‘Madre Anastasia’, centro médico que se fortalece con el tiempo

EXÁMENES. El laboratorio clínico cuenta con la certificación ISO 9001, lo que garantiza la efectividad de los resultados.

El centro médico asistencial ‘Madre Anastasia’, está ubicado en la parroquia de la Catedral ‘Cristo Rey’.

El número de pacientes que acude al laboratorio del centro médico ‘Madre Anastasia’ para realizarse la prueba de Covi-19, cada día se incrementa. Este aumento lo confirma, Francisco Robinzón, laboratorista. Agrega que hasta la primera semana de diciembre de 2021, eran escasos los pacientes que buscaban este servicio.

Sin embargo, el panorama cambió luego de las fiestas de Navidad y fin de año, y diariamente acuden entre 15 y 20 personas ha realizarse la prueba de antígeno por hisopado, anticuerpo para covid, antígeno neutralizante para medir la actividad SARS-cov-2. Los precios  están por debajo de los valores que cobran los laboratorios particulares.

Certificación

El laboratorio donde  realizan todo tipo de exámenes,  está funcionando desde 2009 y en 2020 obtuvo el certificado ISO 9001. Lograr la certificación fue uno de los propósitos de los administradores del centro médico para así garantizar la efectividad en el resultado de las pruebas, dado que los pacientes cuando necesitaban atenderse fuera de la ciudad, en las otras casas de salud no tomaban los resultados de los análisis como valederos y los sometían a nuevas pruebas, comentó el laboratorista.

 Historia

El centro médico Madre Anastasia en febrero de 2022 cumple 63 años de atender al público. Las personas que superan los 50 años de edad, recuerdan e identificaban este lugar como el ‘centro de salud de las Madres’. Era el sitio donde eran atendidos por el médico  y las monjas, que además entregaban la medicina a bajo a costo, y si el paciente era del campo y no tenía dinero, la consulta y los fármacos eran gratis.

La creación del centro médico fue gestionada  por la madre italiana Anastasia, quien al llegar a Esmeraldas se empapó de las necesidades de la población, no solo de la ciudad, sino de las comunidades rurales de la provincia.  (MBC)

Médicos especialista

El centro médico ofrece consultas en: Otorrinolaringología, psiquiatría, pediatría, cardiología, ginecología, dermatología, endocrinología, reumatología, gastroenterología, traumatología, odontología, sicología clínica, medicina general; además, de la realización de ecografía, radiografía, biopsias, electrocardiograma, endoscopia y laboratorio.

La atención empieza desde las 07:00 a 11:00, pasado el mediodía solo se atiende previa cita, para no exponer al usuario a ser atacado por los delincuentes.

Emotiva despedida de monseñor Eugenio Arellano

LEGADO. El monseñor Eugenio Arellano dejó un mensaje de unión en las familias de Esmeraldas y el amor hacia la iglesia católica

Tras 26 años de obispado, Arellano puso fin a su etapa episcopal al frente de la Diócesis con una eucaristía de acción de gracias.

Eugenio Arellano Fernández dijo adiós al obispado de Esmeraldas, con una mezcla de sentimientos encontrados de alegría y tristeza, siendo la tónica de lo que se vivió durante la noche del miércoles 01 de septiembre en la Catedral Cristo Rey.

En la última eucaristía oficiada por el monseñor Arellano, se vivió un ambiente de paz y hermandad, arropado por los sacerdotes de varias parroquias católicas y feligreses que asistieron al lugar con un mismo sentir.

En la misa también se contó con presencia de la alcaldesa Lucía Sosa quien dijo las palabras de despedida para el obispo.

Mensaje

En su liturgia de acción de gracias, Arellano recordó su trayectoria sacerdotal como el apaciguamiento y reinserción de jóvenes vinculados en pandillas de los barrios de las riberas del río Esmeraldas. También, rememoró la lucha frontal contra la minería y la deforestación, el paro de doce días para que el Gobierno atienda a la provincia luego del dantesco incendio por derrame de crudo, el 26 de febrero de 1998.

