Vuelve el arranche

Braman las viejas prácticas en la contratación pública: pequeñas empresas participan en licitaciones de obras y ganan en buena lid, pero tienen que vérselas con funcionarios que, manejando el proceso ‘desde adentro’, piden una tajada a cambio de oficializar la adjudicación.

Si el empresario no coima, lo descalifican alegando un tecnicismo que por ahí ‘asoma’. En otros casos, cónyuges de funcionarios desfilan por los pasillos, apresurando o atrasando trámites a su antojo; eso sí, y al mejor estilo de los videos de Glas, sin dejar rastro “por escrito”.

Este tipo de corrupción no es obra de grandes personajes públicos, sino de rapaces mandos medios de larga data. Ante un Gobierno con pocos operadores políticos y leales funcionarios para ocupar la telaraña estatal, y un Presidente sin experiencia previa en el manejo de la burocracia, los cleptócratas se envalentonan y encuentran vía libre para el saqueo. Así como ha evitado grandes escándalos de corrupción durante un año, bien podría el régimen, ahora que volverá la obra pública, sondear lo que sucede en sus escalones inferiores.

A diferencia de la gran corrupción, cuya persecución atrae política y mediáticamente, la pequeña corrupción poco suele interesar a las autoridades con afán de protagonismo. Sin embargo, esa es la que más afecta la vida diaria de ciudadanos y empresarios honestos, minando su confianza en el futuro del país. Para acabar con ella, no hacen falta grandes procesos ni sofisticadas investigaciones; basta escuchar y gestionar la administración con transparencia y mano dura.  Hacerlo, sembrará esperanza.

Empresario Roberto Barrera confirma desvanecimiento de glosas en caso ‘Las Torres’

Los jueces Walter Macías (c.), Adrián Rojas y Mauricio Espinosa integran tribunal de juzgamiento del caso ‘Las Torres’.

Roberto Barrera cumplió una pena de 20 meses de prisión en Estados Unidos por los delitos de conspiración y lavado de activos.

En un nuevo día de audiencia de juicio por presunta delincuencia organizada en el denominado caso ‘Las Torres’, el tribunal penal de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), escuchó el último testimonio anticipado receptado por la Fiscalía General del Estado (FGE) y se convocó al primer testigo presencial.

En su relato, y en esta nueva etapa del proceso, el empresario Roberto Barrera confirmó la teoría del caso de Fiscalía y contó que tenía un chat de mensajería instantánea con el procesado Pablo Flores (exfuncionario de Petroecuador) y Raúl de la Torre para tratar asuntos de supuestos pagos irregulares de la empresa NoLimit. Aseguró también que entregó a Flores 336.000 de dólares por el pago de coimas.

Añadió que en relación a una factura de más de 23 millones de dólares,  de los 4 millones que iban a ser recibidos por parte de NoLimit, 2 millones eran para Pablo Flores  y el  dinero restante se repartirían entre Raúl de la Torre, Pablo Celi, su hermano Esteban y Natalia Cárdenas; otras de las procesadas.

De ese dinero, Roberto Barrera recibió 150 mil dólares que fueron depositados en Estados Unidos, donde cumplió una pena de 20 meses por conspiración y lavado de activos.

Luis Miño también  sostuvo que en su calidad de contralor subrogante y por petición expresa de Pablo Celi, suscribió el desvanecimiento de las responsabilidades de la empresa NoLimit con Petroecuador a través de cinco resoluciones.

Fiscalía supone que en esta trama operó una red a través de la Contraloría General, la Secretaría de la Presidencia y Petroecuador, entre 2017 y 2020 para desvanecer glosas y obtener el 20% de una factura de más de 20′000.000  de dólares que se debía pagar a Nolimit. (SC)

Inédito pronunciamiento de los financistas del Metro por temas de corrupción

La obra del Metro costó más de 2.000 millones de dólares y todavía no está operativa. EFE

Las multilaterales se han pronunciado en pocas ocasiones. En este caso darán seguimiento al desarrollo y resultados de las investigaciones.

El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM), se pronunciaron sobre el escándalo del supuesto pago de coimas para el inicio de la construcción del Metro de Quito.

Las cuatro entidades son quienes han puesto el dinero para el Metro y, su acompañamiento y seguimiento en la obra han sido fundamentales.

