Seguro Campesino de Imbabura sin medicinas

Los afiliados reclaman la falta de insumos para ser atendidos en especialidades como odontología.

Redacción IBARRA

Los 29 dispensarios del Seguro Social Campesino, que están repartidos en los seis cantones de Imbabura, están sin medicinas, según denuncian los usuarios. Tampoco hay insumos en especialidades como odontología.

Segundo Morales, presidente provincial de los afiliados del Seguro Campesino, expuso que desde hace tres años se registra desabastecimiento de medicamentos en los centros de atención ubicados en parroquias rurales. Agregó que las entregas de ciertos insumos son esporádicas, pero ahora prácticamente no tienen nada.

“Lastimosamente, en el lapso de tres años, la medicina siempre ha escaseado, pero en estos días ya no existe. Esto no solo ocurre en un cantón, es a escala provincial y hasta nacional”, refirió.

Ponen plazos

La situación ha obligado a los afiliados campesinos a movilizarse para ser atendidos por las autoridades.

Usuarios de los servicios médicos de todas las edades, junto a familiares y amigos, en un mes y medio han protagonizado dos marchas por las calles de Ibarra, donde con consignas y carteles en mano exigen medicamentos.

La última de ellas se dio este 10 de mayo de 2022, por parte de al menos cuatro comunidades rurales del cantón Otavalo, mientras que la última semana de marzo los protagonistas de la movilización fueron alrededor de 500 usuarios del Seguro Campesino de San Antonio de Ibarra.

Morales mencionó que están cansados de movilizarse y escuchar solo promesas de que ya llegarán los insumos a sus dispensarios. Esta vez entregó un manifiesto firmado por los representantes de los afiliados de cada parroquia a las autoridades locales del Seguro Campesino. En el documento se establece un plazo de 15 días para ser abastecidos de medicamentos, caso contrario amenazan con paralizar las carreteras.

“Estamos acostumbrados a esperar, pero ahora hemos tomado la decisión de empezar a reclamar y poner plazos para que abastezcan de medicinas, porque el malestar de los afiliados se traslada a los dirigentes”, comentó.

A su reclamo se sumó el de Tamara Guevara, quien exige materiales para especialidades como odontología, pues los profesionales asignados a los dispensarios no pueden atenderlos por no contar con los insumos respectivos. “No nos sirve de nada tener a los doctores si no tienen materiales”.

Piden esperar

Por parte de las autoridades del Seguro Social Campesino, se reconoce que hay falta de insumos y medicinas en los dispensarios de Imbabura, sin embargo, mencionaron que hasta finales de mes comenzarán a abastecerlos, afirmando que las adquisiciones están hechas, pero que la demora es por los procesos burocráticos de compras públicas.

“Ya compramos el primer grupo de medicamentos y esta semana sale el segundo grupo. Las casas comerciales tienen hasta el 25 de mayo para hacer la entrega de los primeros 17 ítems, que son los que se llaman por catálogo. No depende de nosotros. Reclamen al Sercop (Servicio Nacional de Contratación Pública), a las leyes”, dijo Patricio Gavilánez, subdirector nacional del Seguro Campesino. (FV)

A escala nacional existen 659 dispensarios del Seguro Social Campesino, en parroquias rurales. De ellos, 29 están en Imbabura.

“Queremos, dentro de 15 días, como plazo máximo, resultados, medicinas. En nuestros dispensarios no tenemos nada de insumos, teniendo que comprar de nuestro bolsillo”,

Segundo Morales,

presidente de los Afiliados del Seguro Campesino en Imbabura.

