Diabetes: ¿A qué síntomas hay que prestarle atención?

PRUEBA. Es necesario que los diabéticos se controlen el nivel de azúcar.

La diabetes es una enfermedad en la que el azúcar o la glucosa que entra en el torrente sanguíneo no puede ser procesada por el cuerpo debido a la falta de insulina u otras hormonas. El resultado es un alto nivel de azúcar en la sangre, también llamado diabetes mellitus. Hay diferentes tipos de diabetes, y cada tipo tiene diferentes síntomas y factores de riesgo. Sin embargo, la mayoría de los pacientes con diabetes presentan uno o más de estos cinco síntomas: aumento de la sed, aumento de la micción (adelgazamiento), pérdida de peso inexplicable, fatiga y hambre frecuente o intermitente.

Aumento de la sed

Las personas con diabetes tienen niveles de glucosa en sangre más altos debido a la reducción de la secreción de insulina, lo que provoca un aumento de la sed. A medida que los niveles de glucosa aumentan, también lo hace la ingesta de agua, ya que ésta es necesaria para eliminar el exceso de glucosa del cuerpo.

Aumento de la micción

El exceso de glucosa en la sangre puede provocar un aumento de la micción. Esto suele ser sólo un síntoma de la diabetes.

Pérdida de peso inexplicable

Las personas con diabetes que también pierden peso corren un mayor riesgo de sufrir desnutrición y otras afecciones médicas. Las personas con diabetes de tipo 2 son las que más riesgo corren de padecerla, mientras que las personas con diabetes de tipo 1 también son más propensas a sufrirla.

Fatiga

La fatiga es un síntoma común en las personas con diabetes, y lo más probable es que se deba a los altos niveles de hormonas causantes de fatiga que libera el cuerpo cuando tiene un exceso de glucosa en la sangre. Es posible que tenga que cambiar su dieta o hacer más ejercicio para controlar este síntoma, ya que suele ser un signo de mal control de la glucosa en sangre.

Hambre frecuente o intermitente

Muchas personas experimentan antojos de comida pero les resulta difícil satisfacerlos. Este es un síntoma común de la diabetes, y es posible que tenga que cambiar su dieta para obtener los nutrientes que necesita para sentirse mejor. También puede experimentar un impulso repentino y no provocado de comer o beber que no tiene una razón clara detrás.

Otros signos y síntomas de la diabetes

– Adelgazamiento del cabello y/o de las uñas – Este es también un síntoma de la diabetes y suele ser una señal de que sus niveles de glucosa son demasiado altos. Es posible que sea necesario seguir una dieta más sana y/o tomar suplementos vitamínicos para mejorar la salud del cabello y las uñas. – Aliento fétido – Este es otro síntoma común de la diabetes y suele ser una señal de que sus niveles de glucosa son demasiado altos y de que puede necesitar modificar su dieta.

Tratamiento de la diabetes

Existen numerosas opciones terapéuticas para controlar la diabetes. Algunas de las más comunes incluyen cambios en la dieta, medicamentos y una rutina de ejercicios. El objetivo es mantener los niveles de glucosa en sangre lo más cerca posible de los niveles normales.

diabetes 1| Diario La Hora
Estado. Una dieta balanceada podría ayudar a mantener su salud en buenas condiciones.

Cambios en la dieta

Estos incluyen el consumo de alimentos bajos en carbohidratos y con un alto contenido en proteínas, como las proteínas bajas en grasa, el pescado, las judías, los productos lácteos bajos en grasa y las verduras bajas en carbohidratos. También es posible que tenga que consumir menos carbohidratos refinados y frutas con alto contenido en fructosa, como manzanas, peras y naranjas.

Medicamentos

Hay una serie de medicamentos que pueden ayudar a controlar los niveles de glucosa en sangre. Entre ellos se encuentran la insulina, los complementos alimenticios como las sulfonilureas (para la diabetes de tipo 2) y los inhibidores de la alfa-glucosidasa (para la diabetes de tipo 1).

diabesidad| Diario La Hora
Alimentación. Para quienes padecen de este problema de salud, es recomendable una buena alimentación.

Rutina de ejercicios

Hacer ejercicio con regularidad le ayuda a mantener un peso saludable y mejora su control glucémico. También puede reducir sus niveles de glucosa en sangre. No basta con hacer una dieta juiciosa cuyo resultado final sea la pérdida de peso.