El pasado cinco de abril, se hizo público que la Fiscalía Española dio a conocer los primeros resultados de una investigación que ha llevado meses. Esta es sobre la adjudicación del contrato de asesoramiento para la construcción del Metro.

El diario El Confidencial informó que “las diligencias han permitido recabar indicios que apuntan a que el grupo de compañías, del que formaba parte Prointec —la filial de ingeniería de Indra—, pagó al menos 1,2 millones de dólares a funcionarios ecuatorianos para garantizarse el encargo”. El operador sería, según la Justicia española, Jesús Miguel Trabada, el máximo representante de Bustren, que lideró el negocio. Este español tuvo información privilegiada del proyecto de Metro de Quito, incluso, asegura El Confidencial, llegó a reunirse con el alcalde de ese entonces, Augusto Barrera. 

El mecanismo que descubrió la Fiscalía española es que el consorcio influyó a través de las coimas, incluso, en la fase previa de la licitación. Con esto el pliego de condiciones “fue el resultado de una negociación concertada. Hasta tal punto estaba todo pactado que los miembros de la comisión técnica de Quito fueron indicando cómo debía ser la oferta para que tuviera éxito”, informó el Diario europeo. La marca que se conoce en Ecuador es el Consorcio GMQ, que todavía sigue en actividad según la Superintendencia de Compañías.

Pues bien, los multilaterales emitieron ese pronunciamiento, que no ha sido difundido por las redes sociales del Metro de Quito como en otras ocasiones, sobre el caso.

“Ante las investigaciones de la Fiscalía General de España, en relación con un presunto pago de sobornos por un contrato de asesoría para el Metro de Quito, el cual fue realizado en 2013, CAF- Banco de desarrollo de América Latina- darán un estricto y permanente seguimiento al desarrollo y resultados de las investigaciones realizadas por parte de las instancias judiciales correspondientes”.

Los cuatro multilaterales, que se han pronunciado en pocas ocasiones, aseguran que darán cumplimiento a las políticas y lineamientos internos relacionados con denuncias de cualquier acto de corrupción en todas nuestras operaciones. “De forma que se asegure la transparencia de los procesos que el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito y la Empresa Pública Metropolitana del Metro de Quito están ejecutando para la puesta en marcha de la operación del Metro de Quito, en beneficio de la ciudadanía”.

 

Hijo de exconsul de Ecuador estaría involucrado

Según el diario El Confidencial, las confesiones de algunos de los participantes en la negociación aseguran que los sobornos, por unos 1,2 millones de dólares, se camuflaron como pagos a terceras empresas por la prestación de servicios. Para pasar desapercibidos por las autoridades, dividieron los pagos en entrada y cuotas.  Hubo un abono inicial de más de $300.000 y hasta 24 pagos posteriores de $35.000 cada uno. Según el diario: “Su destinatario fue uno de los hijos del cónsul honorario de Ecuador en Madrid quien, según las sospechas, creó una sociedad ficticia solo para recibir el dinero”. (DLH)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gerente del Metro de Quito puso su cargo a disposición en medio de escándalo

Efraín Bastidas fue designado gerente del Metro de Quito en la administración de Santigo Guarderas.

Efraín Bastidas, gerente del Metro de Quito, fue parte de la Comisión Técnica señalada de recibir supuestas coimas en 2013. Hace una semana, Bastidas negó su nexo en esta trama que involucra al consorcio español GQM. 

Desde 2013, Quito ha tenido nueve gerentes del Metro, y ahora, va por el décimo. Esto, porque Efraín Bastidas puso su cargo de disposición el 11 de abril de 2022. El Directorio tendrá que decidir.

El nombre de Bastidas fue señalado por haber sido parte de la empresa Metro de Quito en 2013, cuando se habría otorgado contratos a cambio de presuntas coimas al consorcio español GQM.

El viernes 8 de abril de 2022, Bastidas declaró: “Llama mucho la atención que justamente cuando nosotros estamos en el Metro de Quito, después de un trabajo técnico, un trabajo duro, transparente (…) haya aparecido este tipo de noticias que ya llevaba años”. Además, negó haber tenido participación en los contratos con coimas. En la carta por disponibilidad del cargo, Bastidas no detalla los motivos. Por su parte, la Alcaldía no ha detallado cuál sería la terna para que el Directorio escoja al nuevo gerente de la obra más grande del Quito, en caso de que Bastidas salga del cargo. (AVV)

 

Augusto Barrera intenta desligarse de escándalo en el Metro, pero su firma lo contradice

Augusto Barrera fue alcalde de Quito de 2009 a 2014.(Foto: El Ciudadano).