“Si en 15 días no tenemos resultados, nosotros no vamos nuevamente a venir a Ibarra, sino que saldremos a las carreteras, porque la gente está muriendo con perchas vacías”,

Marcelo Anrango, usuario del Seguro Campesino en Imbabura

“La medicina no llega a los dispensarios porque los laboratorios comerciales aún no entregan. Tienen como plazo hasta el 25 de mayo. Entonces, el 27 o 28 de mayo ya estará en los dispensarios”,

Patricio Gavilánez, subdirector Nacional del Seguro Social Campesino

“El presupuesto se tiene a nivel nacional. La capacidad resolutiva no está en la coordinación zonal, pero inmediatamente nos lleguen las medicinas de la bodega central de Quito distribuiremos a toda la provincia”,

Ana Acosta, directora zonal del Seguro Social Campesino

Escasez de productos en La Habana

Un hombre espera clientes en un agromercado en La Habana, Cuba.

06El gobierno provincial aplicará medidas de control de venta de productos en los establecimientos del Gobierno ante la poca oferta existente.

LA HABANA. El Gobierno provincial de La Habana anunció que, a partir del jueves (21 de abril), y debido a “la situación existente con la disponibilidad de productos”, los ciudadanos de la capital solo podrán comprar en las tiendas estatales del municipio en donde residen.

En la nota, las autoridades habaneras señalaron que el objetivo de la medida es “hacer más viable la venta, lograr mayor equidad y por consiguiente disminuir la aglomeración de personas en los establecimientos”.

De tal manera, todos los productos en las tiendas de la cadena Caribe y Cimex -ambas estatales- serán controlados y regulados por el Gobierno. Además, la compra se anotará en la libreta de abastecimiento de los ciudadanos.

Otra medida que se implementará a partir del jueves será la organización de ciclos de ventas de productos controlados. Aunque, aclara la nota, se realizarán “en correspondencia con las posibilidades reales de abastecimiento y logística”.

La llamada municipalización ya se aplicó en la isla durante los momentos más duros de la pandemia, y ahora cae en un momento en el que se registra desabastecimiento en productos básicos para los hogares cubanos. (EFE)

Desabastecimiento de insumos y medicinas en el hospital de Ibarra

Los pacientes denuncian que no pueden acceder ni a los exámenes de laboratorio que les piden los médicos.

Redacción IMBABURA

El desabastecimiento de medicinas e insumos en el hospital público de Ibarra pone en riesgo la salud de sus usuarios.

A las denuncias y protestas protagonizadas desde el año pasado por personas con enfermedades catastróficas, quienes dependen de medicamentos puntuales para no morir, se suman las quejas de usuarios de todo tipo de servicios, desde consulta general hasta hospitalización.

Carolina Rea, por ejemplo, dice que como parte del diagnóstico que le hicieron en consulta externa, la primera semana de marzo de 2022. Los doctores le pidieron que se hiciera exámenes de sangre. para tener un análisis más detallado de sus patologías. Ya han pasado tres semanas y no ha podido hacerlo.

“Me explicaron que en el laboratorio del hospital no cuentan con los reactivos para los exámenes que me pidieron. Para agilizar mi diagnóstico, me dijeron que puedo ir a un laboratorio privado, pero me salía alrededor de $25, que por el momento no tengo”, declaró. Mientras tanto, sus dolencias se mantienen.

A las denuncias se sumó el hijo de uno de los pacientes hospitalizados, quien pidió omitir su nombre. Informó que desde hace más de dos semanas acude a diario al laboratorio del hospital para saber si ya llegaron los insumos que se requieren para sus pruebas.

“Me dijeron que no hay reactivos para los exámenes de sangre. De más de 10 tipos de análisis que se tiene que hacer mi papá, me dicen que solo le pueden hacer uno, por lo que estamos a la espera para que con los análisis pueda seguir el tratamiento”, expuso.

Falta el 40% de insumos

Desde el Ministerio de Salud Pública (MSP) se admite la falta de insumos y medicinas, mencionando que, en general, el abastecimiento en el hospital San Vicente de Paúl bordea el 60%. Es decir, falta el 40% de insumos básicos requeridos, para que la atención a los usuarios sea óptima.

