Claves del lanzamiento de la nueva gasolina extra de 89 octanos

El próximo 10 de agosto de 2022 está previsto el lanzamiento oficial del plan piloto. El nuevo combustible se venderá en estaciones de servicio de seis provincias. No desaparecen la extra y eco país de 85 octanos, solo se ofrecerá una opción adicional.

En ocho días, es decir el próximo 10 de agosto de 2022, se realizará el lanzamiento oficial del plan piloto para la comercialización de una gasolina extra de mayor calidad. En concreto, el nuevo producto, bajo el nombre de Eco Plus 89, tendrá un mayor contenido de etanol y un costo de al menos $3 por galón. No reemplazará a la extra y eco país que se venden en el mercado interno, sino será una opción adicional.

A continuación se detallan las principales claves:

1.- El plan piloto arrana en seis provincias: Guayas, Esmeraldas, Los Ríos, Manabí, Pichincha y Santo Domingo de los Tsáchilas. Al menos 87 estaciones de servicios de esas provincias ofrecerán la Eco Plus 89.

2.- La nueva gasolina es de 89 octanos, lo cual es mayor que los 85 octanos del combustibles que se comercializa actualmente. Según las autoridades, no solo representa una mejora en el octanaje, sino también tiene menos metales y niveles menos azufre. Esta mayor calidad se logrará con un mayor porcentaje de etanol en la mezcla (alrededor del 8%).

3.- La presentación del plan piloto se hará el 10 de agosto de 2022. La extra y eco país de 85 octanos no desaparecerán, solo se añadirá una opción adicional con un precio mayor de no menos de $3 por galón.

4.- Las comercializadoras que participarán en el plan piloto son Petroecuador, Primax, Masgas, Terpel, Petróleos y Servicios, Energylider, PDV Ecuador, Gaspetrolium y Petrolríos.

5.- En octubre de 2022 se lanzará una gasolina súper de 95 octanos, la cual si reemplazará completamente al actual combustible de 92 octanos. Esta gasolina seguirá funcionando con precios de mercado

6.- Actualmente, según el último informe de Petroecuador sobre subsidios a combustibles, la gasolina extra tiene un subsidio de $ 1,42 por galón; mientras que el subsidio de la eco llega a $ 1,93. En otras palabras, si no estuvieran subsidiadas su precio al consumidor sería de $3,82 y $4,33, respectivamente.

¿Por qué el precio internacional de las gasolinas sube más que el precio del barril de crudo?

La gasolina súper, que se comercializa en Ecuador, llegó a un precio récord desde este mes de julio. Por su parte, la extra y el diésel se mantienen con precios congelados y más bajos, pero sube el subsidio de manera acelerada. La capacidad de refinación mundial está muy limitada y costos suben.

Desde este 12 de julio de 2022, la gasolina súper cuesta $5,20 por galón en Ecuador. Este combustible, cuyo precio es el único liberalizado en el país, alcanzó un nivel récord de la mano de un fenómeno mundial, en donde las gasolinas se encarecen más que el precio del barril de crudo.

Esto se debe a una conjunción de factores, potenciados por la pandemia y la guerra en Ucrania, ha hecho que producir gasolinas sea cada vez más caro.

Durante 2020, con el golpe inicial de la COVID-19, la demanda de combustibles cayó a nivel mundial. Esto provocó que se cerrarán refinerías, o se redujera la capacidad de las que se mantuvieron en operación. Por ejemplo, Estados Unidos perdió más de un millón de barriles por día de capacidad entre 2019 y 2022 y las plantas en funcionamiento ya están funcionando casi a toda máquina.

Esa reducida capacidad ha chocado con una reactivación de la demanda mundial desde mediado de 2021. Así, con más compradores, pero poco producto, los precios aumentan de manera creciente.

