Álvaro Uribe acepta invitación para reunirse con Gustavo Petro

Foto de archivo del expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez. EFE

El objetivo del encuentro, según el presidente electo de Colombia, es logran un gran acuerdo nacional.

BOGOTÁ. El expresidente Álvaro Uribe (2002-2010) aceptó una invitación extendida por el presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, quien es uno de sus grandes opositores, para reunirse con él en el marco del gran acuerdo nacional que el ganador de las elecciones del pasado domingo está intentando forjar.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, el exmandatario de derechas agradeció la invitación de Petro y aseguró que acudirá «a la reunión en representación del Centro Democrático«, su partido, pero por el que ya no ejerce ningún cargo público, y también añadió que «son visiones diferentes sobre la misma patria».

A esa respuesta, el presidente electo contestó que «la era del diálogo es la base de toda humanidad» y agradeció la «respuesta positiva», añadiendo que «Colombia agradecerá el que encontremos puntos comunes para una Patria común».

Petro, desde antes de ganar las elecciones con casi 11,3 millones de votos, había emprendido reuniones con sectores económicos, políticos y culturales de diverso signo para lograr un acuerdo nacional que le permita gobernar.

Hasta los comicios, se había reunido con personalidades progresistas, de izquierdas, liberales y algunas personas de centro e incluso centro derecha, sin embargo durante su discurso tras las elecciones aseguró que ahora pretendía incluir a la otra mitad de Colombia que no votó por él.

«He invitado a Álvaro Uribe Vélez, al que me he opuesto durante todo este siglo, a hablar conmigo sobre temas de país. Pero es simbólicamente porque adicionalmente lo que queremos es que en realidad millones de colombianos y colombianas se pongan en modo diálogo«, dijo Petro cuando recogía sus credenciales como nuevo presidente de Colombia.

Por eso hoy su némesis política, que sigue presidiendo el Centro Democrático a pesar de que no tiene cargos públicos por los casos judiciales que le ahogan, ha decidido aceptar la invitación a una reunión por la que de momento no hay fecha.

Uribe ha adoptado desde las elecciones una línea mucho más conciliadores que los actuales representantes electos del Centro Democrático que pugnan por el liderazgo de la oposición.

El mismo día de las elecciones, poco después de que el preconteo le diesen una ventaja a Petro sobre su rival, Rodolfo Hernández, el expresidente tuiteó que «para defender la democracia es menester acatarla. Gustavo Petro es el Presidente. Que os guíe un sentimiento: Primero Colombia».

Petro asumirá la Presidencia de Colombia el próximo 7 de agosto cuando sustituya a Iván Duque, también del Centro Democrático, al mano del país. EFE

Triunfo de Petro consolida el ascenso de la izquierda latinoamericana

Tendencia. Los políticos de izquierda capitalizan promesas de combatir la pobreza y la corrupción.

El presidente de México y el presidente electo de Colombia ya tuvieron un primer diálogo para impulsar un bloque regional.

REDACCIÓN AMÉRICA

El triunfo este domingo de Gustavo Petro, exmilitante de la guerrilla M-19 y exalcalde de Bogotá, marcó un hito en la historia de Colombia, la democracia más antigua de América Latina, donde jamás ha gobernado la izquierda, y abre la puerta a una nueva era en un país azotado por la injusticia social, la violencia armada, el narcotráfico y los altos niveles de corrupción.

Un fenómeno muy similar al de Gabriel Boric, un joven político procedente de las filas del movimiento estudiantil que llegó al poder tras derrotar en diciembre pasado al ultraderechista José Antonio Kast en una contienda electoral de la que estuvieron ausentes los partidos que durante tres décadas protagonizaron la vida política de Chile.

Con la única excepción de Costa Rica, donde el triunfo fue para el aspirante populista Rodrigo Castro, las últimas elecciones presidenciales han visto vencer a candidatos de izquierda, primero en Perú, con Pedro Castillo; después en Chile, con Boric, y en Honduras, con Xiomara Castro, y ahora en Colombia.

