¿Cuánto le cuesta la corrupción a un trabajador o un empresario honesto?

Aunque a primera vista no lo parece, siempre alguien paga por lo que se llevan otros indebidamente.

Cada dólar que se va en negociados, coimas, o cualquier otra ilegalidad, significa sacrificar horas de trabajo y ganancia honesta de empleados y empresarios en la economía real.

En los poco más de tres meses de 2022, se han acumulado las noticias sobre asambleístas que piden «favores» a cambio de la aprobación de leyes; personajes oscuros que están detrás de sobornos para acceder a cargos públicos; sentenciados por recibir coimas y tejer redes de apropiación de fondos estatales, que salen de la cárcel de forma irregular y sin devolver ni un centavo de lo robado; entre otros muchos casos.

Hace un par de años, un estudio del Fondo Monetario Internacional (FMI) cuantificó que, en países como Ecuador, la corrupción, tanto en esferas públicas como privadas, le resta ingresos fiscales al Gobierno de turno de entre 1% y 3% del Producto Interno Bruto (PIB) cada año.

Eso representa, en el caso de nuestro país, entre $1.000 millones y $3.000 millones que servirían para mantener al día los pagos que el Estado está obligado a hacer para financiar el Fondo de Pensiones del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS); o para cubrir más de cinco veces las reparaciones de emergencia que se necesitan en la descuida red vial; o cerrar más de tres veces la brecha digital en el país.

Esas macro cifras, a pesar de que ya dan una idea clara de lo que la sociedad pierde, según Ana Núñez, economista y socióloga, no terminan de hacer «carne» en la mayoría de ciudadanos de a pie.

Y por eso, otra manera de ver el impacto de la corrupción es calcular cuánto le costaría, en horas de trabajo y sacrificio honesto, a un ciudadano común o a un buen empresario generar lo mismo que los sinvergüenzas se llevan.

Así, por ejemplo, el abogado corporativo, Juan Francisco Román, se lanzó al ejercicio y estimó que si alguien, o un grupo de corruptos, se roba $25 millones en sobornos u otras movidas ilegales, esa pérdida equivale a que: un trabajador, con el Salario Básico Unificado, se esfuerce al menos 8 horas diarias por 58.824 meses: o que un emprendedor saque una ganancia neta mensual de $1.000 y labore 25.000 meses.

En el caso de que el desfalco fuese de $1 millón, como en economía nada es gratis y alguien siempre termina pagando, para cubrirlo se necesitaría el trabajo entero de 2.352 meses de un empleado con salario de $425 mensuales; o las ganancias completas de un micro emprendedor por 1.000 meses.

Asimismo, si la corrupción pública nos arrebata $100.000, se necesita un poco más de 235 meses de las labores de un empleado con el salario mínimo; o 100 meses de la utilidad de un emprendedor.

Finalmente, si el robo es de $10.000, eso significa llevarse el equivalente a 24 meses de un empleado con el ingreso mínimo, o 10 meses del diario fregar de un micro emprendedor.

«Por eso, en un ambiente en donde parece que todos roban… menos yo, cada vez resulta más difícil convencer a los honestos de que su esfuerzo vale la pena y no se esfuma en un saco roto», puntualizó Núñez. (JS)

 

Perdió $9,5 millones por apostar en la final del Super Bowl

Franklin McInvale apostó a los Bengal de Cincinati. Si estos triunfaban, hubiese ganado $16 millones.

El propietario de la cadena minorista Gallery Furniture no se quejó por su revés y le dijo a la prensa, simplemente, que seguirá trabajando.

MIAMI. «Me levantaré mañana y volveré a trabajar», dijo a los medios el empresario texano James Franklin McIngvale, apodado ‘Mattress Mack’, tras perder el domingo (13 de febrero de 2022) 9,5 millones de dólares por la derrota de los Bengals de Cincinati a manos de los Rams de Los Ángeles en el LVI Super Bowl.

Propietario de la cadena minorista Gallery Furniture, «Mattress Mack» acaparó una vez más los titulares con dos apuestas, de 5 y 4,5 millones de dólares a favor de los Bengals, hechas a través de una aplicación para móviles de la firma Caesars Sportbook.

Los medios texanos recogieron este lunes (14 de febrero) la noticia del revés sufrido por este empresario ultraconservador, que alegó no beber ni consumir drogas como atenuante de su pasión por el juego.

«Mattress Mack» y su esposa vieron el partido en el norte de Houston junto a 70 veteranos afectados por el trastorno de estrés postraumático, según el medio local KPRC 2.