Por eso es tan importante tomar los medicamentos a tiempo y comer los alimentos adecuados. También es muy importante comprobar los niveles de glucosa en sangre dos veces al día con un glucómetro. Y si tienes diabetes, también debes hacer ejercicio con regularidad. Y es importante mantener los niveles de glucosa en sangre bajo control.

Resumen

Hay muchos síntomas de la diabetes, y es importante saber cuáles son para poder recibir tratamiento lo antes posible. Las personas con diabetes suelen tener más sed, más ganas de orinar, pérdida de peso inexplicable, fatiga y hambre frecuente o intermitente. Las personas con diabetes suelen tener más sed, más ganas de orinar, pérdida de peso inexplicable, fatiga y hambre frecuente o intermitente. Por eso es tan importante tomar los medicamentos a tiempo y comer los alimentos adecuados. También debe hacer ejercicio con regularidad, mantener una dieta sana y mantener los niveles de glucosa en sangre lo más cerca posible de lo normal.

Dormir con luz afecta al corazón y propicia la diabetes

Expertos recomiendan apagar el televisor, celulares y lámparas para descansar bien.

Un estudio mostró que la exposición nocturna a fuentes de luz, aunque sean moderadas, eleva el ritmo cardíaco y genera resistencia a la insulina.

MADRID. Cerrar persianas, cortinas y apagar lámparas o televisores cuando llega la hora de dormir es lo mejor para la salud, pues una exposición a la luz, aunque sea moderada, aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y la resistencia a la insulina, indica un estudio que publica este 14 de marzo de 2022 Pnas.

«Una sola noche de exposición a una iluminación moderada de la habitación durante el sueño puede perjudicar la regulación de la glucosa y el sistema cardiovascular, que son factores de riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y síndrome metabólico«, según la autora principal de la investigación Phyllis Zee, de la Universidad Northwestern (Estados Unidos).

Al dormir en un habitación moderadamente iluminada por la noche, frente a hacerlo en una con luz tenue, el sistema nervioso autónomo se activa, lo que es malo, pues normalmente el ritmo cardíaco y otros parámetros cardiovasculares son más bajos de noche y más altos durante el día, explicó Daniela Grimaldi, otra de las firmantes.

La resistencia a la insulina se producía a la mañana siguiente. Esta aparece cuando las células de los músculos, la grasa y el hígado no responden bien a la insulina y no pueden utilizar la glucosa de la sangre para obtener energía. Para compensarlo, el páncreas produce más insulina y, con el tiempo, el nivel de azúcar en sangre aumenta.

En la actualidad hay evidencias de que la exposición a la luz durante el día incrementa el ritmo cardíaco a través de la activación del sistema nervioso simpático, que pone el corazón en marcha y aumenta el estado de alerta para afrontar los retos del día.

«Nuestros resultados indican que también se produce un efecto similar cuando la exposición a la luz se produce durante el sueño nocturno«, dijo Zee.

Un estudio previo publicado en Jama Internal Medicine examinó a un gran número de personas sanas que se exponían a la luz durante el sueño y se vio que había más sobrepeso y obesidad.

«Ahora mostramos un mecanismo que podría ser fundamental para explicar por qué ocurre esto», destacó la experta, pues afecta a la capacidad de regular la glucosa.

El estudio probó el efecto de dormir con 100 lux (luz moderada) en comparación con 3 lux (luz tenue) en los participantes durante una noche.

Los investigadores descubrieron que la exposición a la luz moderada hacía que el cuerpo entrara en un estado de alerta mayor, en el que el ritmo cardíaco aumenta, así como la fuerza con la que se contrae el corazón y la velocidad con la que la sangre es conducida a los vasos sanguíneos.

La exposición a la luz artificial por la noche mientras se duerme es habitual, ya sea a través de dispositivos que emiten luz en el interior o de fuentes externas al hogar, sobre todo en las grandes zonas urbanas.

Además, una proporción significativa de individuos (hasta el 40%) duerme con una lámpara de cabecera encendida o con una luz en el dormitorio y/o mantiene la televisión encendida, indica el estudio.

