Matilde Hidalgo Navarro de Procel, su época, conquistas y legado

EVENTO. Se conmemoró el primer siglo del Grado de Doctora de la ilustre lojana Matilde Hidalgo de Procel.

En el Teatro Universitario de la Universidad Central se realizó un acto solemne conmemorativo en honor a Matilde Hidalgo.

Hace una centuria, Matilde Hidalgo, obtuvo el título de doctora en Medicina y Cirugía, con las más altas calificaciones, en la Facultad de Medicina, Cirugía y Farmacia de la Universidad Central del Ecuador. Ella nació el 25 de septiembre de 1889, y se graduó como la primera médica del país el 21 de noviembre de 1921.

En aquella fecha quedó registrado el logro más importante de las mujeres de su tiempo, porque fue la primera en alcanzar un doctorado que hasta entonces estaba reservado para varones.

Alianza de conmemoración

Para ratificar un hecho histórico de esta importancia y magnitud, un grupo de profesionales de la salud, con el apoyo de la Universidad Central, Universidad Nacional de Loja, SEK y UTI, junto con el auspicio de la Federación Médica Ecuatoriana, los Colegios Médicos Provinciales, la Academia Ecuatoriana de Medicina, las Sociedades Científicas y la Sociedad Médica Matilde Hidalgo de Procel resolvieron rendirle justo homenaje y reconocimiento a la mujer que inspiró e inspira a las mujeres ecuatorianas a seguir caminos de superación personal y colectiva.

Agradecen a quienes colaboraron con entusiasmo desinteresado y altruismo intelectual a la culminación de un esfuerzo mancomunado que ha producido un libro histórico, biográfico, conmemorativo y de reconocimiento a las médicas graduadas hasta 1974.

El Dr. Víctor Manuel Álvarez Chávez, presidente del Colegio de Médicos de Pichincha, en su presentación habló a nombre de los equipos de salud, educación para la salud y ciencias afines, y mencionó: “es de justicia y gratitud rendir todos los honores a quien dejó marcados senderos de lucha por ideales nobles de justicia, igualdad y democracia, que eran inalcanzables en inicio de 1900”.

Luego, el Dr. Gabriel Ordóñez Nieto – autor del ensayo ‘Matilde Hidalgo Navarro De Procel, su Época, Conquistas y Legado’ – como consta en la primera parte del texto dijo: “Se trata de refrescar la memoria, de recuperar cuánto se conoce de esta mujer, que escogió ser llamada Matilde Hidalgo de Procel, conforme a las costumbres de la época, para analizarla con el auxilio de lupas que permitan amplificar sus gestos, sus palabras y escritos, sus actuaciones frente a todos cuantos le colocaron obstáculos, prohibiciones, impedimentos en su lucha por reivindicar derechos conculcados, por desbrozar caminos para el libre tránsito de centenares, de miles de mujeres deseosas de alcanzar las cotas más altas en los campos de la cultura, ciencias, artes, política y más actividades desarrolladas”.

OBRA. La obra habla de los logros profesionales de Matilde Hidalgo Navarro de Procel.

Homenaje total

En el evento de ceremonia se agradeció también a los articulistas invitados: Dra. Jenny Estrada Ruiz con el tema “A un siglo de su triunfo” y autora de la biografía de Matilde “Una Mujer Total”; a la Dra. Mariana Yépez Andrade, Exministra Fiscal, con el título “Matilde Hidalgo y su lucha por la ciudadanía”; a La Dra. Magdalena Molina por su tema “Discriminación de la mujer”; al Dr. Rodrigo Fierro Benítez por “Matilde protagonista de hazañas”; al Dr. Hugo Romo, presidente de la Academia de Medicina, quien escribió un homenaje de la Academia a la Dra. Matilde; al Dr. Germán Rodas Chaves, por su artículo sobre “Matilde y la persistencia en la lucha por la igualdad de derechos”; su sobrina bisnieta, Jodie Padilla Lozano, que escribió sobre el legado de Matilde en la era digital; y otros.

