Multitudinarias manifestaciones, violencia y saqueos en Haití

Un manifestante durante una jornada de violentas protestas, en Puerto Príncipe (Haití). EFE

La crisis política que vive el país desde julio empeoró con el anuncio de un incremento a los carburantes.

PUERTO PRÍNCIPE. La capital haitiana y varias ciudades del país vivieron este 16 de septiembre de 2022 una jornada de multitudinarias manifestaciones, cada vez más violentas y acompañadas de saqueos.

Tanto empresas públicas como negocios privados fueron objeto de estos actos de pillaje por parte de unos manifestantes que exigieron la salida del poder del primer ministro de Haití, Ariel Henry, para abandonar las calles.

Todas las actividades siguen paralizadas y los actos de vandalismo se multiplican, con barricadas ardiendo y locales y calles en llamas.

Ante esta situación, se han suspendido en el país los permisos para portar armas hasta nuevo aviso.

Las protestas han ganado en intensidad desde que a principios de semana Henry anunciara una nueva subida de los precios de los carburantes, que aún no ha entrado en vigor.

Este incremento de los derivados del petróleo aumentará el precio del transporte y de los productos básicos, en un país donde casi la mitad de la población necesita ayuda humanitaria.

A ello se suma la acción de las bandas armadas en Puerto Príncipe y sus alrededores, que ha causado ya la muerte de al menos 300 personas y la huida de la zona capitalina de unas 3.000.

La situación en Haití, en continua crisis, empeoró aún más tras el magnicidio en julio pasado del entonces presidente Jovenel Moïse. EFE

La agonía económica de Haití no encuentra freno

Personas caminan por un mercado callejero ayer, en Puerto Príncipe (Haití). EFE

La población está asfixiada por la escasez de combustible, la crisis sociopolítica y la violencia.

Puerto Príncipe. La carestía de la vida en Haití no deja respirar a una población ya asfixiada por la escasez de combustible, hastiada de una crisis sociopolítica sin precedentes y vapuleada por la violencia de bandas armadas que luchan por el control del territorio.

Muchos haitianos no tienen para comer, como Daphney, comerciante del Mercado Público de Pétion-Ville, en la capital.

«La vida es dura para mí. No puedo comprar comida. No puedo comprar nada. Tengo un negocio, pero la gente no viene a comprar», explica a Efe, acompañada por uno de sus hijos mientras clasifica los jengibres con los que intenta ganarse la vida.

Otra comerciante, Marie, lleva al menos tres años vendiendo sus productos en el mercado de Tabarre, cerca de la embajada de Estados Unidos en Haití y, según dice, no ha percibido ningún cambio en los precios, a pesar de una serie de medidas anunciadas por las autoridades para reducir el coste de la vida.

«No hay ningún cambio. El precio al que compro los productos no ha variado. El pollo sigue siendo caro. Solo el precio de las judías ha disminuido más o menos. Un saco de arroz se vende a 3.000 gourdes (unos 20 dólares). Así que todavía no ha bajado», afirma.

Malas perspectivas

En Puerto Príncipe y en varias ciudades de provincia, como Jacmel, Cabo Haitiano y Petit Goave, se han organizado manifestaciones para denunciar el alza de precios y la escasez de combustible, movilizaciones que han dejado al menos cinco muertos y un número indeterminado de heridos.

La situación económica de Haití es «preocupante», reconoció el gobernador general del Banco de la República de Haití (BRH), Jean Baden Dubois, dadas las previsiones de un crecimiento negativo del 0,4% del Ministerio de Economía y Finanzas.

La macroeconomía «está llena de desafíos», especialmente tras haber alcanzado, el pasado junio, la tasa de inflación más alta de los últimos diez años, del 29%, mientras que el precio de los productos importados está aumentando un 40 %.

La violencia agrava la crisis

Los grupos armados han agravado la crisis con sus acciones, entre las que está el bloqueo de la entrada sur de Puerto Príncipe, que ha dejado cuatro departamentos aislados del resto del país.

Ahí están los centros de producción de bienes de consumo que abastecen a Puerto Príncipe, de modo que «esto afecta a la situación económica del país de una manera muy fuerte», en un contexto marcado por al menos tres meses de grave escasez de combustible.

En los últimos años han aumentado los conflictos con armas, los robos y las violaciones, mientras que los secuestros y los asesinatos alcanzan un nivel alarmante, atemorizando a una población incapaz de seguir con su vida normal.