Justificaron la situación mencionando que hubo ciertos desfases debido al cierre del año fiscal del 2021 y la asignación presupuestaria del nuevo año.

Detallaron que está en marcha una serie de procesos de contratación pública. Están incluidos los reactivos relacionados a exámenes de laboratorio, por lo que el servicio debería irse normalizando en unas dos o tres semanas, cuando se terminen de adjudicar los trámites de adquisición de insumos.

Agregaron que el MSP lanzó, desde el 24 de marzo de 2022, el procedimiento de subasta inversa corporativa de medicamentos, “que permitirá el abastecimiento oportuno y eficiente de fármacos a toda la Red Pública Integral de Salud (RPIS)”.

Según el MSP, “este proceso de subasta inversa impulsará la participación igualitaria de proveedores optimizando los recursos del Estado, en la que también se catalogará gran parte de los fármacos que constan en el Cuadro Nacional Básico de Medicamentos”.

750 ítems constan dentro del Cuadro Nacional Básico de Medicamentos.
En septiembre de 2021, dos personas fueron detenidas por la Policía Nacional, por estar involucradas en la venta de fármacos del hospital San Vicente de Paúl, a farmacias privadas. 

El Seguro Campesino también desabastecido

Alrededor de 500 afiliados al Seguro Campesino protestaron en Ibarra, para ser atendidos en la Gobernación de Imbabura. Denunciaron que por alrededor de tres años no han recibido el respectivo abastecimiento de insumos y fármacos.

Con carteles en mano, a través de una marcha y posterior plantón pacífico, en el Obelisco, expusieron que el dispensario ubicado en el barrio Santo Domingo, de la parroquia rural San Antonio de Ibarra, no recibe atención alguna desde 2018, donde solo encuentran jeringas y paracetamol.

Fallas de todo tipo

La Contraloría General del Estado (CGE), el 25 de marzo, informó sobre las conclusiones del tercer reporte de control público, para identificar las irregularidades recurrentes en las adquisiciones efectuadas entre 2013 y 2021, a escala nacional, de insumos médicos y medicamentos, por parte del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y el Ministerio de Salud Pública (MSP).

En un comunicado, expusieron que “la falencia preponderante, detectada en la muestra de 77 informes utilizados para el análisis, es la falta de mecanismos adecuados para el control y administración de inventarios en bodegas y farmacias, lo que ocasionó desabastecimiento en las unidades médicas, inconsistencias en los registros, desconocimiento de la cantidad de fármacos e insumos disponibles, falta de información sobre su uso y destino”.

Además, expusieron que los funcionarios del IESS y del MSP no realizaron los trámites para el canje de productos caducados o próximos a caducar, tampoco los almacenaron en espacios adecuados que aseguren su conservación y vida útil, y no realizaron gestiones para recuperar préstamos a otras dependencias, por lo que los centros de salud y hospitales no contaron con los elementos para atender las necesidades de los pacientes.

Según Contraloría, los errores en la selección de proveedores fue la segunda falencia recurrente, donde incluso las omisiones provocaron que se adquieran medicamentos sin certificaciones ni registros sanitarios.

Denunciados dos médicos de Guayaquil por ‘guardarse’ medicinas

Cerca de 7 millones de dólares ha invertido el Ministerio de Salud en la compra de fármacos.

Al tratarse de funcionarios con nombramiento, se debe seguir un proceso para poder prescindir de sus servicios, lo cual toma meses. 

En el hospital Abel Gilbert de Guayaquil pudo existir un falso desabastecimiento de medicinas. Así lo describió la ministra de Salud, Ximena Garzón, que señaló –durante un conversatorio con la prensa– que tienen información de casos de más hospitales donde los médicos prefieren ‘guardar’ los medicamentos en las bodegas y no entregarlos a los pacientes.