Los autores recomiendan no encender la luz por la noche, pero si es necesario, por ejemplo en el caso de ancianos por motivos de seguridad, es mejor que sea tenue, esté cerca del suelo y se opte por un color ámbar o rojo/naranja, que es menos estimulante para el cerebro que la blanca o azul. EFE

Crean células pancreáticas que metabolizan glucosa

La deficiencia de producción de insulina obliga a los diabéticos a inyectarse la hormona.

El avance fue probado con éxito en ratones y se considera un paso importante para la recuperación de la función de producir insulina en enfermos de diabetes.

BARCELONA. Científicos del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona (noreste de España) y de la Universidad de Helsinki dieron un nuevo paso para lograr recuperar la producción de insulina en enfermos de diabetes al lograr por primera vez crear células beta pancreáticas funcionales a partir de células madre, que probaron con éxito en ratones.

La investigación, que publica hoy (3 de marzo de 2022) la revista ‘Nature Biotechnology’, demuestra por primera vez que las células madre pueden formar células que imitan de cerca la estructura y función de los islotes pancreáticos normales.

Los científicos trasplantaron estas células beta derivadas de células madre en ratones y demostraron que pueden controlar eficazmente el metabolismo de la glucosa, «incluso mejor que los islotes pancreáticos aislados de donantes de órganos», aseguró el investigador del CRG Diego Balboa, que ha remarcado que tratar a los pacientes con diabetes con este tipo de células «ya no pertenece al ámbito de la ciencia ficción».

Balboa recordó que la insulina es una hormona vital producida por las células beta del páncreas y que la diabetes tipo 1 está causada por la destrucción de estas células, lo que hace que los pacientes tengan que inyectarse insulina múltiples veces al día para controlar sus niveles de azúcar en sangre.

Las personas con diabetes pueden recuperar la capacidad de producir insulina mediante el trasplante de células beta aisladas del páncreas de donantes de órganos, pero este tratamiento es complejo y poco habitual, ya que se necesitan al menos dos donantes para tratar a una persona.

Durante mucho tiempo se intentó producir células beta funcionales a partir de células madre para usarlas en los trasplantes, pero hasta ahora no habían conseguido que regularan bien la secreción de insulina.

Ahora, un equipo de investigación encabezado por el profesor Timo Otonkoski en la Universidad de Helsinki, y por el investigador del CRG Diego Balboa, anteriormente estudiante de doctorado en el laboratorio del profesor Otonkoski, pudieron optimizar la funcionalidad de las células pancreáticas producidas a partir de células madre.

«Nuestro estudio muestra que la secreción de insulina se regula de manera adecuada en las células, y que las células responden a los cambios en el nivel de glucosa incluso mejor que los islotes pancreáticos aislados de donantes de órganos que se usaron como controles», explicó en un comunicado Väinö Lithovius, miembro del grupo de investigación de la Universidad de Helsinki.

«Es un avance importante para transformar las células madre y convertirlas en piezas de repuesto para reemplazar las células beta del páncreas destruidas o estropeadas, que son las causantes de la diabetes«, resumió Balboa, que admite que «aunque queda trabajo por hacer, estos hallazgos nos acercan un paso más al tratamiento de personas con diabetes con células beta derivadas de células madre«.

De momento, los científicos demostraron la función de las células beta derivadas de células madre tanto en cultivos celulares como en estudios con ratones, en los que comprobaron que controlan de manera efectiva el metabolismo de la glucosa.

Según los investigadores, los niveles de glucosa en sangre son más altos en ratones que en humanos, aproximadamente entre 8 y 10 milimolares, y tras el trasplante de células el nivel disminuyó al que se había observado en humanos, aproximadamente de 4 a 5 milimolares, y se mantuvo en este nivel, lo que demuestra que el trasplante derivado de células madre era capaz de regular a largo plazo los niveles de glucosa en sangre en ratones.

Balboa informó de que los islotes derivados de células madre también son útiles para estudiar los mecanismos de la patología que subyace en la diabetes, un trabajo que sigue desarrollando en el CRG.