En caso de haber acertado con el resultado de la final de liga del fútbol americano, disputada en el estadio SoFi de Los Ángeles, en el que los Bengals llegaron a llevar la delantera pero perdieron en los últimos minutos, «Mattres Mack» se habría llevado 16 millones de dólares.

Para poder apostar legalmente por los Bengals, el empresario debió viajar desde Texas al vecino estado de Luisiana.

«Mattress Mack» acompaña sus apuestas con promociones en sus tiendas por el Super Bowl. En este caso si los Bengals hubieran ganado el torneo de liga, a los clientes de su tienda que hubiesen comprado un colchón o determinados muebles se les reembolsaría el dinero gastado.

McIngvale cuenta con una fortuna de unos 300 millones de dólares y es miembro del movimiento conservador Tea Party. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

Dos cuerpos fueron hallados colgados en un puente peatonal en Durán

Diez claves para entender el desastre del IESS

Ni siquiera las carretera se salvaron de problemas en el correísmo

Alcides Mosquera, ícono empresarial en Ambato

Empresario. Alcides Mosquera inició en Ambato sus actividades comerciales.

Su trayectoria comercial y política lo han convertido en uno de los empresarios más reconocidos de la ciudad.

A pesar que, Alcides Patricio Mosquera Cornejo, nació en Quito, el 17 de agosto de 1932, la mayor parte de su vida la entregó a Ambato, en donde vivió desde sus 23 años.

Su labor, trayectoria y emprendimiento, lo han convertido en uno de los empresarios más reconocidos de la ciudad.

 

Historia

En 1955, llegó a la ciudad, en donde inició de manera independiente sus actividades. Al principio representó a la aseguradora La Unión Compañía Nacional de Seguros, la segunda empresa más importante del país en esta rama.

Sin embargo, los años trasformaron a Alcides Mosquera en el precursor de la comercialización de gas en la zona centro del país. Jorge Otolengui, gerente nacional de Domogas SAIC, entregó a Mosquera la distribución de este producto en Cotopaxi Tungurahua Chimborazo y Pastaza.

A la par, abrió el primer almacén de electrodomésticos, bajo la denominación de ‘Alcides P. Mosquera C. Organización Comercial’.

Para las décadas de los 60 y 70 tenía tres locales de línea blanca en la ciudad.  Pero la visión de Mosquera lo llevó a incursionar en otros campos como los electrodomésticos, entre los artículos estaban las licuadoras, sanducheras, batidoras y sartenes que se exponían en su primer almacén ubicado en la avenida Cevallos, y entre Montalvo y Castillo.

 

EL DATO
‘Alcides P. Mosquera C. Organización Comercial’ ingresó a 
la Cámara de Comercio de Ambato, el 15 de Julio de 1960.

 

Desarrollo empresarial

Su esposa Theresita de Mosquera fue de gran ayuda en sus proyectos e inicialmente su hijo Patricio Mosquera. En 1986 se constituye la empresa Alcides Mosquera e Hijos Almogas Cia. Ltda.

Y luego para seguir desarrollando la línea de los seguros, con su hijo Mauricio Mosquera, en 1989 constituye el broker, Almocols Agencia asesora productora de seguros, Cia. Ltda.

El sueño de Alcides Mosquera, era que toda la ciudad este provisionada de gas doméstico, es así, que impulsa la creación de la empresa de economía mixta Centro Gas en 1988, constituyéndose como la asociación de la mayor parte de distribuidores que para esa época, existían en la zona central.

 

Vida política

Mosquera también incursionó en la política y es uno de los fundadores de la Izquierda Democrática, pues junto a 30 ambateños iniciaron con el partido en la ciudad.

Concejal, consejero provincial, diputado, cónsul y tesorero municipal, son los cargos que ocupó en sus años de trayectoria política.

Se retiró de la vida política en 1992 y se dedicó por completo a seguir forjando el progreso empresarial en la ciudad.  (DLH)

 

Negocios asociados

Alcides Mosquera conformó la empresa de transporte pesado Tramos (Transportes Mosquera).

También creó otras empresas que se vienen desarrollando en otros campos como: Promotex (confecciones en ropa interior), Olacell Cia. Ltda (distribución de telefonía celular), Hablacell Cia. Ltda (distribución de telefonía celular), Top auto (mantenimiento y reparación automotriz), Tako Express (línea de la comida rápida, con 5 locales en Ambato y Quito, siendo la primera franquicia ambateña de este tipo en Quito).