Y si en los comicios de octubre próximo se cumplen los pronósticos que le dan a Luiz Inácio Lula da Silva una ventaja de 10 puntos sobre Jair Bolsonaro, las seis economías más grandes de la región, desde Rio Grande hasta Tierra de Fuego, estarán gobernadas por la izquierda.

En ese caso, Suramérica solo contaría con Gobiernos conservadores en Paraguay (Mario Abdo Benítez), Uruguay (Luis Lacalle Pou) y Ecuador (Guillermo Lasso).

En Centroamérica existe una mayoría de gobernantes que teóricamente pueden ser adscritos a la izquierda, como Xiomara Castro (Honduras), Daniel Ortega (Nicaragua), Laurentino Cortizo (Panamá) y Nayib Bukele (El Salvador).

Bloque regional

Uno de los liderazgos más emblemáticos de la izquierda latinoamericana es el del mexicano Andrés Manuel López Obrador, cuya gestión ha estado marcada por un cierto distanciamiento de EE.UU. y la aproximación a los líderes socialistas latinoamericanos.

Justamente, López Obrador, celebró que con la victoria de Petro se consolida un “bloque progresista” en América Latina.

Desde el Palacio Nacional, el mandatario federal mexicano detalló que tuvo una conversación telefónica con Petro, en la que coincidieron en la necesidad de que todos los países del continente americano trabajen unidos y consoliden una región similar a la Unión Europea (UE).

 “Que podamos complementarnos con recursos naturales, fuerza de trabajo, tecnología, mercados. Una región. Lo que hemos estado planteando (…) es una etapa nueva, con respeto a las autonomías y la soberanía de los pueblos, como fue la comunidad europea que luego se convirtió en la Unión Europea. Ese es nuestro planteamiento, estamos buscando eso”, comentó.

Desde julio de 2021, durante la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), el presidente de México propuso eliminar organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA) y, en cambio, sustituirlo por una nueva estructura similar a la Unión Europea. EFE

Colombia se decidió por Gustavo Petro

ACTO. Gustavo Petro saluda después de votar en un colegio electoral en Bogotá (Colombia). EFE

La izquierda gana por primera vez la Presidencia de Colombia con el candidato de Pacto Histórico.

Redacción BOGOTÁ

La izquierda accederá por primera vez a la Presidencia de Colombia luego del triunfo obtenido este 19 de junio de 2022 en la segunda vuelta electoral por el economista y exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro, de la coalición Pacto Histórico.

Con el 100% de las mesas informadas, Petro obtuvo 11.185.671 votos, equivalentes al 50,49%, mientras que su rival, el populista independiente Rodolfo Hernández, de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, alcanzó 10.468.781 sufragios (el 47,25%), indicó la Registraduría Nacional en su boletín número 14.

La ventaja de Petro sobre Hernández es de 716.890 votos, que equivalen al 3,24%, superior a lo que vaticinaban las encuestas de intención de voto, que pronosticaban un empate técnico, algunas de ellas con menos de un punto porcentual de diferencia.

De esta forma, Petro, economista de 62 años, sucederá a partir del próximo 7 de agosto al presidente de Colombia, Iván Duque, y gobernará en el periodo 2022-2026.

El proyecto de Petro recoge en gran medida las demandas de las importantes protestas sociales que sacudieron las calles de las principales calles de Colombia entre 2019 y 2020 y que provocaron un revolcón político similar al vivido en países como Chile, Ecuador o Perú.

Su programa plantea un cambio radical del modelo económico, basado en un impulso de la producción agropecuaria previa reforma agraria con la que poder atacar la desigualdad. En Colombia más de la mitad de las tierras están en manos de una minoría privilegiada que no alcanza el 2 por ciento de la población.

Reacciones

«Al fin ganamos! Felicitaciones al nuevo presidente de Colombia @petrogustavo y a la nueva vicepresidenta de todas y todos los colombianos, @FranciaMarquezM!», escribió en su cuenta de Twitter la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, primera autoridad en reaccionar al resultado electoral.

