El presupuesto para casas de acogida aumentó a 2,8 millones

Mujeres lanzaron globos morados al cielos por las víctimas de violencia machista.

La Secretaría de Derechos Humanos aumentó de 17 a 21 casas de acogida y centros de atención integral para mujeres víctimas de violencia machista, tras un proceso de adjudicación para validar la labor de acogimiento de los centros.

La Secretaría de Derechos Humanos destinará 2,8 millones de dólares, este 2022, para 21 casas de acogida y centros de atención integral para mujeres víctimas de violencia machista. Esto tras un proceso de adjudicación para validar la labor de acogimiento de los centros.

Así el presupuesto para este programa pasará este año de los 2,1 millones de dólares previos a los 2,8 millones. El número de estos espacios también pasará de 17 a 21.

Estos sitios dan apoyo a sobrevivientes de violencia de género a escala nacional. Bernarda Ordóñez, titular de la Secretaría de Derechos Humanos, señaló que gracias a estos convenios, las casas de acogida y centros pueden recibir recursos estatales y de la cooperación internacional que les permite continuar con su trabajo.

“La última vez que tuvieron un aumento fue hace tres años”, dijo Ordóñez el 26 de abril de 2022. El proceso de adjudicación de convenios con los centros contó con un nuevo reglamento que permitió al Gobierno respaldar su gestión de manera directa, circunvalando el trámite público que hasta la fecha está a cargo de los gobiernos locales.

“Todavía tenemos muchos procesos que mejorar; la prioridad son contratos y convenios seguros para ustedes y para la seguridad jurídica de sus organizaciones”,  afirmó Ordóñez ante los responsables.

Requisitos que solicitó la Secretaría de Derechos Humanos para casas de acogida:

  • Experiencia en temas relacionados con violencia de género.
  • Ubicación de la casa de acogida en ciudades con altas tasas de violencia contra las mujeres.
  • Cantidad de casos atendidos.
  • Participación en movimientos especializados en prevención y erradicación de la violencia de género.
  • Contar con mecanismos para rendición de cuentas.

Casas y centros de acogida tienen contratos solo hasta marzo de 2022

Realidad. La sociedad civil cubre el 60% de los rubros para pagos de servicios básicos, atención médica, internet y más, en casas de acogida.

La Secretaría de Derechos Humanos anunció que se abrirá un concurso para estos espacios. A la sociedad civil le preocupa la ampliación de servicios con el mismo presupuesto.

Luego de que la Red de Casas de Acogida del Ecuador anunciara – el 29 de diciembre de 2021– la posibilidad de cierre por falta de recursos, la secretaria de Derechos Humanos, Bernarda Ordóñez, informó que trabajan en tres procesos y destacó que ninguno de estos centros de apoyo a mujeres víctimas de violencia ha cerrado.

Aunque Ordóñez detalló que trabajan por subsanar, lo que calificó como un problema estructural que viene desde anteriores gestiones; con respecto a las partidas presupuestarias hacia las casas de acogida, existen nudos críticos que no tienen respuesta y que, segùn la funcionaria, “se irán resolviendo sobre la marcha”.  Los cambios anunciados por Ordóñez dejan nuevos cuestionamientos entre miembros de la sociedad civil que trabajan en torno a la violencia de género.

Ampliar servicios ¿con el mismo presupuesto?

$2,17 millones se asignan a los 17 centros de apoyo y cinco casas de acogida que, a escala nacional, trabajan en convenio con el Estado.

“Esto ha sido así desde hace una década. Ha sido una lucha de la sociedad civil”, enfatiza Geraldine Guerra, directora de las Casas de Acogida de Ecuador.

Por su parte, Ordoñez indicó que están cambiando el reglamento de estos procesos, ya que los convenios se realizaban por invitación directa a las casas de acogida y ahora será por medio de una convocatoria, que receptará propuestas del 3 al 16 de febrero; mientras que el 31 de marzo de 2022, tiempo en el que vencen los convenios temporales con los centros y casas de acogida que también deberán concursar.

Desconocimiento sobre los procesos

Guerra se pregunta qué pasará si ganan más de 22 establecimientos. “Se ampliarán los servicios con el mismo presupuesto. Es decir habrá una reducción de recursos . Esas son dudas que no nos han solventado”, recalca la representante de la sociedad civil.

Al ser consultada, Ordoñez dijo que esa respuesta se tomará sobre la marcha, pues no se puede solicitar una ampliación de presupuesto, sin haber ejecutado el que se tiene actualmente, para este 2022.

Otro cuestionamiento, dice Guerra, es qué pasará si alguno de los espacios que han trabajado desde hace 10 años no llegan a ganar el concurso. “Porque si hubiésemos conocido  esto desde el principio (desde que inició el Gobierno de Lasso) hubiésemos llegado a enero y no estaríamos ahora con contratos solo hasta marzo, por no saber qué va a pasar”.

Ordoñez pidió esperar a que el proceso concluya y conocer cuántos lugares participan. Tampoco indicó si las usuarias de determinado centro serán trasladadas a otros una vez que concluya el concurso.