Además, exhortó a mejorar la atención a las familias pobres, para darle sus servicios básicos y que puedan vivir dignamente, hizo también un llamado a las autoridades para que en Esmeraldas haya el respaldo y la seguridad que tanto pide la ciudadanía.

Su último mensaje estuvo enfocado a reflexionar sobre la misión del sacerdote, haciendo hincapié en la vocación misionera de servicio y misericordia que poseen, además pidió una vez más la unión a las familias esmeraldeñas.

“Fueron 26 años que han marcado mi vida entera. Estoy agradecido con la gente de esta provincia, fue sin duda la mejor bendición el venir a trabajar acá y luchar por los derechos de mis esmeraldeños. Como mensaje a los feligreses les digo que sigamos unidos creciendo con la iglesia y rezando unos por otros”, finalizó.

La feligresa Carmen Cifuentes, dijo sentirse consternada al ser la última misa pastoral efectuada por el que fuera por 26 su obispo de Babahoyo. Así como ella, muchos fieles católicos que asistieron a la eucaristía no pudieron ocultar la nostalgia tras la actuación final del religioso.

En los próximos días el monseñor continuará su labor como sacerdote en Tumaco, Colombia, en donde escogió para vivir sus días felices con su comunidad que lo acogió desde su llegada a Ecuador.

Reseña Sacerdotal

Arellano, nació en Corella, Navarra, España, el 13 de noviembre de 1944. Ingresó en el Noviciado de la Congregación Comboniana, en Moncada, Valencia. El 15 de agosto de 1968, continuó sus estudios de filosofía en Portugal y de teología en Paris, Francia.

Fue ordenado sacerdote el 18 de diciembre de 1972, en Barcelona, España. Cinco años después (1977), es enviado al Vicariato Apostólico de Esmeraldas, como misionero y se concentra en San Lorenzo del Pailón, frontera norte binacional.

En 1982 es nombrado párroco de la iglesia Santa Marianita, en la capital esmeraldeña, en donde prestó también sus servicios el nuevo obispo Antonio Crameri. Además, fue designado superior provincial de los Combonianos Ecuador – Colombia, cargo que desempeñó por seis años.

Luego fue enviado a Paris, Francia, como superior y formador de estudiantes de teología. El 20 de agosto de 1995, recibió la congregación episcopal del entonces nuncio apostólico Francisco Canalini, llegando a Esmeraldas como el tercer obispo.

La Merced y la Catedral, cunas de la devoción esmeraldeña

HISTORIA. En 1940 fue fundada la parroquia La Merced, la imagen muestra su edificación 20 años antes cuando su estructura era de madera y paredes de mezcla de cemento y argamasa.

En 1920 se reconstruyó la iglesia La Merced, y en 1979, 59 años más tarde y como sueño del Obispo Ángel Barbisotti, se edificó La Catedral ‘Cristo Rey’.

“La más antigua de Esmeraldas”, inicia el padre Martín José Balda, vicario pastoral de la iglesia La Merced, a descifrar la imponente estructura de hormigón, que hoy resalta en la calle Sucre, frente al parque central ‘20 de Marzo’, cuya historia en los libros se origina con la llegada de los jesuitas al término de la revolución de Carlos Concha en 1916.

Pero la historia es difusa, siglos antes explica el padre Martín, se creó en el año de 1613 la capilla La Merced, allí aún no se formaba la parroquia, por lo que misioneros de otras ciudades como Portoviejo y Quito arribaban hasta el templo, ellos eran los Mercedarios, los primeros en albergar el catolicismo en Esmeraldas.

Luego, desde 1920 a 1930 la iglesia se reconstruyó, haciéndola más grande y bella, con estructura de madera y paredes de mezcla de cemento y argamasa. En 1940 fue fundada la parroquia La Merced, atravesando por el año 1950 Los Carmelitas y en 1955 entregada a los Combonianos.

Consagración

El primer párroco Comboniano fue el padre Luis Marro, mientras que Ángel Barbisotti estaba de superior regional en Inglaterra cuando el padre Antonio Todesco, superior de los Combonianos le comunicó su nombramiento como administrador apostólico de la Prefectura de Esmeraldas, decretado en 1954.

