Fiscal involucra al hijo de Cristina Fernández en juicio por corrupción

La vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner está procesada por el presunto delito de asociación ilícita y defraudación. EFE

Mensajes del teléfono celular demostrarían una intervención directa de Máximo Kirchner en los negocios de su madre.

BUENOS AIRES. La Fiscalía involucró este 5 de agosto de 2022 al hijo de la expresidenta y actual vicepresidenta argentina, Cristina Fernández, en el juicio en que se le acusa de presuntas irregularidades en la adjudicación de obra pública cuando era mandataria.

En el tercer día de alegatos, el fiscal Diego Luciani mostró nuevos mensajes del teléfono celular del exfuncionario José López para decir que “está más que clara la intervención directa” del hijo de la vicepresidenta, Máximo Kirchner, del que recordó que hasta diciembre de 2015 no había ejercido cargos públicos, pero sí se “encontraba al frente de la administración de los distintos negocios de su madre”.

Fernández está procesada por el presunto delito de asociación ilícita y defraudación en perjuicio a la administración pública.

En el caso se juzgan las presuntas irregularidades en la concesión de 51 obras públicas a firmas del empresario Lázaro Báez durante los Gobiernos del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015) en la austral provincia de Santa Cruz.

El Ministerio Público Fiscal «tiene por acreditado» que entre los años 2003 y 2015 funcionó en el seno del Estado «una asociación ilícita de características singulares» y de forma «piramidal» que tuvo «en su cúspide a quienes se desempeñaron como jefes de Estado», dijo Luciani al comenzar su alegato el lunes pasado por videoconferencia ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 2 de Buenos Aires.

El fiscal afirmó que se ha probado que Néstor Kirchner y Cristina Fernández “instalaron y mantuvieron en el seno de la Administración nacional y provincial de Santa Cruz una de las matrices de corrupción más extraordinaria» que se haya desarrollado en el país.

Este viernes, agregó que el argumento de la defensa de Fernández fue que todos los proyectos habían sido avalados por el presupuesto aprobado en el Congreso: “Está claro que esto no es así”.

Luciani añadió que hubo un direccionamiento y apuró por cerrar y cobrar la última licitación de obra pública en Santa Cruz hacia el final de la presidencia de Fernández y que existió una intervención del hijo de la vicepresidenta recorriendo las obras, pidiendo información o definiendo la ubicación. EFE

Cristina Fernández lanza críticas a la Justicia y vaticina una condena en su contra

La vicepresidenta argentina, Cristina Fernández.

La Vicepresidenta de Argentina dice que la Justicia es «vulnerable a las presiones de poderes fácticos y mediáticos». Denuncia persecución. 

La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández, lanzó este lunes serias acusaciones en contra de la Corte Suprema de Justicia de su país y vaticinó un fallo en su contra en el juicio al que se le somete por presuntas irregularidades en la concesión de obras públicas.

En un video que lleva su voz difundido a través de las redes sociales, quien gobernara Argentina entre 2007 y 2015 aseguró que la Corte se ha sumido en un proceso de «decadencia» a partir del Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019).

La vicepresidenta acusó a la Corte de convalidar la «persecución que aún continúa» desde los tribunales federales contra dirigentes políticos kirchneristas, sindicales y «hasta empresarios de medios no afines con el Gobierno de Mauricio Macri».

También afirmó que el Supremo «se transformó en un lugar de permanentes intrigas palaciegas y disputas de poder por la Presidencia del cuerpo y los recursos del Poder Judicial», una lucha que, desde su punto de vista, culminó en septiembre pasado cuando la Corte eligió a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz —dos jueces supremos designados por Macri— como presidente y vicepresidente del máximo tribunal.

Poder ‘vulnerable’

Según Fernández, la actual composición de la Corte, de tan solo cuatro miembros, le convierte en «un órgano muy vulnerable frente a las presiones de los poderes fácticos y mediáticos».

«Con tantos muertos en sus roperos, no les queda más remedio que hacer lo que les manden bajo pena de ejecución sumaria en titulares y noticieros», aseveró la vicepresidenta.

Según Fernández, estos poderes tienen como objetivo «intervenir directa y explícitamente sobre todos los magistrados», proteger ciertos jueces designados por Macri, «garantizar su propia impunidad y, fundamentalmente, continuar con la persecución».

«De esta manera el Poder Judicial, devenido en partido político protector del macrismo y perseguidor de los dirigentes de las distintas fuerzas que se le oponen, coloca a los ciudadanos y ciudadanas en situación de libertad condicional», sostuvo.

«Aval anticipado para la condena»

En otro tramo de su mensaje, la vicepresidenta cuestionó un fallo de la Corte de junio pasado en el que el máximo tribunal rechazó todos los recursos presentados por la defensa de Fernández y las medidas de prueba solicitadas por sus abogados en una causa judicial relativa a presuntas irregularidades en la concesión de obras viales durante su gobierno.

Por esa causa, la expresidenta y otros exintegrantes de su Gobierno son sometidos desde mayo de 2019 a un juicio oral, que recientemente entró en la etapa de alegatos finales.

Según Fernández, el fallo de la Corte contrario a los reclamos de la defensa implica un «prejuzgamiento explícito y descarado» por parte de los miembros del máximo tribunal y es «con un aval anticipado para la condena» en el juicio en su contra, que, según la vicepresidenta, «ya la tienen escrita» y «hasta firmada».

En la causa, Fernández está procesada por el presunto delito de asociación ilícita y defraudación en perjuicio a la administración pública.

En el caso se juzgan las presuntas irregularidades en la concesión de 51 obras públicas a firmas del empresario Lázaro Báez durante los Gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández en la austral provincia de Santa Cruz. (EFE)

El caso coimas persigue a Cristina Fernández

La exmandataria y actual vicepresidenta niega todas las acusaciones de corrupción en su contra.

El mayor tribunal de Argentina autorizó la continuación del juicio a la ex presidenta por la presunta recepción de sobornos a cambio de contratos.

Redacción BUENOS AIRES

El máximo tribunal penal de Argentina avaló este 16 de febrero el procesamiento de la vicepresidenta, Cristina Fernández, en la causa abierta contra ella por presuntos sobornos y conocida como ‘los cuadernos de las coimas’.

Fernández, con varias causas judiciales pendientes, se enfrenta en este caso a las anotaciones que llevaba el chófer Óscar Centeno y en los que daba cuentas de una trama de sobornos a cambio de obras públicas presuntamente liderada por el matrimonio Kirchner.

El caso se remonta a 2018 y, en él, se señala a la expresidenta como jefa de una asociación ilícita y como coautora de 27 casos de cohecho pasivo, razón por la cual pesa sobre ella un embargo de 1.500 millones de pesos ($1,4 millones). Desde el año 2019, está pendiente del inicio de juicio oral.

Cristina Fernández siempre ha defendido su inocencia tanto en esta como en otras investigaciones, alegando que es víctima de una persecución política por parte de personas que vincula al expresidente Mauricio Macri, que le sucedió en diciembre de 2015 en la jefatura de Estado. (EUROPAPRESS)