Estudiante muere electrocutado en colegio de Quito

El hecho se registró este jueves 12 de mayo de 2022 en el colegio colegio Manuel Abad, en el norte de Quito.

Los padres de familia señalaron que hace tres meses reportaron la falla eléctrica en una pared de la institución.

Este 12 de mayo de 2022, un estudiante de 15 años murió electrocutado dentro del colegio Manuel Abad, situado en el norte de Quito.

Según los padres de familia, los compañeros del menor presenciaron el lamentable hecho, pues ocurrió durante el recreo.

Durante un Facebook Live realizado por los padres de familia, desde hace tres meses reportaron la falla eléctrica en una malla. “Como llovía y el chico estaba sin zapatos eso ha hecho circuito y se ha electrocutado”, dijo un padre de familia.

Una semana atrás, según el padre, un estudiante ya tuvo un choque eléctrico. Mientras que un servidor de la Empresa Eléctrica señaló que bajaron el voltaje y que las instalaciones de la institución son deficientes.

En el chat de prensa del Ministerio de Educación se solicitó un pronunciamiento, pero no hubo respuesta. Se presume que el estudiante sería extranjero.

Hipólito Gutiérrez, de la comisión de seguridad del comité de padres de familia, señaló que tuvieron una reunión, con Distrito, este mes, y les informaron que la corriente “coje en las ventanas, en las llaves de agua y no hicieron nada”. (AVV)

 

Estas son las reglas para el uso de mascarilla en escuelas y colegios

Los lineamientos para uso de mascarilla se aplican de acuerdo con el tipo de espacio.

Aunque la mascarilla ya no es obligatoria en Ecuador, el Ministerio de Educación mantiene algunas normas.

El 28 de abril de 2022, Ecuador eliminó el uso obligatorio de mascarillas en espacios abiertos y cerrados. Sin embargo, para los establecimientos educativod, el Ministerio de Educación emitió lineamientos para el uso de mascarilla en clases presenciales. Además, los planteles deberán continuar con la socialización y concientización sobre la importancia de las normas de bioseguridad, como el lavado de manos. También tener procesos de desinfección, aseo y uso adecuado en temas de saneamiento.

En espacios abiertos

Las instituciones educativas consideran espacios abiertos a los patios, jardines, otras áreas verdes y canchas deportivas abiertas o cubiertas; es ahí donde estudiantes, docentes y administrativos no están obligados a utilizar mascarilla.

Espacios cerrados

En las aulas y otras áreas con ventilación limitada o reducida se recomienda el uso de mascarilla a estudiantes, docentes y otros miembros de la comunidad educativa. Pero será decisión de los padres, madres de familia o representantes legales el aplicar esta directriz de acuerdo con su realidad territorial.

Los colegios particulares podrían establecer sus propias reglas.

Transporte escolar

Durante la movilización hacia la institución educativa y de retorno a los hogares a se recomienda el uso de mascarilla y la desinfección de manos.

Personas con sintomatología

En el caso de que una persona en la institución presente síntomas respiratorios debe realizarse una prueba para determinar que no sea Covid-19. Si no hay contagio con coronavirus puede asistir al colegio pero deberá usar mascarilla, incluso en espacios abiertos. 

Si se presenta sintomatología respiratoria, los miembros de la comunidad educativa, no deberán asistir a la institución educativa. Esto será hasta que los síntomas hayan desaparecido o cuenten con una prueba de antígenos o PCR negativa. (AVV)

 

Caso Dillon abre debate sobre falta de tutores en buses escolares

El acusado de violar a la estudiante cambió su apariencia para evitar ser encontrado por las autoridades.

Las autoridades capturaron a Darwin Kléber J.L acusado de abusar sexualmente de una estudiante del colegio Dillon.

 Luego de 13 días de haber abandonado su vehículo en las calles Colón y 9 de octubre, en el centro norte de Quito, Darwin Kléber J. L. fue capturado.

El hombre acusado de abusar sexualmente de una estudiante del colegio Dillon estaba en Sucumbíos y su intención era cruzar hacia Colombia, según afirmó Carlos Cabrera, comandante general de la Policía.

