Claves de los cambios en la deducción de gastos personales

Solo el 0,9% de lo que se recauda por impuesto a la renta proviene de pagos de personas naturales.

El límite se reduce para quienes ya tributan. Se podrá descontar del pago del impuesto a la renta hasta un máximo de $1.000 al año en gastos personales. 

De los $452 millones que se espera recaudar con los cambios en el pago del impuesto a la renta establecidos en la reforma tributaria del Gobierno, más del 80% tienen que ver con la reducción de las deducciones de gastos personales.

Una de las mayores críticas a la reforma, que estará vigente desde enero 2022, es que se pone más presión sobre las pocas personas (alrededor de 274.000 en todo el país) que han estado pagando cumplidamente al fisco.

En este sentido, la mayor deuda del Gobierno de Guillermo Lasso es la lucha contra la evasión y la elusión, es decir, buscar forma de ampliar la base de contribuyentes para que más ecuatorianos paguen impuestos.

Sin embargo, en redes sociales proliferan mensajes que socializan presuntos contenidos y opiniones de la reforma tributaria. Algunos son ciertos, otros imprecisos y, los más, falsos. Aquí, hacemos un repaso de algunas condiciones posibles de deducción de gastos personales que regirán desde el próximo año.

1.- No se eliminan las deducciones de gastos por enfermedades catastróficas

En la reforma, publicada el 29 de noviembre en el Registro Oficial, se establece que se pueden deducir gastos personales por concepto de arriendo, pago de intereses para la adquisición de vivienda, alimentación, pago de pensiones alimenticias, vestimenta, turismo nacional, salud y educación (incluye arte y cultura)

Según Javier Bustos, abogado tributario, en tema salud se incluyen los gastos por enfermedades catastróficas y raras.

«No se está eliminando la posibilidad, pero lo que sí es cierto es que el monto total que se puede deducir es mucho menor. Como contraparte, ya que se le está pidiendo $1.900 millones adicionales a los contribuyentes, el Estado debería garantizar que se provea a los pacientes con los tratamientos y medicinas que requieren», dijo.

Busto puntualizó que para medir el real impacto se deberían tener datos sobre cuántas personas y en qué cantidad se están descontando actualmente gastos por enfermedades catastróficas.

Diario LA HORA consultó con el Servicio de Rentas Internas (SRI) sobre cuántos ecuatorianos hacen deducciones sobre ese tipo de gastos; pero la respuesta es que la institución no tiene información con ese nivel de detalle.

2.- Máximo $1.000 al año como crédito tributario

Con la normativa que estará vigente hasta finales de 2021, los gastos personales se restaban de los ingresos para establecer la base imponible; es decir, el monto sobre el que se cobra el impuesto a la renta.

Con la ley que empezará a regir desde 2022, los gastos personales se convierten en crédito tributario. En otras palabras, el impuesto a renta se calcula sobre la base de los ingresos (sin ningún tipo de deducciones); y los gastos personales sirven para reducir ese pago final.

Si los ingresos son de hasta $24.090,3 anuales, se podrán deducir hasta $1.000 en gastos personales.

Si los ingresos son mayores a $24.090,3, esos gastos personales podrá ser de hasta $500.

3.- Ecuador tiene uno de los niveles más altos de deducción de gastos personales

Según el ministro de Economía, Simón Cueva, el actual límite de $14.576 en gastos personales para deducir es uno de los más altos del mundo. El funcionario puso como ejemplo que en Estados Unidos el tope es $12.000, en España llega a $1.000 y en Colombia no se sobrepasa los $10.000 al año.

Pero en términos prácticos, el registro de facturas por el monto total de $14.576 no significa que se pueda deducir todo ese valor.

Bustos puntualizó que la deducción llega a un máximo del 25% de ese límite, es decir, alrededor de $3.500.

Así, ni siquiera el rango más alto, de entre $5.000 y $100.000 de ingresos, llegan a bajarse el pago de impuestos por el monto total que establece la ley.

El cambio establecido por el Gobierno de Guillermo Lasso sí significa una reducción importante en el campo de las deducciones de gastos personales; pero todo depende del nivel de ingresos.

De acuerdo con información del Ministerio de Economía, una persona con ingresos menores a $2.007 mensuales registra gastos personales, en promedio, por $486. En este sentido, la reforma aumenta su espacio de deducción a $1.000.

