Ecuador recibirá $1.000 millones del FMI hasta junio de 2022

El Ministro de Economía (d.) y el gerente del Banco Central participaron en el anuncio.

El país y el organismo multilateral consiguieron cerrar la revisión pendiente del acuerdo de financiamiento.

Ecuador llegó a un acuerdo a nivel de personal técnico con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en relación a la cuarta y quinta revisión del programa de Servicio  Ampliado (SAF), que el país mantiene con este organismo desde septiembre de 2020.

El directorio del FMI deberá aprobar este acuerdo, en las próximas semanas, y autorizar un desembolso por $1.000 millones para financiar el Presupuesto General del Estado del Ecuador, fortaleciendo programas sociales y de infraestructura.

El ministro Simón Cueva aseguró, durante un conversatorio con medios, que esos recursos llegarán en alrededor de la primera quincena de junio de 2022. Con eso, hasta finales de este año, y luego de una nueva revisión, se desembolsará los $700 millones adicionales dentro del acuerdo de financiamiento.

El Ministro destacó el reconocimiento que el FMI hace al exitoso plan de vacunación implementado por el gobierno del presidente Guillermo Lasso, que  permitió avanzar con la recuperación económica del país.

Además, señaló que hay una valoración positiva de parte del organismo al manejo responsable de las finanzas públicas y a la ampliación en la cobertura de los programas sociales.

El acuerdo a nivel técnico se logró luego de varias reuniones de trabajo de autoridades y equipos ecuatorianos con la misión del FMI, durante el periodo comprendido entre el 4 de marzo y 9 de mayo de 2022.

La jefa de la misión del organismo internacional, Ceyda Oner, resaltó que los resultados fiscales de septiembre y diciembre de 2021 fueron mejores que los proyectados en la pasada revisión, dando cumplimiento a la mayoría de los criterios  cuantitativos del programa.

Ecuador se ha comprometido a transparentar el manejo de las finanzas públicas. En este sentido, el Gobierno está comprometido a poner en orden las obligaciones que se mantienen con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS(, en lo relativo a pensiones y al servicio de salud; y avanzar con auditorías financieras Petroecuador y Petroamazonas.

El programa SAF que el país mantiene con el FMI empezó en septiembre de 2020, con una duración de 27 meses, y representa un total de respaldo financiero por $6.500 millones, de los cuales el país ya recibió $4.800 millones.

Cueva reconoció de las discusiones con el organismo multilateral, que se dilataron por más de un mes, tuvieron un enfoque especial relacionado con cómo ir reorientando y priorizando algo más de gasto publico para inversiones y pago de deudas atrasadas.

Es decir, en flexibilizar las metas; pero aseguró que no puede dar mayores precisiones porque todavía falta la aprobación del directorio del FMI.

Sin embargo, sí puntualizó que más de $160 millones adicionales se destinarán a proyectos prioritarios en vialidad. El Gobierno tiene como objetivo gastar más de $1.800 millones en inversión pública durante 2022; pero los mayores montos se canalizarán mediante la inversión privada. (JS)

¿Qué cambios se están cocinando en el frente económico de Lasso?

Guillermo Lasso busca dar un giro a su manejo de la economía ecuatoriana.

El Gobierno está empeñado en darle un enfoque más práctico, proreactivación y producción a su segundo año de mandato. Se buscan mejores controles en áreas críticas como la de los impuestos.

De cara a su segundo año de mandato, Guillermo Lasso busca que el manejo económico de su Gobierno tenga un enfoque diferente; sobre todo en los temas que más críticas han levantado y menos resultados se pueden vender de cara a la ciudadanía.

El pasado 29 de abril de 2022, en medio de un evento sobre la eliminación de la obligatoriedad de la mascarilla en Ecuador, el Primer Mandatario acusó a Fidel Egas, principal accionista de Banco Pichincha, como un evasor de impuestos.

“Hay algunos ricos dueños de grandes bancos, de empresas en el Ecuador, que nos vienen a decir que tienen una residencia tributaria en España y no pagan impuestos en Ecuador; esos malos ecuatorianos no han contribuido con esta, la principal obra del Gobierno, porque son egoístas, porque no les preocupa el bienestar del pueblo ecuatoriano; ¿quieren oír un nombre?, se los voy a decir, Fidel Egas Grijalva, es aquel rico que no paga impuestos en Ecuador y que no contribuye con estos esfuerzos que hoy han logrado aplausos del pueblo ecuatoriano”, dijo.

