Novena en honor al Patrono Jurado San Sebastián

ACTIVIDAD. Iniciaron las actividades religiosas en homenaje al Patrono Jurado San Sebastián.

El lunes 10 de enero iniciaron las actividades religiosas en homenaje al Patrono Jurado San Sebastián.  En la iglesia que lleva el nombre del santo se desarrolla la novena en su honor.  El primer día le correspondió hacer al Casmul.

Las festividades del santo patrono San Sebastián se celebran con varios eventos de carácter religioso y cultural, que son organizados por la Fundación Cívica San Sebastián, el Municipio de Loja y los priostes.

La programación inició con el rezo de la novena en honor al santo, el primer día estuvo a cargo del Centro de Apoyo Social Municipal, Casmul.  La presidenta y funcionarios de esta dependencia participaron del evento litúrgico.

El Coro Polifónico del Ayuntamiento local entonó las melodías en el acto religioso y con la presencia de los devotos y organizadores de esta festividad se llevó a cabo el rezo del primer día de la novena.  Los demás días continuará a cargo del resto de priostes.

Peregrinos visitan a la Virgen antes de su despedida

DEVOCIÓN. Decenas de peregrinos de la Virgen del Cisne llegan a La Catedral en los últimos días de su estadía.

Decenas de feligreses llegan todos los días hasta la iglesia La Catedral para despedirse de la Virgen del Cisne, antes que salga a su Santuario, el próximo lunes 1 de noviembre. De forma diaria, a parte de las confesiones, se desarrollan nueve eucaristías a partir de las 06:00 hasta las 19:00. El templo se cierra a las 20:00 de lunes a domingo.

Johana Valdivieso, devota, pasadas las 10:00 llegó ayer a la iglesia a despedirse de la imagen y pedirle salud, trabajo y bienestar en el hogar. Por la pandemia del Covid-19, no pudo asistir con su madre y padre de 80 años de edad, quienes también quisieron visitarle, pero por la seguridad personal prefirieron quedarse en casa. “Un año difícil, pero en Loja al menos el virus se va extinguiendo y hay menos positivos”, dijo.

Willan Arteaga, párroco de La Catedral, manifestó que se han mantenido algunas reuniones para definir el regreso de la imagen hacia el Santuario de El Cisne el próximo 1 de noviembre, pero no hay nada definido, recién el viernes 22 se podría tener una decisión de la modalidad del traslado. Lo que sí está descartado es la caminata con la imagen en brazos de sus feligreses, para evitar el contagio del Covid-19.

Indicó que, como la pandemia continúa, aún es obligatorio el uso de la mascarilla y el distanciamiento social de al menos dos metros, por lo tanto, no habrá caminata, posiblemente la imagen regrese en vehículo, tal como lo hizo el pasado 19 de agosto cuando arribó a Loja. La Policía Nacional será la que custodie la imagen. La primera misa de despedida el 1 de noviembre será a las 05:00 y después a las 06:00 en La Catedral.

Mientras se define su regreso en este año, la visita de las instituciones públicas y privadas al templo se desarrolla de manera regular, donde los empleados y trabajadores participan de la eucaristía y penitencias. “Algunas instituciones han venido, varias ya han pasado la celebración religiosa y han cumplido con las promesas a los pies de “La Churonita”, pidiendo salud y prosperidad en sus labores”, reveló.

El 30 de octubre a las 07:00, iniciará el evento de “24 horas con Jesús y María”, es una jornada de 24 horas que concluye el 31 a las 07:00, donde los feligreses podrán despedirse de la imagen de manera anticipada para evitar las aglomeraciones. A las 19:00 del 30, se cumplirá la eucaristía con el acto “Puntadas de Fe”, es decir, con las intenciones de la gente se construirá un manto a la Virgen del Cisne.

TOME NOTA
La imagen sale el 1 de noviembre a Catamayo y de allí, el 6 a San Pedro y finalmente llega a El Cisne el 17.