En la segunda parte se presentaron biografías y homenajes póstumos de reconocimiento a las médicas graduadas hasta 1974, quienes han dado ejemplo de tenacidad, bioética y profesionalismo.

Los villancicos más populares nacieron en Loja

PERSONAJE. Salvador Bustamante Celi aprendió armonía, melodía, instrumentación y contrapunto.

“Ya Viene el Niñito”, “Claveles y Rosas” y “En brazos de una Doncella”, son algunas de las piezas compuestas por Salvador Bustamante Celi.

Llegó Navidad y los tradicionales villancicos se escuchan en cada rincón del país. Se tratan de una composición musical que nació en forma de canción profana y que obtuvo notoriedad cuando la gente comenzó a asociarla con la Navidad.

En Loja, Capital Cultural y Musical, surgieron algunos de los villancicos más reconocidos del Ecuador. “Dulce Jesús Mío”, “Ya viene el Niñito”, “Claveles y Rosas”, “En brazos de una Doncella”, “No sé Niño Hermoso”, “Pimpollito del alma” y “Venid Pastorcillos”, son las melodías que el famoso lojano Salvador Bustamante Celi creó inspirado en el nacimiento de Jesús. Un texto del compilador Fidel Pablo Guerrero, expone que otros temas como “Corazones”, “Jesús Tiernecito”, “Las palomitas”, “Navidad Quiteña”, “Oh Niño Dios”, “Tres Reyes”, “Villancico 1” y “Villancico 2”, también forma parte de la extensa obra musical del talentoso instrumentista.

En 2013 nació el proyecto “Pesebre de mi tierra” y producto de la investigación realizada se comprobó que la mayor parte de los cánticos más populares son de autoría de este compositor lojano. El proyecto incluyó también la grabación de un disco compacto, con las voces de varios artistas.

MÚSICA. Sus villancicos se escuchan en todo el mundo.

Los villancicos de Salvador Bustamante han trascendido el mundo entero, puesto que han sido interpretados en más de 100 idiomas, llegando con un mensaje de paz, felicidad y esperanza a cada uno de los hogares. Con emoción, Magdalena Guerrero, responsable de la biblioteca del Colegio de Artes Salvador Bustamante Celi, comenta que “Ya viene el Niñito” ha sido traducido a 102 idiomas.  

Al ser Loja una provincia donde sus habitantes son creyentes de la Virgen del Cisne fue un impulso para que el destacado compositor escriba estas populares piezas. Se cree que la presencia de los franciscanos en Loja también lo animó a producir música en honor a las festividades de diciembre. Además de los villancicos, tiene varias obras musicales sacras y religiosas, lo que motivó el reconocimiento de la iglesia católica.

Diego Naranjo, presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana – Núcleo de Loja, manifiesta que para crear estos temas se requiere de una gran capacidad humana, tal como lo hizo Bustamante Celi. Por su parte, Vinicio Sarmiento, nieto del icónico lojano, destaca que como familiares se sienten orgullosos por el aporte de su antecesor.

Salvador Bustamante falleció el 8 de marzo de 1935, dejando un gran legado a la música nacional y del mundo entero. Tanto sus villancicos, como su fecunda obra que incluye pasillos, himnos, vals, paso doble, boleros y tangos, son recordados, bailados y cantados por su gente.

Dada la importancia y significado de los villancicos, es necesario que las autoridades e instituciones educativas promueven el cántico de estas melodías navideñas, con el fin de que las futuras generaciones disfruten y se apropien de las mismas.

 

TOME NOTA

Salvador fue hijo del organista Teodosio Bustamante,
y de la cantante Mercedes Celi.

EL DATO

El destacado compositor nació el 1 de marzo de 1876.

“Loja de Antaño”, un libro que inmortaliza historias

EVENTO. Cecilia Espinosa en el acto de presentación del libro “Loja de Antaño”.