Estas palabras, más allá de ser considerado como una supuesta disputa entre banqueros, revela una real preocupación dentro del Gobierno. Lasso prometió desde la campaña que iba a dar una lucha directa contra la evasión; y en lugar de cargar con impuestos a los mismos de siempre, se iba a ampliar la base de contribuyentes y cobrar a los que deben pagar y no dan un centavo al Estado o dan mucho menos de lo que deberían.

Diario LA HORA, en una nota del pasado 28 de abril de 2022, detalló los principales nudos críticos que han impedido que el Servicio de Rentas Internas (SRI) cumpla con esos ofrecimientos del presidente. Javier Bustos, abogado tributario, consideró que las estrategias de la autoridad tributaria están varios pasos por detrás de los evasores. Además, el enfoque en resaltar a cada momento las recaudaciones récord, sin explicaciones claras sobre las acciones para cobrar mejor y mejorar la eficacia de las acciones del SRI, se han convertido en factor de malestar ante la ciudadanía y sectores productivos que se consideran golpeados por la reforma tributaria.

Ante este escenario, y aunque no existe todavía una confirmación oficial, todo apunta a que Lasso busca un recambio en la dirección de la autoridad tributaria. En concreto, se prepara la salida de Marisol Andrade, quien ha dirigido la institución desde 2018, para que ocupe su puesto Francisco Briones.

Briones es un hombre de confianza del Primer Mandatario. Actualmente es subsecretario General de Gabinete, y antes de que Lasso llegara al poder fue uno de los cuadro cercanos a la labor de Ecuador Libre.

Así, de acuerdo con Verónica Núñez, abogada tributaria, el objetivo es tener a alguien más cercano a las convicciones del Presidente sobre los impuestos y el manejo tributario. Asimismo, Briones le aportaría al SRI un manejo comunicacional más cercano.

La preocupación por resaltar las acciones de control y la lucha contra la evasión se ven en el último comunicado de la autoridad tributaria. En ese comunicado, se resalta que el aumento del 37% en la recaudación de impuestos ($6.635 millones) hasta abril de 2022 se debe precisamente a esas acciones de control.

«El incremento de la recaudación tributaria en abril de 2022 es el resultado de los controles ejecutados por el SRI basados en modelos técnicos que verifican el adecuado pago de tributos de personas naturales y sociedades. Es necesario recordar que en abril no existe recaudación derivada de la Ley de Desarrollo Económico con excepción de retenciones en la fuente de personas naturales. Además, por otro lado, las acciones de cobro forzosas generaron una recaudación superior a los $260 millones durante el primer cuatrimestre», aseveró la actual directora del SRI.

El cambio de enfoque en el manejo del frente económico también pasa por la presencia de Marcos López como nuevo superintendente de compañías. Al día siguiente de su posesión, durante el 5 de mayo de 2022, el nuevo funcionario anunció que se propone facilitar y transparentar todos los procesos. Como primer paso se busca una página web más fácil de usar y consultar; además de optimización de trámites y controles.

La labor del la Superintendencia va muy de la mano de la del SRI porque el fin de hacer más simple la tramitología a los que cumplen con sus obligaciones; pero al mismo mejorar el seguimiento de todo lo que se mueve en la economía.

La permanencia de Cueva es importante para el FMI

En algún momento, entre la revisión del FMI a las cuentas fiscales del Estado ecuatoriano y el creciente malestar por el deterioro de ciertos servicios públicos, el Gobierno llegó a plantearse la posibilidad de la salida de Simón Cueva del ministerio de Economía. Esto debido a que la visión del funcionario está más por el lado fiscalista de reducir el déficit fiscal como prioridad.

Sin embargo, ante las crecientes presiones por un mayor gasto en temas prioritarios como salud, educación y viabilidad; y ante el compromiso de Lasso de que su segundo año será enfocado en impulsar la economía real y productiva, una visión muy radical en  esa sentido se convertía en un obstáculo.

La semana, entre el 2 y 6 de mayo de 2022, se espera que la revisión del organismo multilateral concluyera finalmente después de más de un mes; se avalara el manejo fiscal del Gobierno y se desembolsara de manera inmediata $700 millones.