El exalcalde de Quito emitió un comunicado en el que no menciona al consorcio que habría pagado coimas durante su gestión. Sin embargo, hay una resolución en la que avala el contrato con GMQ.   

Augusto Barrera, exalcalde de Quito, no contesta llamadas, ni mensajes. Hablar con él es clave para entender qué pasó en 2013, cuando la Empresa Metro de Quito habría recibido 1,2 millones de dólares en coimas, del consorcio GMQ de España. Ese monto se dio a cambio de un contrato por 20 millones de dólares, para asesorar a la gerencia técnica de la obra más emblemática y costosa de la ciudad.

El escándalo del supuesto contrato viciado se reveló el 4 de abril de 2022, tras una investigación del medio español El Confidencial y siete días después, Barrera emitió un comunicado en el que evita nombrar al consorcio involucrado: GMQ.

 Su firma lo contradice

En su comunicado, Barrera no desmiente la posibilidad de que existieran actos de corrupción en su gestión. Al contrario, asegura ser “el más interesado en que se lleven adelante, con diligencia y prolijidad, todas las investigaciones en las respectivas instancias en España y Ecuador, para descartar o ratificar con pruebas si se cometió algún tipo de irregularidad, de cualquier naturaleza”.

En el siguiente párrafo enfatiza en que los estudios de factibilidad, el sistema integrado, el diseño de la línea 1 y las ingenierías de la primera línea del Metro de Quito se realizaron con la empresa pública Metro de Madrid.

Sin embargo, la denuncia de El Confidencial apunta a las coimas en el proceso de asesoría para la gerencia técnica. Barrera señala que “la totalidad del proceso de selección de la gerencia técnica fue realizada por la Empresa Metro de Quito”.

Todo el proceso de contratación – dice Barrera – se hizo desde la comisión técnica y la gerencia general. Sin embargo, los archivos de 2013 revelan que no solo estas dos instancias avalaron que GQM se lleve el contrato.

Una resolución del Municipio de Quito, del 18 de junio de 2013, lleva la firma del alcalde de ese entonces: Augusto Barrera, bajo la palabra en mayúsculas ‘EJECÚTESE’.

Firma de Augusto Barrera en una resolución de junio de 2013, que avala la contratación de GMQ.
Firma de Augusto Barrera en una resolución de junio de 2013, que avala la contratación de GMQ.

En el documento se detalla que la Alcaldía resuelve delegar al ingeniero Édgar Jácome Zambrano, gerente general de la Empresa Pública Metropolitana Metro de Quito a fin de que suscriba en nombre del Municipio de Quito, con el Consorcio GMQ, el contrato de consultoría para la Gerencia del Proyecto Metro de Quito, por un monto de 15 millones 600 mil dólares, en un plazo de ejecución de 45 meses. Es decir, Barrera conocía del consorcio, del contrato y del monto de pago.

 ‘Lleven las maletas’

Las supuestas coimas no son solamente parte de una investigación de un medio de comunicación, sino que la Fiscalía Anticorrupción de España lleva meses tras la pista del consorcio español. “La investigación partió de las denuncias efectuadas por algunas personas que participaron de forma directa en lo sucedido”, señala El Confidencial.

La investigación señala que Jesús Miguel Trabada, responsable máximo de Bustren, la compañía líder del consorcio fue consejero delegado de Metro de Madrid entre los años 2003 y 2011, “desde esa posición privilegiada conoció de primera mano los planes del Municipio de Quito. Llegó incluso a reunirse con el alcalde de aquella etapa (Augusto Barrera) que visitó la capital para informarse”.

En su escrito, Barrera dice que las reuniones que mantuvo “fueron única y exclusivamente en ese marco público e institucional”. Sin embargo, no detalla con quién, ni dónde fueron los encuentros.