Esta situación podría mejorar si se reactiva la infraestructura dada de baja, o se construyen nuevas facilidades para refinación. Sin embargo, se necesitan grandes presupuestos durante algunos años para lograrlo, y eso no se ha hecho porque en regiones como Estados Unidos y Europa la refinación de combustibles ha sido sistemáticamente castigada con más impuestos y restricciones de cara al cambio energético.

En la Unión Europea, por ejemplo, ya se ha puesto como horizonte que los carros ha combustión fósil desaparezca hasta 2035. Esto desincentiva cualquier inversión grande.

A todo lo ya mencionado, se suma que en los principales centros de refinación a nivel mundial ha aumentado los costos de la energía, del gas natural y del transporte. Ecuador se ve golpeado porque importa más del 70% de los combustibles que consume en su mercado interno.

Oswaldo Erazo, secretario de la Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados del Petróleo del Ecuador (Camddepe), puntualizó que las gasolinas caras se mantendrán todavía por mucho tiempo, por lo que a los consumidores de la súper se le debe compensar lo más pronto posible con un producto de mayor calidad. Para el 12 de septiembre de 2022, Petroecuador ha anunciado que lanzará una nueva súper de 95 octanos.

El subsidio de la extra y el diésel aumenta

Desde este 12 de julio de 2022, luego de la rebaja de 15 centavos acordada entre el Gobierno y el movimiento indígena, la gasolina extra aumentó su subsidio a $1,42 por galón. Así, para mantener el precio congelado y reducido de $2,40 por galón, el Estado debe desembolsar más de $1,40; y ese valor irá aumentando en los próximos meses. Por su parte, la extra con etanol, conocido como Eco país, tiene un subsidio por galón de $1,93 por galón.

La situación es más extrema en el caso del diésel, debido a que el subsidio estatal es mayor que el valor que se cobra a los usuarios. En este sentido, cada galón de diésel 2 le cuesta al Estado $2,32 por galón en subsidios; mientras que el diésel premium llega a $2,49 por galón. En ambos casos, el precio al público es de $1,75 por galón.

Si el precio internacional de los combustibles sigue en aumento, el costos total de los subsidios, hasta finales de 2022, podría ser mayor que los $3.500 millones calculados los últimos cambios establecidos para terminar con el paro violento de 18 días.

Así, la suma podría superar los $4.000 millones, lo que representa más del 12% del presupuesto del Estado y sobrepasa con creces a los recursos destinados a sectores prioritarios como IESS, desnutrición infantil, vivienda y bonos sociales.

Además, de la mano de combustibles altamente subsidiados ya se está registrando un aumento del contrabando por las fronteras ecuatorianas con Perú y Colombia. Así, la pérdida para las cuentas públicas es por partida doble. (JS)

DATO.- El 12 de cada mes se actualiza el precio de la gasolina súper en Ecuador. Ese precio se calcula con base en el promedio del costo del barril de crudo de los dos meses previos, los costos de transporte y distribución, y el costos de importación de naftas refinadas desde países como Estados Unidos y la Unión Europea.

En $340 millones anuales aumentará el subsidio con la reducción total de 15 centavos en la extra y el diésel

En total, el gasto será de al menos $3.340 millones solo en 2022, con el fin de mantener en niveles bajos el precio de esos combustibles. 

Dentro de acuerdo firmado este 30 de junio de 2022, entre el Gobierno y los principales representantes del movimiento indígena, se establece una reducción total de 15 centavos en el precio por galón de la gasolina extra y el diésel.  Esta reducción, según información del ministerio de Economía, representa un aumento total de $340 millones en gasto anual del subsidio a los combustibles.

Es decir, hasta finales e 2022, el país gastará al menos $3.340 millones para mantener gasolinas con los terceros precios más bajos de toda América Latina. Así, por ejemplo, mientras la gasolina extra quedará congelada en $2,40 por galón y el diésel en $1,75 por galón en Ecuador, la situación es muy diferente en los vecinos más próximos.

En Perú , la gasolina equivalente a la extra ecuatoriana cuesta $6,6 y el diésel se comercializa a $4,5. En el caso de Colombia, la extra está a $2,2 por galón, pero a costa de un fuerte subsidio estatal y un gasto creciente del patrimonio de Ecopetrol; y para el diésel, el costo llega a $2,1 por galón.