«Hoy en día hay personas que simplemente se quedan en casa. Esto tiene un impacto negativo en el consumo de bienes y servicios. El turismo interno prácticamente no existe (…) El acceso al puerto en la aduana de Puerto Príncipe es cada vez más difícil», lo que dificulta la captación de recursos en las aduanas, por no hablar de la cantidad de armas pesadas que entran en el país, expuso Dubois.

Además, el movimiento migratorio haitiano, acelerado por la falta de seguridad, está provocando la salida de dólares de la economía hacia otros países, en particular la vecina República Dominicana. «Nuestras remesas a Santo Domingo han aumentado drásticamente», dijo el responsable del BRH.

Esto significa que Haití está enviando más dinero a República Dominicana del que entra procedente del país vecino debido a la intensa migración de la población que huye del terror impuesto por las bandas armadas, uno de los motivos que explican la reducción en un 3 % de las remesas que llegan a Haití.

Medidas de escaso resultado

Las autoridades haitianas han anunciado una serie de medidas para «reducir el costo de la vida» en el país, entre las que se destacan la obligación de poner los precios en gourdes y la inyección de entre 100 y 150 millones de dólares en el mercado de divisas.

«Las inyecciones nunca dan resultados duraderos. Estos resultados son muy temporales. No es la primera vez que el Banco Central hace inyecciones, pero no permite estabilizar el problema«, en opinión del economista Enomy Germain, quien considera a las autoridades incapaces de cumplir con esas disposiciones.

Otra de las medidas impuestas fue una significativa bajada del dólar con respecto a la moneda local, pero menos de una semana después la divisa estadounidense empieza a recuperarse, con el riesgo de alcanzar un precio mucho más alto que el previo, de 150 gourdes por dólar. EFE

Haití es el país más peligroso del continente para el periodismo, según la SIP

La acción de las fuerzas del orden y grupos paramilitares pone en riesgo la labor periodística en Haití.

El informe de la Sociedad Interamericana de Prensa señala asesinatos, secuestros y otros crímenes cometidos en el país caribeño contra miembros de la prensa.

PUERTO PRÍNCIPE. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) afirmó este 19 de abril que los asesinatos y otros crímenes contra periodistas en Haití hacen que el país continúe como el más «inseguro, peligroso y frágil» para el ejercicio de la libertad de prensa en el continente.

La entidad recordó en su informe preliminar, que será sometido a aprobación en la reunión de mitad de año, las muertes de tres periodistas, el secuestro de otro y los actos de atropellos e intimidación contra reporteros de diferentes medios independientes ocurridos este año y en parte de 2021 en la nación caribeña, que atraviesa una grave crisis en prácticamente todos los órdenes.

De acuerdo con el documento, estos hechos marcan la «lúgubre» tónica de una prensa amenazada «permanentemente».

El 23 de febrero fue abatido el fotoperiodista Maxihen Lazarre, del grupo de medios digitales Roi des infos, cuando cubría en Puerto Príncipe una protesta de trabajadores textiles que exigían mejoras salariales.

La SIP precisó que, de acuerdo con testigos, el crimen ocurrió cuando policías que se desplazaban en un vehículo dispararon contra los manifestantes.

También resultaron heridos los periodistas Yves Moïse, de Radio RCH 2000, y Sony Laurore, de Laurore News TV.

Además, los periodistas Wilguens Louissaint y Amady John Wesley fueron abatidos a tiros el 6 de enero en una emboscada montada por una de las tantas bandas de civiles armados que operan en Puerto Príncipe, específicamente en la barriada de Laboule 12.

Louissaint trabajaba para varios medios en la capital y Wesley formaba parte de Radio Ecoute FM, emisora con sede en Canadá.

Otro periodista que se encontraba con ellos, William Vil, sobrevivió a la balacera, pero vive oculto todavía.

Meses atrás, el periodista Davidson Smith, de Haití Press Info, resultó herido por balas disparadas por la Policía mientras cubría una protesta en las inmediaciones del Palacio Nacional en Puerto Príncipe.

Otros dos periodistas, Meus Jeanril, de Telepam, y Alvares Destine, de Actualites Locales TV, fueron heridos de bala en una manifestación anterior en el mismo lugar y, posteriormente, un equipo de reporteros de Radio Télé Pacific, fue atacado con gases lacrimógenos, resultando uno de ellos herido por las esquirlas, precisó la SIP.