Tras ganar este domingo en segunda vuelta, Petro dijo que este domingo fue un “día de fiesta para el pueblo» y calificó su triunfo como «la primera victoria popular».

«Hoy es día de fiesta para el pueblo. Que festeje la primera victoria popular. Que tantos sufrimientos se amortigüen en la alegría que hoy inunda el corazón de la Patria. Esta victoria para Dios y para el Pueblo y su historia. Hoy es el día de las calles y las plazas», expresó.

El candidato populista independiente Rodolfo Hernández aceptó su derrota y deseó que Petro sepa dirigir al país. «Sinceramente espero que esta decisión que han tomado sea beneficiosa para todos y que Colombia se encamine hacia el cambio que predominó en el voto la primera vuelta. Le deseo al doctor Gustavo Petro que sepa dirigir al país, que sea firme en su discurso contra la corrupción y que no defraude a quienes confiaron en él», dijo en un corto mensaje retransmitido por Facebook. (EFE/Europa Press)

Duque anuncia transición armónica

El presidente colombiano, Iván Duque, también felicitó o al candidato del Pacto Histórico, por su triunfo en la segunda vuelta electoral que lo convertirá en su sucesor.

«Llamé a @PetroGustavo para felicitarlo como presidente electo de los colombianos. Acordamos reunirnos en los próximos días para iniciar una transición armónica, institucional y transparente», escribió Duque en Twitter.

Presidente de Ecuador le pide a Petro fortalecer amistad entre los dos países

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, Informó que se comunicó por teléfono con Gustavo Petro.

El movimiento correísta también festejó el triunfo del candidato de la izquierda colombiana.

QUITO. El presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, felicitó este 19 de junio de 2022 el triunfo electoral del candidato Gustavo Petro para la Presidencia de Colombia y le pidió trabajar en procura de fortalecer la amistad y cooperación entre ambos países.

Lasso, en un mensaje a través de su cuenta de Twitter, precisó que ha llamado por teléfono a Petro tras conocer de su victoria en la segunda vuelta de la elección presidencial.

«He felicitado telefónicamente a Gustavo Petro por su elección como presidente de nuestra hermana República de Colombia y reiteré la disposición de nuestro Gobierno para fortalecer la amistad y cooperación, priorizando el desarrollo y la integración de nuestros pueblos», añadió Lasso.

Con el 99,81% de las mesas informadas, Petro, de la coalición de izquierdas Pacto Histórico, obtenía 11.275.120 votos, equivalentes al 50,48%, mientras que su rival, el populista independiente Rodolfo Hernández, de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, alcanzaba 10.555.678 sufragios (el 47,26%).

El triunfo de Petro levantó asimismo la alegría en las filas del movimiento Unión por la Esperanza (UNES), que lidera desde Bélgica el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, quien en un efusivo mensaje en su red de Twitter remarcó que América Latina está de fiesta con esta victoria.

«Latinoamérica de fiesta: Gustavo Petro el nuevo presidente de Colombia. ¡Viva Colombia!, ¡Viva la Patria Grande!, ¡Hasta la victoria siempre!», escribió Correa.

UNES, en un comunicado, felicitó por su lado al pueblo colombiano por el triunfo del «binomio (formula electoral) del cambio por la vida», en referencia a Petro y su vicepresidenta Francia Márquez.

«Por primera vez Colombia será gobernada por un binomio representante de los sectores progresistas, de izquierda, de los negros, de los indígenas, de los excluidos», agrego.

Con Petro y Márquez «vendrán la justicia social, la equidad y sobre todo el respeto a la vida«, añadió UNES, que no dudó en mostrar su optimismo por el cercano triunfo izquierdista en Colombia.

«Pronto esos vientos progresistas volverán a Ecuador, estamos seguros», añadió el movimiento correísta ecuatoriano. EFE

Gustavo Petro, el primer izquierdista que es elegido presidente de Colombia

El candidato presidencial colombiano Gustavo Petro saluda después de votar hoy, en un colegio electoral en Bogotá (Colombia). EFE

Para ganar la segunda vuelta logró aglutinar en torno a su nombre a varios políticos de centro. También cambió su discurso radical.

