Mujeres reciben talleres en educación financiera

CAPACITACIÓN. Varias mujeres reciben talleres de educación financiera en Atacames.

La formación es fundamental en el proceso de salir adelante, adquirir conocimientos útiles para después ponerlos en práctica de la manera más eficiente y productiva, por ello varias mujeres que han recibido talleres de corte y confección, así como de estética y belleza por parte de la fundación Caemba, recibieron un taller de capacitación denominado “Educación Financiera: Mi Banco me Ayuda”.

El programa tuvo lugar en la Casa de Emprendimiento de la Mujer en Nueva Esperanza, en el cantón Atacames. Fueron 30 mujeres las que asistieron para recibir las capacitaciones. Los temas abordados fueron: presupuesto familiar; manejo sano de deudas; cultura del ahorro y el crédito.

Aprendizaje

También aprendieron sobre contabilidad, ingresos y egresos; la liquidez necesaria para hacer préstamos y también cómo saber si están gastando más de lo que generan.

Cristina Latorre, coordinadora de Caemba, indicó que “hemos puesto en marcha un programa de educación financiera familiar, en colaboración con Banco del Pacífico, para expandir la educación financiera en los barrios donde se trabaja con los más pobres y vulnerables de nuestra sociedad”. (MFC)

Proyecto busca erradicar la vivienda precaria de 25 familias en Atacames

EDIFICACIÓN. Proyecto busca dotar de viviendas dignas a 25 familias del cantón Atacames asentadas en terrenos prestados y cerca de la ribera del río.

Los futuros beneficiarios viven en la ribera del río en construcciones de plástico y piso de tierra a punto de caerse. Tres familias ya fueron reubicadas en el barrio 18 de Febrero.

Muchas son madres solteras viviendo en edificaciones prestadas o a punto de ceder, sin un trabajo estable y excluidas de la sociedad. Como ellas, hay otros y suman un total de 25 familias asentadas en la ribera del río, en Atacames, que serán reubicadas al barrio 18 de Febrero con una vivienda digna.

El proyecto que inició el pasado 4 de septiembre a través de la Fundación Caemba, busca erradicar la vivienda precaria en este sector de Atacames que sufre de pobreza extrema, desempleo, delincuencia y exclusión social.

Durante la última semana tres viviendas de bambú fueron erigidas en el sector por voluntarios de empresas privadas y grupos, quienes donan los recursos para la donación de las construcciones. El Club Independiente del Valle (IDV) financió el levantamiento de dos casas, mientras que la Promoción 1968 del Colegio Americano donó una más.

Beneficiarias

Cruz María Barre, de 42 años, madre soltera de seis hijos; y Guadalupe Jama, de 26 años, con tres hijos, fueron las primeras beneficiarias de las viviendas. Ambas, vivían en una casa de plástico con piso de tierra a punto de caerse.

“Gracias a ustedes, que Dios les dé fuerza y ánimos para que sigan adelante y den a otras personas como yo necesité, me siento feliz”, dijo Cruz María Barre.

La directora de Caemba, Cristina Latorre, explicó que los procesos de construcción nacen del fruto de campañas empresariales como la del club Independiente del Valle que llegó al sector para donar dos casas.

“Estas familias vivían literalmente sobre la tierra, una casa remachada, de 10 integrantes cada una. Ellos han venido a trabajar, a armar las casas, a jugar con los niños, ha sido una fiesta de ayuda humanitaria”, sostuvo Latorre

Asimismo, el gerente de Marketing del IDV, señaló que los fondos para la obtención de las viviendas llegaron de colaboradores, cuerpo técnico y jugadores que militan en torneos nacionales e internacionales.

En honor

Por su parte, los exalumnos del Colegio Americano de Quito donaron una casa en memoria de sus compañeros que perdieron la vida en pandemia. Laura Zoila Cedeño Mora y sus 5 hijos, tres de ellos varones de 14, 12 y 7 años, y 2 niñas de 9 años y de 4 meses, recibieron la edificación en el mismo barrio. (JSG)

97 familias ya fueron beneficiadas

Caemba, erradicó hasta agosto de 2021 la situación de precariedad de 97 familias, quienes fueron asentadas en el barrio Nueva Esperanza, del cantón Atacames. El trabajo duiró dos años, tuvo donaciones de actores privados y entes como el Ayuntamiento de Zigoitia, España.

Las beneficiarias de las últimas tres casas construidas en Nueva Esperanza fueron Leonor Estrada Cabello (2 hijos); Ana Chila Quiñónez (3 hijos) y Silpa Coloma Barzola con 2 hijos.

Allí la Fundación Raíz construyó la Casa de Emprendimiento de la Mujer, un espacio en el que se dictan cursos vocacionales de oficios para mejorar las oportunidades laborales de las mujeres del barrio. Más de 35 mujeres en corte y confección; así como estética y belleza se graduaron. Otras 16 en confección textil.

La Fundación Caemba nació en el año 2016, a raíz del terremoto, comenzó como un proyecto de familia para ayudar a los damnificados, llegar con 20 albergues, hoy la construcción de viviendas continúa.

Dos familias tendrán nueva casa

ACCIÓN. La Fundación Caemba invita a siete jóvenes para construir dos casas en el cantón Atacames.

A través del trabajo de voluntariado con jóvenes, se espera ayudar a las familias de extrema pobreza del cantón Atacames.

La Fundación Caemba, se enfoca en la erradicación de la vivienda precaria y la pobreza, por lo que cuenta con siete cupos para los jóvenes que deseen participar como voluntarios en la construcción de dos casas, que se realizarán entre el 18 y 23 de agosto en el barrio Nueva Esperanza, perteneciente al cantón Atacames.

