Empresa de agua de Quito enfrenta en Guayaquil ‘demanda’ de contratista

La empresa contratista enfrenta investigaciones por incumplimientos en la ejecución de la obra.

La empresa Technomacro S.A. tiene multas por incumplimiento de obligaciones con la EPMAPS, sanciones que pretende impugnar mediante una acción de protección presentada en un juzgado de Guayaquil.

16,4 millones de dólares es el monto del contrato que suscribieron, el 30 de septiembre de 2019, la compañía Technomacro y la empresa de agua potable de Quito (EPMAPS). El contrato, según la actual Alcaldía, se firmó sin concurso previo, argumentando una «supuesta emergencia».

La obra consistía en la rehabilitación emergente del sistema de bombeo de Papallacta. El plazo venció el 25 de marzo de 2022 con observaciones por parte de los órganos de control que -señala la empresa municipal- han evidenciado incumplimientos de parte de la contratista.

La Contraloría inició un examen especial contra Technomacro, el 9 de febrero de 2022, por presuntas irregularidades en la ejecución de la obra y pagos realizados.

Por su parte, la Fiscalía abrió una indagación previa por el presunto delito de tráfico de influencias en este caso.

Mientras tanto, la empresa de agua de Quito emitió notificaciones de multas por sus incumplimientos.

Y a pesar de que el contrato y la obra tienen relación con la capital, el 13 de mayo de 2022, el juez de la Unidad Judicial Sur Penal de Guayaquil conminó a la EPMAPS que se abstuviera de emitir nuevas notificaciones de multas hasta que se resuelva el tema de la acción de protección solicitada por Technomacro ante ese tribunal.

Technomacro aduce que las multas causarían un grave daño a sus derechos. La audiencia está prevista para el lunes 16 de mayo. (GVL)

$915.839 le cuesta a Quito el robo de alcantarillas

Caer en una alcantarilla puedes significar fracturas de gravedad e incluso la muerte.

Hay 10 sectores donde este problema es frecuente. La única estrategia que tiene el Municipio ante estos delitos es la denuncia ciudadana.

Tiempo y dinero, mucho dinero, representa a Quito el robo de tapas de alcantarillas y rejillas de sumideros.

“En el registro del aplicativo para limpieza de sumideros se registra un faltante de 6.834 rejillas en el Distrito Metropolitano de Quito, de los cuales en el año 2021 se repusieron mil accesorios, para el presente año se tiene previsto reponer 2.000 rejillas”, se detalla en un oficio de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento de Quito (Epmaps).

En conversación con LA HORA, el gerente de Epmaps, Othón Zevallos, señala que este es “un grave problema de malos ciudadanos que roban sumideros, rejillas y tapas de alcantarillas”. Incluso, se registraron dos robos a estaciones de bomberos donde se llevaron cables de cobre.

Costo millonario

Durante 2021, el costo por reposición de rejillas ascendió a $584.773,80 y en lo que va de 2022, llegó a $98.615,70; mientras que la inversión por reposición de tapas de alcantarillado fue de $184.266,96 en 2021 y $48.182,88 en 2022. Este delito suma $915.839.

El concejal Fernando Morales denunció la falta de rejillas en distintos sectores de la ciudad. Él explica que debido a la pandemia por COVID-19 hubo un repunte del costo del hierro. Eso “incrementó notablemente el costo de las alcantarillas en la ciudad y no hay una respuesta inmediata”, destaca.

Tanto Morales como Zevallos, reconocen que además del perjuicio económico, la falta de estos accesorios en las calles significa un peligro para los ciudadanos. “Dejan sin agua a barrios enteros, a parroquias enteras o pueden generar accidentes cuando se roban tapas de los pozos”, dice Zevallos.

Diploma por denuncias

Pero, si el robo de alcantarillas representa un costo millonario ¿cuál es la estrategia para evitarlo? Zevallos indica que están levantando una campaña comunicacional para que la gente denuncie los robos. Incluso dice que ya dos ciudadanas “se han enfrentado a los ladrones y entonces les estamos dando un diploma de reconocimiento por su gran labor cívica”.

