La guerra contraerá en 1% la economía mundial

Ciudadanos de Ucrania salen de Kiev en busca de refugio en otros países.

Las previsiones apuntan a que el mayor impacto lo sentirá Europa por su cercanía al conflicto y sus relaciones energéticas con Rusia.

PARÍS. La guerra en Ucrania reducirá el crecimiento de la economía mundial en un punto porcentual durante el primer año y aumentará la inflación prevista en 2,5 puntos, según la OCDE, con un impacto que será particularmente importante en Europa, muy dependiente del gas y del petróleo ruso.

En un informe publicado este jueves (17 de marzo de 2022), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) explica que en la zona euro el conflicto restará 1,4 puntos al producto interno bruto (PIB) y en Estados Unidos alrededor de 0,9 puntos, mientras la economía rusa sufrirá un desplome del 10%.

El mundo puede afrontar una «escasez global de materias primas«, ya que Rusia y Ucrania figuran entre los mayores productores mundiales de fertilizantes y metales como níquel, titanio y paladio, alertó el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, en la presentación del informe.

Un riesgo adicional que contemplan los autores del estudio -que no ofrecen estimaciones sobre Ucrania– es un parón total de las exportaciones rusas de energía en dirección de la Unión Europea (UE), que podría disminuir allí el crecimiento del PIB en 0,5 puntos más, con una elevación total de la inflación de unos 3,5 puntos respecto a las expectativas anteriores a la guerra.

Para hacer frente a este choque, la organización considera que a corto plazo muchos gobiernos van a tener que amortiguar la escalada de los precios de la energía y aumentar la producción de alimentos para compensar los que van a dejar de llegar de Rusia y Ucrania.

En ese contexto, indica que para que los costos que tengan que asumir las finanzas públicas sean asumibles y para evitar distorsiones en los precios, los dispositivos tienen que ser «selectivos, bien orientados y temporales», insistió Cormann.

Es decir, que hay que privilegiar las ayudas directas a las familias con rentas más bajas sobre otras medidas como las limitaciones generales de precios o las reducciones de impuestos.

Y propone financiarlo con los beneficios excepcionales que están obteniendo algunas empresas, los llamados «beneficios caídos del cielo».

Cormann recapituló que el impacto económico de la guerra variará según los países, pero «claramente habrá costes», con un «fuerte choque» en la cadena de suministros y un «impacto significativo en la confianza», lo que tendrá «consecuencias» en los consumidores y en las decisiones de las empresas.

La OCDE, además de reconocer la gran incertidumbre que hay en torno al impacto de la guerra, que dependerá en parte de su duración y de las respuestas políticas, subraya que las consecuencias más importantes son la pérdida de vidas y la crisis humanitaria.

Una crisis humanitaria que tiene como una de sus derivadas la salida masiva de refugiados de Ucrania, que son ya más de tres millones, y que representarán inicialmente un costo «manejable» para la UE en conjunto, aunque será difícil de asumir individualmente para los países vecinos de Ucrania, que deberán recibir ayuda de la Unión. EFE

Importaciones se recuperan de la mano de materias primas y combustibles

ECONOMÍA. La industria empieza a demandar más maquinaria, vehículos y equipo debido a la recuperación del sector.

La economía comienza a dar síntomas de reactivación en ciertos aspectos, pero la recuperación del crecimiento perdido tomará años.

La llegada de la pandemia provocó que las importaciones cayeran más de 24% durante 2020. Las empresas y los ciudadanos redujeron su consumo, lo que provocó que la economía retrocediera más de cinco años en su producción y crecimiento.

Sin embargo, aunque todavía no se retoman los niveles pre pandemia, ya se registran los primeros síntomas de recuperación hasta el 31 de mayo 2021. Así, las compras de materias primas han aumentado en más de $630 millones; mientras las de combustibles subieron $304 millones

Xavier Rosero, gerente técnico de la Federación de Exportadores del Ecuador (Fedexpor), explicó que seis de cada diez dólares en productos importados son insumos y maquinarias necesarios para la producción.

