Jornada médica gratuita para diabéticos de Atahualpa

ATENCIÓN. Las personas que sufren de diabetes pueden ser parte de las jornadas médicas en Atahualpa.

En Atahualpa se realizará una jornada médica para personas con diabetes, actividad que iniciará el 8 de septiembre con la evaluación física, psicóloga y exámenes de sangre a varias personas de esta parroquia de Ambato.

El proyecto contempla atención en medicina, nutrición, fisioterapia y psicología, pueden participar personas diabéticas de cualquier edad que sean oriundas de Atahualpa.

Los pacientes deberán llegar desde las 07:00 en ayunas al Gobierno Parroquial.

La Junta Parroquial en coordinación con el grupo de investigación Maskanapik Alli Causay, de la Universidad Técnica de Ambato, ejecutan este proyecto que tiene el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas diabéticas.

“El grupo de diabéticos existía desde antes de la pandemia, pero desde este año se abre para personas de todas las edades. Actualmente participan 20 personas, esperemos se sigan integrando”, comentó Daniel Castro, técnico del GAD parroquial.

Las personas que necesiten mayor información pueden acercarse hasta las oficinas de la Junta Parroquial y conocer los horarios de atención. (CNS)

Diabetes: ¿A qué síntomas hay que prestarle atención?

PRUEBA. Es necesario que los diabéticos se controlen el nivel de azúcar.

La diabetes es una enfermedad en la que el azúcar o la glucosa que entra en el torrente sanguíneo no puede ser procesada por el cuerpo debido a la falta de insulina u otras hormonas. El resultado es un alto nivel de azúcar en la sangre, también llamado diabetes mellitus. Hay diferentes tipos de diabetes, y cada tipo tiene diferentes síntomas y factores de riesgo. Sin embargo, la mayoría de los pacientes con diabetes presentan uno o más de estos cinco síntomas: aumento de la sed, aumento de la micción (adelgazamiento), pérdida de peso inexplicable, fatiga y hambre frecuente o intermitente.

Aumento de la sed

Las personas con diabetes tienen niveles de glucosa en sangre más altos debido a la reducción de la secreción de insulina, lo que provoca un aumento de la sed. A medida que los niveles de glucosa aumentan, también lo hace la ingesta de agua, ya que ésta es necesaria para eliminar el exceso de glucosa del cuerpo.

Aumento de la micción

El exceso de glucosa en la sangre puede provocar un aumento de la micción. Esto suele ser sólo un síntoma de la diabetes.

Pérdida de peso inexplicable

Las personas con diabetes que también pierden peso corren un mayor riesgo de sufrir desnutrición y otras afecciones médicas. Las personas con diabetes de tipo 2 son las que más riesgo corren de padecerla, mientras que las personas con diabetes de tipo 1 también son más propensas a sufrirla.

Fatiga

La fatiga es un síntoma común en las personas con diabetes, y lo más probable es que se deba a los altos niveles de hormonas causantes de fatiga que libera el cuerpo cuando tiene un exceso de glucosa en la sangre. Es posible que tenga que cambiar su dieta o hacer más ejercicio para controlar este síntoma, ya que suele ser un signo de mal control de la glucosa en sangre.

Hambre frecuente o intermitente

Muchas personas experimentan antojos de comida pero les resulta difícil satisfacerlos. Este es un síntoma común de la diabetes, y es posible que tenga que cambiar su dieta para obtener los nutrientes que necesita para sentirse mejor. También puede experimentar un impulso repentino y no provocado de comer o beber que no tiene una razón clara detrás.

Otros signos y síntomas de la diabetes

– Adelgazamiento del cabello y/o de las uñas – Este es también un síntoma de la diabetes y suele ser una señal de que sus niveles de glucosa son demasiado altos. Es posible que sea necesario seguir una dieta más sana y/o tomar suplementos vitamínicos para mejorar la salud del cabello y las uñas. – Aliento fétido – Este es otro síntoma común de la diabetes y suele ser una señal de que sus niveles de glucosa son demasiado altos y de que puede necesitar modificar su dieta.