La obra del autor Ecuador Espinosa cuenta las vivencias de la patria chica, desde sus orígenes hasta la actualidad.

En la Casona Universitaria se llevó a cabo el acto de presentación del libro “Loja de Antaño”, autoría del preclaro intelectual periodista, historiador e investigador lojano, Ecuador Espinosa Sigcho.

Ecuador Espinosa nació en 1939. Sus estudios primarios los realizó en la Escuela de los Hermanos Cristianos, y los secundarios en el Colegio Bernardo Valdivieso, siendo integrante de la Banda de Guerra. Muy joven trabajó como guarda de Estancos de Loja, guarda de Resguardo de Aduanas y Subteniente de la Policía Militar Aduanera. Los estudios superiores los cursó en la Universidad Nacional de Loja (UNL), donde obtuvo el título de Licenciado en Ciencias de la Educación, especialidad Filosofía y Letras. Posteriormente, alcanzó los títulos de Licenciado en Ciencias Sociales, Políticas y Económicas. Abogado y Doctor en Jurisprudencia.

Su pasión por la investigación, lo llevó a descubrir “La Emancipada” de Miguel Riofrío y a demostrar documentadamente que fue la primera novela ecuatoriana, anterior a “Cumandá”. Descubrió documentos inéditos y de suma valía para varias instituciones, como por ejemplo las actas de independencia de algunas ciudades de la provincia.

Publicó infinidad de artículos sobre la portentosa imagen de la Virgen del Cisne, sobre la vida y obra de Pío Jaramillo Alvarado y otros personajes ilustres de Loja de antaño. Fue el impulsor para la publicación de obras como “Añoranzas y Perfiles” y “Crónicas y Documentos al Margen de la Historia de Loja y su Provincia”, obras publicadas por el Consejo Provincial de Loja.

Segunda reimpresión

Por motivo de los 200 años de independencia política, el Municipio de Loja decidió publicar una segunda reimpresión del libro “Loja de Antaño”, con el fin de contar la historia de la patria chica, desde sus orígenes hasta la actualidad, matizada con algunos capítulos de la vida colonial, que narran sus vivencias, sus transformaciones, sus personajes, todos dentro del contexto del sacrificio, esfuerzo y dinamismo de los lojanos por el adelanto de la ciudad.

“Loja de Antaño” es el sueño al fin cumplido de su autor que, a lo largo de su fecunda vida, anheló fervientemente plasmar en una obra muchos recuerdos de tiempos antaño, repletos de historia, tradición y cultura de la ciudad castellana.

Sus páginas transmiten un fragmento del vasto patrimonio cultural de Loja y su provincia. Cuna de mujeres valiosas y grandes hombres, ejemplo de los más nobles valores, gestores valientes y precursores insignes de acontecimientos que, sin lugar a duda, dejaron huella imborrable en la historia de la Patria.

Obras

Cecilia Espinosa, hija del destacado lojano, expresó que en la primera edición del libro participaron sus hermanos, quienes se encargaron de recopilar fotografías de la Loja de antaño, a fin de complementar aquellas que en su momento fueron seleccionadas por Ecuador Espinosa.

Recalcó que su padre aportó significativamente al fortalecimiento de la literatura, poesía, educación, entre otros campos. Los libros que escribió están inspirados en la historia de Loja, en la vida de Pío Jaramillo Alvarado, la presencia de Bolívar en Loja, además de un poemario con versos inéditos: “después de su muerte revisamos su computadora y encontramos los inicios de todas estas obras, por lo que decidimos cumplirle el sueño de publicarlas. Para lograr este propósito tomamos parte de la Loja histórica, parte de la Loja de antaño y fragmentos de los poemas que estaban dedicados a esta tierra, asimismo, se incluyen dos que escribió para mi madre”, indica.