Este voluntariado está dirigido a jóvenes desde los 16 años de edad, quienes podrán conocer la finca y planta industrial de tratamiento de bambú, ubicada en la vía La Concordia-Quinindé.

Según la directora de la Fundación Caemba, Cristina Latorre, con esta experiencia se espera que los jóvenes conozcan las plantaciones de bambú, para que puedan participar en la pre fabricación de los paneles de bambú, y de todos los procesos para lograr la construcción de la casa Caemba.

Solidaridad

Agregó que se viaja a la zona donde se realizará la construcción, para que los jóvenes voluntarios puedan conocer el barrio, conocer a las familias beneficiadas, y así crear la conciencia, empatía y solidaridad para poder terminar con los barrios marginados y buscar una equidad en nuestro país.

También dijo que se construirá tres casas, para terminar el trabajo en un barrio marginado y pobre, con el que se completa un trabajo, en donde suman un total de 97 casas en el barrio, para lo cual realizaron un trabajo muy minucioso para verificar esta extrema pobreza en las familias, y así ayudarlas con donaciones. (EAR)

La construcción de la casa empieza a las 08:00 y finaliza cerca de las 17:00, se construyen las casas en un solo día, para lo cual se tiene ocho técnicos constructores profesionales.

Atacames se queda sin su centro Covid de Atención Respiratoria

DESARME. El Centro Covid de Atención Hospitalaria dejó de funcionar y fue desmantelado esta última semana por la falta de liquidez y la poca o nada predisposición de las autoridades del cantón Atacames.

La falta de liquidez para solventar los gastos en insumos médicos y servicios básicos provocaron que este centro dejara de funcionar y fuera desarmado.

Una a una las paredes del Centro Covid de Atención Respiratoria, ubicado en el ingreso al cantón Atacames, fueron desarmadas por las mismas personas que un día se unieron para construirlo y salvar cientos de vidas en el pico más alto de la pandemia.

Ninguno de ellos quería, pero fue una situación que desde las últimas semanas se volvió insostenible por la falta de liquidez para solventar los gastos en insumos médicos y de servicios básicos que representaban 2 mil dólares al mes. Maritza Orellana, administradora de Fundación Raíz, aclaró que ellos como institución cumplieron y quienes no, fueron las otras partes que se comprometieron.

“Golpeamos todas las puertas, se habló con las juntas parroquiales con quienes se hizo un compromiso para mantener esto, se golpeó las puertas del municipio, a CNEL, al Ministerio de Salud Pública, con la Cámara de Turismo de Atacames y el Club de Leones, pero ninguno nos colaboró”, afirmó Orellana,

Atención

El Centro Covid de Atención Respiratoria albergó a más de 800 pacientes con Covid 19 en los 12 meses que funcionó dentro del cantón, teniendo tan solo dos decesos, su edificación se pensó para descongestionar el Hospital Básico Juan Carlos Guasti y el Hospital del Sur Delfina Torres de Concha y así cumplió.

Orellana, afirma que la Fundación Raíz invirtió más de 24 mil dólares en el año de funcionamiento, valores derivados por concepto de servicios básicos y personal de planta, sumándoles rubros por insumos médicos.

Reconoce que en medicamentos se recibió una donación de medicina valorada en 25 mil dólares, pero aquello se acabó en marzo de 2020 y la fundación debió abastecerse por otros 15 mil dólares en medicamentos.

La administradora del centro señala que el punto de insostenibilidad de la institución llegó en marzo, pero con la apertura de las playas y el brote existente de Covid, no pudieron cerrar el centro, por lo que continuaron hasta junio.

Pese a ello, intentaron reunir fondos en alcancías ubicadas en varias farmacias de la localidad sin mucha suerte. Se quiso mantener conversaciones con las empresas de servicios básicos para subsidiar los consumos, pero tampoco respondieron.

Malestar

La ciudadanía atacameña respaldó el trabajo de la Fundación Raíz y lamentaron que aún con cientos de casos en la provincia y con un posible brote de la nueva variante Delta, este centro deba ser cerrado por la falta de fondos y la poca o nada predisposición de las autoridades.

“Que pena, no me canso de decir Atacames playa que nunca duerme, pero se duermen las autoridades, porque no tenemos un buen hospital y así se dan el lujo de no apoyar a este centro de salud que bien sirvió a todos los atacameños”, dijo Gina Zavala Quimis.

Por su parte Edwin Ortiz Lugo, ciudadano atacameño, resaltó que en ese mismo centro uno de sus familiares se recuperó de Covid agradeciendo a Caemba, que es parte de la Fundación Raíz. A la vez exhortó a las autoridades que replanteen la situación y vuelvan a reabrir este punto de atención hospitalaria.

“Decirles que hemos cumplido como institución, pedirles mil disculpas por lo que hacemos ahora (desarme del centro) y decirles que de todas maneras vamos a estar pendientes de la ciudadanía, porque ahora mismo estamos construyendo la parte de laboratorio y eso es lo que dejamos a los atacameños”, alegó la funcionaria. (JSG)

La infraestructura será donada a un Centro de Rehabilitación en Tonsupa, equipos e insumos médicos con los que contaba el centro Covid fueron donado al hospital de Muisne y a Rocafuerte, este último cantón del Oriente, en donde se está edificando una sala UCI.
El laboratorio seguirá funcionando de la mano de Fundación Raíz, servirá para que la ciudadanía se realice exámenes médicos a bajo costo. Trabajarán médicos de Atacames y servirá para la investigación.