La Policía aumenta patrullajes en la cárcel

La cárcel de Quevedo es patrullada constantemente por elementos policiales.

Frente a los disturbios en la cárcel de Santo Domingo, registrados desde el pasado lunes la Policía aumenta la seguridad.

QUEVEDO. Luego de que el lunes, 9 de mayo de 2022, en la cárcel de Bellavista, en el cantón Santo Domingo, se registrara un amotinamiento en el que, según cuentas del Gobierno, se contabilizan 43 personas fallecidas, en la cárcel de Quevedo se redoblaron los operativos.

Actualmente, 15 policías más han sido enviados hasta el centro carcelario para sumar al tema de seguridad y evitar que se registre algún tipo de hecho violento entre los reos por represalia de lo ocurrido en Bellavista.

Aunque el centro carcelario de Quevedo se encuentra entre uno de los más tranquilos, hasta el momento, la Policía Nacional no dan tregua para que los internos cometan fugas ni amotinamientos.

 

Control

De acuerdo con el jefe de la Policía Nacional en el Distrito Quevedo-Mocache, Gustavo Játiva, los uniformados patrullan las 24 horas del día los exteriores de la cárcel.

Detalló además que, los elementos de la Dirección Nacional de Inteligencia (DGI) se encuentran siempre pendientes, dando información actualizada sobre si existe malestar social entre los internos “y hasta el momento no se ha presentado ningún inconveniente”, refirió Játiva.

Actualmente en la cárcel de Quevedo, se encuentran 500 internos. (MZA)

¿Qué pasó en Bellavista?

Aproximadamente a la 01:45 de hoy, lunes 9 de mayo, los internos de la cárcel de Santo Domingo protagonizaron un amotinamiento con el propósito de fugarse.

Extraoficialmente se conoce que la revuelta fue ocasionada por los internos de los pabellones de mediana y máxima seguridad, quienes se amotinaron para dejar sus celdas y durante la evacuación hubo enfrentamientos entre personas que aparentemente pertenecen a diferentes organizaciones.

En total se reportaron 43 personas fallecidas producto de los amotinamientos.

Identificados 21 de los 44 muertos en el motín carcelario en Santo Domingo

Familiares de los internos de la cárcel de Santo Domingo esperan noticias sobre sus seres queridos.

La Secretaría de Derechos Humanos anunció que se inició la entrega de cuerpos a los familiares, a quienes se brinda, también, apoyo emocional y psicológico.

Las autoridades forenses ecuatorianas han identificado, hasta las 12:00 de este 10 de mayo de 2022, a 21 de los 44 cadáveres de la matanza ocurrida en la cárcel de Santo Domingo, informó este martes la Secretaría de Derechos Humanos.

«Se realizó la identificación de 21 cadáveres y se inició la entrega a sus familiares», reza un mensaje emitido por el organismo en Twitter.

La Secretaría precisó que personal de un equipo técnico «se encuentra brindando contención emocional a familiares de las personas privadas de la libertad que han llegado desde tempranas horas de esta mañana» del martes.

Y añade que «se han realizado 76 levantamientos de información y 38 apoyos emocionales» a familiares de las víctimas, como parte de las actividades que se ejecutan en el Centro Forense de Santo Domingo, donde ocurrieron los hechos.

La prisión de Santo Domingo trataba de recuperar la normalidad después de que en la madrugada del lunes, 41 presos fueran hallados muertos en ese centro y otros 3 perdieran la vida tras ser trasladados a centros de salud, de acuerdo con las autoridades penitenciarias.

Los fallecidos fueron el resultado de un nuevo enfrentamiento registrado en una prisión ecuatoriana entre grupos criminales organizados rivales vinculados al narcotráfico, y elevan la cifra a más de 400 los presos muertos en este tipo de reyertas desde 2020.