“En el primer quimestre vamos recuperando actividad económica y mayor volumen, pero aún detrás del nivel pre pandemia”, dijo.

Roberto Izurieta, economista e investigador en temas de comercio exterior, puntualizó que la mayor demanda significa que las industrias están retomando los planes que quedaron en suspenso con la crisis sanitaria.

“La producción que se dejó de lado el año pasado está saliendo poco a poco durante 2021. En otras palabras, se comienza a ver un retorno a la situación previa, pero sin que eso signifique que se esté generando más empleo ni más ingresos para las personas”, acotó.

Según el último boletín de Fedexpor, tres rubros han experimentado un crecimiento de más del 40% en sus importaciones durante este año. Los bienes de fundición de hierro y acero suman $344 millones (+63%); seguido de cereales con $221 millones (+45%) y vehículos con $672 millones (+43%).

Los mayores proveedores del país son: China, Estados Unidos, Canadá y Colombia. Solo con el último de esa lista se mantiene un acuerdo de libre comercio, por lo que desde el Gobierno de Guillermo Lasso se asegura que, una de las principales metas del plan económico será cambiar esa situación.

Hasta la fecha, no hay una hoja de ruta clara para el comercio exterior. La única decisión concreta que se ha hecho pública es la meta de concretar un tratado comercial con México hasta finales de 2021.

Combustibles se acercan a niveles pre pandemia

En 2019, la importación de combustibles totalizó más de $1.900 millones. Ese monto cayó a menos de $1.600 millones en 2020.

De enero a mayo de 2021, la compra de gasolinas y derivados ya suma $1.847 millones, debido al aumento de la demanda y a la mayor movilidad de productos y personas a lo largo de todo el país.

De acuerdo con Fausto Ortiz, exministro de Economía, en volumen de barriles importados, la compra de diésel es 1,8 veces superior a los niveles de 2007, 2.6 veces más en el caso de gasolinas y 1,3 veces en gas.

Sin embargo, combinados esos 3 combustibles, los niveles son menores a los de mayo de 2014 (último año del segundo boom petrolero); y están por detrás de los años previos a la crisis sanitaria.

En total, la pérdida en la comercialización de gasolinas y derivados, dentro del mercado interno, supera los $415 millones en los primeros cinco meses de este año; pero en términos anuales, la suma es mayor a $1.181 millones.

Todo el sistema ineficiente de producción y venta de combustibles representa casi $4.000 millones anuales.

El 77% de ese subsidio se reparte entre el gas de uso doméstico y el diésel. El primero es intocable para cualquier gobierno. Pero con respecto al segundo, que afecta sobre todo al transporte público y de carga, se mantienen reuniones entre el Gobierno y los gremios para buscar una focalización o compensación. (JS)

La balanza comercial sigue siendo positiva

Hasta el 31 de mayo de 2021, el total de exportaciones sumó $10.112 millones; mientras que las importaciones llegaron a los $8.634 millones. En otras palabras, Ecuador tiene un saldo a favor de más de $1.477 millones.

Ese saldo a favor se debe a los mayores precios y demanda de petróleo a nivel mundial. Así, las ventas de crudo nacional subieron 92% hasta los $3.479 millones durante los primeros cinco meses de este año.

Por otra parte, la balanza no petrolera cerró con saldo negativo de -$375 millones, debido a que, aunque las exportaciones aumentaron 9%, las importaciones lo hicieron en 21%.

Tres de los productos estrella del país han decrecido en 2021. El banano facturó $1.537 millones (-9%); la madera vendió $240 millones (-4%); y el brócoli sumó ventas por $67 millones (-5%).

El mercado donde el país registra el mayor desbalance es China. Las exportaciones cayeron de $1.335 millones a $927 millones (-31%); mientras las importaciones se dispararon de $1.373 millones a $1.773 millones (+29%).