Darwin Kléber J. L. era chofer del bus de recorrido de la estudiante de 15 años, quien era la primera en subirse y la última en desembarcar del transporte.

La Ministra de Educación, María Brown, reconoció que no hubo un acompañamiento adecuado desde el Colegio hacía la menor violentada. Esto por supuestamente “guardar el buen nombre” de la institución. A la rectora se le pidió la renuncia.

Sin embargo, no existe una sanción administrativa. Brown explicó que se debe a una investigación que realizará la junta distrital de resolución de conflictos.

Por el momento, no se ha determinado una falta de las autoridades educativas; por lo que no se puede detallar cuál sería una posible sanción. Eso se establecerá luego de que la junta distrital termine con su investigación sobre las responsabilidades en la actuación dentro del colegio Dillon.

 Reformas urgentes

El acusado pertenecía a la compañía de Transporte Estudiantil ‘ShyrysTrans S.A’. Su gerente general, Edwin Lincango, emitió un comunicado en el que detalló su rechazo a los hechos y su colaboración con la Justicia. Pero aclaró que la responsabilidad de designar un acompañante o tutor en los recorridos estudiantiles no es de la cooperativa de buses.

“La institución educativa está en obligación de designar un acompañante en el transporte para los estudiantes de Educación Inicial y Educación General Básica preparatoria y Elemental, es decir, para los menores de ocho años, omitiendo esta medida de seguridad a favor de los estudiantes de mayor edad, lo que, por los acontecimientos ocurridos, se observa existe un vacío en la legislación”, señala.

En conversación con medios de comunicación, Andrés Chiriboga, viceministro de Gestión Educativa, indicó que los prospectos de los transportistas se elegían estableciendo un perfil psicológico.

El funcionario señaló que el proceso de los transportistas está siendo reformado. Agregó que para eso, primero  deberán reformar la normativa que no contempla que el acompañamiento para estudiantes de niveles superiores.

Más que estadísticas

Este caso es una muestra de los datos recogidos por la Policía Nacional y la Fundación Azulado que señalan que el 80% de los violadores son familiares o miembros de un círculo cercano de los niños, niñas y adolescentes. En este caso, de la institución educativa.

Según la Organización Mundial de las Naciones Unidas (ONU) en América Latina cada minuto 4 menores son víctimas de abuso y explotación sexual (3 de cada 4 son niñas).

 En Ecuador, entre el 10 de agosto de 2014 y el 28 de febrero de 2022 hay 715 sentencias condenatorias en casos de violación a menores.

Para la psicóloga educativa Mariella Andrade hay una deuda sobre las medidas de prevención en el sistema educativo. “A partir de los tres años ya se debe enseñar sobre sexualidad. Los estudiantes deben aprender a diferenciar qué tipo de acercamiento es adecuado entre un adulto y un menor y a comentar, sin temor, si alguien los hace sentir incómodos. Los abusadores no siempre actúan con violencia, sino que estudian a sus víctimas”, dice. (AVV)

Cómo reaccionar ante un caso de violencia sexual

Ningún padre quisiera afrontar esta situación, pero puede resultar útil estar consciente del comportamiento que debe adoptar en caso de que sucediera.

  • Mantenga la calma. El menor sufre una gama de emociones, evite proyectar las suyas para reducir el grado de vergüenza y culpabilidad.
  • Escúchelo. Permita que se desahogue, muéstrese solidario.
  • Créale. Es muy poco frecuente que un menor mienta respecto a agresiones sexuales.
  • Acompáñelo. Dígale que hizo lo correcto y que es muy valiente por hacerlo.
  • No lo acose a preguntas. Deje que comparta lo que desee en ese momento.
  • El niño no es culpable. El adulto, aunque sea una persona cercana, es el   responsable de este acto. Nunca responsabilice a la víctima.
  • Busque ayuda profesional. El acompañamiento psicológico es imprescindible para procesar el abuso.

Fuente: Fundación Azulado.

Según la ONU, 6 de cada 10 mujeres de Latinoamérica han experimentado algún tipo de violencia de género y una de cada cuatro ha sufrido agresión sexual.

La violación a una estudiante demostró que las nuevas generaciones no callan

Símbolos. Desde los buses escolares se visualizan globos morados como señal de apoyo a la estudiante abusada sexualmente por un chofer de estos transportes.

