Un musulmán en tribunal supremo israelí

La presencia de Kabub en el grupo de elegibles desató polémica y retrasó la designación.

Anteriormente hubo presencia árabe en el tribunal, pero se trataba de cristianos. Jáled Kabbub será el primer musulmán.

Redacción TEL AVIV

El juez Jáled Kabub será el primer musulmán en la historia de Israel que accede a un puesto de magistrado del Tribunal Supremo tras publicarse ayer el nombramiento por el  Comité de Nombramientos Judiciales.

Además de Kabub, también fueron seleccionados los jueces Ruth Ronén, Gila Kanfi-Steinitz y el abogado Yechiel Kasher, que pasarán así a integrar el Supremo israelí, compuesto por 15 miembros.

«Fueron seleccionados de acuerdo con los tres criterios que establecí: excelencia, equilibrio y diversidad. Una variedad de opiniones, géneros y orígenes étnicos», señaló ayer el ministro israelí de Justicia, Guideon Saar, que preside el comité seleccionador.

El anuncio de ayer llega tras varios meses de desacuerdos entre los miembros del comité.

Si bien el Supremo israelí ya contó con varios miembros árabes, todos ellos fueron cristianos, por lo que Kabub se convertirá en el primero de religión musulmana. Este juez figura desde 2017 como vicepresidente del Tribunal de Distrito de Tel Aviv, donde previamente había trabajado como juez. EFE

Juez ratifica prisión preventiva para Pablo Celi

El contralor subrogante es acusado del presunto delito de delincuencia organizada.

El contralor subrogante permanecerá en la Cárcel 4, de Quito, en espera del término del proceso que se le sigue por supuesta delincuencia organizada.

El magistrado de la Corte Suprema de Justicia Felipe Córdova ratificó la orden de prisión preventiva dictada al contralor subrogante Pablo Celi, por lo que el funcionario permanecerá recluido en la Cárcel 4, al norte de Quito.

Celi es investigado, junto a otros implicados, por su presunta participación en el delito de delincuencia organizada en el caso denominado Las Torres. Según la hipótesis de la Fiscalía, Celi habría desvanecido glosas a cambio de dinero que recibía de empresas que se beneficiaban por no ser sancionadas y poder seguir contratando con el Estado.

En la audiencia de revisión de medidas cautelares, Diana Salazar, fiscal general del Estado, incorporó varios elementos de convicción, como documentos y chats, producto de las pericias de desmaterialización de los dispositivos electrónicos que se encuentran en cadena de custodia.

Entre los elementos presentados constan conversaciones entre el contralor subrogante Pablo Celi con varios de sus subalternos, quienes dijeron no haber actuado bajo las disposiciones de él, en sus versiones ante Fiscalía. Sin embargo, en dichos chats se confirma que se actuó de manera contraria.

Además, se presentaron documentos que señalarían el desvanecimiento de glosas que concuerdan –en sus fechas– con el modus operandi de la estructura. Según la teoría del caso de Fiscalía, se emitieron glosas a las entidades, se recibía el pago a través de las empresas cuyos representantes son procesados y luego la glosa era desvanecida.

El juez Córdova señaló que, pese a los argumentos expuestos por las defensas de los procesados, no se han desvanecido las situaciones que motivaron la orden de prisión preventiva y por esa razón se acogió el pedido de Fiscalía.

El magistrado también rechazó la solicitud de revocatoria y sustitución de medidas cautelares, y ratificó la orden de prisión preventiva en contra del procesado por el mismo caso Luis A..