Además, desde la Epmaps se presentó una denuncia a la Fiscalía General del Estado (FGE) para que se realicen investigaciones del caso. Esto con el fin de hallar a los responsables del cometimiento de este delito que se cataloga como hurto y que es penado con una prisión de seis meses a dos años, de acuerdo con el artículo 196 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Morales admite que la estrategia comunicacional no es preventiva. Por eso, señala que la Epmaps debe lograr una reposición de alcantarillas con un nuevo sistema. “Se pueden combinar con una especie de plástico sobre el hierro. Ese ya no es atractivo para los señores que se roban las alcantarillas. Es un material sólido igual, pero no sirve para fundir”, dice el concejal, y destaca que incluso pueden tener un costo menor.

Modelo de alcantarilla de polietileno.
Modelo de alcantarilla de polietileno.

En Costa Rica y México ya se ha implementado un sistema de reciclaje de envases y embalajes de polietileno de alta y baja densidad, que se convierten en alcantarillas y cuestan 40% menos que las de fierro.

“El promedio de vida de las alcantarillas de plástico es similar al de las de fierro: entre 15 y 20 años, pero la ventaja es que las de plástico no son objeto de robos como sucede en todas las ciudades del país con las de metal”, señala Sitma Industrial, empresa encargada de la fabricación de este tipo de insumos, en México.

En Quito todavía no se contempla esta idea. Morales comenta que es desde la Epmaps, liderada por Zevallos, que se debe proponer este cambio a las tradicionales estructuras de hierro.

Sectores con más robos

Los robos de rejillas de alcantarillas son frecuentes en sectores como Quito Tenis, La Coruña, Andalucía, en el centro norte de Quito; en Solanda, La Ecuatoriana, Chillogallo y la Ferroviaria, en el sur; en las parroquias de Conocoto, Tumbaco y Calderón. “Los vecinos aseguran que desconocidos las sustraen, principalmente, en horas de la madrugada y se las llevan en vehículos”, señala la Epmaps.

Según Zevallos, se ha identificado una camioneta blanca que recorre estos sectores y sustrae estos insumos.

“Muchas veces a día seguido o por semana (…) la modalidad de ellos es que van a un sector y se roban de 15 a 20 (rejillas, tapas)”, dice Zevallos.

Inclusive, en La Gasca (centro-norte de Quito), a días seguidos del aluvión que dejó 28 muertos, hubo robos a días seguidos. (AVV)

“La solución es empezar a reponer (alcantarillas) con materiales que ya no son atractivos para robarlos.”, Fernando Morales, concejal de Quito.

Ríos de Quito arrastran contaminación a la Costa y a Galápagos

En los ríos Machángara y Monjas se detectaron residuos de COVID-19. (Foto EFE)

Los ríos capitalinos con heces humanas y animales impactan en la producción agrícola y en la salud. Además, contaminan otras provincias, como Esmeraldas.

“Baja por una tubería, pasa por debajo de tu casa, pasa por debajo de tu familia. Llega a un río, la bebe el pastor, la beben las vaquitas, riega los campos. Llega al mar, la beben los pececillos que tú te comes”, dice la canción ‘Mi agüita amarilla’ de la banda española Los Toreros Muertos. Esa estrofa también describe bastante bien el recorrido e impacto de las aguas residuales que no son depuradas. 

En Quito, este tipo de líquido solo se trata en un 3%, confirma Othón Zevallos, gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps).

El dato es alarmante, admite el docente e investigador del Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), Antonio Machado.

El investigador agrega que la ciudad solo cuenta con una planta de tratamiento: la de Quitumbe, que tiene capacidad para depurar las aguas de 75.000 habitantes. Esto quiere decir que “no es capaz de cubrir las necesidades de una ciudad capital que tiene tres millones de personas”.

Consecuencias sanitarias

El impacto de no tratar los contaminantes que se vierten en los ríos de la ciudad se analizó en USFQ. Ahí, los investigadores concluyeron que los 18 ríos de la capital están contaminados “no solo con microorganismos, sino también con metal y otros componentes químicos que están fuera de lo estipulado por Ley”, señala Machado.

La Secretaría de Ambiente maneja parámetros que permiten establecer que el agua de un río cumple con criterios de calidad.Así, un litro de agua debe contener un máximo 0,3 miligramos (mg/L) de grasas o aceites, para ser apto para el consumo.