Una de las primeras acciones sobre este problema, dijo Garzón, durante una entrevista televisiva, fue en el hospital Abel Gilbert, de Guayaquil. Garzón indicó que las investigaciones apuntan a “un par de médicos de esa unidad de salud” a los que se les está haciendo un régimen disciplinario. «Son de nombramiento, hay que seguir un régimen para poder prescindir de sus servicios”, agregó la Ministra.

Según Garzón, el gerente de esa casa de salud había enviado comunicaciones por medio de oficios y WhatsApp, de que ya había medicinas en el hospital, pero los pacientes continuaban denunciando que no recibían los insumos y les mandaban a comprar.

El Ministerio de Salud asegura que existe un 72% de abastecimiento en las 2.000 unidades del Ministerio y que hasta finales de febrero, llegará al 80%. (AVV)

TE PUEDE INTERESAR:

Menos del 50% de niños con cáncer se cura en Ecuador

Menos del 20% de ecuatorianos tiene acceso a créditos en el país

Actores de la violencia de octubre de 2019 se camuflan en el pedido de amnistía

Desabastecimiento en Imbabura por cierre de vías

Filas. Las gasolineras de Ibarra comenzaron a reportar desabastecimiento de gasolina extra.

El combustible y productos en los mercados comenzaron a escasear, en el segundo día consecutivo de paralizaciones.

Redacción IMBABURA

A pesar de que la paralización en Imbabura no fue generalizada, la provincia quedó incomunicada por el cierre en ciertos tramos viales. El tránsito entre provincias, hacia Carchi y Pichincha, está totalmente suspendido, mientras que dentro de los cantones la circulación es normal.

Los principales protagonistas del bloqueo de vías son las organizaciones indígenas y campesinas, quienes se han tomado tramos de la Panamericana, hasta donde han llegado militares y policías para despejarlos, pero inmediatamente se instalan en otros puntos y mantienen la prohibición del paso.

Largas filas en las gasolineras

Las primeras consecuencias del cierre de la Panamericana, que une a Imbabura tanto con Carchi como con Pichincha, se comenzaron a notar este 27 de octubre de 2021, cuando se evidenciaron extensas filas en las estaciones de carga de gasolina.

Carlos Salazar, uno de los conductores que aguardaba en su vehículo, dijo que pasó por al menos cinco gasolineras de Ibarra, pero solo encontró carteles donde se advertía que no había gasolina extra.

“Tuve que viajar hasta Atuntaqui para conseguir gasolina. La fila aquí no está tan larga como en las gasolineras de Ibarra, pero ya se siente que no hay extra. Con la súper y diésel me dijeron que no tienen problema”, mencionó.

Desde las estaciones de combustible, mencionan que es un tema de desabastecimiento porque los tanqueros no pueden arribar a la provincia, pues las vías están bloqueadas con manifestantes.

“Ayer (26 de octubre) solo llegaron hasta Cajas, pero ya no pudieron avanzar. Desde que comenzó la semana la gente comenzó a cargar más de lo normal, por el anuncio de los nuevos precios, por lo que ahora ya se nos agotaron las reservas”, explicó uno de los despachadores de gasolina, que pidió omitir su nombre.

Desabastecimiento y pérdidas

En el mercado mayorista de Ibarra se afirma que también se empieza a sentir desabastecimiento de ciertos productos, así como pérdidas para quienes no han conseguido enviar su cosecha a otras provincias.

Las principales mercancías que comienzan a escasear, que además son de alta demanda en Imbabura, son las que llegan de la Costa, como naranjas, mandarinas, piñas, plátano verde, maduro, así como granos secos que arriban desde el centro del país.

Desde los comerciantes explican que los productos se empiezan a dañar por la falta de compradores, pues el mercado mayorista de Ibarra también es considerado un centro de acopio y abasto para otras provincias.

“Este jueves (28 de octubre) tenemos día de feria, donde atendemos hasta la noche y llegan para abastecerse de otros mercados del país, pero ahora estamos perdiendo si la gente no puede llegar a comprar”, dijo Mayra Morocho, comerciante del mercado.