BOGOTÁ. Gustavo Petro comenzó su lucha por el poder en la guerrilla Movimiento 19 de Abril (M-19), pero se considera ante todo un «revolucionario» porque es así como se ha sentido siempre y esa pugna de más de tres décadas lo llevó hoy a convertirse en el primer izquierdista en ganar la Presidencia de Colombia.

A la tercera fue la vencida para Petro, de 62 años, que después de los fracasos electorales en 2010 y 2018, este domingo alcanzó el triunfo definitivo en la segunda vuelta al imponerse al populista independiente Rodolfo Hernández por poco más de 721.000 votos, con el preconteo prácticamente concluido.

La competencia fue ajustada y Petro, de la coalición de izquierdas Pacto Histórico, consiguió 11.272.740 votos (el 50,49 %), contra los 10.551.520 sufragios (el 47,26 %) de Hernández, indicó la Registraduría con el 99,76 % de las mesas informadas.

Gran orador

Nacido en 1960 en Ciénaga de Oro, en el departamento caribeño de Córdoba, Petro creció y estudió en el interior del país, en Zipaquirá, un pueblo andino cercano a Bogotá. Es el mayor de tres hermanos, de familia de clase media, con padre costeño y madre del interior.

Esa mezcla también pervive en su carácter: tímido, callado y ufano en lo personal, como se le describe, pero un gran orador y cómodo cuando sube al escenario de las repletas plazas públicas, donde encandila a sus oyentes con frases grandilocuentes y discursos cautivadores.

«Hoy es día de fiesta para el pueblo. Que festeje la primera victoria popular. Que tantos sufrimientos se amortigüen en la alegría que hoy inunda el corazón de la Patria. Esta victoria para Dios y para el Pueblo y su historia. Hoy es el día de las calles y las plazas», expresó el presidente electo en su primer declaración tras el triunfo.

Paso por la guerrilla

«Una vida, muchas vidas», la autobiografía que publicó pocos meses antes de la campaña, da cuenta de que siempre se ha sentido fuera de lugar, solitario, dejado de lado, y también de cierta arrogancia con la que se ha sobrepuesto a muchas situaciones de su vida.

En el colegio La Salle de Zipaquirá, el mismo por donde pasó Gabriel García Márquez, contestaba a los curas con altanería y allá comenzó en su militancia, leyendo a intelectuales marxistas, hasta que en 1978, con 18 años, entró a la guerrilla del M-19, donde hizo sobre todo labores de enlace urbano y no tanto de lucha armada, hasta su desarme en 1990.

De esos doce años que vivió en las filas del «eme» bajo el nombre de «Aureliano«, como el personaje de «Cien años de soledad», tres los pasó en la clandestinidad y otros dos en prisión. Lo capturaron en 1985 en Bolívar 83, el barrio popular de Zipaquirá que ayudó a fundar, y lo torturaron como a tantos miembros de la guerrilla en aquella época.

«Yo no sentí el dolor de la tortura hasta cuando llegué a la cárcel. Durante los oscuros días de las golpizas, jamás me sentí doblegado físicamente, aunque sicológicamente fue difícil porque sentí que, de alguna manera, mi vida había cambiado», describe en su autobiografía.

Congresista brillante

Al nuevo mandatario electo lejos le quedan ya esos años y seguramente le pese más su etapa de parlamentario. Nunca se sintió cómodo con las armas, pero sí con las palabras, con las que se defendía en la Cámara de Representantes y en el Senado.

Allá se volvió «uno de los congresistas más brillantes que ha tenido Colombia», como se le define habitualmente, y ganó popularidad a principios de este siglo por sus denuncias de los nexos entre políticos y paramilitares, volviéndose también un dolor de cabeza para su némesis, el expresidente Álvaro Uribe, con lo cual consiguió el enjuiciamiento de varias personas.

La primera amenaza que recibió Petro, de las tantas que vendrían después y que lo tienen con uno de los dispositivos de seguridad más fuertes del país, fue en 1994 y lo obligó a exiliarse en Bélgica.