En Quito los estudiantes creen que una protesta pacífica los hará visibles ante las autoridades. Su forma de pensar da muestra de una generación empoderada.

A las 13:00 del 27 de abril de 2022, dos chicas de 16 y 17 años están sentadas frente al colegio Luis Napoleón Dillón, en el norte de Quito.

Ambas tienen el cabello negro, una lleva un arete en la nariz y la otra un acentuado delineado de ojos, “como el de Ariana Grande (artista pop)”, explican.

Con sus manos sujetan carteles y globos de color morado “el color del feminismo”, señalan con una voz desconfiada y mirando hacia los lados. “Es que nos dijeron que no hablemos con nadie, menos si son prensa”.

Una vez que se les explica que sus nombres no serán expuestos, dicen sentir una mezcla de miedo e indignación. Los carteles y los globos son símbolos de apoyo para la menor de 15 años que denunció haber sido abusada sexualmente por el chofer del bus escolar.

La denuncia fue presentada el 21 de abril, pero el caso se hizo público cuatro días después. Así se supo también que los protocolos de actuación no se activaron y que –como reconoció la ministra de Educación, María Brown,– el colegio prefirió mantener “su buen nombre” antes que atender con rapidez la denuncia. Ese fue uno de los factores por lo que el agresor huyó.

‘Somos los líderes de esto’

Las redes sociales juegan un rol importante en la organización de los cientos de estudiantes que, entre el 26 y 27 de abril se tomaron las calles para exigir justicia e incluso lograron que alumnos de instituciones como el colegio Simón Bolívar, 24 de Mayo y Juan Montalvo se sumaran.

“Nos enteramos de la convocatoria por estados de Instagram o de WhatsApp y ahí vamos compartiendo. En Facebook, si quiere enterarse de algo, no es en la página oficial, sino en la de los alumnos. Nosotras lideramos esto”, dice una estudiante, que coincide en que hay organizaciones sociales que se han hecho presentes, pero aclara que “no ponen las reglas”.

Los protagonistas de estas marchas pertenecen a las generaciones Z (nacidos entre 1997 y 2010) y Alfa (nacidos entre 2010 y 2020). Personas que entienden de tecnología y son altamente politizadas en cuestiones relacionadas a género y cambio climático. Así lo describe un informe publicado por el Centro de Investigación Pew.

Enfrentando el miedo

Sybel Martínez, vicepresidenta del Consejo de Protección de Derechos de Quito, califica las acciones de protesta como mensajes que muestran “niños y jóvenes empoderados”.

Martínez indica que los estudiantes ahora conocen que la protesta es un ejercicio democrático. “Las escuelas y colegios tienden a limitar la acción de los estudiantes. Ver esta reacción significa muchísimo, porque es el principio de niños, niñas y adolescentes que ya no guardan silencio y que saben que todo tiene su límite”, destaca.

Las estudiantes entrevistadas confirman que la violación a una compañera fue el detonante a una serie de eventos en los que no han sido escuchadas. “Aquí hay robos, vienen hombres a tomar afuera, te acosan cuando pasas y nos quejamos, pero nadie hace nada”, señala Melany (nombre protegido) a quien asaltaron a las 07:00 en la esquina del colegio. Fueron dos hombres y la manosearon mientras le quitaban las cosas.

Ser escuchadas es una meta que esperan conseguir con estas manifestaciones. “Todo es pacífico. No queremos quedar mal como estudiantes, haciendo cosas como vandalismo, pero sí hablar. A veces aquí das tu postura, con cosas sobre el aborto digamos, y los profes son como de otra mente. No te prohíben hablar, pero tampoco te escuchan”, dice otra estudiante, de 16 años.

Ahora, los estudiantes esperan que la nueva rectora (la que atendió el caso de violación renunció) y dicen que si en un mes no avanza el caso seguirán saliendo a las calles, porque aunque Ecuador tiene antecedentes de violencia sexual en el sistema educativo, como dice Martínez, “no ha cambiado nada”.

