Expertos descubren nuevos detalles sobre la momia de Guano que contradicen la creencia

La momia de Guano, una de las más famosas de Ecuador, los nuevos hallazgos ponen en una incógnita sobre su identidad,

La momia de Guano, una de las más famosas de Ecuador, ha abierto una incógnita sobre su identidad, tras un reciente análisis a su vestimenta que ha hecho tambalear la creencia de que pertenecía al fraile español Lázaro de Santofimia. «No sabemos» quién es, confiesan ahora los expertos.

De 156 centímetros, con ancho de tórax de 36 centímetros y cabeza de 32 centímetros, la momia fue hallada en 1949 mientras se removían los escombros de un terremoto y, por su estado natural de momificación, se convirtió en el primer cadáver en su tipo.

Se creía que la momia pertenecía al fray Lázaro, quien desde mediados del siglo XVI había sido el guardián de la iglesia y del antiguo convento de la Asunción, ubicado en la población de Guano, una de las más históricas de la provincia de Chimborazo.

Y se asume que tras enfermar y morir, su cuerpo fue sepultado en los muros del convento, cuenta a Efe la directora de Investigación e Innovación del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC), María Ordóñez, quien participó en el nuevo estudio, que arrancó en 2019 con la participación del científico francés Philippe Charlier.

Estudios por la National Geographic

Ordóñez y Charlier ampliaron estudios realizados por la National Geographic, que entre 2013 y 2014 sacó radiografías de la momia, y por la Universidad San Francisco de Quito, que en 2019 hizo tomografías «para tratar de entender a un nivel más allá de lo visible todas las patologías que tenía este individuo».

Las primeras conclusiones del nuevo estudio dan cuenta de un caso bastante temprano de artritis reumatoide, y que la causa de muerte probablemente está ligada a una infección bucal muy fuerte, que tiene además relación con el pañuelo que tiene la momia en la cara.

El INPC tomó muestras de la ropa pues «la manera en que está hecha, habla mucho del momento histórico», dijo Ordónez, doctora en arqueología por la Universidad de Leiden (Países Bajos), al anotar que preparan ya un artículo sobre el tema para su publicación oficial.

Sumando la datación de carbono 14 -que arrojó un rango entre 1735 y 1802- y el estudio del tipo de prendas, «de algodón, algunas hechas a máquina», se ubica a la persona «en un período en el que ya está empezando una cierta industria del textil», explicó.

«La ropa que usa puede ser de una persona del clero, que habitaba en ese espacio, pero no necesariamente de san Lázaro», que vivió en 1600, especifica Ordóñez.

¿Quién es la momia?

Con esos datos, entonces ¿quién es la momia?: «No sabemos, un personaje, puede haber sido un miembro del clero, como puede haber sido una persona asociada con el convento», responde a Efe.

Quizá nunca se sepa quién es la momia, dice la también máster en antropología forense por la Universidad de Cranfield (Reino Unido), al avanzar que el análisis del ADN apunta a una ascendencia mixta.

Por ello, especulan que «se trataba de una persona mestiza con más ascendencia europea que indígena, pero mestiza», por lo que creen que «lo más probable es que no sea san Lázaro», aunque tampoco se atreve a asegurarlo completamente.

«Si es que encontramos otro registro que diga que la fecha en que tenemos marcada la muerte de san Lázaro es incorrecta, o que alguien hace una nueva datación de carbono y tenemos fechas que compiten, siempre se puede revisar», anota al reiterar que el estudio «al momento indica que, en efecto, no es San Lázaro».

Conservación sorprende 

Gracias a la gran cantidad de cal que había en el convento, «la momia que conservamos en Guano es totalmente natural, no ha tenido la ayuda del hombre», dice a Efe la guía Verónica Guapulema en el museo situado en el complejo arqueológico la Asunción, que incluye la primera iglesia franciscana de Guano, a tres horas de Quito.

Allí, la momia está extendida en cúbito dorsal (boca arriba), con la cabeza semi inclinada hacia adelante, tiene los brazos cruzados y se puede, incluso, ver parte de la piel momificada y de los huesos expuestos, sobre todo de las piernas.

Con un escáner descubrieron que la momia conserva el cerebro, seco sobre un costado, el corazón, parte del pulmón, los riñones y la próstata.

Catalina Tello, directora del INPC, asegura a Efe que el «estado de conservación de la momia es sorprendente» y, aunque el nuevo estudio abrió un enigma sobre la identidad, la datación permitió descartar la hipótesis de que podía ser el eslabón perdido para comprender la expansión en Europa de la poliartritis reumatoide, dijo Ordóñez. (EFE)

España necesitará 90 mil profesionales en datos e IA hasta 2025

La generación, organización, análisis y manejo de datos caracteriza a las profesiones del futuro.

