Betancourt encendió la polémica en debate

Los candidatos a la presidencia de Colombia Íngrid Betancourt (i) y Gustavo Petro (d), durante el primer debate presidencial.

Las afirmaciones de la candidata de centro sobre la salud mental de Gustavo Petro, generaron comentarios y críticas en Colombia.

Redacción BOGOTÁ

La candidata presidencial colombiana Íngrid Betancourt se ubicó en el centro de la polémica por la batería de acusaciones que vertió en un debate contra el aspirante de la izquierda y favorito en las encuestas, Gustavo Petro, incluso con referencias a su salud mental.

Durante el debate organizado por el diario El Tiempo y la revista Semana,  Betancourt mencionó un episodio ocurrido hace más de 30 años cuando visitó a Petro en Bruselas, donde el hoy aspirante presidencial tenía un cargo diplomático.

«¿En qué Gobierno trabajaste tú cuando trabajaste en la embajada en Bélgica?», le preguntó Betancourt a Petro, quien contestó que en el del César Gaviria porque lo «iban a matar».

«¿Sabes por qué renuncié?», cuestionó el aspirante del Pacto Histórico, a lo que Betancourt respondió: «Porque te dio una depresión».

«Cuando fui a visitar a Gustavo (a Bélgica), me acuerdo que él estaba en una gran depresión, tirado en el piso sin poder moverse. También agregó que creía que Petro «tiene Alzheimer». (EFE)

Cruce Betancourt-Petro en primer debate presidencial colombiano

Momento de uno de los choques verbales entre Íngrid Betancourt y Gustavo Petro.

La participación de Piedad Córdoba en la alianza que apoya al candidato izquierdista fue criticada por la excanciller y excautiva de las FARC.

BOGOTÁ. Los candidatos colombianos Íngrid Betancourt, Gustavo Petro y Federico Gutiérrez protagonizaron el lunes (14 de marzo de 2022) un acalorado debate, el primero tras las consultas presidenciales del domingo, en el que discutieron sobre diversos temas como la relación con EE.UU., salud y agricultura.

En el debate, organizado por el diario bogotano El Tiempo y la revista Semana, los aspirantes se atacaron por los apoyos que han recibido en la campaña para las elecciones del próximo 29 de mayo, en las que también participarán, entre otros, los exalcaldes de Medellín Sergio Fajardo y de Bucaramanga Rodolfo Hernández.

El caso de Piedad Córdoba

Uno de los momentos más tensos de la discusión sucedió cuando Betancourt, candidata del partido Verde Oxígeno, le recriminó a Petro, que ganó la consulta del izquierdista Pacto Histórico con más de 4,4 millones de votos, la elección de Piedad Córdoba como senadora por ese movimiento.

El mes pasado se conoció, mediante una investigación de Noticias Caracol, una declaración ante la Fiscalía de Andrés Vásquez, exasesor de Córdoba, en la que aseguraba que hace unos 15 años la política «habría capitalizado políticamente la entrega de secuestrados hasta el punto de conseguir que las liberaciones de Íngrid Betancourt y de los tres contratistas estadounidenses, entonces en poder las FARC, se retrasaran».

Según esa versión, Córdoba quería darle el mérito de la liberación de secuestrados al entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, para que a su vez, este le «catapultara» a ella a la Presidencia colombiana.

«Yo me estremezco porque en sus listas están personajes muy corruptos, sindicados de haber sido tramitadores del secuestro (…) Y ahora, a través de esta alianza con Petro, se gana esta especie de beneplácito para tener un fuero especial y eso es indigno», reprochó Betancourt.

Segunda vuelta

Gutiérrez, que consiguió la candidatura del derechista Equipo por Colombia con 2,1 millones de votos, señaló que tras las votaciones del domingo tiene «un pie en segunda vuelta».

«Nos constituimos como una realidad política hoy ya para el país, pero mi llamado para todas aquellas fuerzas que representamos defensa de democracia y libertades es que podemos llegar unidos a la primera vuelta y ganar en primera vuelta», dijo.

En esa misma línea, Petro aseguró que «la consulta del Pacto Histórico llegó al 47% del total (de votos) de las consultas», por lo cual ve viable conseguir los sufragios que hacen falta para ganar en la primera vuelta.