Tratamiento de la diabetes

Existen numerosas opciones terapéuticas para controlar la diabetes. Algunas de las más comunes incluyen cambios en la dieta, medicamentos y una rutina de ejercicios. El objetivo es mantener los niveles de glucosa en sangre lo más cerca posible de los niveles normales.

diabetes 1| Diario La Hora
Estado. Una dieta balanceada podría ayudar a mantener su salud en buenas condiciones.

Cambios en la dieta

Estos incluyen el consumo de alimentos bajos en carbohidratos y con un alto contenido en proteínas, como las proteínas bajas en grasa, el pescado, las judías, los productos lácteos bajos en grasa y las verduras bajas en carbohidratos. También es posible que tenga que consumir menos carbohidratos refinados y frutas con alto contenido en fructosa, como manzanas, peras y naranjas.

Medicamentos

Hay una serie de medicamentos que pueden ayudar a controlar los niveles de glucosa en sangre. Entre ellos se encuentran la insulina, los complementos alimenticios como las sulfonilureas (para la diabetes de tipo 2) y los inhibidores de la alfa-glucosidasa (para la diabetes de tipo 1).

diabesidad| Diario La Hora
Alimentación. Para quienes padecen de este problema de salud, es recomendable una buena alimentación.

Rutina de ejercicios

Hacer ejercicio con regularidad le ayuda a mantener un peso saludable y mejora su control glucémico. También puede reducir sus niveles de glucosa en sangre. No basta con hacer una dieta juiciosa cuyo resultado final sea la pérdida de peso.

Por eso es tan importante tomar los medicamentos a tiempo y comer los alimentos adecuados. También es muy importante comprobar los niveles de glucosa en sangre dos veces al día con un glucómetro. Y si tienes diabetes, también debes hacer ejercicio con regularidad. Y es importante mantener los niveles de glucosa en sangre bajo control.

Resumen

Hay muchos síntomas de la diabetes, y es importante saber cuáles son para poder recibir tratamiento lo antes posible. Las personas con diabetes suelen tener más sed, más ganas de orinar, pérdida de peso inexplicable, fatiga y hambre frecuente o intermitente. Las personas con diabetes suelen tener más sed, más ganas de orinar, pérdida de peso inexplicable, fatiga y hambre frecuente o intermitente. Por eso es tan importante tomar los medicamentos a tiempo y comer los alimentos adecuados. También debe hacer ejercicio con regularidad, mantener una dieta sana y mantener los niveles de glucosa en sangre lo más cerca posible de lo normal.

Diabesidad, una combinación altamente peligrosa

Alimentación. Para quienes padecen de este problema de salud, es recomendable una buena alimentación.

El término ‘Diabesidad’ se acuñó en 2001 por Paul Zimmet, profesor del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Monash, para referirse a la estrecha relación entre el sobrepeso – obesidad y la diabetes (Mellitus tipo 2); consideradas en conjunto la nueva enfermedad o pandemia del siglo XXI.

La dupla entre estas produce graves lesiones en el tejido hepático, músculo esquelético y sistema cardiovascular.

En Ecuador, las tasas de afectación a la población por la diabetes son cada vez más elevadas. Según la encuesta de la Escuela Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), la prevalencia de diabetes en la población de 10 a 59 años es de 1.7%. Esa proporción va subiendo a partir de los 30 años, y a los 50, uno de cada 10 ecuatorianos ya tiene diabetes.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), en el año 2019, la incidencia entre sobrepeso y obesidad en niños de 5 a 11 años fue del 35,4%.

En tanto, en adultos se registró un aumento del 0,7% en cuanto a sobrepeso y 1,18% en obesidad, cuyas edades oscilan entre los 19 y 59 años.

La diabesidad a más de aumentar el riesgo cardiovascular, también puede tener una relación con el síndrome del ovario poliquístico en las mujeres y en los hombres perdida de libido y deseo sexual. Así como hígado graso o daño renal a largo plazo con aparición de proteínas en orina.

Ambas enfermedades crónicas no trasmisibles implican un problema no solo para el sistema de salud público – privado sino también inciden en factores culturales, socioeconómicos y genéticos que afectan a la calidad de vida tanto del paciente y de su entorno familiar.