¿Cuáles son las profesiones que requerirán compañías como Repsol, Telefónica, Ferrovial y Microsoft para competir a escala internacional?

MADRID. Las empresas del sector industrial de España requerirán durante los próximos tres años la incorporación de más de 90.000 profesionales expertos en datos y en Inteligencia Artificial (IA) para poder llevar a cabo sus proyectos y competir a escala internacional.

La tendencia del sector empresarial se dirige a la aplicación de la tecnología ‘big data‘ e IA en toda la cadena de valor de la industria, lo que significa que las compañías necesitarán implementar expertos en estos campos en el fututo cercano.

Así lo ha señalado en un informe IndesIA, la asociación española de inteligencia artificial para la industria formada por ocho empresas españolas: Repsol, Gestamp, Navantia, Técnicas Reunidas, Telefónica, Microsoft, Airbus y Ferrovial, con el apoyo del Basque Artificial Intelligence Center (BAIC), y Accenture.

IndesIA ha elaborado también un plan de perfiles formativos en el que ha identificado los 12 perfiles profesionales más necesarios para las empresas industriales españolas.

Estas profesiones son: ingeniero del aprendizaje automático, arquitecto de datos, ingeniero de datos, especialista IoT, científico de datos, visualizador de datos, especialista en el gobierno de datos, dueño de los datos, traductor de los datos del negocio, ciudadano de la ciencia de datos, especialista en industria 4.0 y analista de datos.

Los 12 perfiles profesionales requeridos

El primero de los perfiles destacado por IndesIA es el de ingeniero del aprendizaje automático, un profesional de TI que se enfoca en investigar, construir y diseñar sistemas de IA autoejecutables para automatizar modelos predictivos. Además, diseñan y crean los algoritmos de IA capaces de aprender y hacer predicciones.

En el caso del arquitecto de datos, se trata de un profesional que se encarga de definir la estrategia de datos, incluyendo la implantación y gestión de las arquitecturas de IA creando una gestión integrada de sistemas para centralizar, proteger y mantener las fuentes de datos. Requiere tener conocimientos en plataformas de inteligencia de negocio, estándares de arquitectura, así como arquitectura empresarial y arquitectura de sistemas.

Otro de los perfiles más buscados es el de ingeniero de datos. Es el responsable de diseñar, construir, probar y mantener la arquitectura de datos (es decir, bases de datos de procesamiento a gran escala) y procesos de datos que permitan la mayoría de las funciones en el mundo de los datos. El ingeniero de datos debe ser capaz de ensamblar un gran volumen de datos complejos, determinar las necesidades de almacenamiento de datos y construir la infraestructura para la extracción, transformación y carga óptimas de datos de diversas fuentes.

Este perfil es distinto del científico de datos, que es un especialista en el manejo de los datos que se encarga de recoger, analizar e interpretar grandes conjuntos de datos complejos para desarrollar soluciones basadas en datos y resolver retos empresariales. Desarrolla modelos (descriptivos, predictivos o prescriptivos) y herramientas de aprendizaje estadístico para el análisis de datos incluyendo algoritmos de aprendizaje automático.

Especialista IoT, por su parte, es el perfil del profesional experto en encontrar soluciones de conectividad entre procesos. Conoce protocolos de comunicación, así como los principales componentes de una red y tiene conocimiento sobre el ‘software’, habilidades de programación básicas y la capacidad de establecer estándares de ciberseguridad y de auditar y realizar propuestas para su aseguramiento.

Otro profesional que demandará la industria española es el de visualizador de datos. Es el responsable de la creación y edición visual del contenido, realizando la extracción, transformación y cargas del conjunto de datos en mapas o gráficos, cuadros de mando o informes más visuales que sirvan al resto de la organización en su interpretación y permita la toma de decisiones.

El perfil del especialista en el gobierno de datos, también entre los más buscados, es el de un profesional que asegura la disponibilidad de los datos, su integridad, usabilidad y la seguridad de los mismos. Facilita los mecanismos y directrices basados en principios y mejores prácticas para el eficaz ejercicio del gobierno del dato.

Otro empleo es el de dueño de los datos. Este profesional garantiza la calidad y coherencia de los datos, asegurando que son adecuados para su uso dentro del ámbito de las necesidades de la organización de la manera más flexible y efectiva posible para lograr su máximo valor en conformidad con las políticas de la compañía y con terceras partes. Entre sus funciones se encuentran definir las reglas de calidad de los datos, identificar y definir los aspectos que pueden afectar a los datos en cuanto a su tratamiento y la autorización de ingesta y distribución a casos de uso. Debe tener también conocimientos legales y normativos.

IndesIA ha destacado más perfiles como el del traductor de los datos del negocio. Es un profesional que tiene conocimientos tanto en negocio como técnicos y que expresa las necesidades de la organización en un lenguaje que sea válido para que el científico de datos pueda realizar los modelos o algoritmos que cumplan los requisitos.