Pero una salida de Cueva no sería bien vista por el multilateral porque ha sido el negociador ecuatoriano desde el inicio de la actual administración, y además es garantía de que, aunque se relajen las metas fiscales, el mayor gasto se hará con prudencia y orden. Es decir, sin reproducir las mismas prácticas del pasado que nos llevaron al sobreendeudamiento y los altos déficits fiscales.

Así, Cueva sigue jugando un papel importante dentro del Gobierno; pero con un enfoque más amplio de las finanzas públicas para que no se acumulen las críticas que se prioriza solo el saldo de la cuenta antes de que la atención a realidades como la crisis de la inseguridad o en el sistema de salud. (JS)

TOME NOTA.- El Gobierno de Lasso ya ha hecho cambios en la cabeza de otras dos áreas importantes de la economía: Xavier Vera Grunauer en el ministerio de Energía; y Bernardo Manzano en el ministerio de Agricultura.

La gobernanza

Por: Eduardo F. Naranjo C.

Seguir las instrucciones y mandatos del FMI como praxis no resuelve nada y agitará las aguas que están a punto. El Gobierno reduce el Estado y envía numerosos jóvenes a la desocupación; no se ve inversión externa que genere trabajo.

La pandemia favoreció al descalabrado Gobierno de Moreno, que se salvó gracias a la astucia de la ministra Romo. Casi un quinquenio se viene hablando de generación de empleos por el sector privado, con inversiones que ya deberían haber llegado; sin embargo, cada día hay menos gente trabajando.

Las inversiones en infraestructura que el país requiere para mejorar la productividad y conectividad no se ven ni se verán; la circulación de ministros evidencia una incapacidad metódica. En cambio, el sector bancario mejoró su rentabilidad, al reducir a la mitad el personal de cajeros —reemplazándolos por máquinas—; eso se intenta emular en las instituciones estatales.

Nos hallamos sumidos en un trance de tragedia y comedia. Las cosas típicas continúan ocurriendo en la Asamblea Nacional, entre jugadas políticas estériles, en tanto el Ejecutivo sale a la pelea con buen vocabulario.

Se jactan de haber subido la reserva monetaria, de acuerdo a la fórmula fondomonetarista. Krugman, Nobel de Economía, critica el método como no funcional. Ni los pequeños emprendimientos caminan por falta de circulante y la inflación que nos devora. La conmoción social anda suelta.

Los precios aumentaron sustancialmente y se redujeron los presupuestos para educación y salud, la base de ayuda real del Estado a la sociedad. Sin embargo, aparecen los fósiles de siempre, con “clichés repetitivos” justificando al ejecutivo extraviado.

Gobernar es conocer ampliamente las necesidades, planificar y lograr soluciones, más aun en un país complejo que requiere enormes cantidades de información y gente con experiencia. No es dirigir una empresa privada donde el interés y el mando son uno.

El Gobierno está a la espera de la «gran noticia» desde el FMI

El Primer Mandatario ha reconocido que en su primer año se enfocó en reducir el déficit público.

El aval a las cifras fiscales, que es considerado por el Gobierno de Lasso como uno de sus mayores logros a la fecha, es el espaldarazo que lleva esperando más de un mes. 

Durante su última entrevista semanal de radio, el presidente Guillermo Lasso aseguró que durante esta semana (del 3 al 6 de mayo de 2022) se esperan grandes y buenas noticias desde el Fondo Monetario Internacional (FMI). El organismo multilateral lleva más de un mes (desde finales de marzo) revisando las cifras fiscales y económicas dentro del programa de financiamiento a Ecuador.

«Necesitamos inversión extranjera, apoyo de los multilaterales de crédito, como el Fondo Monetario, del cual espero esta semana tener una muy buena noticia», dijo Lasso.

En concreto, se espera que el FMI avale el manejo macroeconómico y de las cuentas públicas, lo cual abrirá la puerta para recibir $700 millones de manera inmediata; y $1.000 millones más hasta finales de 2022

El Primer Mandatario recalcó que no se podrá lograr una «relación positiva» con esos organismos «si no hay seguridad de gobernabilidad en Ecuador».

Esas declaraciones retratan una de las principales preocupaciones detrás de la negociación con el multilateral. Desde el Gobierno, según Oswaldo Landázuri, analista económico y empresario, se percibe que han sido alumnos aplicados y han cumplido todos los deberes, por lo que el respaldo del FMI es indispensable para arrancar con pie firme el segundo año de mandato. Ese respaldo se puede esfumar si las presiones políticas y sociales internas hacen que las metas dentro del acuerdo sean inviables.