Para Karina Iturralde, especialista en diabetología y medicina familiar, las complicaciones al mediano y largo plazo de esta combinación aceleran la descompensación del paciente, situación que incluso los pone
en riesgo de muerte.

En esto coincide Stefany Baquero, médico endocrinóloga, quien menciona que los pasos iniciales para enfrentar la diabesidad se centran en cambios de estilo de vida que incluyan una dieta alimenticia inteligente, es decir, una ingesta de comida equilibrada reduciendo el consumo de carbohidratos y comidas procesadas; acompañado de actividad física con ejercicios de fuerza y cardiovasculares, lo que mejorará el peso como principal estrategia para combatir la diabesidad.

Si con estas modificaciones el paciente no logra reducir los niveles de azúcar y peso, es indispensable acceder a tratamientos farmacológicos para el manejo clínico del paciente con la inspección de un especialista.

A continuación, algunos consejos preventivos:

  • Pérdida de peso: Mantener un peso equilibrado conlleva una considerable reducción de la resistencia a la insulina, mejorando de esta manera la capacidad del organismo de asimilar la glucosa y el metabolismo en general.
  • No auto medicarse: Al ingerir productos para pérdida de peso, el paciente corre un gran riesgo por los efectos adversos que estos generan.
  • Práctica deportiva: Este factor presenta un doble beneficio, no solo ayuda a controlar el peso sino también contribuye a la mejora de la sensibilidad a la insulina, absorción de glucosa en especial en los músculos.
  • Control médico: Luego de haber sido diagnosticado con obesidad, se debe acudir a chequeos médicos estrictos cada 3 meses; en diabetes cada 6 meses y al menos una vez al año realizarse exámenes de sangre en ayunas para identificar los rangos de azúcar en la sangre
    por prevención.
  • Dieta balanceada: hay que reducir la ingesta de carbohidratos, azúcares simples y grasas. Tomar agua e incrementar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales y frutos secos.

La diabesidad es un problema de salud mundial no resuelto, que afecta la calidad de vida de quienes la padecen; la prevención constituye la clave para detener esta epidemia y evitar su incremento.

La Diabetes, una de las enfermedades que más vidas cobra en el país

CUIDADO. Es necesario mantener un registro del nivel de azúcar a diario.

Más de 500 millones de personas padecen de diabetes a nivel mundial. Se estima que en 2045 habrá un incremento del 46% de pacientes con diabetes. Del 12% al 30% de los pacientes con diabetes padecen de falla cardiaca y del 25% al 40% de los pacientes con falla cardiaca padecen diabetes.

Quito • Según la Federación Internacional de la Diabetes, en el mundo 537 millones de personas de entre 20 y 79 años viven con esta enfermedad y se prevé que el número total de pacientes diagnosticados aumente a 784 millones en 2045, lo que supone un incremento del 46%.

“La diabetes es una enfermedad crónica que se presenta cuando el páncreas no secreta suficiente insulina o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. Un efecto común de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (es decir, la glucemia elevada), que con el tiempo deteriora gravemente muchos órganos y sistemas del cuerpo, sobre todo los nervios y los vasos sanguíneos” explica el Dr. Otmaro Belalcázar Chávez, endocrinólogo.

diabetes| Diario La Hora
Estos son algunos de los síntomas de la diabetes.

En Ecuador, según la encuesta ENSANUT, la prevalencia de diabetes en la población de 10 a 59 años es de 1.7% y esa proporción va subiendo a partir de los 30 años de edad, y a los 50, uno de cada diez ecuatorianos ya tiene diabetes.

Su diagnóstico se realiza a través de una muestra de sangre en ayunas en el que la glucosa se encuentre en un valor mayor a 126 mg/dl. Así como también lo determina un valor de glucosa en sangre posterior a la ingesta de 75g de glucosa, mayor a 199 mg/dl. Pero la diabetes es mucho más que la glucosa, afecta órganos que no se ven como el corazón y los riñones, siendo precursora de enfermedades crónicas como la falla cardiaca y la enfermedad renal crónica que en muchos casos son prevenibles. Del 12% al 30% de los pacientes con diabetes padecen de falla cardiaca y del 25% al 40% de los pacientes con falla cardiaca padecen diabetes.

