Los cubanos ahora huyen de la isla vía los Balcanes

Los isleños usan cualquier vía para salir del país. En la foto, un grupo de balseros en tránsito hacia Florida es detenido por guardacostas de EE.UU.

Muchos esperan en Grecia que ese país les entregue papeles para seguir su camino a otros países. No ven otra opción que salir de su nación.

Redacción ATENAS

«Antes, para el cubano el peor castigo era emigrar. Ahora es una bendición, aunque no una suerte, porque salimos a sufrir». Nancy llegó a Atenas hace unas semanas desde Cuba a través de Rusia, por la ruta de los Balcanes que tantos refugiados atraviesan para llegar a Europa, aunque los cubanos la realizan a la inversa.

Como ella, una veintena de cubanos con historias similares se reúnen para hablar con Efe en un semisótano, situado en el barrio ateniense de Ambelókipi, en el que vive de alquiler una pareja de médicos cubanos, Danay y Eduardo, junto con su hija y con otra pareja.

Como ellos, muchos -en torno a un millar, según sus propias estimaciones- malviven en Grecia a la espera de que las autoridades griegas les den -o no- el visado para continuar hacia otros países.

«Tenemos familiares en España, Italia o Alemania que quieren hacerse cargo de nosotros, no queremos ser un estorbo para la Unión Europea. Queremos trabajar, la mayoría somos profesionales, tenemos muchos niños, pero pronto nos quedaremos en la calle porque se están agotando nuestras reservas económicas», sostiene Danay.

Para la gran mayoría de ellos, la gota que colmó el vaso y les empujó a salir del país fue la represión policial ante las protestas antigubernamentales que arrancaron el pasado 11 de julio contra la gestión de la pandemia y la falta de libertades.

Para Nancy, que perdió su plaza de profesora pública al regresar de un viaje a Alemania en 1996 (por haber salido del país), y que desde entonces se dedica a enseñar inglés por su cuenta, «Cuba nunca salió de ningún periodo especial». (EFE)

El calor aviva los incendios en el este del Mediterráneo

Las llamas continúan amenazando este martes poblados en la isla griega de Eubea.

Con temperaturas que, en algunos casos, superan los 45 grados, zonas de Grecia, Italia, Turquía y los Balcanes luchan contra los incendios forestales.

VARIAS CAPITALES. Los países del Mediterráneo oriental siguen siendo pasto de las llamas de numerosos incendios; los más graves en la isla griega de Eubea, aunque también son preocupantes los de la región italiana de Calabria, mientras Turquía se acerca a controlar la situación en vísperas de la primera ola de calor del año.

Con temperaturas que, según las previsiones, pueden llegar a los 45 grados en alguna zona de la región, los bomberos, voluntarios y residentes luchan con todos los medios disponibles para frenar unos incendios que ya han arrasado miles de hectáreas, han obligado a evacuaciones y han provocado cuantiosos daños materiales, a falta todavía de un balance definitivo.

En Grecia, crece la indignación de los ciudadanos que piden responsabilidades al Gobierno por falta de medios, sobre todo aéreos, para hacer frente a la que ya es la mayor catástrofe ecológica del país.

Medios aéreos, la gran carencia de Grecia

Las llamas continúan arrasando este martes 10 de agosto pinares y cultivos en la isla de Eubea, la segunda mayor de Grecia, aunque el número de frentes se ha reducido en las últimas horas.

Durante la noche han formado cadenas humanas en distintos puntos del norte de la isla, cuyos habitantes han recurrido a mangueras caseras, mantas o rastrojos para frenar el avance del fuego.

Los incendios siguen amenazando tres aldeas, mientras los residentes de la isla intensifican sus críticas al Gobierno por la gestión de la catástrofe.

Lo hacen un día después de que el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, pidiera disculpas por cualquier «debilidad» que hubiera podido haber y asegurara que, una vez se haya extinguido el fuego, se depurarán responsabilidades.

El más de medio millar de incendios que en una semana arrasaron unas 90.000 hectáreas en todo el país, ha sacado a la luz una serie de deficiencias en la lucha contra incendios, entre las que destaca, en el caso de Eubea, la falta de aviones y helicópteros.

Italia centra sus esfuerzos en tres zonas

Varias decenas de incendios siguen activos en el sur de Italia, los más preocupantes en la zona del Aspromonte, en la región de Calabria.

«El fenómeno de los incendios forestales se siente especialmente en las regiones del sur y, en concreto, en Apulia, Calabria y Sicilia, afectadas por fuertes olas de calor como está sucediendo en la vecina Grecia. Hay alrededor de 70 incendios en curso”, explicó Marco Di Fonzo, comandante de la Unidad de Información de Protección contra Incendios de los Carabineros.

Preocupa sobre todo la zona del Aspromonte, donde los incendios amenazan los ‘Bosques Antiguos’, incluidos en julio en la lista de sitios de la UNESCO reconocidos como Patrimonio de la Humanidad.

En lo que va de año, según datos del Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales (Effis) de la Comisión Europea, en Italia se han quemado 102.933 hectáreas de terreno, una superficie del tamaño de 140.000 campos de fútbol.

Turquía más cerca de controlar la situación

Tras días consecutivos luchando contra el fuego en más de 50 provincias de Turquía, los equipos de emergencia turcos continuaban este 10 de agosto intentando controlar dos incendios en la costa del mar Egeo.

Los esfuerzos se concentran en las zonas en torno a Milas y Köycegiz, donde los focos arden desde hace diez días.

En los últimos trece días se han conseguido controlar 268 de 270 incendios declarados en 53 provincias del país.

Los Balcanes tampoco se libran

La región de los Balcanes también combate los incendios, que en los últimos días afectaron la zona meridional bosnia de Tomislavgrad, así como la croata de Trnovice, donde las llamas calcinaron 1.700 hectáreas de hierba y vegetación baja

Este martes 10 de agosto, Bosnia-Herzegovina lucha contra un fuego fuera de control en Stolac, en el sureste del país balcánico. Los bomberos lo habían controlado, pero en la tarde de ayer (9 de agosto), las altas temperaturas y el viento lo reactivaron.

También en los alrededores de Capljina (sur) hay un incendio cercano a viviendas que los equipos de bomberos intentan controlar desde hace horas. EFE

TE PUEDE INTERESAR:

El Gobierno debe abrir el diálogo más allá de los gremios

Quito tiene 150.000 metros cúbicos de lixiviados acumulados

El transporte público resulta más caro para las mujeres que los hombres en Ecuador