«El primer ministro, Ariel Henry, quien asumió el poder tras el asesinato del presidente Jovenel Moise en julio de 2021, prometió investigar el crimen de los reporteros, tras las condenas de organizaciones internacionales», aseguró el documento.

El informe de la SIP concluyó lamentando que estos hechos se suman a una cadena de más de seis periodistas muertos desde 2020, casos en los que todavía no han sido identificados los culpables y las investigaciones oficiales están estancadas. EFE

Migrantes que acampaban en Tijuana fueron desalojados

Cientos de migrantes fueron desalojados este domingo, 6 de febrero de 20202, de manera pacífica de un campamento cercano a una garita internacional en la ciudad mexicana de Tijuana, frontera con Estados Unidos, y reubicados en albergues.

Los migrantes, centroamericanos, mexicanos y haitianos, entre otros, ocupaban el sitio próximo a la Garita Internacional El Chaparral, desde febrero de 2021.

Al comienzo llegó a haber más de 2.000 migrantes que tenían como principal exigencia una pronta atención para la solicitud de refugio en Estados Unidos, con el fin de huir de la violencia de sus lugares de origen.

Con el paso de los meses, el número de residentes en el campamento fue disminuyendo y actualmente había 381 personas durmiendo en carpas, que fueron retiradas por personal de limpieza del municipio de Tijuana en la primeras horas de este domingo.

Al campamento, ubicado en una zona federal, llegaron primero agentes de la Guardia Nacional y agentes antimotines de la Policía Municipal de Tijuana, todos desarmados y con la intención de controlar el orden en el lugar.

Posteriormente se personaron la alcaldesa de Tijuana, Monserrat Caballero y el secretario del gobierno del estado de Baja Califormia, Catalino Zavala, para supervisar el desalojo.
Sin uso de la violencia y bajo estricto orden, los migrantes comenzaron a reunir sus artículos personales y subieron a camiones que se acondicionaron para el traslado a albergues habilitados para ellos.

Acciones en conjunto

Uno de estos albergues es el Centro Estatal de Atención al Migrante, mientras que otros optaron por irse a otro sitio que ya tenían previsto.
«Esta es una zona de mucho tráfico vehicular y lo hicimos temprano para que ellos lleguen en el día, porque hacerlo de noche era definitivamente muy peligroso», justificó la alcaldesa Caballero, al ser cuestionada por medios sobre el operativo en la madrugada.

Por su parte, Zavala explicó que hubo coordinación entre los gobiernos municipal, estatal y federal «para llevar a cabo este operativo de forma segura», y ambos funcionarios compartieron que a quien lo desee, se le pagarán gastos de traslado para retornar a su lugar de origen.

«En lo que tiene que ver con el traslado y reubicación a los albergues van a contar con el apoyo y la asesoría legal para su trámite que tiene que ver con el asilo político», dijo Zavala y añadió que organizaciones y abogados podrán entrar a los albergues.

Según organizaciones, en el campamento actualmente había 381 personas, de las cuales 59 eran familias compuestas por mamá, papá e hijos, 27 eran madres solteras, 33 hombres solos, cuatro mujeres solas, ocho bebés, dos mujeres embarazadas, dos adultos mayores y dos integrantes de la comunidad LGBTI.

Actualmente, la región vive un flujo récord hacia Estados Unidos, cuya Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detectó a más de 1,7 millones de indocumentados en la frontera con México en el año fiscal 2021, que terminó el 30 de septiembre.
México deportó a más de 114.000 extranjeros en 2021, de acuerdo con datos de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación del país.
Mientras que la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) recibió un récord de 131.448 solicitudes de refugio en 2021. De estos, más de 51.000 son haitianos. EFE

 

Cae figura clave en asesinato presidencial

La ex primera dama de Haití, Martine Moise, se despide de su esposo, el presidente Jovenel Moise, asesinado el 7 de julio de 2021.

Un exmilitar colombiano se encuentra detenido en EE.UU., acusado de ser uno de los líderes del asesinato del ex presidente haitiano Jovenel Moise.

Redacción MIAMI

El ex militar colombiano Mario Antonio Palacios, supuestamente implicado en el asesinato del presidente de Haití Jovenel Moise, fue arrestado en Estados Unidos. La Fiscalía, que no ofreció detalles del arresto, anunció que ayer estaba prevista la audiencia del caso.