Con el tiempo, la diabetes puede dañar el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios, causar ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y hasta amputación de los miembros inferiores.

“Hay medidas simples que resultan eficaces para prevenir la diabetes, a través de la campaña Más Que Glucosa, se busca concientizar a las personas sobre llevar un estilo de vida saludable” concluye el Dr. Belalcázar.

Cómo ayuda el ejercicio a las personas con diabetes

El ejercicio moderado aporta beneficios a la salud en general de las personas.

Un estilo de vida sano tanto en lo referente a la nutrición como en otros aspectos deriva en un mejor manejo de la enfermedad. Pero el ejercicio tiene una utilidad específica. 

MADRID. Una de las formas en las que el ejercicio puede contrarrestar los daños de la diabetes es permitiendo la activación de un sistema natural que tenemos para hacer crecer nuevos vasos sanguíneos cuando los existentes son devastados por esta enfermedad, informan los científicos en el ‘The FASEB Journal’.

La angiogénesis es la capacidad de formar nuevos vasos sanguíneos, y la diabetes no solo daña los vasos sanguíneos existentes, sino que dificulta esta capacidad innata de hacer crecer otros nuevos ante la enfermedad y las lesiones, dicen los expertos del Centro de Biología Vascular del Colegio Médico de Georgia (Estados Unidos). Las células endoteliales recubren los vasos sanguíneos y son esenciales para el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos.

Ahora los científicos del MCG tienen la primera prueba de que, frente a la diabetes, incluso una sesión de 45 minutos de ejercicio de intensidad moderada permite que más exosomas, paquetes submicroscópicos llenos de carga biológicamente activa, entreguen directamente a esas células más de la proteína, ATP7A, que puede poner en marcha la angiogénesis.

A diferencia de los servicios de entrega más sofisticados y eficientes en los que todos hemos llegado a confiar, especialmente durante la pandemia, lo que los exosomas transportan depende de su procedencia y de su destino, afirma el doctor Tohru Fukai, biólogo vascular y cardiólogo del MCG.

Aunque tanto él como la doctora Masuko Ushio-Fukai, coautora del estudio, no están seguros del origen de estos útiles exosomas, está claro que uno de los lugares a los que se dirigen es a las células endoteliales, afirma Fukai.

Tanto en un modelo animal de diabetes de tipo 2 como en un puñado de cincuentones sanos, dos semanas de carrera voluntaria en una rueda para los ratones y esa única sesión de cardio para los humanos aumentaron los niveles de ATP7A en los exosomas que se adhirieron a las células endoteliales.

En ese momento, la actividad no repercutió significativamente en el peso de los ratones, señalan los científicos, pero también aumentó un marcador de la función endotelial y factores como, el factor de crecimiento endotelial vascular, necesario para la angiogénesis.

El ejercicio también aumentó la cantidad del potente antioxidante natural superóxido dismutasa extracelular, o SOD3, pero es la carga más pesada de ATP7A, que también es conocida por entregar el mineral esencial cobre a las células, la clave para hacer un buen uso de la SOD3 presente, señala Ushio-Fukai.

La SOD3 es un importante antioxidante natural producido por las células del músculo liso vascular en las paredes de los vasos sanguíneos, así como por las células del músculo esquelético, que nos ayuda a mantener niveles saludables de especies reactivas de oxígeno, o ROS.

Las ERO son un subproducto natural de nuestro uso del oxígeno que constituye una importante señal celular, permitiendo una variedad de funciones. Pero en la diabetes, los niveles elevados de azúcar en sangre dan lugar a niveles elevados de ROS que, por el contrario, dificultan importantes funciones normales.

Los Fukai han demostrado que los niveles de ATP7A se reducen en la diabetes. Además, ahora disponen de las primeras pruebas de que los exosomas que circulan en el plasma de modelos animales sedentarios de diabetes de tipo 2 perjudican la angiogénesis cuando se colocan en una placa con células endoteliales humanas, así como en un modelo animal de curación de heridas.