Esta protesta nace del hartazgo de jóvenes que, por presión social, buscan disminuir las estadísticas que, desde 2014, muestran 3.593 denuncias por abuso sexual dentro de establecimientos educativos. (AVV)

Vencen el miedo. Advertidos están de que no protesten (los estudiantes). Ver esta reacción significa muchísimo, es el principio de algo mucho mejor, de adolescentes empoderados”, Sybel Martínez, vicepresidenta del Consejo de Protección de Derechos de Quito.

“Estas marchas responden a un cúmulo de situaciones. Que si bien nosotras las mostramos o denunciamos, ellos las viven día a día”, Sybel Martínez, vicepresidenta del Consejo de Protección de Derechos de Quito.

Casos de abuso sexual

 Sistema escolar de 2014 a 2020

  • Se han registrado 10.676 casos de abusos sexuales en el sistema educativo.

 

  • 593 fueron cometidos en espacios educativos. Los demás también fueron contra estudiantes, pero fuera de escuelas y colegios.

 

  • 092 corresponden a denuncias en las que el agresor es un docente o autoridad escolar.

 

  • 165 son denuncias contra personal administrativo o de limpieza.

  • Entre el 10 de agosto de 2014 y el 28 de febrero de 2022 hay 715 sentencias condenatorias en casos de violación a menores.
Todavía se desconoce el paradero del agresor de la menor.

Por colegios sin violaciones

Cuando la menor de edad que habría sido violada por el chofer del bus de un colegio de la capital denunció el hecho, el sistema intentó acallarla. Pusieron en duda su versión, intentaron descalificarla y la invitaron a que cesara su reclamo para, de esa manera, preservar el prestigio y el buen nombre de la institución. Si ella no hubiese tenido el coraje de alzar su voz ni contado con el apoyo de su familia —que se volcó a las autoridades, a los medios y a las redes sociales—, su historia habría terminado como las de tantas otras víctimas; la gran mayoría condenadas a guardar silencio y a aprender a vivir con el recuerdo y las heridas de la injusticia.

Esa misma complicidad generalizada —que en este caso entorpeció la denuncia y permitió que el sospechoso fugara— tolera que agresores sexuales actúen impunemente en diferentes instituciones y lugares. El acoso y el abuso sexual a menores en el sistema educativo ha sido un problema extendido, un secreto a voces, ante el que las autoridades, tanto institucionales como gubernamentales, preferían “esconder el polvo bajo la alfombra”. Las alentadoras protestas que desata ahora este caso invitan a pensar que —además de dar con el culpable— un cambio en el sistema sí es posible.

El Ministerio de Educación tiene ante sí la oportunidad de reconocer que existe un grave problema y tomar medidas puntuales: tras sincerarse ante la sociedad debe establecer protocolos claros ante este tipo de casos; educar cuidadosamente a los jóvenes sobre sus derechos y la dinámica de la violencia sexual; conducir investigaciones internas; crear un sistema apropiado de denuncia y aprender a escuchar a las víctimas. Caiga quien caiga.

FRASES DEL DÌA

«La diferencia entre el castigo y la venganza es la ira.”

Penelope Parker

«Mientras los leones no inventen sus propias historias, los cazadores serán los héroes de los relatos de caza.”

Proverbio africano

La violencia sexual no desaparece del sistema educativo

Estudiantes marcharon hasta el Ministerio de Educación en Quito para exigir violencia.

La denuncia de una estudiante de 15 años, abusada sexualmente por un chofer de bus escolar, se suma a casos como los del colegio Aampetra.

“Si tocan a una respondemos todas”, se leía en los carteles que decenas de estudiantes de un colegio de Quito levantaron este 26 de abril de 2022, exigiendo justicia para su compañera. Una estudiante de 15 años, quien denunció haber sido violada por el chofer de un bus escolar cuyo paradero es desconocido.

Tras conocerse la denuncia, el Ministerio de Educación dijo que más de una institución se ha activado. Al frente de la investigación se encuentra Fiscalía, pero también la Secretaría de Derechos Humanos, liderada por Bernarda Ordóñez, quien dice que es indignante que estos hechos sigan pasando.

“Desde esta cartera de Estado hemos venido trabajando en la estrategia nacional para la prevención y el abuso sexual”, señaló Ordóñez, y resaltó que, pese a que el documento está listo “necesitamos que esta política pública tenga un presupuesto”. Sobre el monto, dijo que se necesita hacer un análisis con el Ministerio de Finanzas.

