Creyentes del ‘remedio milagroso’ para el covid le encuentran nuevos usos

El promotor del uso del dióxido de cloro se dedicaba a los bienes raíces antes de a la pseudociencia.

Andreas Kalcker, promotor del dióxido de cloro, ya no lo promociona como ‘cura’ para el covid. Ahora impulsa un protocolo de lavados vaginales con este producto. La práctica es peligrosa, dice la ciencia.

“Úsalo para todo tipo de problemas vaginales y tejidos anexos circundantes”, dice Andreas Kalcker en un video ampliamente compartido en todas sus redes sociales

Kalclet es uno de los promotores del consumo del dióxido de cloro como ‘cura’ para el COVID-19. Algo que no sOlo no tiene sustento científico, sino que se ha comprobado que es maligno para el sistema digestivo y respiratorio.

Con casos de covid a la baja en todo el mundo, Kalclet ya no promociona el tratamiento para la enfermedad; pero insiste en darle otros usos al dióxido de cloro. Por eso, ha creado un ‘protocolo’ de lavados vaginales.

“Resulta especialmente útil para candidiasis, cistitis, micosis, pólipos, problemas renales, VPH, enfermedades de transmisión sexual y un largo etc.”, dice Kalclet, quien se dedica a la venta de bienes raíces, más no a la investigación científica.

La sociedad científica advierte los peligros de esta práctica, primero, porque evitaría que las mujeres busquen un tratamiento oportuno e individualizado, ya que las enfermedades mencionadas por Kalclet no tienen todas el mismo tratamiento.

La ginecóloga Maria Elisa Moltoni, dijo a AFP, que el uso de dióxido de cloro dentro de la vagina es particularmente preocupante: “Puede provocar daños. Recordemos que la mucosa vaginal tiene poder de absorción y muchas sustancias que pongamos en la vagina también se pueden absorber al organismo”, explicó. “Estamos frente a un potencial riesgo si esa sustancia se absorbe; riesgo que, a su vez, no ha sido estudiado y que podría afectar a una mujer que haga este tipo de tratamientos”. (AVV)