El gasto en subsidios en Ecuador, en este contexto, pasa a representar al menos (y eso dependerá del comportamiento de los precios internacionales del crudo) un poco más del 14% de los gastos del Presupuesto General del Estado.

Además, si se suma la rebaja de 15 centavos en los combustibles, y otras medidas como el subsidio al precio de la urea, la moratoria de deudas en la banca pública, el aumento del presupuesto de la educación intercultural, entre otros, el gasto adicional que ha comprometido el Gobierno no será inferior a los $1.000 millones.  (JS)

DATO.- En promedio, cada día, Ecuador gastará alrededor de $9,15 millones en subsidios a los combustibles hasta el final de 2022.

La reducción del precio de la extra y el diésel inicia desde las 00:00 del 28 de junio

Los 10 centavos menos en el galón de diésel y gasolina extra fueron decretados por el Gobierno para aliviar tensiones sociales. Ya antes de esa medida, esos dos combustibles costaban hasta dos veces menos en Ecuador que el promedio regional.

Según el decreto ejecutivo 462, emitido por el presidente de la República, Guillermo Lasso, la reducción de 10 centavos en el galón de gasolina extra y diésel entrará en vigor, o se hará efectiva, desde las 00:00 del 28 de junio de 2022. Desde ese momento, la extra pasará a costar $2,45 (antes $2,55) y el diésel estará en $1,8 (antes $1,90).

Esos nuevos precios se mantendrán fijos o congelados. Todas las estaciones de servicios deberán cobrar esos valores, independientemente de si tienen que gastar más en transporte porque están más alejadas de las terminales de despacho, o cualquier otro aspecto adicional.

En otros países de la región, no solo que esos combustibles están liberalizados, sino que el precio varía según la región o ciudad en donde se compre.

En promedio, la gasolina extra en América latina actualmente no cuesta menos de $4,50 por galón; mientras, en el caso del diésel, el precio promedio está cada vez más cerca de los $4. Así, incluso antes de la última reducción decretada, los combustibles en Ecuador ya eran hasta dos veces más baratos que en los países vecinos. (JS)

Ahorro de más de $450 anuales para transportistas

El ministro de Producción, Julio José Prado, explicó que la reducción de 10 centavos si representan un ahorro importantes para los transportistas. Esto, a pesar de la declaración de líderes indígenas como Lourdes Tibán o Leonidas Iza, los cuales minimizaron la media, e incluso la calificaron como migajas insuficientes para el pueblo

» Un camión mediano, de 37 galones, se llenaba con $70 de diésel. Ahora se llenará con $66. Si recorre 1.000 kilómetros semanales en promedio. Ante se gastaba $560 en diésel al mes; ahora será aproximadamente $528″, dijo el ministro

Así, el ahorro al mes sería de entre $32 y $38; mientras al año llegaría a entre $384 y $456.

Lasso ordena bajar los precios de las gasolinas y el diésel

El presidente Guillermo Lasso.

El presidente Guillermo Lasso hizo el anuncio, hoy domingo 26 de junio. Ya son 14 días de protestas en el país.

El presidente Guillermo Lasso dispuso la reducción de la gasolina y el diésel. Ese es el primer pedido de la Conaie: reducción y no más subida del precio de los combustibles.

Lasso dijo: “he decidido bajar el precio de la gasolina Extra y Ecopaís en 10 centavos, y el Diesel en 10 centavos por galón”.

La Conaie, en su punto uno, pidió congelar el diésel a 1,50 dóalres y la gasolina extra y ecopaís a 2,10 dólares. Aunque no es lo propuesto por la Conaie, el Gobienro cede a la revisión del costo del combustible.

“Todos consideran que los precios de los combustibles se han vuelto la piedra angular que mantiene el conflicto, y aunque como gobierno tenemos muy claro que este factor no es el que origina los problemas de los ecuatorianos, debemos pensar en el bien común y  la paz ciudadana”, justificó el Presidente.