Ordóñez indicó que la menor estará en el programa de víctimas y testigos de la Fiscalía. Mientras que la Secretaría de Derechos Humanos dará acompañamiento a la adolescente y su familia.

Un sistema débil

La madre de la estudiante dice que hubo negligencia, pues la rectora de la institución no actuó rápido ante la denuncia de violación, lo que permitió que el agresor huyera.

Sobre esto, Diana Castellano, subsecretaria para la educación y el buen vivir, respondió que actuaron antes de las 48 horas que determina la Ley y que es por eso que la denuncia está en Fiscalía. La Cartera de Estado ha evitado dar detalles sobre el agresor o si continuará laborando con la compañía de transporte a la que pertenecía.

Este es un caso que se suma a otros en los que se ha mostrado la debilidad de prevención y acción del sistema educativo.

18 años de impunidad

Cómo no recordar a Paola Guzmán Albarracín quien tenía 14 años (2001), cuando fue violada por el vicerrector del colegio al que asistía. La situación de violencia duró más de un año. En 2002, la niña se suicidó.

El caso quedó en la impunidad y 18 años después fue presentado, por la madre de Paola, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que a su vez lo elevó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

En 2020, la CIDH dictó sentencia, concluyendo que el Estado de Ecuador es responsable por la violencia sexual e institucional de la que Paola fue víctima.

41 niños abusados en el aula

Una placa colocada en la Academia Aeronáutica Mayor Pedro Traversari (Aampetra) es el recuerdo de los 41 niños, de entre 10 y 11 años, abusados durante un año por un profesor condenado a 22 años de prisión.

Pero la ‘justicia’ también tardó.  La condena por ese caso llegó ocho años después. Según los padres de familia, las autoridades de entonces encubrieron al docente, quien huyó después de que los hechos salieran a la luz y fue capturado en 2015, en el sur de Quito.

Ministerio de Educación desconoce el paradero de acusado de violar a una estudiante en Quito

La menor habría sido abusada en un bus escolar. (Imagen referencial)

Una madre denunció que su hija de 15 años fue violada por el chofer de un bus escolar. El Ministerio de Educación dice la Fiscalía está recabando elementos. 

Se desconoce el paradero del hombre acusado de violar a una estudiante de 15 años, en Quito. Así lo detallaron autoridades del Ministerio de Educación a las 22:00, de este 25 de abril de 2022, día en el que se conoció el caso. 

Diana Castellano, subsecretaria para la educación y el buen vivir, señaló que la institución cumplió con los protocolos al llamar al ECU 911, luego de que la menos hiciera la denuncia de violencia sexual en el Departamento de Consejería Estudiantil.

Roberto Acosta, coordinador jurídico del Ministerio de Educación, agregó que el hombre, quien manejaba un bus escolar, no tenía vinculación con el Ministerio de Educación y que están analizando acciones con la compañía a la que pertenecía el presunto violador, hoy prófugo. «Estamos compilando información para darla a la unidad fiscal (Fiscalía)», dijo Acosta, y agregó que no pueden develar detalles sobre el acusado.

Sobre las denuncias de negligencia en la institución educativa, Castellano señaló que el día de la denuncia de la menor, 21 de abril de 2022, se puso una denuncia en la Fiscalía General del Estado ya que hay un plazo de hasta 48 horas para este proceso.

 

 

El Ministerio de Educación señaló que activaron los protocolos y rutas de actuación. La cartera de Estado exhortó a “guardar la debida confidencialidad” y no permitir la “revictimización de la adolescente”.

Sobre los resultados médicos de la adolescente, las autoridades dijeron que era imposible socializas la información porque «ataña la investigación». (AVV)

 

 

 

Madre denuncia violación de una menor en colegio de Quito

La menor habría sido abusada en un bus escolar. (Imagen referencial)

Se acusa al chofer de un bus escolar de haber abusado de una menor de 15 años. El Ministerio de Educación se pronunció.

