Balas guerrilleras en fiesta infantil

Los guerrilleros se disputan territorio en varios puntos de Colombia.

Un enfrentamiento a bala entre la guerrilla del ELN y las disidencias de las FARC durante una celebración del Día del Niño dejó tres heridos, incluido una menor.

Redacción BOGOTÁ

Una menor de edad, un civil y dos militares resultaron heridos luego de que la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y disidencias de las FARC se enfrentaran en el municipio de El Tarra, Norte de Santander (Colombia), donde la comunidad estaba celebrando un acto público por el Día del Niño.

«Estábamos reunidos en la celebración del Día del Niño. En un cruce de balas, lamentablemente, sale herida una niña y un adulto», aseguró el alcalde de este municipio cercano a la frontera con Venezuela, Yair Díaz Peñaranda, citado por medios locales.

En un video publicado en redes sociales se ve a los niños tirados en el suelo intentando esquivar las balas mientras que la profesora trata de calmarlos diciendo que la situación pronto pasará, mientras se escuchan los fuertes disparos.

Un comunicado del Ejército aseguró que los grupos guerrilleros atacaron «con ráfagas de fusil y explosivos a la población civil, sin importar la presencia de niños, niñas y adolescentes».

Los grupos también atacaron la base militar ubicada a las afueras del municipio, según fuentes castrenses. (EFE)

130 muertos en la frontera colombo-venezolana

Vista de los daños causados por la explosión de un carro bomba en un sector comercial, en Saravena (Arauca).

Una comisión mixta de la ONU y la Iglesia registró el aumento de la violencia en la zona de Arauca, donde luchan el ELN y la disidencia de las FARC.

Redacción BOGOTÁ

Una comisión conformada por la ONU y la Iglesia católica colombiana denunció que la violencia que azotó a comienzos de este año al departamento colombiano de Arauca por la guerra entre el ELN y las disidencias de las FARC ha dejado más de 130 muertos.

Los representantes del Sistema de las Naciones Unidas y de la Iglesia informaron en un comunicado conjunto que «visitaron conjuntamente el departamento de Arauca ante la preocupación por el recrudecimiento de la violencia en el departamento, donde más de 3.000 personas se han desplazado forzosamente».

La delegación destacó la importancia de «fomentar diálogos asertivos y respetuosos, la necesidad de crear y fortalecer espacios institucionales que permitan dar respuesta a la situación humanitaria y proteger a la población civil».

También pidieron el fortalecimiento de las políticas de prevención de la violencia, de la estigmatización, y de impulso de la implementación en Arauca del acuerdo de paz firmado entre el Gobierno colombiano y las entonces guerrilla de las FARC. (EFE)

Nuevo atentado en Arauca deja un muerto y cinco heridos

La guerrilla del ELN lucha con los disidentes de las FARC en la frontera entre Colombia y Venezuela.

La explosión ocurrió en el centro de la ciudad de Saravena. Desde inicios de año en Arauca recrudeció el conflicto entre el ELN y las disidencias de las FARC.

BOGOTÁ. Al menos una persona muerta y cinco heridas dejó la explosión de un carro bomba en el centro de la ciudad colombiana de Saravena, en el departamento de Arauca, donde desde comienzos de año recrudeció la guerra entre la guerrilla del ELN y disidentes de las FARC.

La detonación tuvo lugar antes de la medianoche del miércoles (19 de enero de 2022) en un sector comercial, al lado de la Fundación de Derechos Humanos Joel Sierra, que ha denunciado la difícil situación que se vive en Arauca, departamento fronterizo con Venezuela que fue visitado el pasado domingo por el presidente colombiano, Iván Duque.

«La onda explosiva destruyó en su totalidad la sede del ICA (entidad agropecuaria estatal), comprometió toda la estructura del edificio Héctor Alirio (sede de al menos cinco organizaciones sociales) y la zona de comidas, bares y residencia también fueron afectadas», denunció la Fundación de Derechos Humanos Pasos.

Según las primera versiones, la persona muerta por la explosión al parecer es el vigilante del ICA.

«El miserable atentado terrorista con un carro bomba en Saravena, Arauca, es un ataque que rechazamos todos los colombianos. Nuestra fuerza pública seguirá fortaleciendo el control territorial en la zona para acorralar a estos grupos armados y garantizar seguridad de la población», manifestó el presidente en Twitter sobre el ataque.

El domingo, en su visita a Arauca con la cúpula militar y policial para evaluar la situación que se vive en ese departamento donde más de 30 personas han sido asesinadas este año en la guerra entre el ELN y disidencias de las FARC, Duque dijo que «en Colombia no hay zonas vedadas» al Estado.