Petro cuenta con amargura su paso por Bruselas, alejado de todos, y con episodios depresivos de los que se sobrepuso estudiando una especialización en Medioambiente en la Universidad de Lovaina, que sumó al grado en Economía en la Universidad Externado de Colombia.

Vaivenes en la Alcaldía

En 2011 fue elegido alcalde de Bogotá por la formación Progresistas. «Soy el candidato del progresismo», repite a menudo, para salirse de la casilla de «izquierdas».

Quienes trabajaron con él en la Alcaldía dicen que no es fácil de tratar, que no es muy dado a trabajar en equipo y que toma las decisiones solo. Eso provocó numerosas renuncias y el cambio de más de medio centenar de altos directivos en sus cuatro años de gestión.

Sin embargo, para esta segunda vuelta logró aglutinar en torno a su nombre a varios políticos de centro, con lo cual intentará darle un tono menos radical a su discurso y a su gestión presidencial, y esos apoyos le sirvieron para disipar en parte el rechazo a su candidatura.

Su carácter de no tener miedo al enfrentamiento también le valió una destitución por parte de la Procuraduría, que por sus decisiones en la gestión de la recolección de basuras de Bogotá quiso su aniquilación política y que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) revocó.

Casado con Verónica Alcocer y padre de seis hijos con diferentes mujeres, Petro llega a la Presidencia alejado de varios de sus grandes compañeros de viaje, y sin muchas de sus ideas «revolucionarias».

Lo hace ahora junto a unos compañeros de campaña más pragmáticos y polémicos y menos idealistas, como los senadores Roy Barreras y Armando Benedetti, que han pasado por distintos partidos y lo metieron en aprietos durante la campaña.

Para rescatar a los simpatizantes hastiados del personalismo, Petro se presentó a estas elecciones llevando como compañera de fórmula a la abogada y activista afrocolombiana Francia Márquez, una mujer que ha recogido el descontento de las calles y que atrae a mujeres, jóvenes y muchos votantes del Pacífico, de donde procede.

Y tras dejar atrás algunas de las ideas de izquierda más radicales y con fuerzas más tradicionales -las que siempre ha criticado por su corrupción y clientelismo- Petro llega a la Presidencia de Colombia para gobernar en el periodo 2022-2026. EFE

Petro se impone a Hernández en las elecciones presidenciales de Colombia

Gustavo Petro superó con tres puntos porcentuales a su contrincante Rodolfo Hernández. EFE

Los datos preliminares confirman la victoria del candidato de izquierda de Colombia.

El candidato de izquierda Gustavo Petro ha sido el más votado en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales colombianas este 19 de junio de 2022 con un 90% de votos, por delante de su rival, el ultraderechista Rodolfo Hernández (46,68 por ciento), según resultados oficiales de la Registraduría.

Con estos resultados, Petro logra una histórica victoria para la izquierda, que por primera vez logra acceder a la Casa de Nariño, sede de la Presidencia de Colombia.

El proyecto de Petro recoge en gran medida las demandas de las importantes protestas sociales que sacudieron las calles de las principales calles de Colombia entre 2019 y 2020 y que provocaron un revolcón político similar al vivido en países como Chile, Ecuador o Perú.

Su programa plantea un cambio radical del modelo económico, basado en un impulso de la producción agropecuaria previa reforma agraria con la que poder atacar la desigualdad. En Colombia más de la mitad de las tierras están en manos de una minoría privilegiada que no alcanza el 2 por ciento de la población. Europa Press/DLH

Colegios electorales de Colombia cierran en la segunda vuelta presidencial

El registrador nacional de Colombia, Alexander Vega, descarta la posibilidad de fraude.

El registrador nacional, Alexander Vega, aseguró que el preconteo de votos permitirá contar con datos consolidados.

BOGOTÁ. Los colegios electorales colombianos cerraron a las 16:00 después de ocho horas de votación para elegir en segunda vuelta presidente para el periodo 2022-2026 entre el izquierdista Gustavo Petro y el populista independiente Rodolfo Hernández.