Contradicciones

Mientras Ordóñez dice que ninguna casa de acogida ha cerrado sus puertas, las voceras de la casa ‘Amiga’ de Sucumbíos ratifican que sus puertas no volvieron a abrir este 2022, ya que permanecían en incertidumbre sobre el presupuesto. (AVV)

Cinco centros violeta hasta finales de 2022

La secretaria de Derechos Humanos, Bernarda Ordóñez, anunció que construirán cinco casas violeta, destinadas al apoyo de mujeres víctimas de violencia de género en zonas vulnerables, como la frontera norte, frontera sur, Amazonía y Guayas.

Este es uno de los proyectos que se realizarán en 2022, año al que más presupuesto se le destinará: $13 millones, de los $24 millones asignados a la prevención y erradicación de violencia, que el Gobierno entregó para cuatro años.

“Creamos un régimen de transición, tuvimos que reformar normativa interna (…) para que no estén en el limbo las organizaciones sociales. Desde diciembre estamos certificando las partidas y esta semana suscribiremos los convenios, porque es el único camino jurídico que le va a dar tranquilidad a los centros”, Bernarda Ordoñez, secretaria de Derechos Humanos.

“La Secretaría de Derechos Humanos nos ha hecho un llamado a resistir y a mantener los servicios de acogimiento, pero sin ninguna certeza”, Geraldine Guerra, directora de las Casas de Acogida de Ecuador.

Proyectos relacionados a prevención y erradicación de la violencia, en la Secretaría de Derechos Humanos, cuentan con un presupuesto de $24 millones para cuatro años.

Casas de acogida un amparo para niños violentados

ATENCIÓN. Los niños que son víctimas de vulneración de derechos se encuentran en las dos casas de acogida con las que cuenta el cantón Esmeraldas.

El hogar de la niñez “Nuestra Señora de Loreto” y las Aldeas Infantiles SOS funcionan como casas de acogida para los menores de edad que han sido víctimas de vulneración de sus derechos.

El hogar de la Niñez “Nuestra Señora de Loreto”, ubicado en la entrada del barrio La Concordia en la vía que conduce hacia el puente sobre el río Teaone, funciona como casa de acogida, y según Sor Laura Yatampala Zavala, cerca de 40 niños se encuentran en este sitio, indica que llegan por maltratos físicos o por abusos sexuales de sus familiares. 

También agrega que existen casos de madres sin pareja, quienes trabajan y deben dejar solos a sus hijos, así como abandonos de recién nacidos en los hospitales, en este contexto asegura que en la provincia de Esmeraldas la mayoría de los menores tienen relación con la violencia y abusos sexuales, incluso con femicidios perpetrados por los padres de los niños, razón por la que se busca crear un lugar seguro, en el que su formación sea integral en la espiritualidad y en el ámbito académico.

Responsabilidad

En otros casos se encuentra un grupo de niños que llegan debido a que sus madres son jóvenes y no poseen los recursos económicos para solventar sus necesidades, pero Sor Laura Yatampala, hace énfasis en que no siempre son padres jóvenes los que dejan a sus hijos, sino también padres adultos, por lo que cree que se trata de un tema de responsabilidad. 

Asegura que mediante un convenio realizado con el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) se cubre la educación y alimentación, dice que en el tema de la vestimenta esta institución no brinda apoya, pero existe la ayuda por parte de la población esmeraldeña. 

Los niños a pesar de la pandemia del Covid-19 han podido acceder a la educación y cuentan con acceso a Internet para desarrollar sus tareas, a través de la escuela Nuestra Señora de Loreto, que fue creada para la atención de los niños, trabajan como docentes un grupo de religiosas y maestros particulares. 

Presupuesto

El MIES de manera anual otorga un presupuesto aproximado de 386 mil dólares a las Aldeas Infantiles SOS y a Nuestra Señora de Loreto, sitios en los que se acogen a niños desde 0 hasta 17 años, este valor cubre gastos de alimentación y el pago de profesionales, así lo aseguró Giovany Sánchez, director distrital de la entidad, en la provincia de Esmeraldas. 

Por otra parte, Mureen Ballesteros, trabajadora social de valoración y consejería del MIES, indicó que cuando los niños superan los 17 años y no se cuenta con referentes familiares para una inserción se los prepara para un proceso de adopción, o se les imparte capacitaciones para que cuenten con una actividad o emprendimiento que les permita generar recursos económicos que solventen sus necesidades básicas. 

Ciudadanía pueden reportar

Los ciudadanos que conozcan de un caso en el que niños o adolescentes sean víctimas de violencia intrafamiliar o su madre de violencia de género pueden realizar la respectiva denuncia en la Unidad Judicial Especializada en Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia o en la Junta Cantonal de Protección de Derechos, para que los niños sean ubicados en una de estas casas de acogida, en las que se cuenta con psicólogos, trabajadores sociales y tutoras.

En el hogar de la Niñez “Nuestra Señora de Loreto” 10 religiosas atienden a niños recién nacidos hasta los 13 años.