El cambio de precios dispuesto por Lasso significará un gasto de cerca de 216 millones de dólares cada año.

Los violentos y la Justicia

El Presidente también recordó que se derogó el Decreto de Estado de Exepción pero solo hay más violencia. Por ello, ratificó el uso progresivo de la fuerza “para restablecer el orden y devolver a la ciudadanía la tranquilidad que requieren para vivir y trabajar en paz”.

Sin embargo, advirtió que responderá con denuncias judiciales para quienes han causado los desmanes. “Durante estos días nuestro país ha sido objeto de los siguientes actos de barbarie y sabotaje: Ninguno de estos delitos quedará en la impunidad y todos aquellos que los han perpetrado serán inmediatamente llevados ante la justicia”.

Y aseguró: “Vamos a realizar inmediatamente las respectivas denuncias penales ante la Fiscalía para que estos delincuentes respondan ante la ley”.

El país ha perdido unos 500 millones de dólares desde el inicio de las protestas, según el  Ministerio de Producción.

¿Diálogo fallido?

Lasso mencionó, sin dar nombres, a dirigentes que no quieren dialogar. Desde la Conaie hay acercamientos, pero no hay resultados concretos. Únicamente el inicio de un proceso que no tiene temas ni fechas.

“Para los que no quieren dialogar no insistiremos, pero tampoco podemos esperar para dar las respuestas que nuestros hermanos en todo el Ecuador tanto ansían. Asumimos directamente el compromiso de resolver todos los puntos de la agenda de nuestros hermanos indígenas y campesinos, con resultados reales para  que nunca más seudo dirigentes los vuelvan a engañar”, dijo Lasso en su anuncio. (DLH)

Las cifras económicas al inicio del segundo año de Lasso están lejos de ser las peores de la última década y media

El actual presidente enfrenta un escenario en donde todos exigen soluciones inmediatas a los problemas

Si se compara con el inicio del segundo año de Rafael Correa, la inflación actual es de menos de la mitad. Además, en 2008, la pobreza era del 35,1% frente al 27,7%. 

 

Como parte de los justificativos del paro actual, sectores políticos y sociales ha posicionado la idea de que nunca hemos estado peor, en términos económicos, que al inicio del segundo año del actual presidente Guillermo Lasso. Sin embargo, si se compara, por ejemplo, con el inicio del segundo año de Rafael Correa en 2008, algunos de los indicadores básicos de la economía cuentan otra historia.

Así, hace 14 años, un Gobierno  y también con un boom petrolero en marcha, la pobreza alcanzaba al 35,1% de toda la población. Ahora, con otro etapa de altos precios del petróleo, y todavía sin recuperarse completamente del golpe de la pandemia, la pobreza llega al 27,7% de los ecuatorianos. En el caso de la pobreza rural, la tasa llegaba al 59,72% en 2008; y a inicios de 2022 se registró un 42,2%.

Asimismo, si se compara el crecimiento del empleo adecuado, con Correa se logró crear 121,500 puestos adicionales (4% más); mientras con Lasso se sumaron 274.028 puestos adicionales (10,66% más).

Adicionalmente, se puede comparar cuánto costaba el galón de gasolina extra en términos de libras de papa. Esto, según Manuel González, economista, indica cuánta comida debe sacrificar una persona para comprar un galón de gasolina. De esta forma, con Correa, un galón de extra costaba $1,48 mientras la libra de papa promediaba $0,25. En el caso de Lasso, el galón de ese combustible está en $2,55 y la libra de papa promedia $0,7.

Es decir, para comprar un galón de gasolina, una persona tenía que dejar de comer 6 libras de papa con Correa, mientras que con Lasso, una persona tiene que dejar de comer 4 libras de papa.