«Hay que ampliarnos más, no se puede ser soberbio. Se puede ser humilde y aceptar que más personas, más fuerzas sociales, más fuerzas políticas, todas democráticas. Los únicos que no caben aquí son los corruptos, los genocidas, de resto todo colombiano o colombiana que desean tener un país productivo o en paz, cabe en este esfuerzo», afirmó.

Relación con EE.UU.

Otro tema llamativo de la discusión fue la propuesta de los candidatos con respecto a la relación de Colombia con EE.UU., a lo que Petro respondió que se deben incluir en la agenda temas de cambio climático y que debe haber un cambio en la política de drogas.

Allí explicó que la nueva política de drogas debe «garantizar una seguridad alimentaria en Colombia, que es fundamental para que no haya productores de hoja de coca» y que se debe renegociar el tratado de libre comercio vigente entre ambos países.

Gutiérrez le respondió que Colombia debe aprovechar las necesidades alimentarias de EE.UU. para exportar «productos de calidad» a ese país para impulsar el crecimiento económico.

Betancourt, entre tanto, propuso la firma de un «acuerdo para el progreso» regional que tenga como ejes principales el narcotráfico y las migraciones.

«Del narcotráfico tenemos que llegar a la conclusión que después de 40 años de guerra contra el narcotráfico tenemos que presentarle a EE.UU. una propuesta que es la de trabajar juntos para despenalizar el consumo de droga, de manera que podamos acabar con las rentas del narcotráfico», expresó. EFE

Piedad Córdoba ‘manejó’ liberaciones de las FARC

Un ex asesor de la política colombiana la acusa de capitalizar a su favor y de Hugo Chávez las liberaciones.

Una investigación periodística reveló que la exsenadora acomodaba el momento de las liberaciones de secuestrados, incluida la de Íngrid Betancourt.

Redacción BOGOTÁ

Una investigación periodística reveló que la exsenadora colombiana Piedad Córdoba, a la que se ha vinculado repetidamente con la guerrilla de las FARC, retrasó supuestamente por intereses políticos la liberación de secuestrados por parte de la insurgencia, incluido el de la candidata presidencial Íngrid Betancourt.

La investigación recoge la declaración de un ex asesor de Córdoba, Andrés Vásquez, ante la Fiscalía donde asegura que Córdoba era identificada como alias «Teodora» dentro de las FARC y que «habría capitalizado políticamente la entrega de secuestrados hasta el punto de conseguir que las liberaciones de Íngrid Betancourt y de los tres contratistas estadounidenses se retrasaran», aseguró el reporte del canal de televisión Noticias Caracol.

Los intereses de Córdoba, que fue senadora de 1994 a 2010, se concentraban en darle el mérito de la liberación al expresidente venezolano Hugo Chávez para que a su vez, este le «catapultara» a ella a la Presidencia colombiana.

Tras las revelaciones, Íngrid Betancourt dijo que la exsenadora Piedad Córdoba pertenece a la clase «política corrupta» y pidió a la justicia colombiana actuar en este caso. (EFE)

Íngrid Betancourt buscará la Presidencia en solitario

Betancourt dice que busca el poder para terminar con la corrupción, la violencia y la pobreza.

La política colombiana anunció su separación de la alianza de centro tras denunciar la presencia en ella de personas contaminadas por corrupción.

BOGOTÁ. La precandidata presidencial colombiana Íngrid Betancourt anunció este sábado (29 de enero de 2022) que dejará la Coalición Centro Esperanza y disputará las elecciones de mayo como abanderada de su partido, el Verde Oxígeno. Argumentó que en esa alianza no hay una posición clara frente a los apoyos de políticos supuestamente vinculados con casos de corrupción.

Betancourt había dado el pasado jueves un ultimátum a la Coalición para que se distanciara de políticos ligados a la corrupción o a maquinarias electorales, o de lo contrario abandonaría esa alianza.

«Recibimos una respuesta por parte de la Coalición Centro Esperanza. Se señala la entrada de apoyos de las maquinarias como un error que se lamenta. Sin embargo, no anuncia acción con respecto a los apoyos ya recibidos de las maquinarias a Alejandro Gaviria», expresó Betancourt en un video.