Ciudadano de la ciencia de datos, por su parte, es el profesional con un conocimiento profundo de la organización que es capaz de realizar modelos analíticos predictivos sencillos. Debido a su alto conocimiento del negocio es capaz de presentar los resultados de la forma más adecuada, de manera que sea más sencilla la toma de decisiones.

Otro de los trabajos destacados es el de especialista en industria 4.0. Este profesional, principalmente industrial, cuenta con habilidades que impulsan procesos de transformación digital y de gestión del cambio. Conoce cuáles son las tecnologías habilitadoras en industria 4.0 y es capaz de proponer soluciones para cada caso de uso. Además, tiene una gran capacidad para interpretar el negocio y compartirlo con los equipos más técnicos.

La lista cierra con el perfil del analista de datos. Es un profesional que recopila, procesa y gestiona datos relevantes para la empresa. Está encargado de su análisis estadístico con el objetivo de extraer conclusiones que permitan la toma de decisiones y aportación de valor, para los que se apoya en plataformas de inteligencia de negocio y en el análisis de datos. (EUROPAPRESS)

TE PUEDE INTERESAR:

Departamento en Quito era usado para explotación sexual de mujeres

Conozca cuál es su nivel de educación financiera

El 90% de ecuatorianos gana hasta $750

Carlos Espinosa, un docente inspirador y de retos

PROFESIONAL. Carlos Espinosa, docente de pregrado en Biología, Ecología, Diseño Experimental.

Cuenta con tres líneas de investigación. Sus aportes han sido publicados en prestigiosas revistas internacionales.

Hablar de Carlos Iván Espinosa es referirse a un lojano apasionado por la conservación del medioambiente. Es biólogo de profesión. Hizo su Doctorado en la Universidad Politécnica de Madrid, y cuenta con una importante red de investigación a nivel internacional, colaborando con expertos de Estados Unidos y España.

En los últimos años de trabajo se ha centrado en la ecología de comunidades e interacciones bióticas. Gran parte de sus actividades se desarrollan en los denominados ecosistemas secos, sin embargo, en su trayectoria también constan estudios enfocados en ecosistemas tropicales, lo que le ha permitido publicar varios artículos.

Ha participado en proyectos financiados por la Asociación Ecuatoriana de Ciberseguridad (AECI), Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), y el Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (Cyted).

El trabajo en equipo y la capacidad para liderar grupos es una de sus principales habilidades, lo que es indispensable para la canalización de esfuerzos y el fortalecimiento de la cooperación entre universidades y organismos del Estado.

En la actualidad, labora como profesor en la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL). Lleva cerca de 22 años ejerciendo la docencia, a la que considera una profesión que forma seres humanos para la vida, relató a diario La Hora.

¿Cómo se dieron sus inicios en la docencia?

Cuando estudié la universidad me gustaba mucho la investigación. Es así como a mis 22 años tuve la oportunidad de desempeñarme como profesor, lo que me ayudó a despertar el interés por esta labor. Trabajar con estudiantes de 18 o 19 años es gratificante, debido a que se moldea sus conocimientos para que desarrollen nuevas capacidades en sus áreas de estudio.

¿De qué forma las invenciones tecnológicas han evolucionado la docencia?

Con la pandemia de la covid-19 se tuvieron que modificar los modelos académicos, lo que significó un reto para las instituciones a nivel mundial. Considero que el coronavirus modificó la lógica de impartir clases, por lo tanto, los maestros identificaron herramientas digitales que se convirtieron en aliadas al momento de enseñar. Se crearon nuevas formas de interactividad con el computador, lo que fortalece los procesos curriculares.

Desde que empecé como profesor he sido testigo de un cambio progresivo en el sector educativo, ya que los docentes sienten mayor interés por los temas de investigación, asimismo, buscan nuevas metodologías que permiten convertir la teoría de los libros en recursos interesantes para los alumnos.

Otro cambio importante es que los profesores pueden enseñar desde la experiencia; en este sentido, la UTPL cuenta con los recursos humanos y tecnológicos para hacerlo.

¿En qué se sustentan sus proyectos?

Con el Laboratorio de Ecología Tropical y Servicios Ecosistémicos (EcoSsLab) hemos creado tres líneas de investigación, de las que se han desprendido diferentes proyectos. La primera línea se relaciona con la ecología de bosques secos, y tiene por finalidad comprender el cambio climático y su nivel de impacto al adecuado funcionamiento de los ecosistemas. Junto con mi equipo nos hemos convertido en uno de los grupos más importantes en lo que respecta al estudio de este particular.