“Estamos sintiendo los efectos del bloqueo de las principales vías, considerando que somos un centro de acopio regional. Para el día de feria, que es el jueves, ya tenemos los reportes de los comerciantes de que no ha llegado todo el producto que con normalidad se tenía en semanas anteriores”, expuso Iván Lara, administrador del mayorista.

Detenidos en las manifestaciones 

Durante la jornada de protesta del 26 de octubre de 2021, al menos nueve personas fueron detenidas por policías y militares, en medio de los bloqueos de vías y los intentos de la fuerza pública por habilitar el paso.

Tras pasar la noche en el Centro de Detención Provisional (CDP) de Ibarra, al siguiente día fueron puestos a órdenes de un juez, quien ordenó la inmediata liberación.

Según sus familiares, la detención se produjo en el cantón Otavalo, cuando arribaron policías y militares al sector de González Suárez, donde los comuneros mantienen restringida la circulación.

Bloqueos y desbloqueos constantes

Por segundo día consecutivo, el 27 de octubre de 2021 continuaron los bloqueos en ciertos tramos viales de Imbabura, que impiden el paso de todo tipo de transporte.

Salvo en Otavalo y Cotacachi, la movilización dentro de los cantones es normal, pues las rutas bloqueadas están en la Panamericana y sus vías aledañas, para viajar a otras provincias, principalmente.

Con palos, montículos de tierra, ramas de árboles y vehículos, en ciertos casos, logran mantener bloqueadas las vías que conectan a Imbabura con Pichincha y Carchi, a pesar de la intervención policial y militar.

En medio de enfrentamientos, lograron despejar a los manifestantes, pero rápidamente se tomaron otros tramos. Desde el ECU-911 se actualiza la información, a través de sus redes sociales, sobre los bloqueos y desbloqueos de vías, que de no tener una solución con el Gobierno Nacional, se mantendrán de manera indefinida.

Desde la Conaie se anunció que seguirán en movilización y resistencia hasta que se acojan sus propuestas, como congelar el precio del diésel en $1,50 y la gasolina extra en $2,10.

Al interior de Ibarra no se presentaron cierres viales, pero en la tarde, organizaciones sociales marcharon por la ciudad.

Represamiento de cirugías se superará recién en 2022

Durante la pandemia, en Ecuador los quirófanos se transformaron en áreas covid.

Debido a la pandemia por Covid-19, estos procesos se acumularon. Hay cerca de 10 mil cirugías pendientes. La falta de insumos también es una causa. 

En los 135 hospitales públicos del país hay un represamiento cerca de 10 mil cirugías que, debido a la pandemia por Covid-19, se postergaron. Ahora, con los hospitales cerrando las áreas destinadas al coronavirus, el Ministerio de Salud estima solventar estos procesos hasta febrero de 2022.

De la mano con el desabastecimiento

Víctor Álvarez, presidente del Colegio de Médicos de Pichincha, dice que el desabastecimiento de medicinas e insumos agrava la situación pues hacen falta fármacos básicos como sedantes. «Queremos que se mejore el proceso de salud, que los hospitales tengan medicamentos adecuados, que los hospitales tengan insumos; que la población no esté sufriendo porque se les suspende la cirugía por falta de un hilo o una sutura», dijo Álvarez, al anunciar que mañana, 21 de octubre de 2021, los médicos realizarán un plantón. 

 

Por su parte, la ministra de Salud, Ximena Garzón, en diversas ocasiones ha asegurado que la situación está volviendo a la normalidad «gracias al plan de vacunación», que ha permitido disminuir la la ocupación de camas de hospitalización y en unidades de cuidados intensivos. Además, aseguró que el abastecimiento es paulatino y que han logrado la compra de 42 de los 123 fármacos esenciales.