Si en 2020 fueron 46 los fallecidos en estas circunstancias, la violencia dentro de las cárceles ecuatorianas se desbordó en 2021, cuando se contabilizaron 316 reos muertos en distintas escaramuzas, y este 2022 va rumbo a repetir una cifra similar al acumular hasta el momento 64 muertes.

La última matanza es la más grande de este año, por encima de la anterior, ocurrida un mes atrás en la cárcel de Cuenca, donde perdieron la vida 20 reclusos y al menos otros 10 resultaron heridos.

De acuerdo con el ministro del Interior, Patricio Carrillo, ambos episodios tienen detrás a las mismas bandas rivales: Una organización llamada ‘Los Lobos’ como la supuesta causante de estas masacres al atacar a un grupo disidente que se hace llamar ‘R7’.

El Gobierno informó que seis presos señalados por las autoridades como los presuntos cabecillas y responsables de la matanza en Santo Domingo fueron trasladados a otras cárceles en la provincia del Guayas: uno a la Penitenciaria del Litoral y los otros cinco a la prisión de máxima seguridad de ‘La Roca’, a donde ya fueron trasladados en abril otros cinco presos como presuntos causantes de la matanza de Cuenca.

También se conoció que uno de los cabecillas de la banda «R7», que fue trasladado el lunes la prisión de máxima seguridad, había obtenido una acción de protección tras aducir que se encontraba amenazado, y gracias a la cual fue trasladado desde ‘La Roca’ al centro de privación de libertad de Santo Domingo, donde ocurrió la matanza.

En el último motín, iniciado de madrugada, se fugaron de los pabellones al menos 220 presos, de los cuales 108 aún siguen en paradero desconocido, según las autoridades penitenciarias.

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, dijo hoy que la última masacre en una cárcel de Ecuador muestra la urgencia de la reforma del sistema de justicia penal y del penitenciario para resolver esta prolongada crisis carcelaria. EFE

La SIP repudia la «indignante matanza» de periodistas en México

Miembros de la fuerza civil hablan con personas de la zona donde fueron asesinadas Yesenia Mollinedo Falconi y Sheila Johana García el lunes en Veracruz.

La Sociedad Interamericana de Prensa llamó a la comunidad internacional a presionar a las autoridades mexicanas para que tomen con seriedad el problema de la violencia contra la prensa.

MIAMI. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó este martes 10 de mayo de 2022 «la indignante matanza» de periodistas en México y llamó a la comunidad internacional a exigir a las autoridades mexicanas que se tomen «con mayor seriedad» este «grave» problema.

En un comunicado, la SIP se pronunció así en referencia a los asesinatos de Yessenia Mollinedo Falconi y Sheila Johana García Olivera, respectivamente directora y camarógrafa del portal ‘El Veraz’ de Veracruz, perpetrados este lunes (9 de mayo) por desconocidos que abrieron fuego contra ellas en un estacionamiento.

Con estas dos periodistas son 11 los asesinados en México en lo que va de año, según informa la SIP, que publicó los nombres de todos ellos en el comunicado.

Jorge Canahuati, presidente de la SIP y CEO de Grupo Opsa, de Honduras, dijo que «la matanza de periodistas en México es indignante y sobrepasa la capacidad de entender qué se puede hacer para garantizar que los y las periodistas puedan ejercer su trabajo sin ser víctimas de violencia».

Canahuati consideró «imprescindible» que la comunidad internacional ponga «atención inmediata a esta grave y exasperante situación que enluta al periodismo mexicano y latinoamericano».

Carlos Jornet, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, dijo que «aunque se desconocen los móviles precisos de estos crímenes y de otro ocurrido hace unos días en Sinaloa, es imperativo que las autoridades tomen con mayor seriedad la matanza de periodistas, que tiene repercusiones en el mundo entero».

«Pedimos a las instancias policiales agotar todas las líneas de investigación y a la Justicia que castigue estos crímenes con severidad», «ya que es la única forma de parar tanta violencia», dijo Jornet, director periodístico del diario La Voz del Interior, de Córdoba (Argentina).