En el caso de ingresos entre $2.007 y $2.500 mensuales, el monto promedio de gastos personales llega a $9.704; es decir, una posibilidad de deducción de $2.426.

Asimismo, si los ingresos son de $5.000, el nivel promedio de gastos personales es de $11.259, lo que representa alrededor de $2.800 para reducir el pago del impuesto a la renta.

4.- Se abre la puerta para gastos personales con ingresos mayores a $100.00

En la normativa actual, los ecuatorianos con ingresos mayores a $100.000 no pueden deducir ni un centavo en gasto personales. En la reforma del Gobierno de Lasso no se establece esa exclusión, por lo que se vuelve a abrir la puerta para que el estrato de mayores recursos se descuente algo.

Sin embargo, como contraparte, la tasa del impuesto a la renta se incrementa del 35% al 37%.

Bustos aseguró que, al contrario de lo que se ha dicho en varios sectores políticos y sociales, las nuevas reglas del juego no provocarán una menor utilización de facturas o formalización de la economía.

Los mayores problemas de informalidad están en los segmentos de más bajos ingresos, donde ni siquiera hay un alto porcentaje de pago de otros tributos como el IVA. (JS)

TE PUEDE INTERESAR:

Cambios en el cronograma de retorno a clases por variante ómicron

Ecuador adelanta vacuna de refuerzo contra el coronavirus

Plazo para fijar el salario 2022 se extendió hasta el 22 de diciembre

Ecuador con alto nivel de deducción de gastos, dice Ministro

El frente económico del Gobierno estuvo en la Asamblea para defender la reforma tributaria.

Una persona que gana entre $2.000 y $3.000 pasaría a pagar, con la reforma propuesta por el Gobierno, entre $29 y $155 mensuales de impuesto a la renta.

Durante una comparecencia ante la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea, el ministro de Economía, Simón Cueva, aseguró que el nivel de deducción de gastos personales en Ecuador es uno de los más altos de la región y el mundo.

Actualmente, se permite hasta $14.576 anuales (más del 250% del PIB per cápita), pero en otros países no se llega, en promedio, ni al 80%.

El Ministro puso como ejemplo que en Estados Unidos el tope es $12.000, en España llega a $1.000 y en Colombia no se sobrepasa los $10.000 al año.

“El nivel demasiado alto de deducción de gastos personales implica un impacto regresivo sobre el impuesto a la renta de las personas”, aseguró.

Así, por ejemplo, una persona con ingreso de $100.000 al año se ahorra alrededor de $5.000 en el pago de impuesto debido a las deducciones. Pero otro que gana $30.000 anuales solo se ahorra $1.500.

De acuerdo con Cueva, en términos reales, la mitad de los contribuyentes ecuatorianos  deduce actualmente $5.000 o menos de gastos personales. Por eso, se propone ese límite en la reforma tributaria.

Los que ganan más de $3.000 pagarán el 87% de la nueva recaudación

El ministro de Economía aseguró que los cambios en el pago del impuesto a la renta generarán, a partir de 2023, ingresos permanentes por $460 millones al año. De ese total, casi el 87%, es decir $399 millones, vendrá de las personas que ganan más de $3.000.

En el rango de $2.000 a $3.000 al mes, la recaudación sería de $69 millones. Cueva aseguró que esto demuestra la progresividad y la justicia en la reforma tributaria.

De acuerdo con el Gobierno, si se aprueba su propuesta, los pagos de impuesto a la renta quedarían así:

Una persona que gana $2.000 pagará $29 de impuesto a la renta al mes

Con ingresos de $3.000, el impuesto suma $155 mensuales

Si el sueldo es de $4.000, el aporte será de $337 al mes

En el caso de ingresos de $5.000, el impuesto a la renta llega a $540 mensuales

Y, si gana $5.500, el aporte se ubica en $674 al mes.

Cueva puntualizó que de $2.000 a $3.000, el impuesto a la renta representa entre el 1,4% y 5,1% de los ingresos.

«No son montos elevados; normalmente a nivel internacional se paga entre el 10% al 15%. En ecuador se alcanza ese porcentaje recién en los niveles cercanos a los $5.000», dijo.