Esto dista mucho de lo que ocurre en los principales ríos de la ciudad, donde la contaminación está muy por encima de esa medida. El Machángara, presenta 12,8 miligramos por litro, el Monjas 16 mg/L y el Guayllabamba 10,5 mg/L.

Falta presupuesto

Zevallos indica que existen “tres grandes proyectos” para tratar las aguas contaminadas. El primero y más grande es el de la planta Vindobona, que está definido, pero depende de un financiamiento muy importante. “Para la obra se necesitan alrededor de mil millones de dólares que, obviamente, no lo tiene ni la empresa ni la ciudad”.

Para poner en marcha esta planta se gestiona una alianza público-privada.

Por otra parte, la Epmaps ha conseguido un crédito no reembolsable de $800 mil desde el Banco de Desarrollo de América Latina. Ese monto servirá para los estudios y los diseños de una planta de tratamiento en Tumbaco, “con miras al posterior financiamiento de las obras”, detalla Zevallos.

Además, la empresa busca financiamiento para un proyecto que limpie las aguas de los ríos en el Valle de Los Chillos.

“Si se concretarían estos tres proyectos, prácticamente pasaría la Epmaps de un 3% a un 98%”, dice Zevallos. Sin embargo, la gestión del alcalde Santiago Guarderas, terminará en 2023.

“Lo importante es dejar cerrado el financiamiento y las autoridades que vengan podrán continuar esos proyectos. Si no hacemos nada hoy día, si no hacemos esos estudios (…) eso nunca se hará”, agrega el gerente de Epmaps.

Soluciones posibles

Mientras el Municipio busca financiamiento para las grandes obras, las aguas servidas siguen contaminando los ríos, afectando la vida en la capital y contaminando las aguas de provincias de la costa, como Esmeraldas.

Zevallo menciona que los efectos de las aguas servidas en Quito son tan graves que incluso generan un impacto en la zona de Galápagos.

Machado dice que una acción a corto plazo sería dividir la responsabilidad por las fuentes de contaminación. “Mientras no haya la posibilidad de establecer una red de tratamiento de aguas residuales, por toda la capital, una acción es identificar las fuentes de contaminación a nivel industrial, agrícola y de la actividad de las personas día a día y filtrar parte de las fuentes contaminantes”.

Una primera medida, según el experto, sería crear una ordenanza que haga que las industrias textiles, de carne y otros productos hagan un tratamiento previo antes de descargar sus residuos.  Mientras, en el área agrícola se deben incentivar medidas para que los procesos de fertilizantes sean más degradables “para minimizar el impacto”.

Agrega que gran parte de las aguas residuales pueden ser reutilizadas y aprovechadas para riego en zonas agrícolas. Sin un tratamiento, en cambio, se convierten en un atentado para la salud y el ambiente.

Los más vulnerables

Las personas vulnerables cuyas actividades recreativas se concentran en los ríos o que se encuentran en sitios donde el agua potable sigue siendo una deuda pueden experimentar graves daños a su salud al recibir las aguas no tratadas desde Quito. Es el caso de Esmeraldas, donde se estima que más de 200 barrios no tienen acceso suficiente a agua segura y se abastecen de tanqueros.

“Enfermedades gastrointestinales, diarreas masivas (…) estos organismos en el agua, a largo tiempo, empiezan a presentar resistencia a los medicamentos”, advierte el investigador. Posteriormente, habría problemas de hígado, riñones y la toxicidad por metales podría aumentar, en 20 o 50 años, los casos de cáncer.

En los ríos de Quito se ha detectado Escherichia coli y coliformes (bacterias fecales humanas y animales) además de químicos y metales (cobre, zinc, aluminio, hierro y manganeso). (AVV)

“Mientras no haya la posibilidad de establecer una red de tratamiento de aguas residuales, una acción es identificar las fuentes de contaminación y filtrar parte de las fuentes contaminantes”.

Antonio Machado, docente e investigador del Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco de Quito.

