asegura que estos casos son parte de su trabajo diario, en cuanto a la erradicación del acoso callejero, laboral y otros.

“Esto no pasa solo en parque ‘12’, sucede en muchos otros espacios”, dijo.

 

CIFRA:
70% de mujeres han sufrido de acoso callejero alguna vez en su vida.

 

“Siete de cada 10 mujeres son víctimas de acoso callejero”, dijo y comentó que, en algunos casos, el solicitar ayuda a la Policía no siempre ha resultado “buena idea”.

“Es que no hay un articulo que tipifique esto. Hay policías que se te ríen cuando pides ayuda, y aunque te auxiliaran, es en vano porque no se puede hacer nada”, agregó. (MAG)

 

 

El acoso callejero es la forma de violencia de género más normalizada

El informe (In)Seguras en las calles’, que se realizó en España, pone de relieve que las chicas sufren acoso sexual diariamente, que “ocurre tan a menudo” que lo han normalizado y solo el 10% de las mujeres presentan denuncia.

Pese a que es una de las formas de violencia de género más extendidas, el acoso callejero está tan normalizado que muchas chicas de ciudades de todo el mundo lo viven “resignadas”.

Plan International reclama medidas para acabar con esta discriminación por género que provoca miedo e inseguridad a niñas y jóvenes, y afecta directamente a sus derechos, limitando su movilidad, libertad y educación.

TE PUEDE INTERESAR:

Acoso callejero atemoriza a las mujeres en Ambato