Los científicos sugieren que los exosomas sintéticos, que ya se están estudiando como mecanismos de administración de fármacos, podrían funcionar algún día como «miméticos del ejercicio» para mejorar la capacidad de los pacientes de hacer crecer nuevos vasos sanguíneos cuando la diabetes ha dañado su capacidad innata.

El ejercicio físico, como correr o caminar en la cinta, hace que los músculos se contraigan, lo que a su vez provoca la liberación de exosomas en la sangre.

Los exosomas se están estudiando como biomarcadores de una amplia gama de enfermedades como el cáncer y la diabetes, así como herramientas de administración de tratamientos precisos. Por ejemplo, los exosomas producidos por una célula cancerosa se dirigen directamente a una célula cancerosa. (EUROPAPRESS)

La diabetes: una enfermedad crónica

Aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la diabetes representa una problemática crónica. Esta sería, en 2030, la séptima causa de mortalidad, ya que se llegaría a un 10% de población con la patología.

Situación

Esmeraldas no esta exento de padecer la enfermedad que depende mucho del hábito alimenticio, es por ello que de ejecutan campañas de salud a la población para reactivar el conocimiento y sensibilizar sobre la problemática. El Hospital Básico Esmeraldas del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), realiza actividades de promoción de salud enfocadas a los usuarios y pacientes que presentan esta patología.
Actualmente, el 7% de la población ecuatoriana padece diabetes según el Ministerio de Salud.

Tipos de diabetes

En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina. En la diabetes tipo 2, la más común, el cuerpo no produce o no usa la insulina de manera adecuada. Sin suficiente insulina, la glucosa permanece en la sangre.
Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas serios. Puede dañar los ojos, los riñones y los nervios. La diabetes también puede causar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y la necesidad de amputar un miembro. Las mujeres embarazadas también pueden desarrollar diabetes, llamada diabetes gestacional.

¿Qué es?

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La glucosa proviene de los alimentos que consume. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarles energía.

¿Cómo se diagnóstica?

Jenifer Gualli, enfermera independiente, indica que a través de un análisis de sangre se puede mostrar si el ciudadano mantiene diabetes. Un tipo de prueba, la A1c, también puede comprobar cómo está manejando la enfermedad.

Síntomas

Entre la sintomatología que maneja la afección consta aumento de la sed y de las ganas de orinar, aumento del apetito, fatiga, visión borrosa, entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies, úlceras que no cicatrizan y finalmente pérdida de peso sin razón aparente. Los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden aparecer rápidamente, en cuestión de semanas. En cambio, los síntomas de la diabetes tipo 2 suelen progresar muy despacio o no tienen síntomas. Algunas personas se enteran de que tienen la enfermedad cuando surgen problemas de salud relacionados con la diabetes, como visión borrosa o problemas del corazón.

Tratamiento

Las personas con diabetes tipo 1 necesitan tomar una medicina, insulina, para controlar su azúcar en la sangre. En la diabetes tipo 2 pueden controlar su nivel de azúcar en la sangre con una dieta saludable y actividad física. Incluyendo los medicamentos.

Evitar

Es preferible que la persona evite el consumo de embutidos, alcohol en caso de consumo excesivo, bollería industrial y repostería, refrescos y zumos azucarados, alimentos ricos en sal y alimentos procesados ricos en grasa.

Recuadro
Recomendaciones

Mantener un peso equilibrado para prevenir la diabetes II
Controlar el nivel de gleucemia
Realizar ejercicio, especialmente 1 hora después de comer
Cumplir con el horario de tu insulina o medicación
Cuidar a diario tus pies
En caso de padecer hipoglucemia se recomienda consumir azúcar, refrescos azucarados
Tratamiento farmacológico o insulina según el tipo de diabetes

Dormir con luz afecta al corazón y propicia la diabetes

Expertos recomiendan apagar el televisor, celulares y lámparas para descansar bien.

Un estudio mostró que la exposición nocturna a fuentes de luz, aunque sean moderadas, eleva el ritmo cardíaco y genera resistencia a la insulina.