No hubo más presupuesto en pandemia

Un informe del Ministerio de Salud detalla que el Ministerio de Economía y Finanzas– durante la emergencia sanitaria contra la Covid-19 en el año 2020– no asignó recursos adicionales para enfrentar la misma, «y se exhortó a esta Cartera de Estado a utilizar los recursos asignados en el presupuesto del Ministerio de Salud».

El MSP cita que mediante oficio, en marzo de 2020, el MSP solicitó al Ministerio de Economía y Finanzas «de manera urgente se asignen recursos para dar respuesta a la pandemia por coronavirus».

A lo que el ente rector de las finanzas públicas contestó, mediante otro oficio, que «dichas necesidades deberán atenderse con el presupuesto asignado previamente a la institución». (AVV)

Federación Médica Ecuatoriana anuncia movilización nacional

Médicos convocaron a una movilización nacional.

Los directivos de la federación piden cambios inmediatos en el sistema tanto del Ministerio de Salud como del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social. 

Santiago Carrasco, presidente de la Federación Médica Ecuatoriana, dice que las condiciones de salud del Ecuador son «precarias», así como los servicios de salud que «no son capaces de responder a las necesidades actuales de los pacientes, por lo que denigran su calidad de vida y salud».

Ante esto, Carrasco y otros directivos de colegios médicos del país han expresado su malestar y preocupación y han anunciadouna serie de «medidas de hecho progresivas» para exigir al Estado cambios inmediatos en el Sistema de Salud, MSP e IESS.

Por eso, desde el jueves 21 de octubre de 2021 habrá manifestaciones y plantones «con el único afán de liberar a la salud pública de esta burocracia encarnizada, corrupta e insensible que ha provocado un caos en el sector sanitario”, detalló Carrasco.

Los plantones iniciarán en Quito en la sede de la FME y progresivamente se realizarán en el resto de provincias. «Nos vamos a reunir todos los médicos y todos los profesionales de la salud», incluso pacientes, agregó Carrasco y destacó que el presidente, Guillermo Lasso y el vicepresidente, Alfredo Borrero, se comprometieron y firmaron acuerdos con el gremio para que se genere cambios importantes en el sector Salud; como trabajar con la comunidad, desactivar la ACESS y ARCSA que se han convertido en «centros de corrupción», aprobar la ley de carrera sanitaria, el Código Orgánico de la Salud, desaparecer la criminalización de la práctica de la Medicina, seguir los sumarios administrativos a todos los responsables del incumplimiento a la Ley Humanitaria, mejorar el sistema laboral, entre otros.

Sin embargo, hasta el momento el Gobierno no ha rectificado ninguno de estos procesos ni ha generado cambios en el sector salud, según el galeno.

«Los médicos a nivel nacional sentimos indignación (…), seguimos con los mismos directivos, con los mismos gerentes, con los mismos directores… Por lo tanto, solicitamos al señor Presidente que haga los cambios en el área de la salud porque los médicos no estamos dispuestos a seguir soportando lo  mismo”, dijo Carlos Piedra, vicepresidente de la Federación Médica Ecuatoriana.

Según los gremios, actualmente a nivel nacional continúa el desabastecimiento de insumos y de medicamentos. Por ejemplo, en Quito, en el Hospital Pediátrico Baca Ortiz se han suspendido las cirugías hasta el 18 de octubre, por falta de anestésico. «Por corrupción, por mal manejo, no hay anestésicos», enfatizó Carrasco.

Abastecimiento paulatino

El 14 de octubre de 2021, la ministra de Salud, Ximena Garzón, recordó que al declarar en emergencia el sistema de salud (el 11 de agosto de 2021) era abastecer a los hospitales, con 123 tipos de medicamentos esenciales.

Sin embargo, al cumplirse 60 días de la emergencia, solo se logró comprar 42 tipos de medicinas.  «La emergencia sanitaria focalizada terminó, no vamos a extenderla, vamos a continuar la compra de fármacos a nivel central, pero por procesos de subasta inversa», dijo Garzón.