Con Correa, a pesar de tener unos combustibles totalmente subsidiados, se promedió una inflación de más del 4% entre 2007 y 2015. El mayor pico registró precisamente en 2008 con 8,39%; y al año siguiente (2009), el nivel de precios subió 5,2%. Esos niveles son mucho mayores que el 3,38% de inflación registrada con corte a mayo de 2022.

Solo entre 2007 y 2008, la Canasta Básica Familiar, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), se encareció en $-55,68, es decir, a un promedio de $27,84 por año. Mientras en el primer año de Lasso, esa misma canasta subió $24,2.

La década correísta, a pesar del creciente gasto público, terminó casi con los mismo niveles de empleo adecuado de 2006; y la canasta básica, a mayo de 2017, ya costaba $709,18, con un salario mínimo de $375. Actualmente, a mayo 2022, la canasta básica cuesta $735,15, con un salario mínimo de $425.

¿ Esto quiere decir que todo está bien?

No, Andrés Medina, economista e investigador en temas de desarrollo económico, explicó que el país sigue siendo igual de pobre que hace 14 años, con los mismo problemas sociales y productivos, debido a que nunca se hicieron las reformas estructurales que se necesitan en áreas como empleo, inversiones, compras públicas, educación, estructura del Estado, entre otras.

» Se desperdició la segunda bonanza petrolera con la idea de que todos los problemas del país se solucionaban gastando más desde el Estado; pero sin un real plan de desarrollo, ni una verdadera estructura económica que incentive la productividad, la innovación y la iniciativa privada con valor agregado. Los niveles de pobreza se redujeron, como en la mayoría de países de la región, mientras duraron los buenos precios de las materias primas, pero desde 2014 inició la declive económica y es ahí donde comienza la actual crisis», dijo.

Cuando llegó Correa al poder en 2007, Ecuador venía de años de recuperación, crecimiento económico y reducción de la pobreza. Entre 2001 y 2006, con todos los problemas, la economía ecuatoriana se recuperó de la mano de la estabilidad y el impulso de la dolarización.

En su lugar, cuando Lasso llegó a Carondelet, el país venía arrastrando una crisis creciente desde 2014. Incluso, de 2015 a 2019, en promedio el PIB apenas aumentó un 0,5%, es decir, la economía nacional ya estaba en franco estancamiento al menos desde 6 años antes del actual Gobierno.

La pandemia, con su brutal golpe productivo y económico, solo aceleró, a criterio de Matilde Muñoz, economista, la debacle de un modelo económico instaurado durante la década correista. En otras palabras, la COVID-19 hizo que, un deterioro económico y social que podría haber tomado cinco años más, se produzca de golpe en pocos meses.

» En términos objetivos ahora hay mucha más impaciencia social porque la crisis viene de muchos años. Esa crisis no se resuelve de un día para otro ni tiene un solo culpable. Cuando llegó Correa había una situación completamente opuesta. La herencia era seis años de constante recuperación y mejora entre 2001 y 2006. No todo estaba perfecto, pero el país había ido bajando, con mucho esfuerzo, los lamentables índices sociales y de pobreza que dejó la crisis bancaria de 1999″, concluyó. (JS)

Gobierno busca liberalizar el precio de la gasolina extra a cambio de una mejora en la calidad

El mercado interno de combustibles es ineficiente

El 12 de julio de 2022, a través de un plan piloto, se comenzará a comercializar una gasolina extra de 89 octanos, pero a precios de mercado como ocurre con la súper.

En febrero de 2022, el viceministro de Economía explicó que, dentro de las nueve acciones prevista para reducir el gasto público, el Gobierno persistiría en la eliminación de los subsidios a los combustibles y en la focalización de ayudas directas a los sectores más pobres y de la transportación.

“La discusión de si es bueno o malo el subsidio tiene que superarse porque claramente la estructura que se mantiene es ineficiente y contraproducente con políticas relacionadas con el ambiente. Asimismo, es tremendamente inequitativa”, dijo.

En ese momento, no se explicó cuáles serían las vías para, sin volver al sistema de bandas, ir desmontando una situación que este año le costará al menos $3.300 millones hasta el final de 2022.