«En el fondo, Simón cueva y el equipo de economistas de Lasso deben estar pensando en pasar el susto de este año; reducir el déficit y esperar que el siguiente año va a ser mejor. Pero no se están dando cuenta que si baja el precio del petróleo volvemos al mismo problema de insostenibilidad del gasto. Solo este año se necesitan alrededor de $9.000 millones de deuda«, puntualizó.

En otras palabras, a las autoridades nacionales les preocupa que todo lo avanzando en los primeros 12 meses vuelva a cero si no hay flexibilidad tanto desde el multilateral como desde la sociedad ecuatoriana.

El aval o visto bueno del FMI es indispensable también para seguir recibiendo créditos de otros organismos como los $700 millones llegados el pasado 29 de abril de 2022 desde el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). (JS)

TOME NOTA.- Desde el primer golpe de la pandemia, el déficit fiscal se ha reducido de más de $7.000 millones en 2020 a un poco más de $4.000 millones en 2021. La meta es llegar a $2.000 millones en 2022.

 

FMI considera que Ecuador tiene espacio para más gasto en inversión

Lasso debe encontrar el equilibrio entre gastar menos, pero sin desordenar las finanzas estatales.

El organismo multilateral está revisando las cuentas públicas del país desde finales de marzo de 2022. Del éxito de esa revisión dependen nuevos desembolsos para el país.

Durante una rueda de prensa con medios latinoamericanos, el director del departamento para el hemisferio occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Ilan Goldfajn, aseguró que Ecuador tiene espacio para incrementar su gasto en inversión pública.

Ese mayor gasto, sin embargo, debe le pone mayor presión al Gobierno de Guillermo Lasso para que maneje con mayor eficiencia las cuentas fiscales y no se vuelva a disparar el déficit y el endeudamiento.

Goldfajn puntualizó que los mayores ingresos petroleros «crean un espacio para que el país pueda hacer inversiones que fomenten el crecimiento, así como para producir colchones para asegurar la sostenibilidad fiscal en el largo plazo».

Estas declaraciones van en la línea de la propuesta ecuatoriana para que el FMI flexibilice las metas del acuerdo de financiamiento. El objetivo no es solo mejorar las expectativas de crecimiento de la economía, sino también que los ciudadanos vean obras tangibles y se puedan hacer gastos de emergencia en áreas como la vialidad y la salud.

Este martes 26 de abril de 2022, durante su habitual entrevista radial de cada semana, Lasso dijo que confía que pronto termine la revisión del equipo técnico del multilateral sobre las cuentas y metas fiscales del Ecuador. Con la finalización de esa revisión, se podrá recibir de manera inmediata un desembolso de $700 millones adicionales, los cuales se esperan desde finales de 2021.

Goldfajn reconoció que el plazo incial era en diciembre del año pasado, pero «hubo algunas decisiones que requirieron más planes. Tuvimos que pedir datos adicionales a comienzos de este año con los shock, la guerra, se afectaron varios países. Por eso fue importante hacer nuevas cifras. Ese fue el caso de Ecuador».

El funcionario del FMI recalcó que se espera finalizar «pronto» todas las conversaciones con las autoridades ecuatorianas. Hasta finales de 2022, se concretaría un desembolso más de $1.000 millones.

Alrededor de $14.000 millones de inversiones en infraestructura hasta 2025

En la entrevista radial, Lasso también dijo que no descarta volver a enviar una Ley de Inversiones a la Asamblea. Además, aseguró que con la ayuda de la inversión privada se espera concretar $14.000 millones en proyectos de infraestructura hasta 2025.

Entre esos proyectos están un tren multipropósito, que conecte a las zonas mineras del país con Esmeraldas y Puerto Bolívar; la autopista Quito-Guayaquil; así como las vías Cuenca-Guayaquil y Guayaquil-Machala.

El Primer Mandatario afirmó que el país goza de buena salud macroeconómica (menos déficit fiscal y mejor manejo de las cuentas públicas), pero le preocupa que eso no se vea reflejado en el bolsillo de los ciudadanos. Por eso, el Gobierno necesita gastar con mayor criterio y eficiencia para evitar malestar social.

