Municipios y prefecturas abusan de la contribución por mejoras

La temporada invernal ha causado estragos en el sistema vial del país. Es buena idea estar atentos.

No se cumplen los requisitos mínimos de ley. Las contribuciones son la vía fácil para obtener más recursos, pero sin determinar los beneficios reales para los ciudadanos.

Las prefecturas y los municipios tienen la potestad tributaria de crear contribuciones. Sin embargo, se debe cumplir con requisitos claramente establecidos en la ley.

Las llamadas contribuciones especiales por mejoras solo aplican si la persona que la paga ha tenido, o tendrá, un beneficio directo de las obras públicas. Por ejemplo, si un municipio pone aceras o agua potable en su barrio, en su calle; o si el dueño de una finca en Nono (parroquia rural de Pichincha) ve revalorizada su propiedad por la construcción de un sistema de riego o agua potable.

La Corte Constitucional, a través de un pronunciamiento, despejó las dudas sobre las características que deben tener estas contribuciones especiales.

  1. Definir exactamente cuál es el beneficio que obtienen las personas que deben pagarla.
  2. Detallar cuánto cuestan las obras.
  3. Distribuir de forma racional y equitativa el peso de la contribución entre todos los beneficiarios; es decir, que el pago sea proporcional al beneficio.

Gobiernos locales no cumplen con la ley

Napoleón Santamaría, abogado tributario, explicó que los gobiernos locales abusan de la figura de la contribución especial por mejoras porque resulta fácil cobrarle más a los ciudadanos que gastar mejor los recursos.

Además, como en el reciente caso de la Prefectura de Pichincha, se aprueban ordenanzas que ni siquiera cumplen con todos los requisitos de ley.

En octubre de 2021, sin socialización de ningún tipo, se estableció una nueva contribución, que se cobrará este 2022 junto con la matriculación vehicular de todos los pichinchanos.

“En el caso de la prefecta de Pichincha, Paola Pabón, se busca cobrar por obras de mejoramiento vial en la ruralidad. ¿Por qué los citadinos debemos cumplir con esta nueva obligación? Nadie debe pagar una contribución por algo que no le beneficia de manera directa. Eso es inconstitucional e ilegal”, acotó Santamaría.

Ese mismo tipo de abuso se repite en la contribución por mejoras que el Municipio de Quito cobra todos los años.

Sin beneficio no hay justificación

Andrea Grijalva, economista con especialización en tributación, recalcó que ese cobro municipal, que en gran parte de los casos es incluso mayor que el impuesto predial, ya ha sido demandado por inconstitucional.

“Nunca se ha sustentado cómo se gasta lo que recauda, ni cómo se establece el nivel de beneficio de las personas. Este nivel de arbitrariedad se repite en la mayoría de los gobiernos locales”, acotó.

En el caso de Quito, la Corte Constitucional ya declaró inconstitucional e improcedente la tasa municipal de seguridad y control ciudadano. Esto se debe a que, al igual que las contribuciones, las tasas solo se pueden cobrar si se establece claramente el beneficio al ciudadano.

El problema estructural es el malgasto

Santamaría puntualizó que el problema de fondo es que, desde el presupuesto del Estado, los gobiernos locales reciben una buena parte de los ingresos petroleras y de la recaudación nacional; pero ese dinero se malgasta en burocracia y obras ineficientes.

“Cuando se quedan cortos de recursos, se abusa de las contribuciones por mejoras. A los ciudadanos no nos importa y solo regresamos a ver a los municipios y las prefecturas cuando nos quieren cobrar más”, aseveró. (JS)

“Los consejos provinciales han servido para crear empleo y nada más. Tenemos 24 prefecturas y más de 200 municipios a quienes entregamos millones al año”. Napoleón Santamaría, abogado tributario

La necesidad de obras obliga a poner contribuciones

Según Edwin Herrera, director de vialidad de la Prefectura de Pichincha, la necesidad de hacer obras les obligó a poner una contribución especial, según dijo en una entrevista en FM Mundo.

El funcionario aseguró que se llega con mantenimiento al 52% de los 7.200 kilómetros de vías que tiene la provincia. Sin embargo, al mismo tiempo reconoció que solo 600 kilómetros tienen asfalto.

Asimismo, recalcó que la contribución especial por mejoras, la cual se va a cobrar desde 2022, es una respuesta a que las transferencias del Estado se redujeron alrededor de 30% con relación a lo que se recibía hace tres años.

El mal estado de las vías es un problema recurrente en todo el país.
El mal estado de las vías es un problema recurrente en todo el país.