Candidatos colombianos coinciden en dos temas

Los fallos en el conteo de votos de los comicios legislativos han sembrado dudas sobre la Registraduría de Colombia.

Las dudas sobre el sistema de conteo de votos y la intención de negociar la paz con la guerrilla del ELN son puntos de coincidencia entre los aspirantes presidenciales.

Redacción BOGOTÁ

A la campaña presidencial colombiana le han faltado propuestas y le han sobrado ataques entre los candidatos.

Al candidato de izquierda Gustavo Petro le achacan, por ejemplo, su pasado guerrillero y su destitución (luego revocada) como alcalde de Bogotá. Al aspirante de centroderecha Federico ‘Fico’ Gutiérrez se le tacha de ser el ‘delfín’ de Álvaro Uribe y eventual continuador del hoy poco popular gobierno de Iván Duque.

Pero más allá de esos intentos de descalificación y de diferenciación, los aspirantes a la Presidencia tienen unos cuantos puntos de coincidencia en sus ideas.

Algo no muy alentador en lo que coinciden es la desconfianza en el sistema electoral colombiano. Las fallas que salieron a flote tras los comicios legislativos del 13 de marzo tienen en el ojo del huracán a la Registraduría.

Lo que ocurrió fue que tras denuncias de inconsistencias en el conteo de votos por parte del partido de Petro, Pacto Histórico, la agrupación ‘rescató’ más 300 mil votos.

Desde entonces, tanto los seguidores de Petro como de «Fico» Gutiérrez, segundo en los sondeos y posible finalista junto con el político de izquierda, han dejado caer sospechas de un posible fraude que pondría en entredicho la legitimidad de las elecciones por primera vez en más de 50 años e incluso la gobernabilidad de quien sea elegido presidente.

Negociación con el ELN

Negociar la paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) es otro de los puntos de coincidencia de los candidatos como se vio este jueves en el debate organizado por el Grupo Prisa (editor del diario español El País) de cara a las elecciones del domingo 29 de mayo.

Las negociaciones del Estado con la guerrilla del ELN están suspendidas desde 2018. Y Gustavo Petro, favorito para ganar los comicios, aseguró que si el protocolo con Cuba (de efectuar las negociaciones) fue firmado, debe respetarse y retomar los diálogos de paz fallidos.

Gutiérrez, por su parte, coincidió en la necesidad de retomar las negociaciones, pero pidió a la guerrilla que el cese el fuego vigente durante los comicios sea indefinido para demostrar así su voluntad de paz. (EFE)

En la carrera presidencial colombiana hay más ataques que ideas

El candidato derechista Federico Gutiérrez (i.) y su rival, Gustavo Petro, durante un debate de la primera vuelta.

La campaña por la presidencia está lejos de la exposición de ideas y se centra en la descalificación del contrincante.

BOGOTÁ. La campaña electoral para definir al próximo presidente de Colombia se acerca a su parte final alejada de la esperada exposición de propuestas e ideas y centrada, más bien, en el intercambio de ataques entre los contendientes: el izquierdista Gustavo Petro, que encabeza las encuestas, y el derechista Federico ‘Fico’ Gutiérrez.

Este último, por ejemplo, acusó el 18 de abril a Petro de pactar con el exsenador Iván Moreno, preso en la cárcel ‘La Picota’ de Bogotá por corrupción, a cambio de votos.

Gutiérrez reveló una reunión en la prisión de un hermano de su rival (Juan Fernando Petro) con Moreno, líder del movimiento de izquierda Pacto Histórico, y pidió que se investigue lo que calificó como “escándalo”.

Afuera de la cárcel, ‘Fico’ dijo: «Estoy en este sitio para anunciarles a los corruptos, a los violentos y a los asesinos que se quedan en la cárcel, que en nuestro gobierno no va a haber rebajas de penas para ellos y, por el contrario, vamos a buscar el aumento de penas en número de años para los corruptos por encima de 40 años».

Petro se justifica

Tras la denuncia, Petro aseguró que sin que él lo supiera, su hermano Juan Fernando se reunió en la cárcel con Moreno, pero aclaró que este «no es narco, no es parapolítico; es corrupto o fue corrupto».

Y aprovechó para aclarar su tesis del «perdón social» que, tras la polémica que generó, lo llevó a matizar que no significa «que los corruptos salen de la cárcel o se les rebaja las penas, sino que las cumplen”, pero bajo la idea de que tras pagar sus culpas puedan reinsertarse socialmente.

El exalcalde de Bogotá (Petro) aprovechó para acusar a su rival y su equipo de fomentar ideas falsas sobre su plan de gobierno, en lo que denominó campaña sucia en su contra, lo que atribuyó a su ventaja en las encuestas.

Se refirió, por ejemplo, a las versiones acerca de que por sus inclinaciones de izquierda, realizaría expropiaciones si llega a la Presidencia. Y dijo que para desmentir eso se vio obligado el martes a firmar un declaración juramentada ante notario, asegurando que las expropiaciones no están entre sus planes.

Entre tanto, la compañera de fórmula de Petro, Francia Márquez, ha denunciado constantes ataques y amenazas racistas durante la campaña. (DLH)

Candidatura de Petro pierde fuerza

Imagen del candidato de izquierda Gustavo Petro y la centrista Íngrid Betancourt durante el último debate.

Un reciente sondeo muestra que en caso de una segunda vuelta, Gustavo Petro (izquierda) lograría el 41,3% de votos y Federico Gutiérrez (derecha), 40,1%.