Sin embargo, esa buena salud macroeconómica se contrapone con los reclamos sobre falta de insumos en el Registro Civil, deudas en el sistema de salud, e incluso atrasos de pagos en el sector público. En esos atrasos están compromisos pendientes con entidades como el IESS. Esos desfases también son parte de la revisión del FMI. (JS)

Ecuador busca extender acuerdo de financiamiento con el FMI

El Ministro de Economía (2do. i.) y el gerente del Banco Central (2do. d.) integraron la comitiva que viajó a Washington.

El país espera que el multilateral desembolse un total de $1.700 millones en 2022; y se extienda el vínculo hasta mediados de 2023. Una delegación ecuatoriana viajó en días pasados a Washington.

Entre el 18 y 22 de abril, una delegación de funcionarios ecuatorianos, entre los que estuvieron incluidos el ministro de Economía, Simón Cueva, y el gerente del Banco Central, Guillermo Avellán, participó de varias citas en Washington, Estados Unidos. Entre los encuentros más importantes estuvieron las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

A la delegación nacional se unió Francisco Jiménez, ministro de Gobierno, con el fin de presentar la idea de una de estabilidad política y reforzar el mensaje de que el Gobierno de Guillermo Lasso necesita un espacio de flexibilidad para utilizar una parte de los mayores ingresos petroleros y tributarios en algo más que solo reducir el déficit fiscal y pagar la deuda pública.

En medio de la revisión de los avances del acuerdo de financiamiento entre Ecuador y el FMI, la delegación ecuatoriana ha buscado desde el primer momento mostrar que se está actuando con responsabilidad, pero que si esa mejor salud en las cuentas estatales no se refleja en la calles, la situación de gobernabilidad se pondrá cuesta arriba.

Una de las reuniones más relevantes, en donde también participó Jiménez, fue con el Ilan Goldfajn, director del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI.

De la conclusión exitosa de la actual revisión, y de que se despejen las dudas sobre el manejo económico de los próximos meses, depende, según Fausto Ortiz (exministro de Economía), que llegue un desembolso un total de $1.700 millones durante 2022. Los primeros $700 millones se esperaban, en primera instancia, a finales de 2021, pero los retrasos en el inicio de la revisión, y luego los aplazamientos para su conclusión, han trastocado los plazos previstos.

Según las autoridades ecuatorianas, se espera que toque quede finiquitado hasta finales de este mes de abril. Además de la flexibilidad en el gasto, también se está negociando la posibilidad de que el acuerdo de financiamiento con el FMI no termine en 2022, sino que se alargue al menos seis meses más hasta mediados de 2023.

Esa extensión podría venir de la mano de más financiamiento para el país. Dicho financiamiento adicional es decisivo porque, aunque el déficit fiscal se reduzca de $3.800 millones a $1.500 millones hasta finales de este año, todavía quedan muchas necesidades por cubrir en medio de la crisis económica.

Un espaldarazo adicional del FMI, luego de que ese multilateral proyectó a la baja el crecimiento económico para Ecuador en 2022, será de gran ayuda para el actual Gobierno, el cual está perdiendo impulso para atraer inversiones debido a las dificultades para conseguir apoyo político interno para concretar reformas estructurales. (JS)

FMI proyecta que Ecuador retomará niveles prepandemia a mediados de 2023

Los ministros de Economía y Gobierno actualmente comandan un viaje oficial a Washington para buscar apoyo internacional.

La inestabilidad política y la imposibilidad de concretar reformas le pasan factura a la economía ecuatoriana.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) no comparte el optimismo de otros organismos multilaterales sobre el crecimiento de la economía ecuatoriana durante 2022. En la actualización de su informe de Perspectivas Mundiales, publicado este 19 de abril de 2022, el FMI estableció que el Producto Interno Bruto (PIB) aumentará un 2,9% este año y un 2,7% en 2023.

Así, en el mejor de los casos, Ecuador vivirá una recuperación de la caída provocada por la pandemia recién a medidos del próximo año.

Estas proyecciones se quedan cortas con respecto a lo que hace pocos días publicó el Banco Mundial. Esa institución calculó que el PIB ecuatoriano, con un 4,3% de incremento, sería uno de los de mayor crecimiento en América Latina durante 2022.

Sin embargo, ahora el FMI enciende las alarmas sobre varios factores que pueden mermar las expectativas de recuperación en el país. Por un lado, el Gobierno de Guillermo Lasso ha enfrentado crecientes problemas para concretar reformas estructurales en campos como el laboral y el de las inversiones.