TE PUEDE INTERESAR:

Centro de Salud de Catamayo sin medicina

Loja no registra rebrotes de COVID como otras provincias

En dos semanas Virgen del Cisne regresará a su Santuario

RETORNO. Virgen del Cisne regresará a su Santuario en dos semanas.

El lunes 01 de noviembre, la imagen de la Virgen del Cisne regresará a su
Santuario en la parroquia El Cisne, donde permanecerá hasta el próximo
agosto de 2022. En Loja, “La Churonita” reposa en la iglesia de La Catedral
desde el 19 de agosto, donde han llegado a visitarle miles de feligreses
de todo el país.

La modalidad de retorno, logística y horarios, aún no están confirmados,
únicamente existe la fecha de retorno. Pero con seguridad, será similar a
la manera en que llegó a Loja, el pasado 19 de agosto, es decir, en
vehículo y sin peregrinación, ni presencia de feligreses. Autoridades
religiosas y personal de la Policía Nacional brindarán el acompañamiento
respectivo y la seguridad a la imagen durante su trayecto.

A lo largo de estos dos meses, la iglesia en Loja ha permanecido abierta a
los visitantes desde las 05:30, hora que inicia la primera eucaristía de
manera presencial. A pesar de la pandemia, el templo no ha cerrado sus
puertas a los feligreses; a inicios, el ingreso fue controlado, pero con el
pasar de los días, las personas pasan de manera directa, cumpliendo los
protocolos de bioseguridad como: uso de la mascarilla, distanciamiento
social y desinfección al ingreso. La capacidad a lo interno es para 250
personas, con el aforo del 50% permitido.

Actualmente, las eucaristías de lunes a viernes se cumplen a las 07:00,
08:30, 10:00 y 11:00; en la tarde, a las 15:00, 16:00, 17:00 y 19:00. Los
sábados y domingos en cambio, se extienden a 10 eucaristías, desde las
06:00, donde también hay la celebración de bautizos en las misas de 12:00
y 16:00.

Willan Arteaga, párroco de El Sagrario, manifestó que en estas dos
semanas, en la presencia de la Virgen en Loja se cumplirán dos actividades
puntuales como: el acto de “24 horas con Jesús y María”, donde habrán
alabanzas y rezos, meditaciones y confesiones, a cumplirse el 30 y 31 de
octubre a las 06:00. La otra actividad consiste en dar continuidad a un
evento que se desarrolla por seis años consecutivos como es “Puntadas de Fe”, que consiste en que los feligreses pongan sus intenciones en un
papel y con base en esta fe se va construyendo un manto a la Virgen, la
cual arrancó el 14 de octubre y se extiende hasta el 01 de este mes.

En estos últimos días no habrá mayores cambios, las eucaristías seguirán
en los mismos horarios. “La salida de la Virgen será el 01 de noviembre,
pero no sabemos cómo, esto se definirá en reunión con las autoridades.

La permanencia de la imagen en Loja ha tenido resultados positivos, uno
de ellos es que la pandemia ha dado tregua, la fe ha aumentado y miles de
personas han acudido a la iglesia”, resaltó.

EL DATO
La imagen de la Virgen del Cisne saldrá de Loja el lunes 01 de noviembre a
su Santuario.

TOME NOTA
En estos tiempos dentro de la iglesia no se han reportado contagios de
COVID-19.

TE PUEDE INTERESAR:

En noviembre volverán a clases los planteles emblemáticos

Se alista programación en honor a San Sebastián

Azuayos se despidieron de “La Churonita” hasta el 2022

ADORACIÓN. Decenas de devotos participaron de las eucaristías de fiestas.

Ayer, 8 de septiembre, se celebró en Loja las fiestas de la Virgen del Cisne,
en honor a su Natividad y coronación canónica de 1930. Cientos de
personas llegaron desde diferentes ciudades a participar de las eucaristías,
colocar una vela en el santuario y cumplir con sus promesas en la iglesia
Catedral. Este año no hubo festejos sociales, musicales, ni culturales.