Redacción BOGOTÁ

Un sondeo, realizado por el Centro Nacional de Consultoría y publicado por la revista Semana, sugiere una carrera reñida entre Gustavo Petro (izquierda) y su principal rival a la presidencia, el candidato conservador Federico ‘Fico’ Gutiérrez.

Bajo el escenario probable de que los dos se enfrenten en una segunda vuelta, Petro recibiría el 43,1% de los votos, mientras que Gutiérrez obtendría el 40,1%, justo dentro del margen de error de la encuesta de más o menos 1,5 puntos porcentuales.

Las encuestas anteriores mostraban que Petro superaría fácilmente a todos sus principales rivales en una segunda ronda.

Petro, de 61 años, busca un nuevo modelo económico que no dependa del petróleo y el carbón. Es popular entre los votantes jóvenes y de bajos ingresos, mientras que muchos líderes empresariales le temen. Gutiérrez, exalcalde de Medellín de 47 años, ha prometido adoptar una postura más dura en temas de seguridad.

Los colombianos votan por un nuevo presidente el 29 de mayo, con una probable segunda vuelta en junio, recoge Bloomberg. (EUROPAPRESS)

Cruce Betancourt-Petro en primer debate presidencial colombiano

Momento de uno de los choques verbales entre Íngrid Betancourt y Gustavo Petro.

La participación de Piedad Córdoba en la alianza que apoya al candidato izquierdista fue criticada por la excanciller y excautiva de las FARC.

BOGOTÁ. Los candidatos colombianos Íngrid Betancourt, Gustavo Petro y Federico Gutiérrez protagonizaron el lunes (14 de marzo de 2022) un acalorado debate, el primero tras las consultas presidenciales del domingo, en el que discutieron sobre diversos temas como la relación con EE.UU., salud y agricultura.

En el debate, organizado por el diario bogotano El Tiempo y la revista Semana, los aspirantes se atacaron por los apoyos que han recibido en la campaña para las elecciones del próximo 29 de mayo, en las que también participarán, entre otros, los exalcaldes de Medellín Sergio Fajardo y de Bucaramanga Rodolfo Hernández.

El caso de Piedad Córdoba

Uno de los momentos más tensos de la discusión sucedió cuando Betancourt, candidata del partido Verde Oxígeno, le recriminó a Petro, que ganó la consulta del izquierdista Pacto Histórico con más de 4,4 millones de votos, la elección de Piedad Córdoba como senadora por ese movimiento.

El mes pasado se conoció, mediante una investigación de Noticias Caracol, una declaración ante la Fiscalía de Andrés Vásquez, exasesor de Córdoba, en la que aseguraba que hace unos 15 años la política «habría capitalizado políticamente la entrega de secuestrados hasta el punto de conseguir que las liberaciones de Íngrid Betancourt y de los tres contratistas estadounidenses, entonces en poder las FARC, se retrasaran».

Según esa versión, Córdoba quería darle el mérito de la liberación de secuestrados al entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, para que a su vez, este le «catapultara» a ella a la Presidencia colombiana.

«Yo me estremezco porque en sus listas están personajes muy corruptos, sindicados de haber sido tramitadores del secuestro (…) Y ahora, a través de esta alianza con Petro, se gana esta especie de beneplácito para tener un fuero especial y eso es indigno», reprochó Betancourt.

Segunda vuelta

Gutiérrez, que consiguió la candidatura del derechista Equipo por Colombia con 2,1 millones de votos, señaló que tras las votaciones del domingo tiene «un pie en segunda vuelta».

«Nos constituimos como una realidad política hoy ya para el país, pero mi llamado para todas aquellas fuerzas que representamos defensa de democracia y libertades es que podemos llegar unidos a la primera vuelta y ganar en primera vuelta», dijo.

En esa misma línea, Petro aseguró que «la consulta del Pacto Histórico llegó al 47% del total (de votos) de las consultas», por lo cual ve viable conseguir los sufragios que hacen falta para ganar en la primera vuelta.

«Hay que ampliarnos más, no se puede ser soberbio. Se puede ser humilde y aceptar que más personas, más fuerzas sociales, más fuerzas políticas, todas democráticas. Los únicos que no caben aquí son los corruptos, los genocidas, de resto todo colombiano o colombiana que desean tener un país productivo o en paz, cabe en este esfuerzo», afirmó.

Relación con EE.UU.

Otro tema llamativo de la discusión fue la propuesta de los candidatos con respecto a la relación de Colombia con EE.UU., a lo que Petro respondió que se deben incluir en la agenda temas de cambio climático y que debe haber un cambio en la política de drogas.

Allí explicó que la nueva política de drogas debe «garantizar una seguridad alimentaria en Colombia, que es fundamental para que no haya productores de hoja de coca» y que se debe renegociar el tratado de libre comercio vigente entre ambos países.

Gutiérrez le respondió que Colombia debe aprovechar las necesidades alimentarias de EE.UU. para exportar «productos de calidad» a ese país para impulsar el crecimiento económico.

Betancourt, entre tanto, propuso la firma de un «acuerdo para el progreso» regional que tenga como ejes principales el narcotráfico y las migraciones.

«Del narcotráfico tenemos que llegar a la conclusión que después de 40 años de guerra contra el narcotráfico tenemos que presentarle a EE.UU. una propuesta que es la de trabajar juntos para despenalizar el consumo de droga, de manera que podamos acabar con las rentas del narcotráfico», expresó. EFE