La Ministra detalló que no se pudieron comprar todos los medicamentos porque «muchos de los proveedores farmacéuticos no tenían la cantidad suficiente, ni podían cumplir con el plazo dispuesto en la emergencia o los precios estaban por sobre el techo establecido». (AVV)

 

«Vamos a cerrar la avenida Nacional Unidas y avenida Amazonas (Quito). No pueden decir que hemos superado una pandemia, porque no la hemos superado»,
Santiago Carrasco, presidente de la Federación Médica Ecuatoriana

TE PUEDE INTERESAR:

El 33% de reos asesinados en la ‘Penitenciaría» tenía menos de 25 años

Presunto nexo entre Andrés Arauz y el ELN lleva tres meses en investigación

El mayor problema del agro ecuatoriano es la baja productividad


 

Falta de medicinas en el IESS se solucionará en 2022

El hospital Carlos Andrade Marín es uno de los más afectados por la situación.

El presidente del Consejo Directivo reconoció que el déficit persistirá durante los últimos meses de 2021. Se declarará la emergencia para agilitar las compras.

La crisis del sistema de salud del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) es reconocida por el nuevo presidente del Consejo Directivo, Francisco Cepeda.

El funcionario, con casi un mes en el cargo, aseguró que, por ejemplo, el nivel de desabastecimiento de medicinas en el hospital Carlos Andrade Marín (Quito) llega al 71%; en el Teodoro Maldonado Carbo (Guayaquil) es del 67%; y en el José Carrasco (Cuenca) casi llega al 57%.

«No podemos tapar el sol con un dedo. Sería un absurdo, aseguró al tiempo que reconoció que este sistema es el más demandado y donde más ojos de la ciudadanía están todos los días.

Para enfrentar esta situación, Cepeda puntualizó que como medida inmediata se está acelerando las compras por ínfima cuantía. Pero esta medida no aumentará de manera considerable los stocks disponibles, sino solo paliará ciertas falencias.

Por eso, la próxima semana se prevé declarar la emergencia para agilitar la compra de medicamentos.

Sin embargo, incluso con esa declaratoria de emergencia, cualquier procesos demorará como mínimo 45 días.

«Uno se imaginaría que si se anuncian compras emergentes, los problemas debería estar solucionados a la semana siguiente. Pero eso lamentablemente no es así», acotó.

En este contexto, Cepeda reconoció que el desabastecimiento se mantendrá durante los últimos meses de 2021; pero -confía que- la situación cambiará desde 2022.

Cambio en el modelo de compras

A partir del próximo año, las autoridades del IESS prevén que se cambie a un modelo de compras directas y centralizadas, en donde se eliminen a los intermediarios.

Uno de los principales objetivos es que la programación de las adquisiciones se haga para todo el año. Así, se eliminaría la situación actual en donde cada hospital compra de manera individual cantidades pequeñas varias veces al año.

Un primer ejercicio exitoso fue una alianza estratégica con la Organización Panamericana de Salud (OPS) para la compra de un primer cargamento de antirretrovirales (pacientes VIH).

Eso, según Cepeda, no significa que todos los tratamientos de esa enfermedad están cubiertos actualmente. El funcionario reconoce que persiste el desabastecimiento, pero que la cobertura será completa cuando el 19 de octubre próximo lleguen más medicamentos.

Asimismo, el presidente del Consejo Directivo del IESS reconoció que es real la escasez de fundas para hemodiálisis. Pero recalcó que ya se firmó un contrato para la provisión de diálisis peritoneal.

«Los problemas van a seguir existiendo, pero estamos atrás de ellos para buscar soluciones de corto y largo plazo.», acotó

Déficit de $800 millones en 2021

Cepeda explicó que el seguro de salud está en el peor de los escenarios en los aspectos de gestión. En Gobiernos anteriores se estableció que mecanismo de derivación de pacientes a instituciones privadas, pero solo como una medida temporal hasta que se construyeran nuevos hospitales y otras infraestructuras.