«Podemos generar millones de estas células en el laboratorio y hacer preguntas sobre qué defectos en los genes y la maquinaria celular hacen que las células fallen, lo que nos ayuda a desentrañar las causas moleculares precisas de la diabetes y a identificar nuevas dianas terapéuticas. También usamos las células para explorar los efectos de nuevos medicamentos para tratar la diabetes«, detalló. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

El aumento de salario a los maestros sigue en suspenso

La Asamblea Nacional le cuesta millones al país

Peligro en Ecuador de alta inflación y bajo crecimiento por la guerra

Cenar menos de dos horas antes de dormir eleva riesgo de diabetes

Comer muy tarde y de modo abundante no solo perturba el sueño, sino que afecta a la salud.

Según los resultados de un estudio, comer muy cerca de la hora de meterse en la cama afecta el nivel de tolerancia a la glucosa del organismo.

MADRID. Cenar tarde, menos de dos horas antes de acostarse, aumenta en un 50% el riesgo de padecer diabetes, según un estudio.

Liderada por la catedrática de la Universidad española de Murcia Marta Garaulet, en colaboración con la universidad estadounidense de Harvard y el hospital general de Massachusetts, de Boston, la investigación apunta a que tomar la cena a una hora muy cercana al momento de meterse en la cama afecta a la tolerancia a la glucosa, especialmente en aquellas personas con una variante genética de riesgo en el receptor de la melatonina denominada MTNR1B.

Eso ocurre, indica el estudio, financiado por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, porque la melatonina endógena, que se genera durante la noche cuando se acerca la hora del sueño, está implicada en las alteraciones de la glucosa que se producen en el metabolismo.

Las personas que además tienen la variable genética mencionada presentan una menor secreción de insulina por el páncreas cuando comen tarde por la presencia de esa melatonina.

Los resultados sugieren que, en presencia de alimentos, la melatonina provoca que el páncreas reduzca la producción de insulina, lo que hace que aumente el nivel de azúcar en sangre.

Según estudios previos de Garaulet, se considera una cena tardía aquella que se hace unas dos horas antes de irse a la cama, ya que el cuerpo comienza a producir melatonina una media hora antes de dormir.

La principal novedad del estudio es que se ha logrado establecer la relación entre el funcionamiento de la insulina del páncreas y la melatonina. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Conoce los puntos de pruebas PCR gratuitas en Quito

Las mafias, más poderosas que los cárteles, ya operan en Ecuador

Cómo pedir un crédito y no morir en el intento

No coma en la noche aunque trabaje en horario nocturno

El estudio muestra que no solo importa qué comemos, sino también a qué hora comemos.

Un estudio de investigadores estadounidenses muestra que la ingestión nocturna de alimentos eleva el nivel de glucosa, aunque se realice actividad física.

MADRID. Un pequeño ensayo clínico apoyado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos ha descubierto que comer durante la noche, como hacen muchos trabajadores por turnos, puede aumentar los niveles de glucosa, mientras que comer solo durante el día podría prevenir los niveles más altos de glucosa que ahora se relacionan con una vida laboral nocturna.

Según los autores del estudio, los hallazgos podrían dar lugar a nuevas intervenciones conductuales destinadas a mejorar la salud de los trabajadores por turnos (reponedores de alimentos, trabajadores de hoteles, conductores de camiones, personal de primeros auxilios y otros), que, según estudios anteriores, corren un mayor riesgo de padecer diabetes, enfermedades cardíacas y obesidad.

El nuevo estudio, que según los investigadores es el primero en demostrar el efecto beneficioso de este tipo de intervención en el horario de las comidas en seres humanos, ha sido publicado en línea en la revista ‘Science Advances’ y financiado principalmente por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI), que forma parte de los NIH.

«Se trata de un estudio de laboratorio riguroso y muy controlado que demuestra una posible intervención para los efectos metabólicos adversos asociados al trabajo por turnos, que es un problema de salud pública conocido –explica la doctora Marishka Brown, directora del Centro Nacional de Investigación de Trastornos del Sueño del NHLBI–. Esperamos estudios adicionales que confirmen los resultados y comiencen a desentrañar los fundamentos biológicos de estos hallazgos».

Para el estudio, los investigadores reclutaron a 19 participantes jóvenes y sanos (siete mujeres y 12 hombres). Tras una rutina de preacondicionamiento, los participantes fueron asignados aleatoriamente a un protocolo de laboratorio controlado de 14 días que incluía condiciones de trabajo nocturno simuladas con uno de los dos horarios de comidas. Un grupo comió durante la noche para imitar el horario de comidas típico de los trabajadores nocturnos, y otro grupo comió durante el día.