A escala nacional los ríos Guayas y Machángara son los más contaminados

Quito tiene una cobertura de:

Agua potable, 99%

Alcantarillado, 98%

Tratamiento de aguas residuales, 3%

 La única planta de tratamiento de Quito depura el agua de 75.000 habitantes, cuando la ciudad tiene 3 millones.

Empresa ‘pana’ de Jorge Yunda se quedó sin contrato de $4,33 millones

Trabajo. La obra asignada a Geinco quedó inconclusa y registra un 50% de avance.

Othón Zevallos, gerente del Agua Potable de Quito, dice que trabajan por recuperar la credibilidad de la empresa tras contratos entregados entre 2019 y 2020.

Por un monto de 4,33 millones de dólares se hizo el contrato que la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento de Quito (Epmaps)
le dio a Geincosolution, para el diseño y construcción del proyecto de agua potable para San Juan de Calderón, en el norte de Quito.

Othón Zevallos, gerente de Epmaps, detalla que la empresa conocida como Geinco vulneró normativas de la Ley de Contratación Pública. Lo hizo durante la ejecución del contrato suscrito en 2019,  por lo que desde la empresa municipal se disolvió unilateralmente. Este fue uno de los tres contratos que, entre 2019 y 2020, se asignaron “a dedo” durante la alcaldía de Jorge Yunda.

$45 millones sin concursos

Geinco no fue la única empresa que llegó de manera “cuestionable”, dice Zevallos.

Entre 2019 y 2020 se otorgó un monto de $16,4 millones a Technomacro S. A., para la rehabilitación integral del sistema de bombeo de Papallacta. Dicha empresa, sin embargo, no tenía experiencia en el sistema de bombeo. También se entregó $21,4 millones a Inmosolucion, para ampliar las redes de alcantarillado en Tumbaco.

Esto, junto con el contrato de Geinco, da un total de 45 millones en tres proyectos que hasta el momento siguen inconclusos. El estado de avance llega aproximadamente al 50%.

En los tres casos, la Contraloría emitió informes en los que determinó que los contratos se hicieron utilizando “falsas alianzas estratégicas” que  evitaron que otras empresas puedan presentar una licitación pública.

“Determinamos que eludieron los procesos de contratación del Sercop y evitaron procesos competitivos, transparentes. Se entregó de manera directa; lo que comúnmente se llama ‘a dedo’, pero a través de una seudo alianza estratégica”, explica el Gerente de Epmaps.

¿Cuál fue la trampa? Si bien la figura de alianza estratégica existe y es legal; “está prevista para cuando hay un emprendimiento que una empresa pública quiera trabajar con un particular que pueda aportar tecnología, capital. Por ejemplo si Epmaps quisiera hacer una fábrica de sulfato de aluminio (…) y no tiene la experticia”, detalla Zevallos.

Pero Epmaps le entregó el contrato a Geinco para la construcción de un proyecto de agua potable. Entonces – cuestiona Zevallos – “qué experticia puede dar un privado si es lo que Epmaps ha hecho por 60 años”.

Otra justificación para la participación de Geinco era que aportaría con el 50% del capital. “Pero resulta que Epmaps certificó el 100% del presupuesto”. Es decir, que si la empresa municipal logró certificar el 100% del dinero, sí había los recursos y la figura de alianza estratégica era innecesaria. “En definitiva, se concluye que fue una forma de eludir los procesos de contratación”. Es más, el contrato no fue registrado en el Sercop y eso es lo que, actualmente, genera trabas, para que Epmaps lance un nuevo proceso de contratación.

Según la empresa municipal, a mediados de abril de 2022 se iniciará el proceso de contratación, para la culminación del proyecto que comprende la instalación de una línea de transmisión que conecte a los tanques Carcelén y San José de Morán 2, “con el objetivo de incrementar el caudal en 110 litros por segundo”.

Al preguntarle a Othón sobre el perjuicio que representaron estos contratos para la ciudad, dice que eso está por determinarse desde la Fiscalía General del Estado. “Pero, cuando hay un proceso competitivo transparente se logran precios de contratación por debajo del referencial, en aproximadamente un 15%”, señala el Gerente.

En el contrato con Geinco, en cambio, no se lograron costos por debajo del referencial.

Batalla legal

El 28 de marzo de 2022, en la Unidad Judicial de Calderón no se dio paso a la acción de protección que pudo devolverle los contratos a Geinco.