MADRID. Cerrar persianas, cortinas y apagar lámparas o televisores cuando llega la hora de dormir es lo mejor para la salud, pues una exposición a la luz, aunque sea moderada, aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y la resistencia a la insulina, indica un estudio que publica este 14 de marzo de 2022 Pnas.

«Una sola noche de exposición a una iluminación moderada de la habitación durante el sueño puede perjudicar la regulación de la glucosa y el sistema cardiovascular, que son factores de riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y síndrome metabólico«, según la autora principal de la investigación Phyllis Zee, de la Universidad Northwestern (Estados Unidos).

Al dormir en un habitación moderadamente iluminada por la noche, frente a hacerlo en una con luz tenue, el sistema nervioso autónomo se activa, lo que es malo, pues normalmente el ritmo cardíaco y otros parámetros cardiovasculares son más bajos de noche y más altos durante el día, explicó Daniela Grimaldi, otra de las firmantes.

La resistencia a la insulina se producía a la mañana siguiente. Esta aparece cuando las células de los músculos, la grasa y el hígado no responden bien a la insulina y no pueden utilizar la glucosa de la sangre para obtener energía. Para compensarlo, el páncreas produce más insulina y, con el tiempo, el nivel de azúcar en sangre aumenta.

En la actualidad hay evidencias de que la exposición a la luz durante el día incrementa el ritmo cardíaco a través de la activación del sistema nervioso simpático, que pone el corazón en marcha y aumenta el estado de alerta para afrontar los retos del día.

«Nuestros resultados indican que también se produce un efecto similar cuando la exposición a la luz se produce durante el sueño nocturno«, dijo Zee.

Un estudio previo publicado en Jama Internal Medicine examinó a un gran número de personas sanas que se exponían a la luz durante el sueño y se vio que había más sobrepeso y obesidad.

«Ahora mostramos un mecanismo que podría ser fundamental para explicar por qué ocurre esto», destacó la experta, pues afecta a la capacidad de regular la glucosa.

El estudio probó el efecto de dormir con 100 lux (luz moderada) en comparación con 3 lux (luz tenue) en los participantes durante una noche.

Los investigadores descubrieron que la exposición a la luz moderada hacía que el cuerpo entrara en un estado de alerta mayor, en el que el ritmo cardíaco aumenta, así como la fuerza con la que se contrae el corazón y la velocidad con la que la sangre es conducida a los vasos sanguíneos.

La exposición a la luz artificial por la noche mientras se duerme es habitual, ya sea a través de dispositivos que emiten luz en el interior o de fuentes externas al hogar, sobre todo en las grandes zonas urbanas.

Además, una proporción significativa de individuos (hasta el 40%) duerme con una lámpara de cabecera encendida o con una luz en el dormitorio y/o mantiene la televisión encendida, indica el estudio.

Los autores recomiendan no encender la luz por la noche, pero si es necesario, por ejemplo en el caso de ancianos por motivos de seguridad, es mejor que sea tenue, esté cerca del suelo y se opte por un color ámbar o rojo/naranja, que es menos estimulante para el cerebro que la blanca o azul. EFE

La guanábana ayuda a prevenir el cáncer y la diabetes

Fruto. El consumo de este producto también ayuda a la digestión.

La guanábana es un antioxidante que contiene sustancias con la capacidad de inhibir el crecimiento de las células cancerígenas y tumorales.

La guanábana se conoce desde el Perú prehispánico y se ha usado tradicionalmente en casos de diabetes, raquitismo, catarros, indigestión y parasitosis intestinal por sus propiedades astringentes, depurativas y digestivas.

Las pruebas han demostrado que un extracto de esta fruta tiene un efecto citotóxico sobre las células cancerosas en mucosa gástrica y pulmonar.

El estudio fue realizado en conjunto entre la facultad de farmacia y bioquímica de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

La corteza de la guanábana también se utiliza para disminuir los niveles de glicemia en pacientes diabéticos al regular el azúcar en la sangre. (RMC)

Crean células pancreáticas que metabolizan glucosa

La deficiencia de producción de insulina obliga a los diabéticos a inyectarse la hormona.