El fiscal Luis Rodríguez Sol, aseguró que el consorcio influyó, a través de coimas, incluso en la fase previa de la licitación. Las confesiones de los participantes en la negociación – detalla la investigación– indican que los sobornos se camuflaron como pagos a terceras empresas por prestación de servicios. “Se trocean en pagos más pequeños con la intención de que pasaran desapercibidos. Tras un abono inicial superior a los 300.000 dólares, hubo hasta 24 pagos posteriores de 35.000 cada uno”.

Días antes de que el concurso se ganara de forma definitiva, un empleado de KV Consultores acudió a una reunión con uno de los ecuatorianos. «Me han dicho que lleve la maleta», comentó, según se detalla en las diligencias llevadas a cabo por la Fiscalía Anticorrupción de España.

En junio de 2013, Metro de Quito otorgó el contrato de asesoría al consorcio. No fue hasta un mes más tarde cuando el grupo ganador se constituyó formalmente como sociedad y abrió cuentas bancarias en el país.

Barrera no menciona estos hechos en su publicación, pero hace hincapié en que existe información “maliciosa” y cuestiona que “esta denuncia se realiza nueve años después de los supuestos hechos irregulares”. Agrega que en redes sociales han buscado afectar su imagen a vísperas de las elecciones a la Alcaldía de Quito en las que, destacó, no participará.

El pronunciamiento de Barrera deja sin esclarecer preguntas sobre las supuestas reuniones sostenidas con los miembros de GMQ y su aval, mediante resolución, para entregarle el contrato al consorcio. Hasta el 5 de abril de 2022, cierre de esta edición, Barrera no responde a los pedidos de entrevista. (AVV)

El alcalde, Santigo Guarderas, no ha presentado ninguna denuncia respecto a este tema en Fiscalía.
 El Directorio del Metro de Quito se reunirá para analizar la continuidad de Efraín Bastidas, gerente del Metro.

Coimas pese a todo

Se ha hecho de todo para acabar con la corrupción en el control del tránsito en Quito, hasta traspasar la competencia de la Policía Nacional al Municipio o mejoras sustanciales en los salarios. Sin embargo, la arbitrariedad y la coima siguen siendo “pan de cada día” en el tránsito de la capital. En teoría, las leyes y las ordenanzas existen para garantizar la seguridad y el orden en las calles de la ciudad, pero en la práctica resultan herramientas para facilitar la extracción de recursos de los conductores en beneficio de un puñado de funcionarios inescrupulosos.

El volumen y los mecanismos de las coimas han alcanzado niveles folclóricos, pero se podría revertir esa realidad. Para evitar abusos, las autoridades deberían informar claramente a la ciudadanía sobre cuáles son las competencias de los agentes de tránsito y las reglas que deben respetar en su trabajo. Igualmente, se puede emplear la tecnología para montar un sistema que permita registrar las infracciones con mayor celeridad y pagos electrónicos desde dispositivos móviles; todo ello pondría fin a las jugarretas extorsivas que inducen al ciudadano a coimar para evitar mayores complicaciones y permitiría impugnaciones más ordenadas.

Pero también se requiere más control y fiscalización. Es claro que, más que unos pocos elementos aislados, existen estructuras organizadas que deben ser combatidas. Vigilancia; escuchar las denuncias y testimonios ciudadanos; revisar la correspondencia entre tiempo de trabajo, detenciones, multas e ingresos recaudados; todo ello permitiría poner en evidencia un mal que afecta sobremanera a los ciudadanos. La autoridad que se atreva a hacerlo gozará del favor de los quiteños, sin duda.

FRASES DEL DÍA

«La soberbia es el vicio más frecuentemente castigado y, sin embargo, el más difícil de curar.”

Niccolo Tommaseo (1802-1874), escritor italiano

“El silencio es como el viento: atiza los grandes malentendidos y no extingue más que a los pequeños.”

Elsa Triolet (1896-1970), escritora francesa

Augusto Barrera expone su posición sobre supuestas coimas por contrato del Metro

Augusto Barrera era alcalde de Quito cuando se inició la obra del Metro de Quito.

La investigación se realiza en España y se centra en la adjudicación de un contrato para asesoramiento técnico para el Metro.

La gestión del Exalcalde de Quito ha sido salpicada por denuncias de coimas en la Empresa Metro de Quito en 2013.

En su cuenta de Twitter, el exalcalde de Quito, Augusto Barrera, se pronunció sobre los señalamientos de corrupción a su gestión, en 2013.