La empresa cuyo gerente general es Gustavo Gerardo Espinel, conocido amigo de Yunda, argumentó que existía vulneración de derechos a su libertad de empresa y se calificó como víctima de persecución por parte de las autoridades municipales.

“No se trata de ninguna persecución. Aquí lo que hemos hecho es cumplir estrictamente lo establecido en la Ley y hemos defendido los derechos de la Empresa Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento”, agrega Othón.

Aunque Yunda ha detallado que son los gerentes de las empresas quienes firman los contratos. En mayo de 2021, el entonces gerente de Epmaps, Juan Pablo Espinosa, señaló que fue separado de la empresa porque no quería cancelar las facturas a Geinco y tenía congelados los contratos.

¿Está quebrada la Epmaps?

Zevallos afirma que las finanzas de la Epmaps tiene “finanzas estables” lo que ha permitido “contar con la confianza de organismos internacionales”. Por eso lograron ejecutar un préstamo que estaba estancado con el Banco Interamericano de Desarrollo desde hace dos años, “debido a la inestabilidad de la empresa” (seis gerentes en menos de dos años).

El presupuesto de la Epmaps para este 2022 es de $42 millones. Con esto, dice el Gerente, se espera recuperar la institucionalidad y la credibilidad de la empresa. (AVV)

Plata del supuesto hackeo no se recuperó al 100%

El 2 junio de 2020, el alcalde de Quito, Jorge Yunda, denunció un supuesto ‘hackeo’ de las cuentas de la Empresa de Agua Potable y Saneamiento de Quito y se conoció que hubo una transferencia irregular de $1.3 millones.

Zevallos dice que se recuperó la mayoría del dinero, pero que faltan $178.000 “que estamos rastreando con apoyo de la Fiscalía General del Estado (…) no es fácil rastrear el camino que siguió el recurso o a nombre de quién está”.

Pese a la hipótesis del hackeo, desde el Banco Central se informó que no hubo ningún ataque digital a sus cuentas ni a sus sistemas. Zevallos dice que esto está en etapa de indagación previa, que es reservado, así que, por ahora, no se conoce qué ocurrió.

Carlos Uriarte, era el gerente de Epmaps, cuando se firmó el contrato con Geinco.

Firma cercana a Yunda pierde batalla legal contra Empresa de Agua de Quito

La empresa de agua de Quito asegura que las obras contratadas con Geinco no se detendrán.

Geinco impuso una acción de protección luego de que la Epmaps terminara un contrato firmado durante la administración de Jorge Yunda. 

En enero de 2022, la Empresa Metropolitana de Agua Potable de Quito (Epmaps) resolvió la terminación unilateral de los contratos suscritos con la empresa Inmosolución y Geincosolution Cía. Ltda, conocida como Geinco.

Los contratos se firmaron durante la administración del exalcalde Jorge Yunda.

Los convenios se realizaron para la construcción de obras de saneamiento en la parroquia de Tumbaco y de agua potable para Calderón. La Epmaps señaló que la terminación de los contratos se debe a “informes técnicos y jurídicos que determinaron que se incumplió la Ley de Contratación Pública por las causales de subcontratación excesiva (Inmosolución) y cesión de contratos (Geinco)».

Acción de protección

Geinco, a través de una acción de protección presentada el 3 de febrero de 2022 y aclarada el 10 del mismo mes y año, «pretende dejar sin efecto la resolución de terminación unilateral del contrato de alianza estratégica argumentando, sin fundamento: violación a la seguridad jurídica, al debido proceso, al derecho a la defensa y al derecho a la petición», señaló en días pasados Epmaps.

Y este 28 de marzo de 2022, en la Unidad Judicial de Calderón no se dio paso a la acción de protección que pudo devolverle los contratos a Geinco. Con esto, la Epmaps iniciará, a mediados de abril, el proceso de contratación para la culminación del proyecto que comprende la instalación de una línea de transmisión que conecte a los tanques Carcelén y San José de Morán 2, con el objetivo de incrementar el caudal en 110 litros por segundo; además. El tanque de reserva San José de Morán 2, con una capacidad de 2000 m3, ya se encuentra construido.