Una delegación internacional de la SIP, encabezada por Canahuati, viajará del 24 al 26 de mayo a Washington, DC, para abordar entre otros temas la violencia contra el periodismo mexicano.

La delegación de la SIP prevé reuniones con funcionarios y legisladores estadounidenses, así como un encuentro con el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Antes que Yessenia Mollinedo Falconi y Sheila Johana García Olivera, fueron asesinados este año en México Luis Enrique Ramírez, Lourdes Maldonado, Margarito Martínez, Heber López Cruz, Juan Carlos Muñiz, Jorge Camero Zazueta, Roberto Toledo, José Luis Gamboa y Armando Linares.

El informe sobre México presentado en abril en la reunión semestral de la SIP consignó: «Las principales organizaciones no gubernamentales del mundo coinciden en el grado de peligrosidad que existe en el país para ejercer el periodismo«.

En resoluciones emanadas de la misma reunión sobre impunidad y asesinatos, agresiones contra periodistas y mecanismos de protección, se pide a los Gobiernos federal y estatales de México tomar distintas acciones para prevenir la violencia y proteger a los periodistas.

El barómetro de la SIP que mide el desempeño de las instituciones en materia de libertad de expresión y prensa, Índice Chapultepec, ubica a México en el lugar 16 de 22 países evaluados.

El estudio establece que «la violencia contra los periodistas recrudeció, lo que llevó a considerar que en el país hay un clima poco favorable para el ejercicio de la libertad de expresión«. EFE

Cinco cabecillas de bandas serán reubicados en La Roca

Durante una rueda de prensa se mostraron los tipos de armas utilizados en la cárcel de Turi.

El traslado será este 4 de abril de 2022 en un avión militar. El Gobierno detalló que seguirá la ruta del dinero que es una de las principales motivaciones tras las matanzas carcelarias. 

El ministro del Interior, Patricio Carrillo, felicitó el trabajo de contención de la matanza carcelaria del 3 de abril de 2022, que dejó 20 reos muertos en la cárcel de Turi. Para él, la actuación en estas 48 horas «ha sido diferente».

Como en otras masacres (al menos cinco en menos de dos años), el Gobierno atribuyó estas acciones al narcotráfico, la corrupción y la economía. «Vamos a seguir la pista del dinero. Porque uno de los elementos para que se desaten todos estos actos de violencia tiene que ver con la economía criminal«, señaló Carrillo.

Tipos de armas

Minutos antes de las 18:00 de este 4 de abril de 2022, autoridades del Gobierno dieron una rueda de prensa en la que se detalló que en la matanza de Turi se utilizaron, al menos, seis tipos de armas. «Hemos encontrado los 197 indicios balísticos y de una aproximación muy rápida (…) encontramos el método para encaletar en la infraestructura del centro carcelario, las armas largas como las que estamos exhibiendo hoy».

En total serían seis armas cortas y una larga las que se utilizaron en la matanza. «No vamos a salir del centro hasta que no acabemos de encontrar eso elementos», dijo Carrillo.

Pablo Ramírez, director del SNAI, dijo que de enero a abril de 2022, se han prevenido 83 muertes violentas, debido a un sistema de reubicación de presos. «Se van a realizar cinco traslados de cabecillas de grupos delincuenciales organizados (de la cárcel de Turi)», recalcó. Se trataría de líderes de la banda ‘Los Lobos’ que irían a la cárcel de ‘La Roca‘, en Guayaquil.

«No descartamos que esto genere reacciones en otros centros (…); hemos tomado medidas. Todo aquel que sea identificado es necesario que tengan aislamiento y régimen disciplinario», agregó Carrillo. (AVV)

La señal de la matanza carcelaria que las autoridades ignoraron

Familiares de uno de los internos muertos en la ‘Penitenciaría del Litoral’ reaccionan a noticias.

Días antes de que 61 presos murieran ya se hablaba de una nueva matanza, pero también hubo una señal de alerta que las autoridades no vieron. 