Según Betancourt, esa falta de posición clara la obliga «a asumir el liderazgo de una batalla» que se tiene «que dar y ganar en Colombia por una política limpia, justa y que no le robe las oportunidades a los 51 millones de colombianos» que están «secuestrados por la corrupción».

«En estas condiciones nos vemos obligados a dar un paso al costado de la Coalición Centro Esperanza. Seré candidata independiente a la Presidencia por el partido Verde Oxígeno. Un partido que no hace concesiones en la lucha frente a la maquinaria porque aquí no puede haber zonas grises», dijo.

Polémica con Alejandro Gaviria

Las decisión se tomó luego de que el senador Germán Varón Cotrino, del partido derechista Cambio Radical, se uniera al exministro Gaviria, uno de los siete precandidatos de la Coalición Centro Esperanza, lo que el pasado lunes provocó un fuerte enfrentamiento entre ambos en un debate del diario El Tiempo y la revista Semana.

Ante esta situación, los otros cinco precandidatos presidenciales de la Coalición aseguraron hoy que «la aceptación de uno de sus integrantes de apoyos por parte de dirigentes que han acompañado la agenda de Gobierno del presidente (Iván Duque)» es «una equivocación» que no comparten y lamentan.

No obstante, manifestaron que se debía cerrar este episodio «y salir a las calles a presentar propuestas que esperan los colombianos para unir y transformar» el país, que el próximo 13 de marzo, día de las elecciones legislativas, escogerá también en consultas abiertas a los candidatos de la Centro Esperanza y otras dos coaliciones de izquierda y derecha.

«Es decisión de Ingrid y Alejandro acompañarnos o no», añadieron los demás miembros de la Coalición Centro Esperanza, a la que Betancourt se había sumado hace solo 11 días, el pasado 18 de enero.

Al respecto, Gaviria valoró hoy que sus compañeros de la Coalición recogieron sus «criterios y observaciones» y dijo que mantendrá su candidatura por ese movimiento.

«No voy a renunciar bajo ninguna circunstancia a los apoyos recibidos», añadió el exministro de Salud.

Candidata independiente

De esta forma, Betancourt, de 60 años, seis de los cuales estuvo secuestrada por la guerrilla de las FARC, no participará en la consulta de la Coalición de Centro Esperanza sino que irá directamente como candidata del partido Verde Oxígeno en las elecciones presidenciales del 29 de mayo.

«Asumimos esta responsabilidad y convocamos a todos los colombianos y las colombianas, que están en contra de la corrupción, a que construyamos unidos este camino para liberarnos de la corrupción», señaló.

Además del enfrentamiento con Gaviria en el debate, Betancourt también tuvo agrios roces con el favorito en las encuestas, el senador de izquierdas Gustavo Petro, que lidera la coalición Pacto Histórico, y a quien acusó de hacer «pacto con el diablo» por sus alianzas con políticos tradicionales. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Australia abre posibilidades de estudio y trabajo a jóvenes

España necesitará más de 90 mil profesionales en datos e IA hasta 2025

Felipe Caicedo ficha para el Inter de Milán

Betancourt quiere terminar con la corrupción y la violencia

A pesar de la popularidad de que goza, Íngrid Betancourt no tiene un camino fácil para convertirse en la primera presidenta de Colombia.

La precandidata colombiana tratará de convertirse en la aspirante a la Presidencia de su país por la tendencia de centro el 13 de marzo de este 2022.

Redacción BOGOTÁ

¿Sorpresa? Para muchos colombianos no lo es y lo ven como un regreso previsto. Íngrid Betancourt, quien estuvo secuestrada más de seis años por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), anunció la semana pasada que participará en marzo en la consulta de la Coalición Centro Esperanza para ser candidata presidencial por segunda vez.

Betancourt, de 60 años, dijo en la rueda de prensa en que anunció su intención que quiere ser presidenta para «romper las cadenas» que por décadas han mantenido a Colombia en la corrupción y la violencia.

«Estoy aquí para terminar lo que empecé, con la convicción de que Colombia está lista para cambiar de rumbo, para cumplir su cita con la historia», aseveró.