Sin embargo, desde finales de abril de 2022, Petroecuador ha ido develando poco a poco parte del plan. En concreto, con el fin último de liberalizar los precios, a partir del 12 de julio próximo se lanzará un plan piloto para comercializar una gasolina extra de mayor calidad (89 octanos).

En un principio, se aseguró que ese nuevo producto tendría un valor de alrededor de $3, lo cual es $0,45 más que la gasolina subsidiada y de menor calidad (85 octanos) que actualmente se vende en el mercado interno.

Pero, desde finales de mayo y comienzos de junio de este año, ahora se anuncia que la nueva gasolina estará a precios de mercado, es decir, se cotizará de acuerdo con los costos internacionales como ocurre con la súper.

Así, a cambio de más octanaje, se espera que los consumidores cambien a un producto sin subsidio.

No se está midiendo bien al mercado ecuatoriano

Oswaldo Erazo, secretario ejecutivo de la Cámara Nacional de Distribuidores de derivados del Petróleo (Camddepe), explicó que es una buena noticia de que las autoridades por fin se empiecen a preocupar por la calidad de los combustibles. Incluso recordó que, en medio del primer golpe de la pandemia, y cuando se comenzó a aplicar el sistema de bandas de precios, en lugar de mejorar se pasó de 87 a los 85 octanos actuales para la gasolina extra.

A pesar de eso, el nuevo intento del Gobierno por liberalizar los precios de la gasolina extra se topa con algunos problemas. En primer lugar, no se está midiendo de manera adecuado el comportamiento del mercado ecuatoriano.

“Con la experiencia de lo que pasó con la súper, no se ve que exista mercado para el nuevo producto. El consumidor prefiere, a pesar de todos los inconvenientes, el precio por encima de la calidad”, puntualizó.

En segundo lugar, la mayoría de las estaciones de servicio tiene infraestructura para dos gasolinas y un diésel; y siempre optarán por las opciones que se vendan en mayor volumen. Es decir, se quedarían con la gasolina extra subsidiada y con precio congelado desde octubre de 2021.

“Las estaciones no tienen para invertir en más tanques y surtidores, tubería, obra civil, mecánica y eléctrica. Además, a la socialización del nuevo esquema que se quiere implementar no se invitó a todos los participantes del sector. No se saben los requisitos para las estaciones y los permisos que hay que sacar”, añadió Erazo.

A todo esto, hay que añadir que, aunque los últimos dos Gobiernos lo han prometido, hasta el momento no se actualiza la norma técnica sobre los estándares de calidad de los combustibles que se comercializan en el mercado interno.

Eduardo Álvarez, ingeniero petrolero, comentó que con todos estos elementos se dibuja un panorama en donde el Gobierno intenta lanzar un globo de ensayo casi en el aire, casi como una apuesta; per sin una política clara sobre la comercialización de combustibles.
“El ministro de Gobierno acaba de anunciar que se quieren retomar diálogos con los transportistas, pero todo se hace sin un plan bien pensado ni las condiciones mínimas para el éxito”, acotó.

Con esto concordó Fernando Reyes, vicepresidente del Colegio de Ingenieros Petroleros, y además añadió que, antes de sacar nuevos productos, se debe transparentar un sistema caduco y poco eficiente en la importación de combustibles.

» Tenemos dudas de que la nafta y el diésel que se importan sean los mejores. Normalmente se mezcla en una proporción de 80/20 y eso debería dar como resultados combustibles de mejor calidad de la que se vende en el país», aseveró. (JS)

DATO. – Luego de lanzar la extra de mayor calidad, en septiembre de 2022 se espera también comenzar a comercializar una gasolina súper de 95 octanos.

El combustible más contaminante se queda fuera

Los afanes del Gobierno para mejorar la calidad de los combustibles ni siquiera mencionan al diésel. Esto a pesar de que es el más contaminante y el que más cuesta en términos de subsidios.