Antes de su muerte, uno de sus hijos le prometió elaborar una edición de lujo con base a todos sus escritos. Es así como hace cinco años se presentó una primera edición  post mortem, la cual fue entregada a diferentes instituciones, autoridades y personajes nacionales e internacionales.

Tras esta reimpresión, los 1.000 nuevos ejemplares del libro “Loja de Antaño” serán distribuidos por parte del Municipio a las entidades y personas que considere pertinente.

Cecilia manifiesta que como familiares se sienten satisfechos porque lograron el objetivo de difundir el trabajo literario de su padre. Asimismo, está agradecida con las autoridades por permitir que una de las calles de la urbe lleve el nombre Ecuador Espinosa Sigcho: “cuando le comentamos al alcalde sobre este tema, nos mencionó que no era un favor, por el contrario, era un deber para con la memoria de nuestro padre”.

Con estos actos se rinde homenaje a un personaje que se esforzó por hacer de Loja, una ciudad mejor.

TOME NOTA
La calle Ecuador Espinosa Sigcho está ubicada por el sector Amable María.

EL DATO
El libro está integrado por 200 páginas.

Fallece mentalizador de la ‘Hora Ambateña’

Personaje. Julián Grandes fue uno de los impulsores de la ‘Hora Ambateña’ hace 21 años.

“Si hubiese llegado un segundo más tarde no lograba la medalla de oro en las Olimpiadas de 1996”, es la frase de Jefferson Pérez que caló en la vida de Julián Grandes, precursor de la denominada ‘Hora Ambateña’.

Nacido el 21 de mayo de 1950, a Julián siempre le incomodó la impuntualidad, pues la consideraba una falta de respeto para quien espera y quien incumple con la hora pactada.

Hoy, después de su muerte, su familia cree que este es uno de los legados mas importantes que le deja a la ciudad, pues desde 2000, Ambato es conocida a escala nacional por la ‘Hora Ambateña’.

Ahora esperan que esta iniciativa no se pierda y pueda ser replicada a escala nacional, tomando en cuenta la importancia que tiene la puntualidad en los negocios, la familia y la vida cotidiana de los seres humanos.

“Esta es una importante huella que nos deja mi papi, ahora es menester de todos no dejar morir sus enseñanzas”, dijo Diego Grandes hijo de Julián. (NVP)

Wilson Jaramillo, su gusto por el derecho y la docencia

PROFESIONAL. Wilson Jaramillo, destacado profesional en el campo del Derecho y la docencia.

La familia es el principal motor que impulsó la preparación académica del destacado profesional lojano.

 

Wilson Eduardo Jaramillo Ochoa, doctor, es un abogado lojano de 72 años con una amplia trayectoria en el campo del derecho y de las leyes.

Cuando tenía ocho años, sus padres decidieron mudarse a la capital con la finalidad de buscar un mejor porvenir para su familia.

Es en Quito donde el ahora profesional cursó sus estudios primarios en la escuela Estados Unidos de Norteamérica, mientras que, los estudios secundarios los realizó en el colegio Juan Montalvo de la misma ciudad.

Una vez que concluyó sus estudios secundarios logró acceder a un puesto de trabajo, sin embargo, tuvo que renunciar al mismo porque consideró conveniente regresar a la ciudad Castellana para seguir una Carrera universitaria en materia de Jurisprudencia en la Universidad Nacional de Loja.

En su extensa hoja de vida también constan tres maestrías que el ilustre profesional del derecho ha realizado. Una de ellas la hizo en Docencia Universitaria e Investigación Educativa con el auspicio de la Universidad Autónoma de México; otra en Derecho e Investigación Jurídica en la Universidad Nacional de Loja, de igual forma, tiene un estudio de cuarto nivel en Derecho Penal y Criminología por parte de la Universidad Autónoma de Los Andes, además, cursó una especialidad en Derecho Penal Indígena

¿Coméntenos acerca de su círculo familiar?