Francisco Guaycha, oriundo del Azuay, llegó este año junto a sus padres a
visitar a la Virgen del Cisne y a disfrutar de las fiestas de Loja, pero se
encontró con algunas restricciones, incluso para ingresar a la iglesia
Catedral. “Llegamos el martes a Loja, participamos de la misa de vísperas y
este miércoles luego de la eucaristía de 10:00 nos regresamos a casa, un
poco apenados porque no pudimos celebrar como se debía, incluso ni
feria encontramos este año por la pandemia”, dijo.

De igual forma, Carlos Shiña, oriundo del Cañar, reveló que este año
llegaron a Loja, a pesar de la pandemia, por cumplir una promesa que
estaba pendiente desde el 2019. “Nosotros en la familia le pedimos salud,
que no nos contagiemos del virus y que todos estemos bien, y teníamos
que venir a agradecerle por tantos milagros realizados. No vinimos vacíos,
le trajimos algún recuerdito, pero ahora nos vamos pronto, porque no
hubo procesión, solo la eucaristía de fiestas. Tampoco existió feria para ir
llevando alguna cosa del baratillo”, reveló.

Para Willian Arteaga, párroco de la Catedral, manifestó que la
programación del 8 de septiembre se cumplió tal como estaba
programada, a las 05:00 hubo la serenata con las mañanitas, luego desde
las 06:00 las eucaristías de fiestas durante todo el día, para que los
feligreses puedan participar de la devoción en honor a María. “Un buen porcentaje de devotos este año no llegaron a Loja, únicamente
participaron de las celebraciones a través de las redes sociales”, recalcó.

Durante el día no existieron eventos sociales, musicales o culturales,
únicamente eucaristías, la principal de las 10:00 estuvo presidida por el
Obispo de Loja. “A las 15:00, el personal de la Policía Nacional le brindó
una serenata a la imagen como agradecimiento por los favores prestados
a la institución”, finalizó.

TE PUEDE INTERESAR

La fe de los azuayos no se limita en esta pandemia

Virgen del Cisne, una esperanza para los comerciantes

EL DATO

Durante las fiestas del 8 de septiembre no hubo aglomeración de
personas. Llegaron pocos del Azuay.

Poder y milagros de la sagrada imagen

TEMPLO. Sagrada imagen de la Virgen de El Cisne.

Para los creyentes, las oraciones son una forma de agradecimiento por las
bondades recibidas.

La Virgen de El Cisne representa para muchos, una forma de conectar con
lo divino. Durante el mes de agosto, la región sur del país se alista para
visitar a la sagrada imagen que yace en el templo religioso de la parroquia
de El Cisne, desde donde inicia la tradicional procesión que culmina en la
iglesia catedral de Loja.

Una vez ubicada en el altar, cientos de personas acuden a rezarle,
suplicarle, o simplemente, observarla. Esta celebración religiosa atrae a
devotos de todas partes de país, sin embargo, por razones de la Covid-19,
la afluencia de fieles ha disminuido.

Una de las peregrinas es Sara Medina, quien, acompañada de su madre e
hijo, llegó desde la parroquia de San Lucas para saludar a “La Churonita”.
Manifiesta que la fe se la debe a sus antepasados, a los que considera
como creyentes, y espera que las nuevas generaciones conserven el
hábito.

Comenta que el poder de la Virgen es inmenso, por lo que como
agradecimiento llegan a Loja para rendirle un justo homenaje. En el 2020
se sintió invadida por un sentimiento de nostalgia, debido a que la
procesión se suspendió: “por el coronavirus no pudimos acompañarle
desde el Villonaco, pero tenemos fe de que el otro año habrá procesión y
estaremos presentes”, indica.

Sara califica a la sagrada imagen como su madre, protectora y guía que le
acompaña por los senderos de la vida. “La Churonita” nunca le ha fallado y
ha sido testigo de milagros a los que considera bondadosos. Considera
que la sanación de su hermana y sobrino tras padecer un trastorno mental
son las muestras del poder divino: “en nuestra casa tenemos una imagen
de ella y la velamos para que nos ayude. Gracias a su gratitud vencemos
los problemas”, afirma.