Los meses de diálogo con los transportistas, durante el inicio de la actual administración, no sirvieron ni siquiera para tener una hoja de ruta o un plan de focalización.

Oswaldo Erazo, secretario ejecutivo de la Cámara Nacional de Distribuidores de derivados del Petróleo (Camddepe), recalcó que el diésel, al igual que el gas, tiene altas sensibilidades sociales y políticas.

“El gobierno maneja el tema desde lo político y no lo técnico. Por eso no se han generado ningún tipo de resultados en más de 1 año de mandato”, concluyó. (JS)

Ecuador tiene el tercer diésel más barato de la región

El costo del galón del diésel y la gasolina extra se congeló el 22 de septiembre de 2021.

Solo en Venezuela y Trinidad y Tobago es más barato. La Conaie presiona por una mayor reducción de precios; el Gobierno ofreció una decisión a fin del año.

Hace dos meses y seis días, el presidente de la República, Guillermo Lasso, decretó el congelamiento de los precios del diésel y la gasolina extra, luego de un último incremento.

Con esa medida, el galón de diésel quedó en $1,90; y el galón de extra se ubicó en $2,55.

Mientras en Ecuador se apostó por el congelamiento, como una vía para bajar las tensiones políticas y sociales, los precios de los combustibles han seguido fluctuando en el resto de países de América Latina.

Así, al cierre de este 2021, el diésel ecuatoriano se posiciona como el tercero más barato de toda la región. Solo Venezuela, con $0,095 por galón; y Trinidad y Tobago, con $1,89 por galón, tiene niveles más bajos.

En el caso de los vecinos, Colombia y Perú, el precio está en $2,195 y $4,005, respectivamente. El país de la región con el combustible más caro es Uruguay, donde el galón se cotiza en $4,260.

A contracorriente de la tendencia regional

La tendencia en la región, desde hace más de dos décadas es a la eliminación de subsidios, incluso hay economías que han implementado o piensan implementar impuestos a las gasolinas.

Por ejemplo, dentro del plan de Gobierno del presidente electo de Chile, Gabriel Boric, se plantea un aumento considerable del gasto público de alrededor del 13% del PIB en cuatro años; y para financiar una parte de eso se establece un paquete de aumento de impuestos y contribuciones de entre el 8% y 10% del PIB.

Entre esos impuestos y contribuciones se incluye gravar precisamente a los combustibles. En Chile, el galón de diésel está en $3,442.

Por el contrario, en la realidad ecuatoriana, movimientos sociales, ambientales y políticos continúan pugnando no solo por que se mantengan los subsidios, sino por que incluso bajen más los precios.

Durante el último mes, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) ha estado esperando que el Gobierno de Guillermo Lasso les dé una respuesta sobre su pedido de reducir el diésel a $1,5 por galón; y de la gasolina extra a $2,10 por galón.

El pasado 22 de diciembre 2021, Carlos Jijón, vocero de la Presidencia de la República, aseguró que antes del final de 2021 se anunciaría una decisión definitiva sobre ese pedido. Hasta el momento, sin embargo, no se ha concretado nada.

De acuerdo con el funcionario, la falta de recursos en la caja fiscal, ahondada por los problemas recientes con los oleoductos y la caída de la producción petrolera, ponen cuesta arriba cualquier tipo de rebaja.

“Cada diez centavos de dólar que se rebajan en combustibles, significan 100 millones de dólares en costos que los necesitamos para salud, educación y otras atenciones que debe brindar el Gobierno”, aseguró Jijón con base a los cálculos de los técnicos del Gobierno. (JS)

TE PUEDE INTERESAR:

Errores en el certificado de vacunación se pueden denunciar

Qué implica que ómicron sea una variante comunitaria en Ecuador

El cambio climático dejó más $170 mil millones en daños en 2021

Lasso decreta congelamiento del precio de los combustibles

El presidente negoció durante cuatro meses con los transportistas antes de tomar la decisión

El diésel se establece en $1,90 por galón y ya no volverá a subir, mientras la gasolina extra quedará en $2,55 por galón. Esos precios y el congelamiento entrará en vigencia desde las 00:00 del 23 de octubre 2021

El presidente de la República, Guillermo Lasso, anunció hoy, 22 de octubre 2021 que se ha decidido ir por el congelamiento del precio de los combustibles para cerrar el acuerdo con los transportistas.