Contraje matrimonio con mi esposa, quien en vida fue, Lucía Sangurima. Mi esposa nativa del cantón Piñas también fue abogada y ejerció su profesión como Agente Fiscal de Loja. Con ella procreé tres hijos: Wilson, José Luís y Lucía Jaramillo Sangurima.

Yo amé mucho a mi esposa y siento que ella también me amó, pero lastimosamente falleció el jueves 25 de febrero, por lo que estoy con esa inmensa pena y dolor de haber perdido a mi esposa a la que tanto amé durante toda mi vida.

¿Cuál es su trayectoria profesional?

En la actualidad estoy jubilado porque necesito descansar después de muchos años de ejercicio profesional.

A lo largo de mi Carrera me desempeñé como profesor de nivel primario en el plantel Juan Montalvo de Quito y trabajé en el cantón Macará con los Hermanos Maristas, de igual forma, laboré en el sector rural.

Trabajé como educador en la dirección de Salud. Ofrecí mis servicios profesionales como catedrático universitario en la Universidad Nacional de Loja y en la Universidad Técnica Particular de Loja. En el año 2001 colaboré con la Universidad Nacional en los cursos de apoyo dirigidos a estudiantes de Derecho de las universidades de Guayaquil, con la finalidad de brindarles asesoría en el ámbito de la investigación para que puedan elaborar sus tesis de grado necesarias para la obtención de un título universitario.

Me desempeñé como Juez de lo Civil en Amaluza, cantón Espíndola, posteriormente, fui Juez de lo Penal en el cantón Cariamanga y en Gonzanamá, además, ocupé el cargo de Juez de lo Penal del cantón Loja.

Desde 2015 hasta 2018 trabajé como abogado en libre ejercicio con la finalidad de experimentar y brindar servicio a la colectividad lojana.

¿Por qué decidió estudiar Derecho?

Me gustó esta Carrera porque atiende las necesidades sociales. Es importante ayudar a la gente a resolver sus problemas de manera justa y equitativa, por lo que tuve la oportunidad de asesorar a la ciudad en la resolución de los conflictos jurídicos y personales.

¿Qué cree que se necesita para ser buen abogado en la actualidad?

Para desempeñar de buena forma esta profesión se necesita ser honesto y honrado. En primer lugar, se debe ser sincero con la gente, y, en segundo lugar, es fundamental ser estudioso del Derecho para conocer a plenitud el tema, ya que los abogados debemos prepararnos todos los días para ser mejores personas y profesionales.

El Derecho es conflictivo, por tal razón, cuando hay una oportunidad el profesional de las leyes puede prestarse para la deshonestidad, lo cual se ve plasmado en mentirle a la gente a cambio de dinero.

El abogado que presta sus servicios en la Función Judicial debe ser ético para no dejarse tentar por las coimas, de esta manera, se podrá ejercer la profesión de forma recta y correcta.

¿Qué es lo que más le gusta y menos le atrae de esta profesión?

Lo que más me gusta es que cuando se emite una sentencia las partes se sienten satisfechas, incluso, se han dado casos donde el “condenado” me ha dicho “gracias doctor por la sentencia que me ha puesto”.

Lo que menos me agrada son las calumnias emitidas por parte de otros abogados en libre ejercicio, con el objetivo de generar división o conseguir ciertos privilegios.

¿Logros y reconocimientos a lo largo de su Carrera profesional?

En 2020 el Colegio de Abogados de Loja me hizo un reconocimiento por la trayectoria profesional y por los méritos que han identificado en mí. Este reconocimiento me llena de orgullo, ya que me hace sentir bien el haberlo recibido.

La Corte de Justicia también reconoció mi trayectoria como resultado de la excelente calificación que obtuve en las evaluaciones periódicas que hace a los abogados.

TOME NOTA

El profesional del Derecho se desempeñó como docente universitario, funcionario público y abogado en libre ejercicio.

EL DATO

Wilson Jaramillo Ochoa realizó tres maestrías y una especialidad en Derecho Penal Indígena.