La segunda línea se lleva a cabo con ayuda del Gobierno y de empresas locales, con el propósito de trabajar en temas de contaminación ambiental. Es así como evaluamos los impactos de la explotación petrolera, además, abordamos proyectos de biodiversidad y salud humana. Recientemente publicamos un artículo en el que analizamos las consecuencias derivadas de la extracción de oro negro en la Amazonía norte de Ecuador, con la finalidad de conocer los efectos de la contaminación y contribuir con un manejo integral de la actividad minera.

Finalmente, la tercera línea de investigación se enfoca en la ecología urbana. Con este planteamiento tratamos de evaluar el impacto que origina el crecimiento de las ciudades al tema de biodiversidad. La iniciativa pretende fomentar la creación de urbes sostenibles que no causen daños al planeta.

¿Cuál es el principal reto al trabajar con investigadores internacionales?

Al ser Ecuador un país que posee una rica biodiversidad, muchos científicos muestran interés por explorar en este territorio andino.

Generar redes de investigación conlleva un trabajo extra, ya que las lógicas de desarrollo y temas burocráticos continúan siendo complejos para los ecuatorianos. Colaborar con expertos de otros países es un reto complicado, puesto que casi siempre quieren liderar los proyectos que proponemos. Debo reconocer que en un inicio fue difícil cambiar esa lógica, no obstante, en la actualidad estamos contentos porque como lojanos también tenemos la oportunidad de dirigirlos.

Estar vinculados con grupos de alto impacto nos ha permitido publicar en prestigiosas revistas como Nature o Science, lo que nos llena de orgullo y satisfacción.

¿Cuáles son los futuros desafíos que enfrentarán los profesionales de las áreas biológicas?

A escala global son muy importantes las carreras de Biología, Gestión Ambiental y afines, debido a que cada vez son más notables las consecuencias del cambio climático. Por ello, es indispensable contar con profesionales que hagan investigación permanente, y más aún, en territorios tropicales como Ecuador.

Con mi grupo también estamos trabajando con anfibios, por lo que tenemos 10 nuevas especies de las que se publicará próximamente, lo que aporta significativamente a la ciencia.

 

TOME NOTA

Carlos Espinosa estuvo a cargo de la Maestría de Biología de la Conservación y Ecología Tropical.

EL DATO

Fue el único ecuatoriano en participar en una investigación sobre la capacidad de la biodiversidad forestal para mitigar las emisiones de CO2.

EXTRACTO

“No se puede pensar en desarrollo, si no se piensa también en los impactos que hay sobre la biodiversidad”

 

Académicos repensarán la política y la economía del país

El académico Rafael Oyarte será uno de los panelistas del encuentro sobre la Constitución del país,

Expertos analizarán si Ecuador requiere un nuevo contrato social, el 17 de agosto, y las posibilidades económicas del país más allá del extractivismo, el día 31.

Este 17 de agosto de 2021 se desarrollará de manera virtual el encuentro: ¿Necesitamos un nuevo contrato social? Se trata de un espacio para repensar la Constitución del Ecuador, aprobada hace 13 años en el país.

El encuentro contará con la participación de expertos nacionales e internacionales que analizarán cómo está funcionando la sociedad, cómo se organiza y si estas bases sobre las cuales funciona nos convienen o «se puede fundar otro contrato social», dice Juan Carlos Mejía, abogado que conducirá el evento.

Los panelistas son:

17 de agosto, a las 10:00.

  • Rafael Oyarte: abogado constitucionalista y profesor de Derecho Constitucional en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) entre 1997 y 2016.
  • Roberto Viciano Pastor: profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Valencia y uno de los promotores de las constituyentes en Venezuela, Ecuador y Bolivia.

17 de agosto, a las 19:00.

  • Daniela Salazar: vicepresidenta de la Corte Constitucional y profesora del Colegio de Jurisprudencia de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ).

El evento virtual es auspiciado por la Universidad Andina Simón Bolívar, la Universidad San Francisco de Quito y el Colegio de Jurisprudencia en alianza con la plataforma Diálogos, LA HORA, Expertise y  Ecuagoverment.

El conversatorio se lo transmitirá vía Zoom. El link se difundirá días antes del evento.

Repensar la economía

Del mismo modo, este 31 de agosto, tres expertos analizarán las medidas económicas que se buscan implementar al país a partir de algunas interrogantes.

¿Es necesario explotar los recursos naturales o se puede hacer un gran acuerdo nacional para ser una sociedad exportadora de productos orgánicos? Y ¿es posible sentarse y pensar la política de forma distinta?, asegura Juan Carlos Mejía.

Dato:

El encuentro repensando la política se va realizar la segunda semana de septiembre.

TE PUEDE INTERESAR:

El Gobierno debe abrir el diálogo más allá de los gremios

Quito tiene 150.000 metros cúbicos de lixiviados acumulados

El transporte público resulta más caro para las mujeres que los hombres en Ecuador