Según el primer mandatario, se suspenden los incrementos mensuales, y el precios de la gasolina extra queda fijado en $2,55 por galón. Por su parte, el diésel queda en $1,90 por galón

«Sabemos que necesitamos dar estabilidad a los bolsillos de los ecuatorianos. Por eso estamos ejecutando acciones que continúen impulsando la reactivación y la creación de empleo, en especial para los más pobres de los combustibles«, dijo

Lasso aseguró que la estabilidad que necesita el país se logrará en dos frentes: seguridad y economía.

Asimismo, recalcó que ha dispuesto que todas las autoridades competentes hagan cumplir, sin ninguna excusa de por medio, los precios oficiales del arroz, leche, frutas y otros bienes de la canasta básica.

Fin al sistema de bandas

En promedio, antes del establecimiento del sistema de bandas, el Estado ecuatoriano gastaba entre $1.500 y $1.800 millones al año en subsidios a los combustibles.

Con los aumentos mensuales, de entre 3% y 5%, se generó un ahorro de casi $800 millones desde julio 2020.

Oswaldo Erazo, secretario ejecutivo de la Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados del Petróleo del Ecuador (Camddepe), explicó que con la decisión de congelar los precios, en primer lugar, se volverá a tener un gasto creciente para subsidiar las gasolinas.

Esto debido a que los precios internacionales del crudo están al alza y se mantendrá así por varios meses.

Sin embargo, Fausto Ortiz, ex ministro de Economía, aseguró que es una “muy buena la decisión política del presidente. Aunque la cotización internacional está alta, se prevé que no dure mucho y los costos vuelvan a bajar a mediano plazo.

En otras palabras, el Gobierno apuesta a perder ingresos fiscales ahora, pero a cambio de recuperarlos después; y además con la ventaja de desactivar uno de los principales argumentos detrás de las protestas de sectores políticos y sociales

Luego de la última subida del 12 de octubre 2021, el diésel alcanzó un precio de $1,69 por galón, mientras que la gasolina extra y eco país llegó a los $2,5 por galón.

El congelamiento y los precios anunciados por el presidente Lasso solo estarán vigentes luego de que se emita un decreto ejecutivo.

Según un comunicado oficial del ministerio de Energía, el decreto saldrá en las próximas horas. Una vez notificados los distribuidores y las estaciones de servicio, las nuevas condiciones iniciarán desde las 00:00 del 23 de octubre 2021.

Pachakutik asegura que se aceptó parcialmente su pedido

Después de conocer la decisión del gobierno de Guillermo Lasso de congelar los precios de los combustibles, el movimiento político Pachakutik destacó que la propuesta irrenunciable de las organizaciones sociales ha sido “aceptada parcialmente”.

“Ha sido aceptada parcialmente por el Ejecutivo con el congelamiento de los precios de los combustibles, luego de un intenso debate en el que Pachakutik ha presentado alternativas para obtener los recursos necesarios sin afectar el bolsillo de millones de ecuatorianos”, señaló la agrupación en un comunicado difundido la tarde del 22 de octubre de 2021.

“Nos mantenemos firmes y jamás renunciaremos en nuestra lucha junto a los pueblos por los derechos, llevaremos adelante los procesos de diálogo con transparencia y defendiendo los intereses de las mayorías, respetando las decisiones colectivas”, se agregó.

TE PUEDE INTERESAR:

Claves para mantener segura tu casa durante el feriado

Nueve pasos a tomar en cuenta en medio de una balacera

El FUT desempolva proyecto de 2012 y lo vende como la solución laboral