Palacios figura entre los posibles responsables del magnicidio perpetrado por un comando el 7 de julio del año pasado en Puerto Príncipe.

El colombiano fue arrestado en Jamaica en octubre pasado y condenado por ingresar ilegalmente al país desde República Dominicana, un cargo por el que se emitió una orden de deportación.

Palacios es un supuesto integrante del comando acusado del asesinato del presidente haitiano y sobre él pesaba una orden de búsqueda y captura emitida en julio por la Policía Nacional de Haití.

El domingo pasado, el Gobierno de Jamaica confirmó que Palacios iba a ser deportado a Colombia el lunes debido a que el Gobierno de Haití no había facilitado información suficiente sobre la vinculación del colombiano con el magnicidio. (EFE)

Al menos 60 muertos en Haití por explosión de un tanquero

Captura de pantalla de un video que muestra el resultado de la explosión del tanquero.

El siniestro ocurrió cuando decenas de personas saqueaban el vehículo en busca del combustible que transportaba, un bien escaso estos días en Haití.

PUERTO PRÍNCIPE. La explosión de un tanquero con combustible en el norte de Haití dejaba 60 muertos hasta las 10:45 de este 14 de diciembre, según el vicealcalde de Cap-Haitien, Patrick Almonord.

Decenas de personas resultaron heridas y han sido transportadas a los hospitales de Cap-Haitien, la segunda mayor ciudad de Haití, agregó Almonord, que precisó su número.

«Los bomberos están haciendo una primera evaluación para determinar la cantidad de casas incendiadas» como resultado de la explosión, dijo el vicealcalde.

La explosión se produjo en la madrugada, en momentos en los que un centenar de personas estaban saqueando el tanquero, después de que el vehículo sufriera un accidente en Pont Grand Bois et Samarie, una barriada en el centro de Cap-Haitien.

El elevado número de heridos ha saturado los centros médicos de la ciudad, por lo que el Gobierno ha anunciado que instalará hospitales de campaña.

Numerosos heridos estaban siendo atendidos en el suelo de un hospital por la falta de camas, según imágenes que circulan en redes sociales.

El accidente se ha producido en momentos en los que el país sigue atravesando problemas en el abastecimiento de combustible, que se desencadenaron en octubre pasado debido a la acción de las bandas armadas.

El desabastecimiento ha llevado a la generalización del comercio informal y ha transformado el carburante en una mercancía preciada, cuyos precios se han disparado tanto en las gasolineras como en el mercado negro.

La semana pasada, el Gobierno haitiano anunció un fuerte aumento de las tarifas de los derivados de petróleo, alzas que van desde el 24% en el caso de la gasolina al 108 % en el caso del gasóleo.

El pasado fin de semana, en Puerto Príncipe se produjeron las primeras protestas contra las subidas de precios de los combustibles.

Haití atraviesa una de las crisis más graves en las últimas décadas, que se ha acentuado especialmente desde el asesinato del presidente, Jovenel Moise, el pasado 7 de julio. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Proyectos estancados en comisiones y asambleístas apuntan a juicios políticos

Los narcos mexicanos hacen negocio con el tráfico de migrantes

Cómo saber si eres apto para adoptar una mascota

El ‘Cartel de los Balcanes’ blanquea dinero en el mundo del fútbol

Según la Policía española, envíos de estupefacientes han servido para pagar los fichajes de jugadores que son considerados promesas del fútbol.

Una investigación de la policía de España reveló que parte de los narcóticos que pasan por ese país sirven para pagar traspasos de jugadores.

Redacción MADRID

Un alto funcionario de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional española asegura que parte de los beneficios del tráfico de cocaína colombiana que realiza el llamado ‘Cartel de los Balcanes’ ha pagado comisiones en el traspaso de futbolistas de un club a otro en Europa del Este.

El oficial, que habló con el diario español El Mundo, conoce de cerca el tema. Hace pocos meses, asestó junto con su equipo un golpe a la banda criminal centroeuropea.

El policía explica: «Se trata, por un lado, de comisiones pagadas en origen a representantes y, por otro, a intermediarios en los países de llegada. A países de Europa del Este han llegado futbolistas sudamericanos cuyos fichajes están manchados por dinero obtenido trayendo cocaína en veleros o en embarcaciones similares que pasan por España. No son jugadores de primerísimo nivel, pero sí promesas de convertirse en figuras en algunos casos».