Las elecciones se celebraron con relativa normalidad, salvo algunos incidentes violentos en los departamentos de Caquetá (sur), donde fue asesinado un soldado por supuestos miembros de la disidencias de las FARC, y en el Cauca (suroeste), donde fueron asesinados dos miembros del izquierdista Pacto Histórico, al que pertenece Petro.

Un total de 39.002.239 colombianos estaban habilitados para votar en esta reñida elección para la que las encuestas de intención de voto pronosticaron un empate técnico.

En la primera vuelta, celebrada el pasado 29 de mayo, Petro, senador y exalcalde de Bogotá, obtuvo 8.527.768 votos (el 40,32 %), mientras que Hernández, exalcalde de Bucaramanga y abanderado de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, recibió 5.953.209 papeletas (el 28,15 %).

Después de votar en Bogotá, Petro volvió a agitar el fantasma de un supuesto fraude, pese a que la Registraduría Nacional, entidad que organiza las elecciones, garantizó transparencia en los resultados.

«En Colombia no hay ninguna posibilidad de fraude», aseguró el registrador nacional, Alexander Vega, quien dijo que unas tres horas después del cierre de los colegios el preconteo de los votos tendrá resultados consolidados para saber quién será el próximo presidente de Colombia. EFE

Sin grandes incidentes avanza segunda vuelta de las elecciones colombianas

Ciudadanos asisten a votar en la segunda ronda de las elecciones presidenciales hoy, en el colegio electoral de Corferias, en Bogotá (Colombia). EFE

El candidato Rodolfo Hernández no se pronunció luego de votar y Gustavo Petro insistió en que hay un intento de fraude.

BOGOTÁ. La segunda vuelta de elecciones presidenciales en Colombia avanza este domingo sin grandes incidentes en el país en el que más de 39 millones de personas están habilitadas para votar por el izquierdista Gustavo Petro o el populista independiente Rodolfo Hernández.

El ministro del Interior, Daniel Palacios, dijo en una declaración a la prensa que luego de hacer un barrido por el país el parte es de «tranquilidad en el territorio nacional» en las más de 102.152 mesas ubicadas en 12.513 puestos de votación.

Igualmente, el funcionario dijo que «no existe ninguna justificación para acudir a acciones violentas una vez concluya la jornada electoral».

El ministro detalló que las autoridades han recibido 1.983 quejas por presuntas irregularidades electorales, la mayoría de ellas en Colombia (1.878) y el resto en los puestos de votación instalados en las embajadas y consulados en el exterior.

«Las denuncias ya se encuentran analizadas por los órganos competentes como lo son la Fiscalía, la Procuraduría (Ministerio Público), la Registraduría y la Policía», explicó el ministro Palacios.

Hechos aislados

Por su lado, el ministro de Defensa, Diego Molano, dijo que la «jornada transcurre con normalidad en todos los puestos de votación» aunque dijo que un soldado fue asesinado en San Vicente del Caguán, en el departamento del Caquetá (sur) por supuestos miembros de las disidencias de las FARC.

«Por este hecho ya hay dos capturados», dijo Molano, quien expresó sus condolencias a la familia del militar asesinado.

Además, Molano dijo que las autoridades investigan el asesinato de dos miembros del izquierdista Pacto Histórico, uno ocurrido en El Bordo y otro en Guapi, ambas poblaciones del convulso departamento del Cauca (suroeste).

Duque pide confiar en resultados

Los sondeos indican una cerrada disputa entre los dos candidatos que prometen un cambio para el país aunque con acciones diferentes.

A primera hora del día el presidente colombiano, Iván Duque, hizo un llamado a tener «confianza en las instituciones y con plena confianza en el veredicto del pueblo colombiano».

«Esta tiene que ser una fiesta de la democracia con confianza en las instituciones y con plena confianza en el veredicto del pueblo colombiano», dijo el mandatario en la que fue la última vez que abrió unos comicios.

El presidente Duque votó tan pronto se abrieron los colegios electorales para la segunda vuelta en la mesa número uno, instalada en el Capitolio Nacional, en el centro de Bogotá.