Sin embargo, el mismo día, mientras el presidente visitaba Arauca, la capital regional, en las calles del caserío de La Esmeralda, que pertenece al municipio de Arauquita, aparecieron miembros del ELN armados con fusiles en una aparente acción de control territorial.

A raíz de la violencia guerrillera de comienzos de año el Gobierno envió dos batallones del Ejército a Arauca para reforzar la seguridad en «puntos críticos» donde se presentaron confrontaciones y afectaciones a la población civil, según dijo el ministro de Defensa, Diego Molano. EFE

NOTAS RELACIONADAS

Disidencia de las FARC y ELN luchan por territorio y drogas

Lucha entre las FARC y el ELN afecta también a Venezuela

La guerra no cesa en Colombia pese al acuerdo de Paz

Duque quiere ‘ahogar’ financieramente al ELN

El presidente Iván Duque dice que contratistas y empresas fachada tratan de lavar dinero del terrorismo apropiándose de recursos públicos.

El Presidente de Colombia anunció una campaña para terminar con los mecanismos de lavado de activos que utiliza la guerrilla y que incluirían la política.

Redacción BOGOTÁ

El presidente de Colombia, Iván Duque, anunció el despliegue de la «mayor operación» contra el lavado de activos de la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) y de desmantelamiento de sus redes, que -aseguró- intentan apoderarse de los recursos públicos del departamento de Arauca (noreste).

Duque hizo este anuncio durante una visita sorpresa a Arauca, la capital del departamento del mismo nombre, fronterizo con Venezuela.

Arauca ha sido escenario de una guerra entre las disidencias de las FARC y del ELN que dejó al menos 30 muertos y varias familias desplazadas en los primeros días del año.

«El ELN ha pretendido movilizar recursos en este departamento. Pero, también, quedan notificados de que está en marcha la mayor operación de lucha contra el lavado de activos de esa organización en nuestro país», expresó Duque que entregó 24 motocicletas para el Ejército y 4 embarcaciones para la Armada.

El gobernante colombiano explicó que la operación busca desvelar cómo contratistas y redes de empresas fachadas han tratado de lavar el dinero del terrorismo.

«Aquí va a quedar develado quiénes y de qué manera estaban nutriéndose de esas actividades criminales», indicó el mandatario al asegurar que varios Gobiernos locales han sido «infiltrados por la criminalidad y por el narcoterrorismo».

En noviembre pasado, la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá ordenó prisión para el exgobernador de Arauca Facundo Castillo por presuntos vínculos con el ELN.

Arauca es un departamento petrolero y agropecuario donde hace décadas se hizo fuerte el Frente de Guerra Oriental del ELN, ahora desafiada por el Frente 10 de las disidencias, y que se financia principalmente con extorsiones, secuestros y tráfico de drogas. (EFE)

Venezuela anuncia “mano dura”

Las autoridades de Venezuela ordenaron que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) refuerce su despliegue en el estado de Apure, fronterizo con Colombia, ante la escalada de violencia por los enfrentamientos entre guerrillas del país vecino en el departamento colombiano de Arauca y en Apure.

Así, el jefe del Comando Estratégico Operacional del Ejército venezolano, Domingo Hernández, señaló en redes sociales que este movimiento se ha dado cumpliendo las órdenes del presidente Nicolás Maduro y que busca hacerle frente a los grupos TANCOL -acrónimo que emplean las autoridades venezolanas para hacer referencia a terroristas narcotraficantes colombianos.

La lucha entre los ex FARC y el ELN llega a Venezuela

A seis años de la firma del Acuerdo de Paz, la violencia guerrillera no cesa en Colombia. Ocurre, sobre todo, en la zona fronteriza con Venezuela.

El combate por el control del territorio entre la disidencia de las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) tiene lugar en el estado fronterizo de Apure.

Redacción CARACAS

La disputa por territorio y control de los negocios como el narcotráfico que ocurre hace meses en los departamentos de Arauca y Santander (noreste de Colombia) se ha desplazado en los últimos días al fronterizo estado de Apure (Venezuela).

Los contendientes, según dieron a conocer fuentes locales al portal informativo Infobae, son integrantes de dos guerrillas colombianas: las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y elementos del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Según el reporte, una columna del ELN avanza en sectores como Puerto Páez, La Capilla, Tres Esquinas y El Ripial (Apure), combatiendo a las disidencias de las FARC, ocupando las fincas, asesinando a pobladores, imponiendo toques de queda, amenazando, instalando alcabalas, imponiendo un impuesto de guerra.

Mientras tanto, pobladores de la zona se quejan de que las autoridades venezolanas callan ante los hechos e incluso los ocultan.