Dirigentes empresariales como Pablo Zambrano, presidente ejecutivo de la Cámara de Industrias y Producción (CIP), lamentan que la inestabilidad política, que incluye la ruptura con la Asamblea, haya reducido el empuje obtenido, en primera instancia, a través del exitoso plan de vacunación.

El viceministro de Economía, José Gabriel Castillo, durante una reciente comparecencia en la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea, también apuntó a que los niveles de inversión y riesgo país no mejoran porque desde el mismo legislativo se quiere dejar sin efecto reformas como la tributaria, las cuales no tienen ni seis meses de vigencia.

Todo ese entorno, al que se suman las presiones para aumentar el gasto público en medio de la crisis económica, son parte precisamente de los actuales diálogos entre Ecuador y el FMI. El objetivo es cerrar la revisión de las cuentas fiscales; y establecer las metas para 2022 dentro del acuerdo de financiamiento.

Del éxito de esos diálogos depende que no se cierren las últimas fuentes baratas de crédito externo; y que los capitales foráneos se convenzan que existen un ambiente lo suficientemente confiable en el país.

Según el FMI, solo países como Brasil (0,8%), Chile (1,5%) y Paraguay (0,3%) crecerán menos que Ecuador en 2022. Para 2023, solo Chile, con un 0,5% de incremento en el PIB, tendrá peor desempeño que Ecuador dentro de los países sudamericanos.

Gobierno busca flexibilidad en el FMI para ganar popularidad

Gobernabilidad. Guillermo Lasso piensa que la salud fiscal debe ser notada por los ciudadanos.

El presidente Guillermo Lasso quiere continuar con el ajuste, pero a un menor ritmo. El objetivo es que parte de los mayores ingresos tributarios y petroleros se sienta en las calles.

En el primer trimestre de 2022 se registró un aumento de $439,5 millones en la recaudación de impuestos y de $336 millones en los ingresos petroleros. Esto en comparación a igual periodo de 2021.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), esa mayor liquidez debe ir casi íntegramente a reducir las necesidades de financiamiento y el déficit fiscal. Sin embargo, el Gobierno de Guillermo Lasso está pidiendo al multilateral que se flexibilicen las metas y se le permita más espacio, para que esos mayores ingresos sean sentidos por los ecuatorianos.

Durante una reunión virtual entre el mandatario ecuatoriano y la gerente del FMI, Kristalina Georgieva, desarrollada el 11 de abril de 2022, esa petición fue la parte central de los diálogos y la razón de que la culminación de la revisión de las cifras fiscales, dentro del acuerdo de financiamiento, se aplace hasta finales de abril y comienzos de mayo próximo.

Fausto Ortiz, exministro de Economía, explicó que Ecuador acumula un problema estructural de déficit público desde 2009. Eso provocó un endeudamiento de más de $40.000 millones durante los gobiernos de Rafael Correa y Lenín Moreno.

Esa dificultad no se puede solucionar en un año con un recorte brusco del gasto. Mucho menos cuando la crisis económica se siente en las calles y se ahonda por el golpe del invierno y las necesidades adicionales en sectores como salud y protección social.

“Reducir el déficit está bien, pero es en el ritmo donde hay que poner más cabeza. Pensar que se puede hacer en dos periodos presidenciales no estaría nada mal. Hay que aprovechar una porción de la mejora del precio del crudo y la recaudación tributaria en obras e incentivos “, puntualizó.

Ajustar el gasto

El Gobierno intenta convencer al FMI de que la meta de superávit fiscal en este periodo puede cambiarse por un déficit de alrededor de $1.000 millones o 1% del PIB. Es decir, establecer un ajuste más gradual.

Esto, porque además de atender reparaciones emergentes de carreteras y otras infraestructuras básicas, también se debe gastar más en protección social, subsidios e incluso programas de incentivos para sectores exportadores como el bananero.

Durante una comparecencia ante la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea, el viceministro de Economía, José Gabriel Castillo, explicó que el gasto en bonos y ayudas sociales se incrementará 159% durante 2022, hasta alrededor de $1.300 millones.

En total, en los llamados subsidios esenciales, que incluyen el último bono anunciado en favor de maestros públicos, se desembolsará $3.700 millones. Además, también está el compromiso de un aumento salarial gradual para el magisterio.

Ese monto incluye $1.585,64 millones en transferencias al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). En ese punto existen discrepancias con el equipo técnico del FMI porque se considera que las cifras de esa institución no están claras.

