Reos escapan de la cárcel de Babahoyo

Militares y policías buscan a los dos reos que escaparon de la cárcel.

Militares, policías y guías penitenciarios buscan por cielo y tierra a dos Personas Privadas de su Libertad (PPL) que se habrían fugado de la cárcel de Babahoyo, capital de la provincia de Los Ríos.

Reos | La Hora
La Policía Nacional realiza requisas y redobló la seguridad en los exteriores de la cárcel de Babahoyo.

Las calles alrededor del centro de rehabilitación han sido cerrados al paso vehicular, para poder continuar con la búsqueda de los internos fugados. Extraoficialmente se conoce que serían dos extranjeros (venezolanos) los que saltaron los techos de la prisión y se fugaron.

Actualización

Alboroto, revuelo y gran movimiento se generó la mañana de este domingo 5 de junio ante la noticia de una presunta fuga de dos PPL en la cárcel de Babahoyo, provincia de Los Ríos. Personal de la Policía Nacional, Militares, y Guías Penitenciarios realizaron la búsqueda por todo el perímetro de la cárcel, el cual fue cerrado aproximadamente 100 metros a la redonda, para intentar localizar a los venezolanos.

Cabe indicar que la cárcel esta ubicada en el perímetro urbano, en el malecón 9 de Octubre. A sus alrededores funciona el hospital Martín Icaza, la Dirección Distrital de Educación y varios negocios privados. Debido a esto los agentes tuvieron que solicitar permisos a los propietarios de las viviendas aledañas, para buscar a los reos fugados.

Según información preliminar, el escape se habría originado esta madrugada o parte de la mañana de hoy, por lo cual de confirmarse la fuga, los reos no estarían muy lejos de Babahoyo. Raúl Guevara, teniente coronel de la Policía y encargado d la sub zona expresó que… «Conocida la alerta, se confirmó la fuga de dos PPL, una vez que se realizó la requisa y se tuvo contacto con los guías, hemos ordenado al personal estar alerta y notificado a los ingresos y salidas se la ciudad. (DLH)

Migración venezolana a Chile no cesa

En familias o en grupos más grandes, el flujo de venezolanos que intenta llegar a territorio chileno es continuo.

Pese a que el control militar del límite con Perú y Bolivia se mantiene, activistas calculan que 600 venezolanos ingresan diariamente de forma irregular.

Redacción SANTIAGO

La crisis económica derivada de la pandemia generó la salida de miles de venezolanos de Chile con dirección, principalmente, a los Estados Unidos. Pero la reactivación paulatina de la economía chilena y la persistencia de la crisis en Venezuela, a pesar de las declaraciones triunfalistas de Nicolás Maduro, han hecho que el flujo de venezolanos que buscan llegar al país austral se reanude.

Un estudio de la organización R4V, citado por el portal de noticias Infobae, revela que hasta 600 venezolanos entran a Chile de forma clandestina cada día desde Bolivia y Perú; la cifra se disparó en los últimos dos años.

Poco les importa a esas personas, quienes viajan muchas veces acompañados de toda su familia, las dificultades y peligros del trayecto. Tampoco que debido a incidentes entre chilenos y extranjeros, el gobierno de Santiago haya establecido controles militares en sus fronteras con Perú y Bolivia.

‘La tierra prometida’

A los venezolanos no les asustan los riesgos. Escapan de la violencia y escasez en su país, a veces a pie, y protagonizan una de las crisis migratorias más graves de la historia.

Pero a donde llegan encuentran en ocasiones discriminación e incluso ataques xenófobos. En el propio Chile, manifestantes que relacionaban su presencia con el aumento de hechos delincuenciales quemaron un campamento de migrantes en septiembre de 2021.

Pero todo riesgo les parece poco. “Queremos llegar a Chile para darles un futuro mejor a los niños”, aseguró Soreimi Morán, fatigada por los 3.700 metros de altitud de la zona donde intentaría el cruce en la frontera entre Bolivia y Chile, relata Infobae.

Al menos 20 personas murieron en 2021 intentando lo que harían Soreimi y su familia: cruzar la frontera Pisiga (Bolivia)-Colchane (Chile), a 460 kilómetros de La Paz y 2.000 de Santiago.

Y hasta principios de abril, otras cinco personas habían muerto en ese trayecto, según autoridades locales; la cifra incluye un niño y una anciana cuyos cuerpos fueron hallados del lado chileno un fin de semana. (DLH)