El avance fue probado con éxito en ratones y se considera un paso importante para la recuperación de la función de producir insulina en enfermos de diabetes.

BARCELONA. Científicos del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona (noreste de España) y de la Universidad de Helsinki dieron un nuevo paso para lograr recuperar la producción de insulina en enfermos de diabetes al lograr por primera vez crear células beta pancreáticas funcionales a partir de células madre, que probaron con éxito en ratones.

La investigación, que publica hoy (3 de marzo de 2022) la revista ‘Nature Biotechnology’, demuestra por primera vez que las células madre pueden formar células que imitan de cerca la estructura y función de los islotes pancreáticos normales.

Los científicos trasplantaron estas células beta derivadas de células madre en ratones y demostraron que pueden controlar eficazmente el metabolismo de la glucosa, «incluso mejor que los islotes pancreáticos aislados de donantes de órganos», aseguró el investigador del CRG Diego Balboa, que ha remarcado que tratar a los pacientes con diabetes con este tipo de células «ya no pertenece al ámbito de la ciencia ficción».

Balboa recordó que la insulina es una hormona vital producida por las células beta del páncreas y que la diabetes tipo 1 está causada por la destrucción de estas células, lo que hace que los pacientes tengan que inyectarse insulina múltiples veces al día para controlar sus niveles de azúcar en sangre.

Las personas con diabetes pueden recuperar la capacidad de producir insulina mediante el trasplante de células beta aisladas del páncreas de donantes de órganos, pero este tratamiento es complejo y poco habitual, ya que se necesitan al menos dos donantes para tratar a una persona.

Durante mucho tiempo se intentó producir células beta funcionales a partir de células madre para usarlas en los trasplantes, pero hasta ahora no habían conseguido que regularan bien la secreción de insulina.

Ahora, un equipo de investigación encabezado por el profesor Timo Otonkoski en la Universidad de Helsinki, y por el investigador del CRG Diego Balboa, anteriormente estudiante de doctorado en el laboratorio del profesor Otonkoski, pudieron optimizar la funcionalidad de las células pancreáticas producidas a partir de células madre.

«Nuestro estudio muestra que la secreción de insulina se regula de manera adecuada en las células, y que las células responden a los cambios en el nivel de glucosa incluso mejor que los islotes pancreáticos aislados de donantes de órganos que se usaron como controles», explicó en un comunicado Väinö Lithovius, miembro del grupo de investigación de la Universidad de Helsinki.

«Es un avance importante para transformar las células madre y convertirlas en piezas de repuesto para reemplazar las células beta del páncreas destruidas o estropeadas, que son las causantes de la diabetes«, resumió Balboa, que admite que «aunque queda trabajo por hacer, estos hallazgos nos acercan un paso más al tratamiento de personas con diabetes con células beta derivadas de células madre«.

De momento, los científicos demostraron la función de las células beta derivadas de células madre tanto en cultivos celulares como en estudios con ratones, en los que comprobaron que controlan de manera efectiva el metabolismo de la glucosa.

Según los investigadores, los niveles de glucosa en sangre son más altos en ratones que en humanos, aproximadamente entre 8 y 10 milimolares, y tras el trasplante de células el nivel disminuyó al que se había observado en humanos, aproximadamente de 4 a 5 milimolares, y se mantuvo en este nivel, lo que demuestra que el trasplante derivado de células madre era capaz de regular a largo plazo los niveles de glucosa en sangre en ratones.

Balboa informó de que los islotes derivados de células madre también son útiles para estudiar los mecanismos de la patología que subyace en la diabetes, un trabajo que sigue desarrollando en el CRG.

«Podemos generar millones de estas células en el laboratorio y hacer preguntas sobre qué defectos en los genes y la maquinaria celular hacen que las células fallen, lo que nos ayuda a desentrañar las causas moleculares precisas de la diabetes y a identificar nuevas dianas terapéuticas. También usamos las células para explorar los efectos de nuevos medicamentos para tratar la diabetes«, detalló. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

El aumento de salario a los maestros sigue en suspenso

La Asamblea Nacional le cuesta millones al país

Peligro en Ecuador de alta inflación y bajo crecimiento por la guerra