Aldemar García Contreras, dueño de una finca en Tres Esquinas, asegura que en los primeros días de enero fue asaltado por gente del ELN, quienes le robaron reses, un vehículo, una planta eléctrica e incluso ollas. Dice que él se salvó porque le avisaron que los guerrilleros iban a su propiedad y logró huir en una motocicleta.

Algo similar ocurrió en la finca Los Pinos, propiedad de Édgar García. Los propietarios se quejan de que las autoridades, incluido el Ejército chavista, los tienen abandonados. Y que incluso tienen prohibido salir de sus propiedades. (LAG)

Disidencia ataca a indígenas en el Cauca

Dos indígenas murieron, entre ellos un menor de edad, en un ataque armado ocurrido en un caserío del departamento colombiano del Cauca (suroeste), que los nativos atribuyeron a las disidencias de las FARC.

La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN), dijo en un comunicado que la acción ocurrió en el resguardo Las Delicias, ubicado en el localidad de Buenos Aires «por parte de la Columna Móvil Jaime Martínez, que hasta el momento deja dos asesinados y un herido de gravedad».

Las autoridades indígenas tuvieron información de la presencia de hombres armados en el resguardo por lo que dispusieron el envío de la guardia a «hacer la verificación». Pero cuando llegaron, fueron repelidos a balazos. (EFE)

La guerra no cesa en Colombia pese al Acuerdo de Paz

Tras el atentado contra un grupo de soldados colombianos, los militares fueron retirados de la zona en helicóptero para que reciban atención.

Un ataque guerrillero con granadas hirió ayer a tres soldados en Santander. En tanto que la ONU advierte de los efectos de la violencia en niños y adolescentes.

Redacción BOGOTÁ

En noviembre de 2021, Colombia conmemoró los cinco años de la firma del Acuerdo de Paz entre el Estado y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla más poderosa del país hasta 2016.

Así, los colombianos esperaban que cesara la violencia que desde la década de 1950 dejó millones de muertos, heridos y millonarias pérdidas económicas.

Sin embargo, el hecho de que el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la otra guerrilla del país, no aceptara la paz y el retorno a las armas de disidentes de las FARC volvió a la pacificación en mera ilusión.

Este 13 de enero, por ejemplo, al menos tres militares resultaron heridos a causa de la explosión de una granada lanzada contra un grupo de soldados en la localidad de Tibú, situada en el departamento Norte de Santander (noreste).

El gobierno presume que el ataque fue ejecutado por «sujetos que pertenecerían al Grupo Armado Organizado residual Estructura 33», una de las agrupaciones disidentes de las FARC.

El de ayer fue otro de los ataques contra elementos de seguridad. El 3 de noviembre de 2021, por ejemplo, un atentado con explosivos mató a tres militares y un civil en la misma área del ataque de ayer. El hecho ocurrió mientras un cabo y dos soldados realizaban un patrullaje. Ese atentado se atribuyó, también, a disidentes de las FARC.

A este tipo de sucesos se suman los conflictos entre los propios guerrilleros. El primer fin de semana de este año, un enfrentamiento entre disidentes de las FARC y elementos del ELN dejaron, al menos, 24 muertos en tres municipios del departamento de Arauca (noreste). La lucha ocurre porque los ex FARC intentan retomar el control de territorios en los que abunda el narcotráfico y el contrabando.

ONU preocupada por los niños

En ese marco, la ONU alertó del continuo abuso de las guerrillas del país contra los menores de edad. Según la representante especial de Naciones Unidas para los Niños y los Conflictos Armados, Virginia Gamba, niños y adolescentes aún son obligados a tomar las armas; además, sufren abusos físicos, sexuales y psicológicos por parte de los combatientes. (EUROPAPRESS)

Ex FARC y ELN luchan por territorio y drogas

La disidencia de las FARC intentan reingresar a zonas en las que su guerrilla matriz hacía y deshacía antes del acuerdo de paz firmado en 2016.

En el primer fin de semana de 2022, enfrentamientos entre miembros de ambos grupos guerrilleros dejaron, al menos, 24 muertos, en el departamento de Arauca.

Redacción BOGOTÁ

Al menos 24 personas murieron el fin de semana en violentas disputas entre disidencias de las FARC y guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en tres municipios del departamento colombiano de Arauca, fronterizo con Venezuela. Fuentes venezolanas señalan que también hubo enfrentamientos en ese lado de la frontera, en el estado de Apure.

En el caso de Colombia, la ola de violencia ocurrió en las localidades de Tame, Fortul, Saravena y Arauquita.