Cuatro años después llegarían dos actos que cambiaron enormemente a Esmeraldas, el 19 de enero de 1958 se generó un sismo de magnitud 7,6. La torre de La Merced cayó, el templo quedó destruido, pero a pesar de ello el 2 de febrero del mismo año, frente a ella, en el parque central, fue consagrado como primer Obispo de Esmeraldas el Monseñor Ángel Barbisotti.

La iglesia La Merced, se volvió estrecha para la cantidad de fieles que arribaban a las festividades religiosas y cada domingo, el párroco Olindo Spagnolo, buscó fondos en la provincia, en el país y en Italia, el 4 de junio de 1967 Barbisotti coloca la primera piedra del nuevo templo. La construcción se erigió en dos partes, el presbiterio y la primera mitad del párroco Spagnolo, la segunda mitad y las fachadas por el padre Vicente Cioffi.

En 1979 la ciudad ya contaba con una iglesia moderna, bajo los planos del ingeniero Gortaire, quien recreó en ella una tienda de campaña, aduciendo la peregrinación del pueblo hebreo por el desierto, viviendo bajo tiendas provisionales. 10 años después, la iglesia La Merced es declarada Santuario Mariano Diocesano.

Catedral

El estado leñoso y escasa capacidad fueron las razones por la que La Merced no pudo erigirse como la Catedral del pueblo, señala el padre Carlos Alberto Vernaza, actual párroco de la entidad católica. En ese punto, el Monseñor Ángel Barbisotti estudió varios terrenos, el principal lo que hoy es la escuela Hispanoamérica, pero luego recayó en donde actualmente se asienta, en el sector de Nuevos Horizontes.

Aunque hubo batallas legales y disgustos por satisfacer los planos arquitectónicos, el 2 de agosto de 1964 se coloca la primera piedra, un año después se comienzan oficialmente los trabajos, se realiza una pre-inauguración en 1967 y cuando por fin se culmina la obra el 27 de octubre de 1968 se consagra en la fiesta de Cristo Rey.

Simplicidad

La Catedral de Esmeraldas, señala su párroco, se caracteriza por su diseño simple, propio de la arquitectura moderna, la misma que se presenta como una gran nave sin cruceros intermedios y divididos en su parte frontal por una torre formada por tres columnas que se elevan para sostener la corona de Cristo Rey.

Las puertas fueron fundidas en Milán, Italia y representan el infierno. En la fachada principal, sobre la cubierta, reposa una imagen de Cristo Rey. Elaborada en bronce y fundida en Italia por el padre Jordán Barani. Contiene vitrales que representan escenas de la vida de Jesús. Y lo más importante guarda los restos de los dos obispos de Esmeraldas, Ángel Barbisotti y Enrique Bartolucci. Además, de las reliquias del escritor esmeraldeño Nelson Estupiñán Bass.

Estas dos monumentales iglesias hoy son cunas de la devoción esmeraldeña, de fieles creyentes que oran día o noche por la salud de sus familiares, por el descanso eterno de cada uno de ellos o el simple hecho de un nuevo día en una provincia que carece de mucho y a la vez tiene todo. (JSG)

Según el padre Martín José Balda, de 68 años, la efigie más antigua y representativa de Esmeraldas es el Cristo que reposa en la Iglesia La Merced, ubicada frente al Parque Central ‘20 de Marzo’.
En la Catedral hay dos cálices o copas para la misa con un valor histórico inmensurable. Uno, con filigrana en plata, usado por el Papa Pío XII, y otro de oro como obsequio del Papa Pablo VI, ofrecido en ocasión de la consagración de la iglesia.

“La Merced sigue siendo el emblema de Esmeraldas, es la iglesia de paso de todo creyente, es el paso continuo de la gente”.

Padre Martín José Balda Vicario pastoral de la Iglesia La Merced
Padre Martín José Balda
Vicario pastoral de la Iglesia La Merced
CONSGRACIÓN. El padre Carlos Alberto Vernaza, sostiene el libro de la historia de La Catedral, nos muestra su edificación para que las generaciones no la olviden.
CONSGRACIÓN. El padre Carlos Alberto Vernaza, sostiene el libro de la historia de La Catedral, nos muestra su edificación para que las generaciones no la olviden.