Gastos de mantenimiento deben calcularse al comprar una casa

Con el paso del tiempo, una casa necesita más y más reparaciones.

El 90% de los ecuatorianos no toma en cuenta que entre 5% y 10% de sus ingresos mensuales se deben destinar a impuestos y reparaciones.

Al momento de comprar una casa, casi todas las preocupaciones y cálculos se concentran en cuánto dinero se necesitará para pagar el préstamo hipotecario por entre 15 y 30 años. De acuerdo con el tipo de crédito, ese gasto podría ser de $250 a más de $800 mensuales.

Sin embargo, alrededor del 90% de los compradores ecuatorianos no toma en cuenta uno de los principales ‘costos ocultos‘ de ser propietario.

Marina Benalcázar, asesora en finanzas personales y docente, explicó que esos costos ocultos se agrupan bajo el concepto de mantenimiento; es decir, todas las cosas que se deben hacer para tener una vivienda en buenas condiciones y con todos los pagos tributarios en regla.

«Cuando se está evaluando la compra de una casa, el tamaño de la misma no solo es importante en términos del pago de la hipoteca, sino en cuánto se tendrá que invertir en reparaciones y mejoras durante los años. Entre más grande es una casa, más costará el mantenimiento a futuro», puntualizó.

En promedio, los costos de mantenimiento pueden representar entre el 5% y 10% de los ingresos anuales. Es decir, si una familia tiene ingresos de $14.400 al año ($1.200 al mes), se deberá proyectar que alrededor de $1.400 se irán en pagar varias cosas: impuesto predial, contribución por mejoras, reparaciones varias y pagos de servicios básicos.

Durante los primeros años, el rubro de reparaciones es más bajo, pero a partir de los cinco años será cada vez más grande, sobre todo si no se hace una evaluación periódica para detectar tempranamente problemas.

«Cada año se debe hacer una revisión de qué es lo que está funcionando bien, regular, o de plano mal. El mantenimiento también incluye cosas como pintura de fachadas, problemas de humedad, erosión de pisos, tuberías, entre otros», apuntó Benalcázar.

Roberto Mera, constructor, recalcó que conseguir el crédito más barato posible es solo parte de la tarea, pero, si no se toman en cuenta los llamados costos ocultos, se pueden generar serios problemas económicos a mediano y largo plazo.

«Las familias debe visualizar varios escenarios donde los ingresos familiares pueden ser iguales, mayores o menores a los actuales. Con eso en mente, se tienen que proyectar todos los gastos que se tiene que asumir y si se tienen las herramientas para asumirlos en diferentes circunstancias», aseveró. (JS)

¿Cómo acceder al bono y créditos subsidiados para vivienda?

El país tiene actualmente un déficit de más de 2,7 millones de viviendas.

De acuerdo con la situación económica, se puede aplicar a un subsidio total o parcial, además de un crédito preferente al 4,99%, el más bajo del mercado.

El acceso a una vivienda propia es un tema complicado en Ecuador. En promedio, y con las condiciones y tasas de interés en el mercado, se necesita $854 para comprar una casa a crédito.

Una de las opciones más baratas del mercado es el préstamo hipotecario del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), con una tasa del 5,99%. Esa opción está restringida solo a los tres millones de ecuatorianos con afiliación al IESS.

Sin embargo, otra alternativa menos conocida es la aplicación al bono y al financiamiento subsidiado a través del Ministerio de Desarrollo Humano y Vivienda (Miduvi). Esta alternativa es la más barata y con mejores condiciones.

Viviendas de hasta $97.000 se pueden subsidiar o financiar

En el proyecto Casa para Todos, se establecen cuatro segmentos poblacionales como objetivo para las ayudas.

En primer lugar, se ofrece un subsidio total del Estado, es decir, el pago total de la vivienda con fondos públicos para ecuatorianos en situación de pobreza y vulnerabilidad.

Para acceder a este beneficio se debe cumplir tres requisitos básicos: Ser ecuatoriano, mayor de edad; ser parte del Registro Social y de no contar con este, deberá registrarse; no contar con vivienda propia.

Al aplicar, el solicitante será evaluado con respecto a su nivel de ingresos, y otras características como si tiene bajo su protección o cuidado a personas con enfermedades catastróficas, raras y huérfanas; personas adultas mayores, niñas, niños y adolescentes, si pertenece a pueblos o nacionalidades reconocidos por la Constitución ecuatoriana.

El beneficiario puede tener terreno propio, para lo cual cuenta con dos opciones de casa (dos dormitorios y tres dormitorios). En caso de no contarlo, se construirá en terreno del Estado.

En segundo lugar, también puede beneficiarse de un subsidio parcial por parte del Estado. En este caso, la vivienda o departamento debe tener un valor de entre $23.024 y $40.608. Ese subsidio parcial es de $6.000.

A la par, se tiene acceso a un crédito con tasa preferencial de interés del 4,99 %, hasta 25 años, y con el 5% de entrada (entre $1.151 y $2.030).

Entre las condiciones básicas está tener un ingreso máximo de $1.000 mensuales y que se busca comprar la primera y única vivienda; además de no haber recibido un subsidio o bono adicional por parte del Estado.

En tercer lugar, con un ingreso familiar de alrededor de $1.200 mensuales, también se puede obtener crédito preferencial para viviendas de interés social con un valor entre los $40.608 y $ 71.064. Las condiciones son las mismas: tasa de interés al 4,99%, 25 años de plazo y 5% de entrada.

Finalmente, el cuarto segmento es el de viviendas de interés público, el cual está destinado a familias con ingresos económicos medios, es decir, con alrededor de $2.200 mensuales.

Las viviendas deben alcanzar un valor de hasta 228,42 salarios básicos unificados, lo que equivale a un poco más del $97.000.

“El valor incluye las obras de urbanización del proyecto de vivienda, así como el impuesto al valor agregado (IVA) generado en la adquisición local de bienes y/o prestación de servicios utilizados directamente en la construcción de la vivienda, de acuerdo con la normativa vigente”, detalle el Ministerio de Vivienda.

Más información, y el formulario de inscripción para cualquiera de los cuatro segmentos, se encuentra en la página Vivienda de Interés Social 2 | MIDUVI-Vivienda.

Los créditos preferenciales se pueden obtener actualmente a través de cuatro entidades privadas: Banco Pichincha, Mutualista Pichincha, Mutualista Azuay y Banco del Pacífico. (JS)