En el departamento de Arauca hay fuerte presencia del ELN, disidencias de las FARC y bandas de narcotraficantes, que se disputan el control territorial.

Arauca es un departamento petrolero y agropecuario donde hace décadas se hizo fuerte el Frente de Guerra Oriental del ELN, el más poderoso de esa guerrilla, fuerza ahora desafiada por el Frente 10 de las disidencias, que ocupó espacios dejados por las antiguas FARC y que se financia principalmente con extorsiones, secuestros y narcotráfico.

«El centro del conflicto es el territorio; tanto las FARC como el ELN llevan mucho tiempo ahí. Ambos llevan cuatro décadas en ese territorio, lo conocen, y desafortunadamente las FARC han vuelto a tener una dinámica en el territorio», dijo a Efe Luis Eduardo Celis, analista del conflicto armado y asesor de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares). (EFE)

Droga en la frontera con Ecuador

En la frontera entre Colombia y Ecuador, el narcotráfico también mueve dinero e intereses.

Un informe de la revista ‘Semana’ señala que el negocio lo maneja, en buena parte, el cártel de Sinaloa. Hasta principios de 2021, la zona entre Tumaco (Colombia) y Esmeraldas (Ecuador), era dominada por el grupo ‘Óliver Sinisterra’, disidente de la FARC. Sin embargo, ‘Los contadores’, más del agrado de Sinaloa y sin pasado guerrillero, empezaba entonces a filtrarse y a dominar el área.

Allí operaría también la disidencia ‘Guerrillas Unidas del Pacífico’, apoyada por el cártel de Jalisco.

En la parte selvática, en el límite entre Putumayo (Colombia) y Sucumbíos (Ecuador), el control está en manos de la Segunda Marquetalia (también disidente) y otros grupos, a las órdenes del cártel del Golfo. (LAG)

Presunto nexo entre Andrés Arauz y guerrilla lleva tres meses de investigación

ACTO. Andrés Arauz, quien fue candidato de Unión por la Esperanza (UNES), durante la campaña para las elecciones presidenciales.

Hace tres meses empezó la investigación contra el excandidato a presidente por el supuesto delito de delincuencia organizada.

Un tema que calentó el ambiente electoral en febrero de 2021 fue la denuncia contra Andrés Arauz,  entonces candidato a la Presidencia por Unión por la Esperanza (UNES).

Se le acusó de haber recibido recursos del Ejército Liberación Nacional (ELN) para su campaña.

La Hora solicitó a Fiscalía información sobre el proceso. “Luego de realizar la verificación de datos en el Sistema Integrado de Actuaciones Fiscales (SIAF) se confirmó que, en efecto, existe una investigación previa abierta por el tema mencionado, el 30 de junio de 2021”, fue la respuesta.

De acuerdo con la información que consta en la página de dicha entidad, Arauz es investigado por el presunto delito de delincuencia organizada, que se sanciona con penas de 7 a 10  años de cárcel.

Al tratarse de una denuncia grave, ¿cómo avanza el caso? Para el abogado y miembro de la Comisión Nacional Anticorrupción,  Ramiro Román, cuando en los casos está inmersa la política, los procesos se dilatan y no solo en la Fiscalía, sino también en instancias de juicio, lo que conlleva demoras en su tramitación.

Tiempos en investigación

Román dice que lo ideal es que no se viole el plazo legal, que en la investigación es de hasta un año. “Cuando es un tema  que tiene connotación política y entra a la Fiscalía, o va a los jueces, se dan sobreseimientos, no hay sentencias o se dilatan los procesos. El efecto político está teniendo una grave correlación en las investigaciones, en los juicios que se tiene que llevar en la  fiscalía, cortes y juzgados”, manifestó el jurista.

En tanto, para el abogado penalista, Joffre Campaña esta demora se debe a que los fiscales están inundados de casos y a un sistema judicial que no termina de modernizarse. Es decir, que por una parte está la carga de trabajo y por otro la falta de entendimiento  de cómo se debe llevar la investigación: la cantidad de diligencias que hay que certificar,  sacar copias y oficios, que hacen que los tiempos transcurran.

“Lamentablemente la forma de investigar es básica y rudimentaria, y eso impide hacer las cosas con diligencia. Hay una gran diferencia en manejar un proceso con tintes políticos de uno que no lo tiene”, dijo Campaña.

Supuesto financiamiento

La noticia de la supuesta entrega de dinero del ELN a Arauz se publicó el 30 de enero de 2021 en la revista Semana. De inmediato hubo movimiento y la Fiscalía abrió un expediente para investigar los hechos.