Sin embargo, esos hospitales ya están operativos, pero se subutilizan o utilizan mal y se siguen derivando una considerable cantidad de cirugías y atenciones a terceros

«Se está creando un  hueco financiero grande porque, por un lado, tengo que pagar el gasto administrativo de la infraestructura que ya tengo y, por otro lado, tengo que pagar las derivaciones de pacientes a instituciones privadas», afirmó.

Hasta finales de 2021, se espera cerrar con un déficit de $800 millones, el cual se mantendrá y crecerá en el tiempo si no se toman correctivos.

Ese déficit se cubrirá mediante dos fuentes. Se está gestionado el pago de $250 millones a $300 millones con el ministerio de Economía; y la diferencia saldrá de desinvertir ahorros del fondo en el Biess.

Cepeda recalcó que el fondo de salud no está quebrado y las atenciones se seguirán dando, pero la situación es crítica e implica, en el mediano y largo, que se fortalezca los servicios de primer nivel en el seguro campesino e instancias menores. El objetivo es que los hospitales se dediquen realmente a las cirugías y los problemas de mayor complejidad. (JS)

TE PUEDE INTERESAR:

Servicios del Banco Pichincha se restablecen

Ocho de cada 100 empresas pagan impuestos en el país

El COE nacional prepara protocolos para eventos masivos


 

Tiendas de EE.UU. podrían quedar desabastecidas por falta de transportistas y materia prima

Las tiendas de EE.UU enfrentan una posible falta de productos por problemas logísticos que ya han ocurrido en otros países del mundo.

Fabricantes de alimentos advirtieron, según CNN, a las cadenas de tiendas sobre estos problemas, incluso pidieron que dejen de publicitar algunos productos.

Redacción WASHINGTON

Las tiendas de comestibles en EE.UU. podrían recibir cantidades limitadas de productos o no tener algunos sabores o artículos debido a los problemas de mano de obra, materia prima o transporte que afrontan los fabricantes de alimentos.

Según la cadena CNN, que citó correos electrónicos a los que tuvo acceso, muchos fabricantes han advertido a las tiendas sobre la disponibilidad de ciertos productos de cara a las celebraciones de otoño e invierno.

Incluso, algunos de los proveedores han pedido a las tiendas que cancelen sus promociones de ciertos artículos durante las fiestas para que estos no desaparezcan rápidamente de los estantes.

Lo que dicen los proveedores

CNN reveló correos electrónicos enviados a cuatro distribuidores que no identificó por representantes de productores como Mondelez, Unilever y McCormick en los que anticiparon que impondrán topes de compra o tendrán disponibilidad limitada de algunas de sus marcas.

Esto afectaría, entre otros, a ciertos sabores de los helados Ben & Jerry’s, a la línea de especies gourmet de McCormick, algunas de las presentaciones de los pasteles congelados de Marie Callender’s, así como a determinados cereales o desayunos congelados.

Problemas logísticos

Las empresas alegaron un aumento de la demanda, escasez de mano de obra, «limitaciones en la cadena de suministro» o «desafíos logísticos».

La cadena de noticias aseguró que algunas de las tiendas están tratando de tener inventario o han empezado a recurrir a proveedores secundarios para cuando sus principales abastecedores no puedan cumplir sus pedidos.

En la semana que concluyó el pasado 3 de octubre, cerca del 18 % de las bebidas y los productos de panadería, el 16 % de los bocadillos y el 15 % de los alimentos congelados y los dulces se agotaron en las tiendas, reveló CNN, citando datos de la firma IRI, que hace seguimiento de las existencias en las cadenas de supermercados, grandes almacenes y farmacias, entre otros.

Antes de la pandemia, apuntó la versión periodística, entre el 7 % y el 10 % de los productos solían estar agotados en las estanterías.