Plan europeo para cesar compra de petróleo ruso eleva el precio del crudo

Fotografía de archivo del campo petrolero Inglewood en California (EE.UU.).

El petróleo WTI (referencia para Ecuador) subió un 4,18% y el Brent un 4,3% luego de que la presidenta de la Comisión Europea anunciara un corte a la compra de crudo ruso sin refinar desde mediados de año y de petróleo refinado desde 2023.

BRUSELAS. El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este 4 de mayo con una subida del 4,18 % y se situó en 106,70 dólares el barril, tras conocerse los planes de la Unión Europea (UE) para imponer un veto progresivo al petróleo ruso.

A las 09:00 hora local de Nueva York (13:00 GMT), los contratos futuros del WTI para entrega en junio ganaban 4,29 dólares con respecto al cierre de la jornada anterior.

El precio del crudo de referencia estadounidense (referencia también para Ecuador) se disparaba en reacción a la propuesta de la Comisión Europea de vetar de manera progresiva las compras europeas de petróleo ruso hasta finales de año.

Una reacción similar tuvo el petróleo Brent (referente europeo). El precio del barril de este tipo para entrega en julio subió este miércoles más de un 4,3% en el mercado de futuros de Londres por el temor de los inversores a una escasez de suministro tras la propuesta de la Comisión Europea.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, cotizó a 109,66 dólares en torno a las 12 GMT, un 4,3 % más que al cierre del martes, si bien después moderaba su ascenso y rondaba los 108,6 dólares.

Las medidas anunciadas por Europa

La Comisión Europea propuso este miércoles un veto progresivo a las compras europeas de petróleo ruso hasta finales de año: la idea sería partir con el cese de compra de petróleo sin refinar desde mediados de 2022 y concluir el año con el veto al petróleo ruso refinado.

La medida forma parte de la sexta tanda de sanciones que la Unión Europea espera imponer en los próximos días a Moscú una vez que los Veintisiete las aprueben por unanimidad y se suman a una amplia batería de medidas aplicadas desde finales de febrero con el objetivo de frenar la maquinaria de guerra del Kremlin y obstaculizar la economía de este país.

Tras el embargo de carbón que ya está en marcha, Bruselas apunta en esta ocasión al petróleo, que la UE compró a Rusia por valor de $74.000 millones en 2021 y que los Estados miembros dejarán de importar de forma progresiva de aquí a final de año.

«Será una prohibición total de importación de todo el petróleo ruso, por mar y por oleoducto, crudo y refinado», dijo la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ante el Parlamento Europeo.

Bruselas aboga por que ese veto se implante «de manera ordenada (…) para asegurar rutas de suministro alternativas y minimizar el impacto en los mercados globales», con un veto al crudo en seis meses y un embargo a los productos refinados «para finales de año».

A falta de que la Comisión publique los detalles, fuentes europeas indicaron que Hungría y Eslovaquia, que son totalmente dependientes del petróleo ruso y no tienen salida al mar, podrían disponer de más tiempo. (EFE)