Diez importaciones con mayor crecimiento en 2021

Rubro Monto Crecimiento Principal Proveedor
Máquinas y aparatos mecánicos $911 millones 12% China
Máquinas y aparatos eléctricos $691 millones 28% China
Vehículos $672 millones 43% China
Plástico y manufacturas $483 millones 37% Estados Unidos
Productos farmaceúticos $453 millones 16% Colombia
Alimentos para animales $398 millones 16% Estados Unidos
Fundición de hierro y acero $344 millones 63% China
Cereales $221 millones 45% Canadá
Combustibles $1.619 millones 41% Estados Unidos
Aparatos Quirúrgicos $198 millones 14% China

¿Cuánto debería subir el precio del pan popular?

Los panificadores suspendieron la subida de precios programada para el 24 de mayo

El gremio de panificadores busca un alza del precio al público de más del 66%. Un estudio revela que, para retomar los niveles de rentabilidad, el aumento debería ser de entre $0,0132 y $0,02, pero no de $0,08 por cada pan.

La elaboración del pan requiere de harina, grasas, levadura, azúcar, sal, huevos y agua. A estos ingredientes hay que agregar la mano de obra, energía y otros gastos fijos. En 2021, los precios internacionales de las materias primas han subido significativamente. Esto incluye dos de los principales insumos: el aceite de palma para producir grasas y el trigo para producir harina.

Según un estudio del Grupo Spurrier, antes del encarecimiento de esos insumos, 1.000 panes tenían un costo total de producción de $82, pero ahora el monto llega a $90,95, es decir, un 11% más.

En el caso de los panificadores con una producción menor a 25 kilogramos por día, el costo unitario se encareció en alrededor de $0,02 , lo que representa $20 más en la elaboración de esos mismos 1.000 panes.

Impacto en la rentabilidad

De manera agregada, el incremento en los precios de los insumos de producción del pan elevó el costo unitario en algo menos de un centavo, de $0,0820 a $0,0909. Mientras que el precio de venta se mantuvo en $0,12.

Como resultado, se produjo una caída en la rentabilidad del 31,7% al 24,2%. En el caso de producciones microempresariales, la reducción fue del 15,0% al 7,5%.

Según el Grupo Spurrier, tanto para grandes panificadores como para los más pequeños, un precio de $ 0,1332, es decir, un incremento de $ 0,0132, sería el nivel que permitiría retomar la rentabilidad anterior al encarecimiento de las materias primas.

En última instancia, la subida podría llegar a $0,02 por unidad; pero más de eso incluso podría perjudicar a los mismo productores con una caída en la demanda.

Diálogos con las autoridades

Hugo Aroca, delegado del Frente de Panificadores de Pichincha, ha señalado que están dispuestos a hablar con el Gobierno, tanto entrante como saliente, para acordar medidas compensatorias y un precio de consenso al público.

Mientras se den esos diálogos, la asociación suspenderá el aumento anunciado de $0,12 a $ 0,20 en el pan popular. Esa medida iba a concretarse desde el 24 de mayo de 2021.

El presidente, Lenín Moreno, dispuso que el tema esté a cargo de los ministros de Gobierno y Producción. Algunos sectores de panificadores anunciaron que, en lugar de subir el precio, van a ofrecer un producto más pequeño o buscar otras alternativas. Sin embargo, Aroca puntualizó que esas alternativas no son viables para quienes producen de uno a dos quintales diarios.

En este contexto, la subida se aplaza, pero no se descarta. Sin embargo. Francisco Briones, director de la Fundación Ecuador Libre y mencionado como posible asesor del presidente Guillermo Lasso, explicó que el tema tiene una alta dosis de especulación.

Además, recalcó que no existe un precio oficial del pan, y que incluso hay panaderías que ya hecho aumentos en los últimos años, dependiendo del producto de ofrecen (calidad y tamaño).

«Que cobren el precio que quieran cobrar. Luego que asuman lo que sea que pase. Si mejoran su margen y ganan, bien. Si dejan de vender ellos mismos solucionarán. Así de fácil», acotó. (JS)