El medio El Confidencial señaló que el consorcio GMQ, de España, pagó coimas por 1,2 millones de dólares a la Empresa Pública Metropolitana Metro de Quito, para tener un contrato de 20 millones de dólares, que consistía en el asesoramiento técnico de la gerencia del proyecto.

Barrera señaló que es el más interesado en que se lleven adelante “con diligencia y prolijidad” todas las investigaciones. Agregó que de encontrarse irregularidades deberá aplicarse “el rigor de la Ley”.

Barrera, quien llegó a la Alcaldía de Quito por el partido correísta Alianza PAIS, señaló que los estudios de factibilidad, sistema integrado, el diseño de la línea 1 (…) fueron realizados por la empresa Pública Metro de Madrid, como cooperación pública.

“Las reuniones que mantuve fueron única y exclusivamente en ese marco público e institucional”, agregó.

Los detalles

Según la Fiscalía española que investiga el caso, en el concurso para asesorar la gerencia técnica participaron los consorcios Sener-Ascec; Geodata-Ingeconsult; Ineco y GMQ. Este último, conformado por las españolas Bustren, KV Consultores y Prointec.

Fue la Comisión Técnica la que recomendó al gerente del Metro de entonces, Édgar Jácome, la adjudicación del contrato al Consorcio GMQ.

El 5 de junio de 2013, Jácome firmó la adjudicación, ya que el alcalde Barrera emitió una resolución en la que la Empresa Metro de Quito tendría a su cargo la administración de esos contratos.

Aunque la comisión detalló que GMQ era el único que cumplió con los requisitos, la Fiscalía de España menciona que el contrato se adjudicó a través de coimas. (AVV)

 

 

 

 

 

Directorio analizará la continuidad del Gerente del Metro de Quito

Efraín Bastidas fue designado gerente del Metro de Quito en la administración de Santigo Guarderas.

Santiago Guarderas señaló que Efraín Bastidas, actual gerente del Metro de Quito, ha hecho un gran trabajo, pero que su continuidad será analizada. 

Quito Honesto sugirió al alcalde de Quito, Santiago Guarderas, tomar acciones frente a las denuncias por el presunto pago de coimas a cambio de un contrato para el Metro de Quito, hecho que habría ocurrido en 2013 y que se investiga en España.

Ante ello, Guarderas anunció (9 de abril de 2022) que convocará al directorio del Metro de Quito (sin detallar fecha) con el fin de analizar la continuidad del gerente Efraín Bastidas. “El gerente (Efraín Bastidas) ha hecho un gran trabajo durante todo este tiempo, pero debemos tener siempre presente que el objetivo es el Metro de Quito y no las personas”, detalló el Alcalde, quien aún no ha colocado ninguna denuncia en Fiscalía como sugirió Quito Honesto, tras la presentación de informes.

El nombre de Bastidas fue señalado por haber sido parte de la empresa Metro de Quito en 2013. Pero sobre su participación en la gestión del entonces alcalde, Augusto Barrera, Bastidas declaró: “Llama mucho la atención que justamente cuando nosotros estamos en el Metro de Quito, después de un trabajo técnico, un trabajo duro, transparente (…) haya aparecido este tipo de noticias que ya llevaban años”. Además, negó haber tenido participación en los contratos con presuntas coimas. (AVV)

NOTA RELACIONADA:

Las coimas por el contrato del Metro de Quito se pagaron ‘en cuotitas’

Las coimas al Metro de Quito se pagaron en ‘cuotitas’

El Metro de Quito es una de las obras más caras de la ciudad, con un costo de $2 mil millones.

Quito Honesto sugirió que el alcalde, Santiago Guarderas, solicite una investigación en Fiscalía. El consorcio denunciado por coimas obtuvo pagos en dos administraciones.

 El proyecto Metro de Quito habría nacido viciado. La trama se remonta hasta un año antes de su construcción, cuando los contratos para asesoría de su gerencia técnica se habrían entregado a base de coimas.

En marzo de 2013, cuando Augusto Barrera (Alianza PAIS) era alcalde de la capital, la Empresa Pública Metropolitana Metro de Quito lanzó un concurso para que una empresa asesore a la gerencia.