Petro insiste en que hay intento de fraude

Mientras el Gobierno colombiano llamó a tener confianza en el sistema electoral, el candidato Petro hizo un llamado a una «votación masiva» para «derrotar cualquier intento de fraude«.

Petro, que votó en un colegio del sur de Bogotá, dijo que «hoy tenemos indudablemente que derrotar cualquier intento de fraude con una votación masiva».

A través de las redes sociales el candidato del Pacto Histórico aseguró que se «han entregado tarjetones previamente marcados con un punto» en un «intento sistemático de anular votos que irían por el cambio».

Antes de acudir al centro de votación, el candidato había asegurado en su Twitter que, a pesar de que todas las encuestas publicadas la semana pasada auguraban un empate técnico, las mediciones lo ponen «muy por encima sobre el otro candidato» y que «todas serán publicadas».

«Lo único que nos queda ya por enfrentar es el fraude», añadió.

Por su lado, la candidata vicepresidencial colombiana Francia Márquez, compañera de fórmula de Petro, votó este domingo en su natal Suárez (Cauca), con la esperanza de conseguir en esta segunda vuelta de las elecciones un triunfo que permita que su pueblo no sufra más por la violencia.

«Vamos a vivir sabroso, estoy votando para que mi municipio no tenga que sufrir la violencia, para que mi gente no tenga que andar con miedo», expresó Márquez tras depositar su voto en un coliseo de Suárez, uno de los más afectados por el conflicto armado.

Hernández en silencio

Mientras tanto, Hernández votó este domingo a primera hora en Bucaramanga (noreste), capital del departamento de Santander y su feudo electoral, rodeado por una nube de periodistas y en silencio, sin dar declaraciones.

Hernández, de 77 años y candidato por la Liga de Gobernantes Anticorrupción, llegó al Colegio Santander, el mismo en el que cursó la secundaria, a las ocho de la mañana tan pronto se abrieron las votaciones para la segunda vuelta presidencial, siendo el primero en sufragar en su mesa. EFE

Colegios electorales de Colombia abren para la segunda vuelta presidencial

La votación en el territorio colombiano comenzó a las 08:00.

El candidato que resulte electo durante esta jornada asumirá la Presidencia de Colombia el 7 de agosto de 2022.

BOGOTÁ. Los colegios electorales de Colombia abrieron este 19 de junio para la decisiva segunda vuelta presidencial en la que los ciudadanos podrán elegir entre el izquierdista Gustavo Petro y el populista independiente Rodolfo Hernández.

La votación comenzó a las 08:00  y terminará a las 16:00 en todo el territorio nacional.

Un total de 39.002.239 colombianos están habilitados para votar en 102.152 mesas, distribuidas en 12.513 puestos, según la Registraduría Nacional, entidad que organiza los comicios.

Esta es elección más reñida de los últimos tiempos en Colombia ya que las encuestas dan un empate técnico entre Petro, senador y exalcalde de Bogotá, y candidato de la coalición de izquierdas Pacto Histórico, y Hernández, exalcalde de Bucaramanga, y abanderado de la Liga de Gobernantes Anticorrupción.

Petro, de 62 años, concurre con la líder social Francia Márquez como compañera de fórmula a la Vicepresidencia, mientras que la de Hernández, de 77, es la académica Marelen Castillo, ambas afrocolombianas.

En la primera vuelta, celebrada el pasado 29 de mayo, Petro obtuvo 8.527.768 votos (el 40,32 %), y Hernández recibió 5.953.209 papeletas (el 28,15 %).

Pese a las denuncias de supuesto fraude electoral alentadas desde algunos sectores políticos, la Registraduría Nacional ha asegurado que la transparencia de los comicios está garantizada y que «más de 50 organizaciones y ocho misiones internacionales, de las cuales cuatro tienen carácter técnico», harán seguimiento a la jornada.

Se espera que una hora después del cierre de los colegios electorales la Registraduría haya divulgado resultados consolidados que permitan saber quién será el próximo presidente de Colombia, que asumirá el 7 de agosto de 2022. EFE