Por su parte, Liliana Maya viaja desde el cantón Yantzaza, provincia de
Zamora Chinchipe, a visitarla. Menciona que la fe católica es una
costumbre familiar, por lo que tratan de inculcar estos valores a sus hijos:
“queremos que ellos comprendan la importancia de la religión católica y la
practiquen”, dice.

Durante la pandemia, algunos de sus parientes contrajeron el virus, sin
embargo, organizaron una cadena de oraciones y lograron que cada
infectado con la Covid-19, se recupere de la mortal enfermedad. Para
finalizar, afirma que en las duras circunstancias de la vida encomienda sus
problemas a la Virgen de El Cisne, lo que le genera alivio y protección.

TOME NOTA
La procesión de la Virgen de El Cisne es la celebración religiosa más grande
del país.
DEVOTOS. Creyente se encomienda de rodillas ante el altar.
COSTUMBRE. Fieles colocan velas y oran por sus seres queridos.
MADRE. Sara Medina y su pequeño hijo ingresando a la catedral.

Virgen del Cisne, una esperanza para los comerciantes

HÁBITO. La venta de artesanías es una costumbre durante la visita de la Virgen de El Cisne.

La llegada de la sagrada imagen a la iglesia catedral genera ilusión en quienes venden artículos religiosos.

Sobre una pequeña mesa reposan las velas de María Mercedes Dosorio, quien expende productos religiosos en los exteriores de la iglesia catedral.

María Mercedes es de Quito. Todos los años viaja a Loja con el fin de comercializar su mercadería, aprovechando el arribo de la Virgen de El Cisne, festividad que atrae a devotos de diferentes partes del país.

RELIGIÓN. Miniaturas de santos elaborados en cerámica.

La madre de familia manifiesta que en la capital también se dedicaba a este negocio, sin embargo, por motivos de salud, sus hijos le aconsejaron que tome un descanso. La emprendedora hizo caso omiso a las recomendaciones dadas por sus sucesores, por lo que decide, una vez al año, viajar a la ciudad castellana, con el único objetivo de continuar con las ventas.

Atiende al público desde el pasado 21 de agosto y espera permanecer en Loja hasta el mes de noviembre. Su jornada laboral inicia a las 05:00 y termina a las 20:00. En su pequeño local se pueden encontrar velas, inciensos de caja, sahumerios, palo santo, vino, aceite del santísimo, entre otros productos que los adquiere a proveedores de Quito y Cuenca, principalmente.

Explica que por motivo de la pandemia la afluencia de devotos ha disminuido, en comparación con años anteriores. Reconoce que la crisis sanitaria del 2020 le desfavoreció, ya que las festividades religiosas se suspendieron. Hoy en día retoma con mayor impulso el negocio y espera seguir ejerciéndolo.

CREATIVIDAD. La mayoría de los collares y pulseras son diseñados por los propios comerciantes.

Un panorama similar vive Brayan Samaniego de 21 años. El joven lojano comercializa artesanías de la Virgen del Cisne, entre otros artículos elaborados con madera, piedra y cerámica. Dice que este trabajo forma parte de una tradición familiar que se ha mantenido a por más de media década.

El arribo de la sagrada imagen a la iglesia catedral es una esperanza, debido a que le permite reactivar su economía, pese a existir escaso movimiento mercantil. Labora con su esposa, suegra y cuñadas, quienes están gustosas de ofrecerle al público una variedad de rosarios, manillas, llaveros, esculturas, pirámides, libros, urnas, entre otros.

Considera que la difícil situación de pandemia del 2020 les impidió realizar esta actividad, por lo que en aquel entonces se dedicaron a comercializar implementos de bioseguridad como mascarillas y alcohol: “buscamos la manera de sobrevivir”, agrega.

Finalmente, hace una invitación a la ciudadanía a que se acerque a la catedral y que apoye a su negocio, el mismo que atiende en un horario de 06:30 a 19:30.

VENTAS. María Mercedes junto a su pequeño negocio de velas.
TOME NOTA

Las velas son el producto que más adquiere el público.

EL DATO

Con sus manos, María Mercedes hace algunos sahumerios.