La entidad solicitó, el 4 de febrero de 2021, a la Fiscalía de Colombia su colaboración. Luego, el 12 de febrero de 2021 aterrizó en Quito el fiscal de Colombia, Francisco Barabosa, para reunirse con su par ecuatoriana, Diana Salazar, y  entregar el informe sobre los hallazgos que los investigadores hicieron en las computadoras del líder de la guerrilla del ELN, Andrés Vanegas Londoño, alias ‘Uriel’, quien murió durante una operación en Chocó (Colombia).
Según la información entregada por Colombia, se evidenciaba que la campaña de Arauz habría recibido un aporte de $80.000 del ELN como préstamo.

También entregaron el denominado “Informe investigador de campo”, el informe investigador de laboratorio -suscrito por el perito en informática forense de la Dijín Interpol-; y, una memoria USB, con 55 archivos inmersos en 2 carpetas, en información exportada. (RR)

 Denuncia en Colombia

El 18 de marzo, mediante un comunicado oficial, UNES dio a conocer que Eduardo Montealegre, procurador de Andrés Arauz, presentó una denuncia penal en la Fiscalía de Colombia para que se investiguen las acusaciones por un supuesto financiamiento del Ejército de Liberación Nacional (ELN) a la campaña de su representado.

Manifestó que, se configuraron tres presuntos delitos: falsedad material en documento privado, esto por el uso de un vídeo manipulado para el inicio de un proceso; abuso de autoridad por acto arbitrario e injusto; fraude procesal, por la apertura de investigaciones previas en Colombia con evidencias que no corresponden a la realidad.

En abril de 2021, la Coordinación Administrativa Financiera del Banco Central confirmó que Andrés Arauz adeuda $3.214 por concepto de liquidación de haberes.

Colombia ofrece recompensa por datos del atentado explosivo

El atentado con coche bomba ocurrido en Cúcuta dejó como saldo 36 heridos.

El Gobierno colombiano ofreció 135.000 dólares a quien entregue o ayude positivamente a la captura de los autores de atentado con carro bomba.

BOGOTÁ. El Gobierno de Colombia ofreció una recompensa de 500 millones de pesos (unos 135.000 dólares) por los responsables del atentado terrorista con un carro bomba ocurrido el 15 de junio de 2021. El ataque dejó 36 heridos en una brigada militar en la ciudad de Cúcuta, limítrofe con Venezuela.

Según dijo el 15 de junio el ministro de Defensa, Diego Molano, una camioneta blanca cargada con explosivos entró a la instalación militar con dos hombres que supuestamente suplantaron a funcionarios públicos, y poco después ocurrieron dos explosiones.

Sin embargo, el fiscal general, Francisco Barbosa, informó este 16 de junio que una sola persona ingresó en el vehículo y se estacionó por un poco más de dos horas en la brigada hasta que ocurrió la primera explosión.

«Una vez esta persona ingresó, parqueó el vehículo en un lugar y lo mantuvo hasta las 02:45 (de la tarde); repito, de las 12:35 a las 02:45 estuvo la camioneta parqueada. Posteriormente, este sujeto sale de la sede militar (…) y a las 03:01 PM se produce la primera explosión después de que mueven el vehículo», dijo Barbosa en una rueda de prensa.

En la unidad atacada había un pequeño grupo de militares estadounidenses que no sufrieron daños, según la embajada de ese país.

En ese sentido, el presidente Duque también anunció la creación de un grupo especial de criminalística con el apoyo del FBI de Estados Unidos que se encargará de la investigación.

Hipótesis sobre el ataque

Según la información del Ministerio de Defensa, la primera hipótesis sobre el atentado apunta a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), aunque también se investiga si en el hecho están involucradas las disidencias de las FARC.

En el departamento de Norte de Santander, cuya capital es Cúcuta, hay fuerte presencia del ELN, de las disidencias de las FARC y otros grupos criminales que se disputan el control de las siembras de coca y de las rutas del narcotráfico.

«En el departamento y en la ciudad de Cúcuta vamos a duplicar los puntos de control de vigilancia, también de requisa y de monitoreo», explicó Duque sobre las medidas para reforzar la seguridad en la zona.

Las explosiones, que se vieron desde barrios vecinos, afectaron especialmente un área de oficinas que, según algunos militares, estaban vacías ya que parte del personal de la brigada, adscrita a la Segunda División del Ejército, está en cuarentena por la pandemia de coronavirus.

La forma como fue perpetrado el atentado es similar al cometido el 17 de enero de 2019 por el ELN, que hizo explotar un carro bomba en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander de Bogotá, en el que murieron 22 cadetes, entre ellos una ecuatoriana, y otras 67 personas resultaron heridas. EFE