Entre el viernes 12 y el sábado 13 de noviembre, 61 hombres murieron en la ‘Penitenciaría del Litoral‘ debido a una nueva matanza carcelaria en el país: la cuarta de 2021. Mientras se iniciaban las balaceras, hubo reos que hicieron transmisiones en vivo implorando ayuda; otros enviaron mensajes a sus familias relatando que no había luz, que los asesinos intentaban entrar a las celdas, que no sabían si sobrevivirían.

Estos hechos fueron reacciones a una matanza que duró más de 14 horas y de la que ya se había escuchando días antes, tiempo en el que hubo señales de alerta que un sistema penitenciario sin un sistema de inteligencia carcelaria ignoró.

Primera señal: ‘Detenidos con armamento al exterior’

La mañana del viernes (cuando empezó la masacre), la Policía Nacional detuvo a tres hombres que intentaban ingresar armas (dos fusiles) municiones (370 cartuchos) y explosivos (cinco tacos de dinamita) a la ‘Penitenciaría del Litoral‘.

Alejandro Ruiz, urbanista y experto en seguridad ciudadana, indica que estas no son armas que ingresan con el fin de que alguien a la interna tenga con qué defenderse en caso de una ‘simple’ pelea. «Porque seamos claros, para estar en una cárcel hay quienes incluso fabrican armas para hacer daño en caso que tengan una riña», detalla.

Pero que exista la intención de meter explosivos y armamento de alto alcance es una clara señal de que «algo más grande y peligroso se está gestando». Esta es la señal que no se debió pasar por alto.

El problema – dice el experto– es que las cárceles no cuentan con un sistema de inteligencia penitenciaria. «Si a los alrededores se encuentran personas ligadas a una banda delictiva intentando meter armamento se debe encender un código de alerta, identificar a sus líderes y mantenerlos en vigilancia absoluta. Aquí se los lleva a Flagrancia por portar armamentos y ahí queda. No hay quién cuestione más allá de lo evidente», explica.

A esto se suma que los tres hombres eran reos que lograron vulnerar la seguridad de la cárcel más peligrosa de país para recibir armamento.  «Entran y salen y no se escapan porque si eres el administrador te conviene quedarte ahí. Pero mira los peligros para quienes están a los alrededores», agrega Ruiz.

 

Armamento decomisado horas antes de la matanza en la Penitenciaría del Litoral.

Segunda señal: Un pabellón sin líder

La matanza fue provocada porque uno de los pabellones se quedó sin su líder: tras la liberación de uno de los miembros de los Tiguerones – una de las seis bandas que se disputa el control de las cárceles. Así lo explicó Pablo Arosemena Marriott, gobernador de la provincia de Guayas.

«El contexto de esta situación fue que no había cabecilla de la banda que tiene presencia en ese pabellón porque días atrás, ese líder había sido puesto en libertad porque había cumplido el 60% de su condena», dijo Arosemena Marriott.

Para Ruiz, nuevamente, un departamento de inteligencia penitenciario habría previsto que al estar un pabellón sin cabecilla «otras bandas buscaría doblegarlos, con brutalidad, Lo que provoca una masacre total».

Tercera señal: si los presos lo saben, los guías también

Un reo que habló con ‘The Associated Press’ dijo que días antes ya se hablaba de un nuevo ataque. Lautaro Ojeda, experto en seguridad y docente universitario, dice que si los reos saben de esto, también lo hacen los guías penitenciarios, pero que son víctimas de extorsión y otros «son corruptos»; entonces no se emite alertas, no hay un protocolo en las cárceles para saber cómo actúan los presos antes de un ataque, de un amotinamiento. (AVV)

DATO:

La matanza se  produjo en el pabellón 2, que alberga a 700 presos aproximadamente.

Cuerpos quemados y mutilados dificultan identificar a reos

Hay familias sin información sobre la situación de sus presos y más de 20 cuerpos sin identificar.