A la par se creó la Comisión Técnica que se encargó de calificar las ofertas de las empresas interesadas en el contrato. Es ahí cuando aparece otro nombre: Efraín Bastidas, actual gerente del Metro, quien fue parte de dicha comisión.

Sin embargo, en las actas de negociación (por 15 millones de dólares) no aparece su firma, pero sí la de Catalina Rivera Moreira, presidenta de la Comisión Técnica; Patricio Romero Játiva, gerente de infraestructura y Francisco Morales Calderón, secretario de la Comisión. Dicha acta tiene como fecha el 15 de mayo de 2013. Para entonces, Bastidas ya no era parte de la Comisión Técnica.

Bastidas, al respecto de su participación en 2013, declaró que: “Llama mucho la atención que justamente cuando nosotros estamos en el Metro de Quito, después de un trabajo técnico, un trabajo duro, transparente (…) haya aparecido este tipo de noticias que ya llevaba años”. Además, negó haber tenido participación en los contratos con coimas.

Cuatro ofertas

En el concurso participaron los consorcios Sener-Ascec; Geodata-Ingeconsult; Ineco y GMQ. Este último, conformado por las españolas Bustren, KV Consultores y Prointec.

Fue la Comisión Técnica la que recomendó al gerente del Metro de entonces, Édgar Jácome, la adjudicación del contrato al Consorcio GMQ.

El 5 de junio de 2013, Jácome firmó la adjudicación ya que el alcalde Barrera emitió una resolución en la que la Empresa Metro de Quito tendría a su cargo la administración de esos contratos.

Aunque la comisión detalló que GMQ era el único que cumplió con los requisitos, la Fiscalía de España menciona que el contrato se adjudicó a través de coimas.

 $1,2 millones por un contrato

Luis Rodríguez Sol, fiscal español, indicó que hubo coimas que lograron que los miembros de la comisión técnica de Quito filtraran información al Consorcio sobre cómo debía ser la oferta para ser la ganadora.

Las investigaciones de la Fiscalía española determinaron que los supuestos sobornos se entregaron en pagos pequeños, “para pasar inadvertidos”, unos por $300.000 y otros por $35.000. Aquí entran nuevos nombres: según el medio El Confidencial, Jesús Miguel Trabada, responsable máximo de Bustren (uno de los consorcios socios de GMQ), quien fue parte del Metro de Madrid. Fue desde allí que supo sobre la búsqueda de consorcios desde el Municipio de Quito. Incluso, según El Confidencial, Trabada se reunió con Barrera.

Así, por una suma de $1,2 millones, GMQ se quedó con un contrato de $20 millones. El primer pago fue de $15,3 millones y, en 2015, se asignó un contrato complementario de $5 millones.  En ese año, ya era alcalde Mauricio Rodas (SUMA).

Denuncia en manos de Santiago Guarderas

La Comisión Metropolitana de Lucha Contra la Corrupción (Quito Honesto) anunció que investiga de oficio el supuesto pago de sobornos.

Mauricio Riofrío, titular de Quito Honesto, recomendó, mediante oficio dirigido a Santiago Guarderas, actual alcalde de Quito, la presentación de una denuncia ante la Fiscalía General del Estado y de esta manera dar inicio a un proceso de indagación previa sobre los hechos mencionados. Al momento, la Alcaldía no ha detallado si hará dicha denuncia.

De igual forma, Quito Honesto solicitó al Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, la respectiva gestión diplomática para la obtención de asistencia penal internacional, “a efectos de recabar información de la investigación que lleva a cabo la Fiscalía Anticorrupción española”. (AVV)

 Cronograma se mantiene

Estar en medio de una investigación, no afecta los cronogramas de trabajo de la obra más cara de la capital (2.000 millones de dólares). Así lo asegura Roberto Custode, gerente de operaciones del Metro de Quito.

“Metro de Quito no tiene ningún proceso abierto en ningún país del mundo”, resaltó Custode y aclaró que no puede referirse a profundidad a las denuncias de la Fiscalía de España, por ser un tema jurídico.

De acuerdo con la hoja de ruta planteada por el Metro de Quito,la operadora del sistema se seleccionará a finales de julio y el contrato se firmará en agosto de 2022.
 Como parte de la indagación, del 3 al 5 de mayo de 2022, el juez de la Audiencia Nacional Alejandro Abascal, interrogará a miembros de un consorcio español GMQ.