A las 15:00 de este 28 de marzo, la Empresa de Agua Potable dará una rueda de prensa con más detalles sobre este caso. (AVV)

Doce sectores de Conocoto no tendrán agua este domingo

HECHO. Trabajadores de la empresa de agua potable realizaran el mantenimiento

El corte se da por trabajos de reparación del sistema de abastecimiento. El servicio se irá restableciendo en horas de la tarde.

Al menos doce barrios del sector de Conocoto, en el suroriente de Quito, no tendrán servicio de agua potable este domingo 10 de octubre de 2021, por reparaciones en las líneas de suministro, según informó la  Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento de Quito (Epmaps).

En un comunicado, la empresa precisó que los sectores de Conocoto que no tendrán agua son: Santa Mónica, Andaluz, Vista Hermosa, La Libertad, Santa Rosa, Abdón Calderón, La Pampa, La Macarena, Julio Endara,  La Hospitalaria y Senderos del Valle.

La empresa municipal asegura que paulatinamente se irá restableciendo el servicio en horas de la tarde.  (RR)

Epmaps insiste en que el agua de Quito no está contaminada

Epmaps visitó casas en Tumbaco y Bellavista para verificar la calidad de agua, este 23 de agosto de 2021.

En redes sociales hay ciudadanos – del norte de Quito– que aseguran que el agua tiene olor a gasolina. Un laboratorio privado hará el análisis. 

«La presencia de hidrocarburo de petróleo es negativa», dijo Fabian Bernal, jefe de laboratorio de la Empresa Pública de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps).

El anuncio se hizo este 23 de agosto de 2021, día en el que a través de redes sociales ciudadanos que viven al norte de Quito han emitido mensajes en los que detallan que al abrir las llaves de agua de su casa hay un olor a gasolina.

Luis Medina, gerente de Epmaps, pidió a la ciudadanía confiar en la empresa y reiteró que el agua es apta para el consumo humano. Sin embargo, agregó que además del monitoreo que hace la empresa, también se sumará un laboratorio privado –no detalló cuál– que emitirá un informe sobre la calidad del agua.

Los funcionarios detallaron que hicieron visitas a barrios como la Morita (Tumbaco) y en Bellevista (norte de Quito) «y les podemos notificar que el agua producida está libre (…) es necesario mencionar que se van a mandar contramuestras a un laboratorio particular», enfatizó.

También se enviará los resultados de las muestras a la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa).

 

Quito pasó incertidumbre sobre la calidad del agua

Trabajos. El sistema de captación de San Juan está suspendido, aunque no habrá cortes de agua en la ciudad.

Primero, Epmaps pidió no consumir el agua por contener diésel. Horas más tarde se descartó la contaminación, así como corte de líquido vital.

 ¿Puedo consumir el agua desde la llave? , ¿Van a cortar el servicio en mi sector? Eran algunas de las preguntas que se hacían los quiteños, tras un derrame de combustible cerca del sistema de captación de agua San Juan (en Papallacta).

El hecho ocurrió la madrugada del 22 de agosto de 2021, pero no fue hasta las 11:39 que  la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps) informó sobre las afectaciones causadas por el volcamiento de un camión de capacidad de 10.000 galones de diésel.

Para las 13:00, Luis Collaguaso, gerente de operaciones de la Epmaps, pidió a la ciudadanía no consumir el agua directamente de la llave, ni siquiera hervida. Resaltó que se habían encontrado trazas de combustible por lo que se debía esperar a los análisis de la calidad del agua antes de autorizar su consumo.

Sobre el desabastecimiento del líquido vital destacó que no había cortes de agua, pero que de existirlos, 24 tanqueros estaban listos para asistir a la gente.

Agua sin peligro                                           

A las 15:50, Epmaps emitió información basada en dos análisis. Como conclusión: el agua de Quito es apta para el consumo humano.

“Los dos primeros resultados de los análisis de laboratorio, el agua procesada no ha registrado contaminación”, agregó Epmaps.