En la última reunión virtual, el vocero presidencial, Diergo Ordoñez, explicó a los principales representantes del organismo internacional que “no estamos en un ambiente de estabilidad política”, y que una ampliación a rajatabla de la austeridad fiscal podría provocar más focos de problemas sociales.

Además, a cambio de mayor flexibilidad, el Gobierno reafirmó su compromiso de no ir por medidas extremas como la muerte cruzada. (JS)

Precio del crudo versus subsidio de combustibles

El Fondo Monetario Internacional (FMI) nunca estuvo de acuerdo con el congelamiento del precio de la gasolina extra y el diésel, decretado el 22 de octubre de 2021. La eliminación del subsidio de esos combustibles estaba dentro de las metas de recorte del gasto público; pero las autoridades nacionales consideraron que era más importante controlar la paz social y evitar protestas.

Según las últimas cifras actualizadas por el Ministerio de Economía, por cada $1 que aumenta el precio del barril de crudo (por encima de los $59,2 presupuestados), el gasto en subsidios se incrementa en $61 millones.

En el primer trimestre de 2022, el promedio llegó a los $87 por barril, es decir, casi $28 por encima de lo presupuestado. Así, en solo tres meses, el monto de subsidios se disparó a más de $1.695 millones.

Esta situación, además de todas las preasignaciones y gastos adicionales, hizo que a la caja del Gobierno Central solo lleguen $336 millones adicionales de ingresos petroleros.

Desembolso, reforma y reuniones

De la culminación de la revisión técnica del FMI depende un desembolso inmediato de $700 millones.

En 2021, como consecuencia de la reforma tributaria, se espera recaudar $728 millones adicionales por contribuciones temporales y $72 millones por medidas permanentes.

Para reforzar la posición ecuatoriana, el ministro de Economía, Simón Cueva, participará de las reuniones de primavera del FMI y Banco Mundial entre el 18 y 22 de abril, en Estados Unidos.

Ministro Cueva viaja a Washington en medio de las demoras en la última revisión del FMI

El funcionario ha estado al frente de Economía desde el inicio del actual Gobierno.

Un equipo del multilateral está revisando las cuentas públicas ecuatorianas y calibrando las metas económicas dentro del acuerdo con Ecuador.

Desde el año pasado, la última revisión del Fondo Monetario Internacional (FMI), dentro del acuerdo de financiamiento con Ecuador, se ha aplazado primero en su fecha de inicio; y ahora en su fecha de terminación.

El Gobierno de Guillermo Lasso busca que el organismo multilateral flexibilice su metas de recorte de gasto y reducción del déficit fiscal. En los días pasados, incluso se realizó una reunión virtual entre el primer mandatario ecuatoriano y la gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

En un principio, se esperaba que la revisión terminara a finales de marzo pasado, pero ahora se proyecta que se lo haga a finales de abril o principios de mayo próximo.

En este contexto, este 14 de abril de 2022, el Ministerio de Economía anunció que Simón Cueva, que es el titular de esa cartera de Estado, emprenderá un viaje este fin de semana a Estados Unidos.

Cueva participará de las Reuniones de Primavera del FMI y Banco Mundial (BM), que se desarrollarán en Washington del 18 al 22 de abril.

«Durante esta visita, el ministro mantendrá reuniones con autoridades de diversas organizaciones multilaterales con el objetivo de fortalecer la cooperación técnica y financiera», indicó el Ministerio en un comunicado.

Sin embargo, el Gobierno también apunta a reforzar su posición sobre el manejo de las finanzas públicas, en medio de la actual crisis, y que se destraben las últimas barreras para que el equipo técnico del FMI dé su visto bueno para que se desembolse lo más pronto posible un crédito adicional de $700 millones.

Cueva destacó que las Reuniones de Primavera del FMI y BM están entre los eventos más importantes de discusión y análisis de los desafíos globales de financiación y desarrollo.

Reiteró que Ecuador mantiene una «beneficiosa relación con la comunidad internacional», gracias a la política de apertura al mundo del Gobierno del presidente Guillermo Lasso.

Asimismo, gracias a un «programa económico responsable, que ha permitido enrumbar la senda de sostenibilidad fiscal y una rápida recuperación económica del país, luego del exitoso plan de vacunación en contra del COVID-19».

Se prevé que el ministro retorne al país a finales de la semana siguiente. (EFE/JS)