Según el diario, la fuente no ahonda en detalles como nombres de clubes o futbolistas para no entorpecer investigaciones sobre el tema que están en marcha en varios países.

Un negocio bien planeado

La información sobre este movimiento de droga y dinero ha salido a la luz, en gran parte, a través de la Operación Musala: un trabajo de investigación de la Policía de España junto con Europol. Tras ella fueron capturadas 61 personas y se aprehendieron más de cuatro toneladas de droga que se transportaban en un velero de lujo llamado ‘Wall Street’.

El policía que hace la revelación señala que es un movimiento en el que los mafiosos del centro de Europa evitan a sus pares españoles para ahorrar costos. Y, al final, una de las formas de blanquearlo después es el fútbol, un negocio que mueve tanto dinero que es sumamente difícil seguirle el rastro. Aunque no imposible».

Entre los 61 detenidos figuran un policía local de Sabadell y otro exagente que ahora es dueño de una empresa. «El policía retirado le pedía información acerca de matrículas y nombres al que aún estaba en activo, cuya implicación la tenemos bien amarrada judicialmente», explicó al diario Crónica la fuente policial, conocedora de los detalles de la investigación. (LAG)

‘Coyoteros’ dicen a haitianos que la frontera está abierta

EMERGENCIA. Estados Unidos activó nuevos protocolos migratorios ante la llegada masiva de haitianos en los últimos días a través de México.

EE.UU. insiste en que deportará a los migrantes ilegales. En el caso de los haitianos, se permitirá el ingreso de quienes vivían allí hasta el 29 de julio.

Redacción DEL RÍO (TEXAS)

El Gobierno de Estados Unidos insistió ayer en que los migrantes que lleguen a la frontera sur del país de manera ilegal serán «devueltos» a sus naciones de origen, después del cruce masivo en los últimos días de más de 13.000 migrantes, en su mayoría de Haití.
«Si viene a Estados Unidos ilegalmente, será devuelto. Su viaje no tendrá éxito y pondrá en peligro su vida y la de su familia», dijo en una rueda de prensa en Del Río (Texas, EE.UU.) el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, en sus siglas en inglés), Alejandro Mayorkas.

El titular del DHS dijo estar preocupado porque los haitianos que están llegando a EE.UU. «están recibiendo información falsa que señala que la frontera está abierta o que el Estatus de Protección Temporal (TPS, en sus siglas en inglés) está disponible».

En este sentido, dijo que el TPS lo recibirán «solo los haitianos que vivían en EE.UU. antes del 29 de julio» y recordó que pueden recibir ese amparo migratorio si cumplen con ciertos requisitos. EFE

Haití se asienta sobre una zona tectónica inestable

DESASTRE. La falta de preparación e infraestructura aumentan los efectos de los sismos que sacuden regularmente a Haití.

El país caribeño ha sido afectado por una serie de grandes sismos a lo largo de su historia. Esto ocurre por su ubicación.

Redacción PUERTO PRÍNCIPE

Haití no está ubicado sobre el Cinturón de Fuego del Pacífico, zona asociada generalmente a la presencia de sismos. Sin embargo, se asienta en otra área de la Tierra, considerada inestable.

La costa norte del país se ubica en el límite de las grandes placas tectónicas del Caribe y de Norteamérica, donde vastos bloques de la superficie terrestre se desplazan rozándose en un movimiento horizontal.

Se cree que la placa del Caribe se está desplazando hacia el este, a razón de unos 2 centímetros cada año.

A ello se debe que el país se vea afectado, cada cierto tiempo, por movimientos telúricos de proporciones, como el de 7,2 grados ocurrido el sábado 14 de agosto y que hasta la tarde de ayer lunes 16 de agosto dejaba 1.419 fallecidos.

En el caso del movimiento del sábado, se cree que se originó en la falla conocida como Enriquillo, una de las más activas en el subsuelo del país. A ella se atribuyen los movimientos de 2010, 1860, 1770, 1761, 1751, 1684, 1673 y 1618. Todos ellos de gran capacidad destructiva.

Esa es, al menos, la hipótesis del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

«Al igual que en el evento de 2010, el mecanismo que produce este terremoto indica una falla de empuje oblicuo a lo largo de la zona de falla Enriquillo-Plantain Garden», se puede leer en la página del USGS.

Sin embargo, a pesar del poder destructivo de los sismos que han azotado al país desde siempre, la falta de preparación e infraestructura agravan sus consecuencias ahora y siempre. (LAG)