Según el funcionario, las tablas que circulan en redes sociales, y que incluso han elaborado gremios empresariales, solo toman en cuenta ejemplos muy extremos que distorsionan el análisis y magnifican el impacto de la reforma.  (JS)

TE PUEDE INTERESAR:

Juicio contra Jorge Yunda está detenido por recurso legal de su defensa

Cinco errores financieros al llegar a los 30

Cuarta postulación para la universidad, 8 y 9 de noviembre

Solo ingresos mayores a $2.305 mensuales pagan impuesto a la renta

Menos de la mitad de las personas con empleo adecuado pagan impuesto a la renta

En teoría, el impuesto se paga desde $934 mensuales. Pero la deducción de gastos y el aporte al IESS hacen que, en la práctica, lo paguen ingresos más altos.

Los parámetros del Servicio de Rentas Internas (SRI) establecen que el ingreso mínimo para pagar el impuesto a la renta es $934 mensuales ($11.212 al año). Sin embargo, en la realidad, solo los ecuatorianos que ganaban más de $2.305 contribuyen con ese impuesto.

Napoleón Santamaría, abogado tributario, explica que, al contrario de lo que aseguró el ministro de Economía, Simón cueva, quienes ganan $1.000 nunca han pagado ese tributo. La razón es que el ingreso anual de $12.000 promedio se ve reducido por los aportes a la seguridad social y las deducciones de gastos personales.

Así, a esos $12.000 anuales calculados con el ingreso mínimo imponible se restan $1.134 por aporte al IESS y alrededor de $6.000 por la mencionada deducción de gastos personales. Con eso, la base imponible baja hasta $4.866 y el impuesto a la renta es cero para la población con ese ingreso.

«Es más, quien gana hasta $2.304 mensuales, y hace la deducciones, tampoco llega a pagar impuesto a la renta«, puntualizó Santamaría.

En ese caso, el ingreso anual de $27.649,80 se reduce por $2.612,91 de aporte al IESS y hasta $13.824,94 de gastos personales. Al final, la base imponible llega a $11.211, es decir, un dólar por debajo del mínimo exigido por el SRI.

En este contexto, Santamaría recalcó que solo los ecuatorianos con ingresos superiores a $2.305 mensuales terminan pagando el impuesto a la renta. Esto debido a que, después de todas las deducciones, todavía queda una base imponible de, al menos, $11.216.

Imagen

¿Qué pasa con el impuesto a la renta sobre honorarios profesionales?

Actualmente, las personas que facturan honorarios profesionales deben pagar un impuesto a la renta de entre el 8% y 10% sobre el monto total. Es decir, si el importe mensual es de $600, el pago al fisco es de $48.

En ese ejemplo, durante todo el año se desembolsaría $576 por impuesto a la renta.

Sin embargo, ese dinero es completamente reembolsable, si no se llega a la base imponible mínima de $11.212 anuales o $934 al mes.

En otras palabras, el contribuyente debe hacer la declaración al final del año, y si sus ingresos mensuales son menores a $934, puede solicitar el reintegro de todo lo pagado por impuesto a la renta.

El trámite se realiza a través de la web del SRI y el reembolso puede demorar dos meses.

¿Es posible incrementar la recaudación del impuesto a la renta?

El 8 de septiembre 2021, el ministro de Economía, Simón Cueva, aseguró que los ecuatorianos que ganan $1.000 o más son los que menos han sufrido la crisis y deberán aportar más para cubrir los gastos excepcionales de la pandemia.

Esa mayor aportación podría venir a través de una contribución o impuesto especial. Otra opción es que más personas, sobre todo del rango entre $1.000 a $2.305, paguen impuesto a la renta. Para eso, el Fondo Monetario Internacional (FMI), en el informe sobre Ecuador con corte al 31 de diciembre 2020, recomendaba que se limite el monto para la deducción de gastos personales.

Además, se establecía que se podía sumar un 5% adicional a la tasa de ese tributo a partir de un ingreso anual de $27.000; es decir, $2.250 al mes. Así, se podría recaudar alrededor de $500 millones más.

Andrea Romero, economista, comentó que esa posibilidad es política y socialmente inviable. «Eso afectaría a la clase media y media alta. Una fórmula parecida se quiso implementar en Colombia. El resultado fueron semanas de conflicto en las calles», acotó

Cueva no ha querido dar detalles de las reformas tributarias que se incluirán en la llamada Ley de Oportunidades. El Gobierno espera que la iniciativa llegue a la Asamblea antes del final de este septiembre 2021. (JS)

TE PUEDE INTERESAR:

8.700 niños que viajaron al exterior en 2021 no regresaron al país

Gobierno de Lasso enfrenta su cuarta jornada de protestas

Cómo funciona y como puedo comprar bitcóin en Ecuador