De los 61 muertos que dejó la matanza en la Penitenciaría, según un nuevo balance, 41 fueron identificados. Familias llevan tres días clamando por información.

“Seguimos trabajando desde la Unidad de Criminalística; hasta el momento se han reconocido a 41 personas privadas de la libertad fallecidas (en la ‘Penitenciaría del Litoral‘) y se han entregado 15 cuerpos a sus familiares”, indicó la Secretaría de Derechos Humanos de Ecuador en su cuenta de Twitter.

En total, la última matanza carcelaria (12 y 13 de noviembre de 2021) dejó un saldo de 61 presos muertos, según el último recuento (antes se hablaba de 68). Pero reconocer los cadáveres es complicado debido a que «el estado de los cuerpos es variado», dijo el coronel Marco Ortiz, director nacional de investigación técnico científica de la Policía Nacional.  Hubo muertos que fueron quemados y mutilados en medio de los enfrentamientos, por lo que solo han podido tomar huellas dactilares de 45 de los cuerpos recuperados.

Para el resto de cadáveres se debe realizar una identificación antropológica y «de ser necesaria una identificación genética. Obviamente eso lleva más tiempo”, detalló Ortiz. Esto ha hecho que de la matanza del 28 de septiembre de 2021 haya cuerpos pendientes por identificar; al menos cinco de los 119 reos que fallecieron en la misma cárcel. (AVV)

TE PUEDE INTERESAR:

¿Quién es el responsable de la última matanza carcelaria?

Judicatura improvisa jueces

La movilidad eléctrica no ‘despega’ en Ecuador

Identificados 34 cuerpos de reos muertos en Guayaquil

Familiares de reos fallecidos ingresan ataúdes en la ‘Penitenciaría del Litoral’.

CON INFORMACIÓN ACTUALIZADA HASTA LAS 13:20

El proceso de entrega consiste en la autopsia, verificación de identidad por el Registro Civil y entrega del acta de defunción junto con el cadáver.

Un total de 34 cuerpos habían sido identificados hasta las 13:00 de hoy (14 de noviembre de 2021), tras la matanza de 68 presos ocurrida el sábado en la ‘Penitenciaría del Litoral‘, informó este domingo la Secretaría General de Comunicación.

En un comunicado, señaló que la Secretaría de Derechos Humanos entregará en las próximas horas los féretros a las familias, mientras Criminalística continúa trabajando en la identificación de los demás fallecidos.

«El proceso de entrega de los cuerpos consiste en realizar la autopsia, que deberá ser avalada por la Fiscalía; solicitar al Registro Civil la autorización de los datos y verificar si están cedulados; otorgar el acta de defunción y, finalmente, entregar el cuerpo en el féretro a los familiares», explicó.

La Secretaría indicó que varias entidades brindan atención psicológica a los familiares de las víctimas.

Además, trabajadores sociales del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI) dan seguimiento al estado de salud de las 25 personas heridas, que están siendo atendidas en casas de salud, manteniendo informados a sus familiares sobre su estado.

Calma en las cárceles

Según el Gobierno, al momento «no se registran incidentes en los centros de privación de libertad del país» y, de acuerdo con reportes de los directores de cada uno de los centros penitenciarios, «en los recintos se mantienen el orden y el control; y las actividades se desarrollan con normalidad».

Incluso, volvió la normalidad en dos cárceles de las provincias de Azuay y Cotopaxi, donde el sábado (13 de noviembre) los internos se negaron a recibir sus alimentos en un acto de aparente solidaridad con los reos de la ‘Penitenciaría del Litoral‘.

La Secretaría añadió que el Ejecutivo ha trabajado interinstitucionalmente para tomar las decisiones en cuanto a la situación carcelaria.

Entre las acciones, el presidente, Guillermo Lasso, y la secretaria de Derechos Humanos, Bernarda Ordoñez, mantuvieron una reunión con un equipo asesor internacional para articular «la cooperación en el proceso de pacificación», reza el escrito.