Cierre de una planta de captación

Mientras concluye la remediación ambiental, la captación en San Juan permanecerá suspendida, “sin afectación alguna al abastecimiento del líquido vital en la capital”, detalló Epmaps.  (AVV)

Cada quiteño consume 220 litros de agua diarios

Con más de 2 millones de habitantes, Quito se ha convertido en una de las ciudades que más agua consume en el país.  Esto debido al desperdicio del líquido vital y al elevado crecimiento poblacional que se registra en zona urbana.

Según un reporte de 2018 de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps), cada quiteño consume un promedio diario  de 200 litros de agua.

Esta cifra posiciona a la ciudad como uno de los centros urbanos que más agua consume, no solo en el país sino también en la región.

En ciudades de altura como Bogotá o La Paz el consumo diario de agua es de alrededor de 150 litros por persona. Eso decir que en Quito se consume un 46% más.

Esta cantidad, además, sobrepasa los 100 litros de agua que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estipula como básicos para satisfacer las necesidades de consumo e higiene diarios.

Agua que se consume de la llave

Según un estudio de ‘Líderes para Gobernar’ el agua de Quito se puede consumir directamente de la llave pues cumple con estándares que la avalan para el consumo humano.

El agua de la capital cumple con los 69 parámetros de la norma INEN y otros 35 de normativas internacionales

La producción de agua potable se realiza en las 39 plantas que se encuentran ubicadas en todo el Distrito Metropolitano de Quito.

 Fuente: Epmaps.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona requiere de 100 litros de agua al día (5 o 6 cubetas grandes) para satisfacer sus necesidades, tanto de consumo como de higiene.

Jorge Yunda tiene deudas con Quito

GESTIÓN. Jorge Yunda cumplió dos años en la Alcaldía de Quito.

A dos años de estar en la Alcaldía, Jorge Yunda es investigado por la Fiscalía por presunto peculado y presunta delincuencia organizada. El ofrecimiento de inaugurar el Metro no se ha realizado. 

Cambios en los gerentes de las empresas públicas, investigaciones por peculado y acusaciones por falta de cumplimiento de sus ofertas de campaña rodean al alcalde de Quito, Jorge Yunda entre los pasillos del municipio.

La última gerenta del Metro de Quito renunció. Andrea Flores estuvo en el cargo 4 meses. Luego de su renuncia, el alcalde Jorge Yunda envió una terna para elegir al nuevo encargado. Este cambio retrasará aún más la ejecución de una de las obras más importantes para Quito. 

“Deja mucho que desear. El alcalde Jorge Yunda no ha cumplido con lo ofrecido con el Plan del Gobierno que presentó a Quito”, precisa el concejal Bernardo Abad.

Durante su candidatura a la alcaldía, Yunda  presentó un plan de trabajo en el que resaltaban proyectos urgentes de movilidad y gobernabilidad. Entre ellos mejorar el transporte público reduciendo la emisión de carbono. Además, planteó el Proyecto de conectividad rural, con implementación de rutas de transporte que conectarían las parroquias rurales con las estaciones de transferencia del Metro, sin embargo, las operaciones del Metro de Quito no tienen fecha de inicio.

Por esto, Luz Elena Coloma, concejala de Quito, critica la gestión del Bulgomaestre. “El Alcalde en su rendición de cuentas habla de obras diarias, eso es lo normal, para eso está. Pero no podemos recordar el impulso y la solución a temas claves como el Metro, por ejemplo, que ha estado detenido en su plan de operación durante dos años”.

Marcelo Espinel Vallejo, director de Proyectos de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo, señala que “es una alcaldía que se ha marcado por las buenas intenciones, por la iniciativa de querer emprender buenos proyectos, pero al momento de ejecutarlos ha quedado a medio camino y fueron insuficientes, por ejemplo, la ciclovía generó un trazado vial de la ciudad para tratar un modelo sostenible, pero no funciona y no hay alternativa ciudadana al respecto”.

Entre otras ofertas de campaña estaban: crear fuentes de empleo para generar productividad y reducir la brecha del desempleo; proyecto de implementación del «Sistema Único de Cobro»; reducir los índices de inseguridad, entre otros.

Sin embargo, a decir de los concejales las ofertas no se han cumplido y los escándalos por los presuntos actos de corrupción han llevado a que algunos ediles pidan al Alcalde que presente su renuncia.