A continuación, evaluaron los efectos de estos horarios de comida en sus ritmos circadianos internos. Este es el proceso interno que regula no solo el ciclo de sueño y vigilia, sino también el ciclo de 24 horas de prácticamente todos los aspectos de las funciones corporales, incluido el metabolismo.

Descubrieron que las comidas nocturnas aumentaban los niveles de glucosa -un factor de riesgo para la diabetes- mientras que restringir las comidas al día evitaba este efecto. En concreto, los niveles medios de glucosa de los que comían por la noche aumentaban un 6,4% durante el trabajo nocturno simulado, mientras que los que comían durante el día no mostraban aumentos significativos.

Los investigadores apuntan que los mecanismos que subyacen a los efectos observados son complejos. Creen que los efectos de las comidas nocturnas sobre los niveles de glucosa durante el trabajo nocturno simulado se deben al desajuste circadiano.

Eso corresponde al desajuste entre el «reloj» circadiano central (situado en el hipotálamo del cerebro) y los ciclos de sueño/vigilia, luz/oscuridad y ayuno/comida del comportamiento, que pueden influir en los «relojes» periféricos de todo el cuerpo.

El estudio demuestra que, en particular, el desfase del reloj circadiano central con los ciclos de ayuno/comida desempeña un papel clave en el aumento de los niveles de glucosa. El trabajo sugiere además que los efectos beneficiosos de la alimentación diurna sobre los niveles de glucosa durante el trabajo nocturno simulado pueden deberse a una mejor alineación entre estos «relojes» centrales y periféricos.

«Este estudio refuerza la noción de que el momento en que se come es importante para determinar los resultados de salud, como los niveles de azúcar en sangre, que son relevantes para los trabajadores nocturnos, ya que suelen comer por la noche mientras están de turno», explica la codirectora del estudio, la doctora Sarah L. Chellappa, investigadora del departamento de medicina nuclear de la Universidad de Colonia (Alemania). (EUROPAPRESS)

TE PUEDE INTERESAR:

El viraje de Guillermo Lasso en el tema impositivo

Emisión de alertas rojas dependen de factores políticos

Perros rescatados ayudan a mujeres sobrevivientes de la violencia

La Covid-19 puede causar diabetes y dañar el páncreas

La diabetes afecta a 422 millones de personas en el mundo; 62 millones en América.

Un especialista mexicano señala que uno de los síntomas detectados en pacientes con Covid-19 es glucosa alta y daños en el páncreas.

CIUDAD DE MÉXICO. La Covid-19, la enfermedad causada por el SARS-CoV-2, ha dejado estragos de salud en quienes la padecen, entre ellos cuadros de glucosa alta y daños al páncreas, indicó un experto desde México.

«En los pacientes que llegaron a los hospitales a atenderse por estar contagiados de Covid-19, encontraron que muchos de ellos llegaron con niveles de glucosa alta, sin tener diabetes«, advirtió en conferencia de prensa Josafat Camacho, presidente médico de la Federación Mexicana de Diabetes.

El especialista explicó que la aparición de esta enfermedad tras la Covid-19, podría atribuirse a una destrucción del páncreas por el coronavirus o al tratamiento farmacológico con cortisona que se utiliza para reducir la inflamación en pacientes contagiados.

«Aunque también sabemos que la mitad de los diabéticos no saben que lo son y quizá se les detecta al momento de ser ingresados por Covid-19«, argumentó.

Afirmó que actualmente se cuenta con los elementos suficientes para determinar que el SARS-CoV-2 afecta al páncreas y lo destruye.

«Se ha demostrado que hay destrucción de células beta. Entonces estaríamos hablando de una nueva diabetes secundaria a la Covid-19«, planteó.

Sin embargo, aceptó que todavía es muy prematuro para saber si esta diabetes será temporal o ya será una condición de por vida.

A casi dos años del inicio de la pandemia en México, más de 3,8 millones de mexicanos se han contagiado del SARS-CoV-2, mientras que 290.374 personas han muerto a causa del virus.