En la cita participaron delegados de la Organización de las Naciones Unidas y del Programa de Asistencia contra el Crimen Trasnacional Organizado (PACcTO).

Además, el Jefe de Estado dialogó con representantes de la sociedad civil como el arzobispo de Guayaquil y la activista por los derechos humanos, Nelsa Curbelo.

La matanza del sábado ocurrió en la misma cárcel donde en septiembre pasado se produjo una masacre en la que murieron 119 presos en enfrentamientos que las autoridades atribuyen a la disputa de territorios entre bandas presuntamente vinculadas al narcotráfico.

Tras esa matanza, el gobernante declaró el estado de excepción en el sistema penitenciario. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Por matanzas y suicidios, 316 presos han muerto en Ecuador en 2021

Gobierno crea una comisión, un parche más a la crisis carcelaria

Asambleístas piden reunión al Gobierno por crisis carcelaria

En matanzas y suicidios, 316 reos murieron en Ecuador en 2021

La ‘Penitenciaría del Litoral’ ha sido escenario de seis sucesos sangrientos este año.

Según el Gobierno, la calma ha retornado a la ‘Penitenciaría del Litoral’ tras la matanza del 12 y 13 de noviembre, que dejó 68 muertos y 25 heridos.

La situación «está controlada» en la ‘Penitenciaría del Litoral‘, donde entre la noche del viernes y la madrugada del sábado (12 y 13 de noviembre de 2021) ocurrió una matanza en la que fallecieron 68 reos, informó el portavoz del Gobierno, Carlos Jijón.

«En este momento, la situación está controlada en toda la ‘Penitenciaría‘», dijo Jijón en una rueda de prensa en la ciudad de Guayaquil, horas después de haber informado de nuevos «ataques» entre reclusos.

Apuntó que en los operativos de control participaron 900 policías, mientras que los militares mantenían controles en las afueras del recinto carcelario.

Los «ataques» de la tarde del sábado tuvieron lugar horas después de la muerte de 68 presos en un enfrentamiento dentro de la ‘Penitenciaría‘, donde en septiembre pasado se registró la peor matanza carcelaria del país, que se saldó con 119 presos fallecidos.

Los últimos hechos elevan a 316 las muertes ocurridas en cárceles ecuatorianas en lo que va de 2021, en hechos ocurridos en enfrentamientos entre reos y decesos atribuidos a suicidios.

Este año ha sido el más violento en la historia carcelaria ecuatoriana reciente y, hasta el momento, se reportan ocho incidentes de magnitud. El primero ocurrió el 23 de febrero pasado, cuando se registró la muerte de 79 presos durante motines registrados en la propia ‘Penitenciaría‘ y en las cárceles de ‘Turi’ (Azuay) y ‘Latacunga’ (Cotopaxi).

El 28 de abril, una balacera acabó con la vida de cinco internos de la ‘Penitenciaría del Litoral‘. El 21 de julio, nuevos motines en la ‘Penitenciaría‘ y en la ‘Cárcel de Latacunga’ terminaron con 27 muertos y una policía abusada sexualmente.

Mientras que el 12 de agosto, seis internos de la cárcel de Quevedo murieron producto de enfrentamientos. Pero lo peor ocurrió nuevamente en la ‘Penitenciaría‘ el 28 de septiembre cuando producto de enfrentamientos con armas de fuego murieron 119 reos.

En octubre, 11 presos fueron hallados colgados en celdas de visitas, hechos que fueron calificados como suicidios. Esta semana, el 9 y 10 de noviembre, un reo murió en la ‘Penitenciaría del Litoral‘ como consecuencia de varios enfrentamientos. Y, finalmente, entre el 12 y 13 de noviembre, 68 reos más fallecieron producto de peleas. (LAG)

TE PUEDE INTERESAR:

Gobierno crea una comisión, un parche más a la crisis carcelaria

Asambleístas piden reunión al Gobierno por crisis carcelaria

Corte Constitucional responde al Presidente sobre crisis carcelaria