Una menor de 15 años habría sido abusada sexualmente por el chofer del bus escolar de un colegio ubicado al norte de Quito. Su madre denunció, en redes sociales, que se a la menor se le practicaron exámenes en los que se encontró escopolamina en su sistema y signos de abuso sexual. El hecho habría ocurrido el 21 de abril de 2022.

El Ministerio de Educación señaló que activaron los protocolos y rutas de actuación. La cartera de Estado exhortó a “guardar la debida confidencialidad” y no permitir la “revictimización de la adolescente”.

 

Más de 10 planteles educativos en Loja se caen a pedazos

EMERGENCIA. Centros Educativos de Loja en mal estado serán intervenidos, según el Ministerio de Educación.

Varios planteles tienen problemas en su infraestructura. Ministerio de Educación intervendrá.

Solo en el cantón Loja existen más de 10 centros educativos que presentan problemas en su infraestructura, lo que impide el normal funcionamiento de las actividades, ahora que el 100% de los estudiantes están en clases presenciales. El Ministerio de Educación, ante esta problemática en el cantón, ha destinado cerca de $654.000 para su intervención.

Instituciones afectadas

Instituciones como: la Unidad Educativa Luis Antonio Erique, ubicada en el sector El Plateado; Unidad Educativa Adolfo Valarezo, la cual lleva años con problemas; Colegio Beatriz Cueva de Ayora; Unidad Educativa Teniente Lauro Guerrero, entre otras, son las que presentan problemas en su construcción, por lo que deben ser intervenidas de inmediato. Actualmente cuentan con recursos, los procesos están en el portal de compras públicas para su contratación.

 

CRISIS. Ventanas en mal estado en el colegio Adolfo Valarezo.

Carmita Armijos, directora Distrital del Ministerio de Educación, mencionó que, en el centro educativo ubicado en El Plateado, parte de un bloque de aulas está en pésimas condiciones, debido al terreno inestable en el que se encuentra. “Esa infraestructura se dañó, hay fisuras en todo lado y por lo tanto está listo para su derrocamiento. Existen los recursos, son cerca de $3.425 los que se necesitan solo para derrocar la estructura, únicamente esperan la autorización de Inmobiliar, Ministerio de Ambiente y del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) para proceder con la intervención”, dijo.

Clases

En este plantel, según Armijos las clases con los 236 alumnos se cumplen con normalidad, debido a que existe un bloque de aulas que está íntegro y que permite que los estudiantes asistan. Volver a construir una nueva infraestructura no está previsto, debido a la existencia de la falla geológica en la zona.

 

Más de 10 planteles educativos en Loja se caen a pedazos
LOJA. Más de 10 planteles educativos en Loja se caen a pedazos

Colegio Adolfo Valarezo

En el caso de la Unidad Educativa Adolfo Valarezo, principalmente el Edificio Central presenta el mismo problema, ante la presencia de fisuras desde hace algunos años, incluso en el 2019 algunos estudiantes fueron reubicados en otro plantel, para garantizar su seguridad.

Armijos reveló que, para este plantel, el Ministerio de Educación realizó el desembolso de $62.926 para apalear necesidades menores de la institución, como fallas, cuarteaduras y más correctivos. “Aquí, los más de mil estudiantes acuden a clases, pero cada vez el terreno va cediendo más y más”, reveló.

Intervención

En la Unidad Educativa Teniente Lauro Guerrero, la cual tiene problemas de alcantarillado sanitario, también será intervenida, los procesos están en ejecución. Aquí el Ministerio dispuso de $148.417 para el alcantarillado y otros trabajos en techos. A ello se suma la intervención del Conservatorio de Música Salvador Bustamante Celi con un monto de $97.178.

En el Colegio Beatriz Cueva de Ayora también intervendrán con un total de $144.102 para arreglo de terrazas y paredes. Posteriormente, también intervendrán en el Colegio 27 de Febrero, Escuela José Ingenieros, Escuela Miguel Riofrio, entre otras.

 

PREOCUPACIÓN. El estado de más de 10 establecimientos en la provincia es lamentable.

 

LA CIFRA

10 planteles educativos de Loja necesitan intervención urgente, debió a fallas en su infraestructura.

TOME NOTA

En Loja disponen de $654.000 para la intervención de Unidades Educativas.