El experto recordó que la diabetes es una enfermedad que, de no controlarse adecuadamente, reduce la vida de una persona entre ocho y 10 años.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes es una enfermedad que afecta a más de 422 millones de personas en el mundo, de las cuales 62 millones se encuentran en la región de las Américas. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Cifra de muertos en la ‘Penitenciaría del Litoral’ sube a 58

Gobierno crea comisión, nuevo parche para la crisis carcelaria

‘Pacto mafioso’, artículo de Paco Moncayo

Comer almendras ayuda a reducir la glucosa

Las almendras son un buen snack pues aportan buenos nutrientes al cuerpo.

Un estudio mostró que la ingesta de almendras permite el control de la glucosa tanto en enfermos diabéticos como en aquellos que padecen prediabetes.

CIUDAD DE MÉXICO. La inclusión de almendras en la dieta diaria puede ayudar a controlar y disminuir los niveles de glucosa en la sangre en pacientes con diabetes y prediabetes, explicó este sábado (13 de noviembre de 2021) una especialista.

«El contenido nutricional de las almendras es excelente y puede ser una gran alternativa de snacks para quien vive con diabetes«, dijo a Efe Carmen Ruiz Monroy, nutrióloga clínica para la actividad física y el deporte.

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes que se celebra cada 14 de noviembre, Ruiz Monroy explicó que, por ejemplo, una porción de 23 almendras tienen el mismo contenido de proteína que 30 gramos de queso o carne.

Precisó que esa porción ofrece un potente paquete nutricional: 6 gramos de proteína, lo cual ayuda a combatir el hambre; 4 gramos de fibra dietética; 7,3 miligramos de vitamina E; 76 miligramos de magnesio y 210 miligramos de potasio.

«Además tienen grasas buenas, como monoinsaturadas y poliinsaturadas, que son las grasas que cuidan nuestras arterias, nuestros tejidos y la vitamina E que es un antioxidante, lo que ayuda al paciente con diabetes al mantenimiento e integridad de sus tejidos», afirmó.

La diabetes es una enfermedad que se ha incrementando en todo el mundo. Según el más reciente reporte del 2019 de la Federación Internacional de Diabetes, más de 463 millones de adultos en todo el mundo la padecen.

Glucosa controlada

Ruiz Monroy señaló que, con base en estudios realizados financiados por la Almond Board of California, se pudo demostrar que el consumo de almendras ayuda a controlar la glicemia y modera los niveles de glucosa en la sangre.

«Con respecto al colesterol sucede lo mismo. Cuando una persona tiene diabetes, el daño también se da en el sistema cardiovascular y lamentablemente el 50% de diabéticos van a desarrollar problemas de hipertensión», afirmó.

Asimismo, dijo que el consumo de almendras durante las comidas reduce la glucemia postprandial y la ingestión crónica reduce la hemoglobina.

Además, un estudio publicado en el Journal of the American College of Nutrition encontró que incluir almendras en el plan de alimentación de la persona que vive con diabetes o prediabetes puede mejorar ciertos factores de riesgo de esta enfermedad.

El estudio analizó los efectos de consumir una dieta que incluyera almendras con factores relacionados con la evolución de diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular en adultos con prediabetes.

Después de 16 semanas de consumir una dieta con almendras, el grupo que consumió la dieta adicionada con almendras mostró mejoras estadísticamente significativas en los indicadores de sensibilidad a la insulina y de niveles de colesterol LDL, los cuales son factores de riesgo para enfermedad cardíaca y diabetes tipo 2

«Las almendras son una botana «inteligente» para toda persona, incluyendo aquellos pacientes con diabetes tipo 2 como parte de un plan de alimentación saludable, pues también ayudan a evitar ayunos prolongados», argumentó.

Insistió, finalmente, en la importancia de que los pacientes con diabetes visiten a un nutriólogo que les guíe para saber qué comer y cómo comerlo.

«Se trata de hacer cambios en el estilo de vida, no solo de tratamiento farmacológico, sino de cómo están comiendo, cómo gastamos las calorías, eso es algo que tenemos que atender», concluyó. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Al menos 51 muertos en nuevos enfrentamientos en la Penitenciaría del Litoral

Gobierno crea comisión, nuevo parche para la crisis carcelaria

‘Pacto mafioso’, artículo de Paco Moncayo