Lo dijo en relación al suceso que cambió su vida. El 23 de febrero de 2002, Betancourt, entonces candidata presidencial por el partido Verde Oxígeno, fue secuestrada por las FARC cuando visitaba la zona de distensión establecida para los diálogos de paz en San Vicente del Caguán (sur).

Fue rescatada junto con otros 14 cautivos por las Fuerzas Armadas en la ‘Operación Jaque’, el 2 de julio de 2008, tras lo cual Betancourt se alejó de la política y se estableció en Europa, de donde regresó esporádicamente al país.

Dice que hoy la motiva terminar el dilema entre «seguir mirando las cosas desde la barrera o arremangarse la camisa y ponerse donde se pueda ayudar», además de que considera que la Coalición Centro Esperanza necesita la presencia de una mujer. (EFE)

Un camino complicado por delante

A pesar de ser una figura mediática, la carrera de Betancourt para lograr la candidatura por la coalición de centro, primero, y la presidencia, después, no es fácil. En la consulta para escoger al candidato presidencial de la Coalición Centro Esperanza, que se celebrará el 13 de marzo junto con las elecciones legislativas, Betancourt enfrentará a otros políticos de peso.

Entre ellos están el también excandidato presidencial Sergio Fajardo, el exministro Juan Fernando Cristo -quienes la acompañaron hoy en su anuncio-, el también ex ministro Alejandro Gaviria, el senador Jorge Robledo, y el exsenador Juan Manuel Galán. (EFE)

Condena millonaria a las FARC por secuestro de Íngrid Betancourt

Betancourt fue secuestrada en 2002 cuando realizaba un recorrido como candidata presidencial.

Un tribunal estadounidense determinó que la antigua guerrilla colombiana deberá pagar $36 millones por el secuestro durante seis años de la política.

NUEVA YORK. Un tribunal de Estados Unidos condenó a la antigua guerrilla de las FARC y a varios de sus líderes a pagar 36 millones de dólares por el secuestro de más de seis años de la política colombiana Íngrid Betancourt, según informaron este jueves (13 de enero de 2022) los abogados de la acusación.

La sentencia, dictada el pasado 4 de enero por el juez Matthew Bran, de la corte federal de Pensilvania y que se conoció hoy por un comunicado de los abogados, indica que las FARC deben pagar 12 millones de dólares por compensación de daños al hijo de Betancourt, Lawrence Delloye, que fue quien presentó la demanda en junio de 2018 y que era adolescente cuando su madre fue secuestrada.

A esos 12 millones se suman los gastos de los abogados, lo que lleva el total a más de 36 millones de dólares, apuntó el bufete encargado de la acusación, la firma estadounidense Scarinci Hollenbeck.

Delloye arguyó en su denuncia que las FARC y sus cabecillas habían violado la Ley Antiterrorista y que el secuestro de su madre le había causado un estrés emocional significativo.

«Aunque ninguna suma de dinero puede reemplazar el tiempo que Lawrence Delloye perdió sin su madre ni sanar el trauma sufrido a manos de las FARC, estamos orgullosos de haber podido lograr algún tipo de justicia», dijo en un comunicado Robert Levy, abogado de Scarinci Hollenbeck.

El caso se pudo llevar ante la Justicia estadounidense por ser Delloye ciudadano de EE.UU., nacido en San Bernardino (California) en 1988.

«Las FARC y sus miembros llevaron al demandante a sufrir daños asociados con la separación de su madre, y a padecer estrés emocional al no saber si su madre estaba muerta o viva, o si volvería a reunirse con ella», alegó Delloye en la denuncia.

En su sentencia, el juez apunta que de los 15 líderes de las FARC acusados, solo uno, Juan José Martínez Vega, respondió a las acusaciones, mientras que el resto no han aparecido ante el tribunal en los últimos tres años y medio.

Íngrid Betancourt, que hoy tiene 61 años, fue secuestrada en febrero de 2002 durante una visita que formaba parte de su campaña presidencial a una zona del sur de Colombia controlada por las FARC.

En julio de 2008 fue rescatada, junto a otros 14 rehenes de las FARC, por soldados colombianos que se hicieron pasar por cooperantes de una organización humanitaria internacional. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Personas sin carnet no podrán usar el transporte público en Quito

Retorno presencial a las aulas será voluntario

EE.UU. no dará, por ahora, información sobre ‘narcogenerales’